Imagen

 

HECHOS 16:6-40

VICENT CHEUNG

Traduccion :Raul Loyola R

En la eternidad, Dios decretó que él se glorificaría a sí mismo por la obra expiatoria de Cristo. Para cumplir esto, él decretó que manifestaría su misericordia por redimir a aquellos que él ha escogido para salvación, y para manifestar su ira y condenar a aquellos que él ha escogido para condenación (Romanos 9:10-24). Para cumplir esto, él decretó que todos los seres humanos serían pecadores, para que él pueda convertir a los escogidos para salvación, y condenar al resto como reprobados. Para cumplir esto, él decretó que Adán sería el representante de todos los seres humanos, y que Adán llevaría a cabo la caída de la humanidad por su desobediencia.

Entonces, desde la desobediencia de Adán, Dios comenzó a ejecutar su plan, y decretó que la humanidad sería dividida en dos grupos, esto es, los elegidos y los réprobos (Génesis 3:15). Desde entonces, los dos grupos han estado en constante conflicto. Sin embargo, Dios ejerció su soberanía no sólo en relación a grupos, sino también en relación a individuos. Por lo tanto, aun entre los descendientes físicos de los elegidos, algunos han sido escogidos para salvación, y otros para condenación, aun cuando ambos pueden vivir dentro de la comunidad del pacto,ahí están los conflictos entre Caín y Abel, Ismael e Isaac, Esaú y Jacob, y siguiendo así hasta nuestros  días.

Anuncios