Imagen

EL DETERMINISMO “SUAVE”

 VINCENT CHEUNG

Traducción: Raul Loyola Román

Permítanme hacer una observación sobre el término “determinismo suave”. A pesar de que no me oponga totalmente a su uso, parece ser un lenguaje falsificado, y permite a sus adherentes parecer mejores de lo que realmente debería parecer.

Ahora, el determinismo “suave” es usado en contraste con el determinismo “rígido”. Usando estos términos, la posición calvinista popular, que es EL  compatibilismo, lo llama determinismo “suave”, mientras que mi posición se llama determinismo “rígido”.

 El primero es más “suave” en calidad  y/o cantidad con respecto al nivel y/o cantidad de control (determinismo), que Dios ejerce sobre su creación, mientras que el determinismo “rígido” es absoluto, afirmando que Dios ejerce completo (en nivel o calidad) y global (en monto o cantidad) control sobre todas las cosas.

Mas esto significa que el determinismo “suave ” es en realidad un determinismo parcial es decir, la parte (no plena) en calidad o cantidad, o en ambos. Y si eso Dios no determina de manera absoluta todavía puede de hecho y realmente acontecer, entonces esto significa que hay otro (uno o más) –Poder-  determinante en el universo.

 Cuando estamos hablando de la relación de Dios al hombre, atribuyéndole  apenas un determinismo parcial a Dios, implica necesariamente atribuir  un determinismo parcial al  hombre también. Por lo tanto, se convierte en una versión de dualismo.

EN OTRAS PALABRAS, AQUEL QUE CREE QUE DIOS DETERMINA TODO DE UNA MANERA ABSOLUTA TODAS LAS COSAS ES UN DETERMINISTA PLENO, ya que él cree que Dios determina completamente todas las cosas, tanto en calidad como en  cantidad, y en términos tanto de nivel (extensión) como de cantidad de control que es ejercido. Creer en algo menos que eso no es pleno, por tanto es parcial.
 
Además, dado que el determinismo “suave” en realidad significa  determinismo parcial, esto significa también que es necesariamente un indeterminismo parcial (es decir, un no determinismo). Es cierto, que los calvinistas generalmente (reivindican) afirman un mayor poder determinador a  Dios antes que al hombre, ese indeterminismo es un indeterminismo  muy “suave”, pero sigue siendo un Indeterminismo parcial.
 
Eso se convierte simplemente en una cuestión de énfasis con respecto a la expresión que alguien quiere utilizar. Por lo tanto el término,  determinismo “suave” es por lo menos un poco engañoso, haciendo a sus seguidores parecer  mejores  de lo que ellos realmente deberían parecer. Para algunos, tiene el efecto de sonido más “suave”, agradable y menos extremos. Pero si no dejamos  que el lenguaje nos engañe, vemos que en realidad es un determinismo parcial, el determinismo débil, un determinismo incompleto, o un indeterminismo “Suave”. Y, al menos por implicación, un dualismo.
 
Por otro lado, ya que nosotros afirmamos el determinismo “rígido” de hecho, afirmamos  sólo el “determinismo”, sin necesidad de calificarlo, si no para un contraste o un desafío de una versión parcial. Yo  no necesito decir constantemente que yo soy un humano humano pleno a menos que yo esté en un debate con la participación humana parcial 
yo soy apenas humano. Y en el contexto de un contraste, lo que afirmamos es realmente  determinismo pleno, no “rígido”.

Además, por lo tanto, podemos decir confidentemente que afirmamos el no-indeterminismo (indeterminismo cero) cuando se refiere al nivel o la cantidad de control que Dios ejerce sobre su creación.
 
Ciertamente, lo exposición anterior no argumenta directamente sobre los méritos de su visiones, pero es una observación sobre el lenguaje falsificado frecuentemente usado.

 VINCENT CHEUNG

Traducción: Raul Loyola Román

Extraído de “El autor del Pecado”

 https://www.facebook.com/raul.loyolaroman