DIOS DETERMINA LAS DECISIONES HUMANAS

 Gordon Clark Haddon

Traducción: Raul Loyola Román

 El material de arriba2 muestra claramente que Dios planea, decreta y controla todos eventos. El mundo camina de la forma que Dios quiere. Este principio general es lógicamente suficiente para justificar la predestinación. Pero el énfasis en un tipo de evento parece psicológicamente necesario. El problema es que algunas personas reconocen que Dios controla los  grandes cursos de la historia general, sin embargo, al mismo tiempo fallan entender que esto requiere el control de las decisiones humanas. Esta locura lógica conduce a estas personas a negar que Dios decreta  y causa cada una de las elecciones individuales. Más la Biblia no es solamente explícita; sus  ejemplos son numerosos. En primer lugar, algunos versículos del Antiguo Testamento serán citados:

 Deuteronomio 2:30 dice: “Mas Sehón rey de Hesbón no quiso que pasásemos por el territorio suyo; porque Jehová tu Dios había endurecido su espíritu, y obstinado su corazón para entregarlo en tu mano, como hasta hoy. “

 

Mas espere un minuto! Cualquiera leyendo los versículos anteriores puede querer observar   que Dios no cusa los eventos allí mencionados, sino que el simplemente permite que acontezcan. Tal consideración ignora la omnipotencia y soberanía de Dios. Ella presupone que existe algúna fuerza en el universo independiente de Dios, sin duda Dios puede actuar contra esta fuerza, mas El no lo hace, y esa fuerza o agente causa un evento totalmente aparte de la causación de Dios. Ahora bien, es cierto que Daniel 11:36 3 no dice explícitamente que fue Dios quien determino lo que debía ser hecho. Sin embargo, ¿quién más podría? También es cierto que Isaías no dice explícitamente que Dios hace todo: Isaías solamente dice que Dios hace todo lo que quiere. Así también, cuando Job 23:13-14 dice que el Señor” cumplirá lo que esta ordenado para mí, no existe ninguna afirmación explícita de que Dios ordena, y cumple todas las cosas para todo el mundo. ¿Mas como no podía ser diferente, si los versículos fueren colocados en el argumento general de su contexto?

Lo que preocupa a algunos cristianos es la idea de que Dios cause eventos malos.

Algunos cristianos, incluso quiere así mismo negar que algunos buenos eventos proceden del poder de Dios. Cuando el Dr. Billy Graham predicó en Indianápolis, yo fui a escucharlo a él. Cerca del final del servicio, pidió a la gente venir al frente y una multitud vino. Con ellos delante, el evangelista Graham se dirigió a la grande audiencia

2 Nota del traductor: Se enmienda el inciso 1 (Plan de Dios y la edad) del capítulo 3 (el decreto eterno y su aplicación) de la Predestinación libro.

3 “Y el rey hará su voluntad, y se levantarán, y elevarse por encima de todo dios, y contra la Dios de los dioses hablará cosas sorprendentes, y prosperará, hasta que la indignación sea completa, porque lo que determinado se cumplirá. “

 

sentada en sus asientos, y criticó  por cinco o diez minutos, al  Presbiterianismo. “Usted puede que haya orado por ellos antes, y eso es bueno. Usted puede orar por ellos más tarde, y eso será bueno también. Más en ese momento exacto La oración es inútil, porque ni siquiera el mismo Dios puede ayudarlos. Ellos deben aceptar a Cristo por su propio libre-albedrio, por sí mismos, y Dios no tiene ningún poder sobre la voluntad del hombre”.
 
Sin duda, esto es Arminianismo completo. Mas la mayoría de los cristianos están más preocupados con la idea de Dios causando eventos malos. El primera versículo de este escrito dice expresamente que Dios endureció el corazón de Sehón rey de Hesbón.
 
Tal vez el faraón debió haber sido utilizado para este punto. Cuando el Faraón es mencionado, algunas personas admiten a regañadientes que la Biblia dice que Dios endureció su corazón, pero retornan rápidamente diciendo que la Biblia También dice que el faraón endureció su propio corazón. Esto, sin embargo, no es muy eficaz como una respuesta. Es cierto que Dios actúa a menudo a través de instrumentos humanos. La pregunta importante es por lo tanto, si Dios es o no la causa de estos instrumentos.

Sin embargo, en el libro del Éxodo el endurecimiento del corazón de Faraón es mencionado dieciocho veces, adicionando además un versículo que se aplica a los egipcios en general. Éxodo 4:21, 7:03, 13; 9:12, 10:1, 20, 27, 11:10, 14:04, 8 dicen, todo ellos, que el Señor endureció el corazón del Faraón.El versículo extra dice que el Señor endureció el corazón de los Egipcios (Éxodo 14:17).

Esto es once de diecinueve veces. En Éxodo 7:14, 22; 8:19, 9:07, 35 ninguna mención explícita de quien endurecido el corazón de Faraón es echa. Esto son cinco veces. Los otros versos, tres en Números, 8:15, 9:34 y 32 dice que el faraón endureció su corazón.

 

¿Quién, entonces, puede negar de las once declaraciones que el Señor endureció el corazón del Faraón puede negar que Dios es la causa de este endurecimiento? No solamente esta declaración es echa tres veces, mas ella es hecha tres veces antes de otras declaraciones. Después de todo, ¿quien conducía los asuntos de Egipto, el Faraón o Dios? Naturalmente también el Faraón endureció su propio corazón, porque Dios usa a menudo instrumentos humanos en ciertas situaciones. Mas la causa última, original y primera es Dios

 

Ahora, después de esta digresión sobre el caso paralelo del Faraón, podemos volver al menos conocido caso de Sehón rey de Hesbón, cuyo espíritu el Señor volvió obstinado con el fin de entregarlo en las manos de Moisés.

En efecto, podemos volver a los versos, Deuteronomio 2:30, pero difícilmente podemos decir algo más, excepto que no existe una declaración de que Sehón endureció su corazón. La conclusión inmediata es que tanto que el endurecimiento del corazón humano está dentro del alcance de la actividad divina.

 

 Más tarde, en la Biblia, I Samuel 16:14 dice: “Y el Espíritu del Señor se apartó de Saúl, y le atormentaba un espíritu malo de parte de Jehová.” ese versículo indica que las políticas, los las victorias y sucesos anteriores de Saúl en unificar Israel se habían sido realizadas por el Espíritu del Señor. El Espíritu le había dado sabiduría y fuerza. Ahora el Espíritu Santo dejó a Saúl.

El Espíritu Santo puede vivir con un hombre, sobre todo en un rey de Israel divinamente seleccionado, con diversos resultados. Lo que está claro aquí es que el Señor envió un espíritu para hostigar o aterrorizar a Saúl. Y Que tal suceso no es una ocurrencia totalmente singular, se verá en el siguiente versículo.

En 1 Reyes 22:20-23 el autor inspirado escribe:” Y Jehová dijo: ¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramo de Galaad? Y uno decía de una manera, y otro decía de otra. Y salió un espíritu y se puso delante de Jehová, y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué manera? Él dijo: Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas. Y él dijo: Le inducirás, y aun lo conseguirás; vé, pues, y hazlo así. “El pasaje afirma que el Señor quería que  Acab atacase a Ramote de Galaad y fuese asesinado allí.  El propio Acab también quería atacar a Ramot, con la esperanza de capturar a los sirios. Todos los falsos profetas, sabiendo que el deseo de El rey, le dijeron lo que quería oír y profetizaron el éxito. Josafat Sin embargo, el rey de Judá, que lo acompañaría en la batalla, quería una profecía de parte del Señor. Micaías, un profeta verdadero, mas un hombre a quien Acab odiaba, fue encontrado y llevado delante de ellos. En primer lugar Micaías concordó con los falsos profetas-quizás indiferente o de alguna forma evitando responsabilidad. Su actitud fue evidente, pues el rey le dijo: “¿Cuántas veces conjuraré, que  no me has hablado la verdad en el nombre del Señor “(v. 16). Siendo así puesto bajo juramento, Miqueas predijo la muerte de Acab. Dijo que incluso a Acab que Dios había enviado un espíritu maligno para incitar a la muerte. A pesar de tal discurso claro, Acab ataco a Ramot de Galaad, y fue asesinado porque no pudo resistir espíritu de mentira que Dios le había enviado. Acab no pudo resistirse, porque Dios había decretado: “Tú lo inducirás y entonces prevalecerás.” Después Dios dirigió un tiro de flecha al azar para abrir las articulaciones de la armadura de Acab, y el murió.

 Ahora, observe fue tan fácil para Dios controlar la decisión de Acab cuanto el control de la flecha sin rumbo.

 Es muy probable que algunas personas que leen esto, vayan  a negar que la Biblia dice esas cosas, o pueden, después de comprobar en la Biblia, vean   la citas aquí para comprobar si son exactas, reclamar que estas consideraciones dan una idea unilateral y por lo tanto, distorsionada de lo que Dios hizo.

El primer grupo de personas son los que piensan que porque ellos son Cristianos (de algún tipo), todo en lo que ellos creen debe ser doctrina cristiana simplemente porque ellos creen en ella. Ellos creen, por cual razón es difícil decir, que Dios no es la causa primera y ultima de todas las cosas porque El simplemente no puede ser la causa del mal. Ese punto de vista es absolutamente anti-Cristiano:; la biblia lo contradice de principio a  fin; y la fe de ellos no es razón para suponer que sus creencias son bíblicas.

 1Re 22:20 Y Jehová dijo: ¿Quién inducirá a Acab, para que suba y caiga en Ramot de Galaad? Y uno decía de una manera, y otro decía de otra.

1Re 22:21 Y salió un espíritu y se puso delante de Jehová, y dijo: Yo le induciré. Y Jehová le dijo: ¿De qué manera?

1Re 22:22 Él dijo: Yo saldré, y seré espíritu de mentira en boca de todos sus profetas. Y él dijo: Le inducirás, y aun lo conseguirás; ve, pues, y hazlo así.

1Re 22:23 Y ahora, he aquí Jehová ha puesto espíritu de mentira en la boca de todos tus profetas, y Jehová ha decretado el mal acerca de ti.

 

 El segundo grupo de personas están mejor informados. Han leído La Biblia y por lo menos a regañadientes admiten que Dios es la causa de todas las cosas. Sin embargo, ellos se quejan de que el material aquí examinado es unilateral y por lo tanto, es una distorsión de la posición bíblica. La queja tiene algún mérito inicial. Es cierto que el material de este capítulo es unilateral. Si es por lo tanto una distorsión o no es otra cuestión. Siempre que cualquier libro comienza explicar un tema determinado, su argumento inicial debe ser unilateral, por la sencilla razón de que todas las partes no se pueden imprimir en la misma página.

La parte que se ha mencionado en las últimas páginas es el lado que más necesita ser enfatizado. Ningún grupo notable de personas que creen en Dios, niegan que Dios causa que los eventos buenos, a pesar de que algunos niegan que provoca que todos los eventos buenos. El malentendido popular es negar que Dios haga lo malo. Por lo tanto, este hecho debe ser primero establecido por varios ejemplos de todas las partes de la Escritura. El asunto no termina aquí. Si el relato de la predestinación parara aquí, alguien podría incluso decir que no es sólo unilateral, sino distorsionado. El objetivo culminante y más inmediato de la predestinación es la salvación de los creyentes. La fe es un don de Dios, y Dios elige, escoge o predestina a aquellos a quien El dará fe. Esta idea, y sus concomitantes, no sera omitida de esa explicación de la predestinación. Y se verá que el conjunto no es tan unilateral después de todo. Sin embargo, para el lado feliz sea bien entendida y no concebido erróneamente en un contexto no-bíblico, la presente serie de versículos deben seguir un poco más. El objetivo es mostrar que Dios causa todas las cosas- todas las cosas malas y todas las cosas buenas.

El siguiente verso es de 2 Crónicas 25:16, que dice: “. el profeta dijo luego: Yo sé que Dios ha decretado destruirte  ” El profeta había acabado de reprender a Amasías, por su idolatría. El rey dijo que había oído la suficiente, y si el profeta no quisiese que lo maten, debería callarse. Así, el Profeta terminó su discurso con la frase: “Bueno, veo que Dios tiene determinado a destruirte. “Y hablándole el profeta estas cosas, él le respondió: ¿Te han puesto a ti por consejero del rey? Déjate de eso. ¿Por qué quieres que te maten? Y cuando terminó de hablar, el profeta dijo luego: Yo sé que Dios ha decretado destruirte, porque has hecho esto, y no obedeciste mi consejo.

La ocurrencia siguiente de la actividad determinadora y causativa de Dios no es necesariamente una causación del mal. Es una colección de eventos, algunos de los cuales puede ser malos y algunos buenos. El versículo es Job.14:5 que dice: ” Los días del hombre ya están determinados; tú has decretado los meses de su vida; le has puesto límites que no puede rebasar. ” Este versículo se refiere al tiempo de vida de cada persona. “El hombre nacido de mujer es de pocos días… “. ¿Cuánto tiempo un hombre vive, el número de sus meses es decidido por Dios. Si Dios decidió que Moisés o Juan  o etc, debería vivir cincuenta y cinco años, tres meses y once días, esto es lo que habría sido la   frontera o límite más allá del cual no podrían pasar el  Salmo 105:25 y dice: ” a quienes trastornó para que odiaran a su pueblo y se confabularan contra sus siervos.. “

 Esta es una reiteración de lo que se encuentra en Éxodo, y nos lleva de vuelta al título de este de esa subsección. La subsección ha sido querida en al menos dos puntos ligeramente diferentes. El principal es que Dios determina las elecciones que los hombres hacen. Más dado que los hombres frecuentemente hacen y toman decisiones malas un poco de atención se le ha dado al hecho de que Dios causa el mal. Aquí la cosa mala es una elección humana. El salmista se refiere a los egipcios a quienes el Señor, años después de la muerte de José, hizo odiar a los israelíes. El odio es un estado mental, una elección, posiblemente una emoción. Este no es simplemente, principalmente, o incluso de ninguna manera una acción visible. Puede resultar en acciones visibles, pero el odio es en sí mismo enteramente mental. Esa mentalidad es la que Dios causo en los egipcios. Dios los hizo pensar de esa forma .El versículo dice claramente que Dios viro el corazón de ellos  para odiar a su pueblo 

A pesar de la maldad y el odio han recibido alguna atención en esa discusión, porque eso es lo que muchas personas se pierden cuando leen la Biblia, Dios también causa decisiones buenas, inclusive cambiando el odio en favor. Porque” El SEÑOR hizo que los egipcios vieran con buenos ojos a los israelitas, así que les dieron todo lo que les pedían. De este modo los israelitas despojaron por completo a los egipcios. “(Éxodo 12:36). Aquí Dios cambió y reconstruido completamente la actitud mental de los egipcios. Obviamente, El controla lo que las personas piensan.

El siguiente versículo es un poco liviano y no tiene que ser resuelto ahora, porque uno de los puntos permanece no afectado. Proverbios 16:1 dice:” Del hombre son las disposiciones del corazón; Mas de Jehová es la respuesta de la lengua.”. Las versiones americanas, y traducciones al francés y alemán traducen así: “Los planes del corazón pertenece al hombre, mas la respuesta de la lengua es del SEÑOR “. A primera vista, la traducción King James tiene sentido excelente, y encaja perfectamente con esta línea de argumento. Así, el versículo significaría que el Señor controla tanto lo que un hombre piensa, como lo que él dice. Sin embargo, porque hay una cuestión de la traducción, no sería sabio seleccionar una que es alternativa simplemente porque encaja con este argumento también. El argumento presente es tan abundantemente reforzado, que no necesita un apoyo dudoso. Otra traducción podría decir que, a pesar de lo que un hombre piensa de sí mismo, Dios controla las palabras que él habla, él podría denegar una solicitud de préstamo, pero es necesario expresarlo con palabras. Esto ciertamente no puede ser lo que el versículo significa, pero cualquiera que sea el significado completo, incluso la idea de que Dios es quien controla lo que un hombre dice.
 
El siguiente versículo de nuevo, no es específicamente un caso de mal sino que indica las condiciones buenas y malas. Es, sin embargo, una declaración específica de que Dios controla los pensamientos de los hombres. 21:1 Proverbios dice: Como los repartimientos de las aguas, Así está el corazón del rey en la mano de Jehová; A todo lo que quiere lo inclina. . “Este versículo establece el principio general, y un ejemplo en particular se encuentra en Esdras 7:6:” según la mano del SEÑOR su Dios, que estaba sobre el (Esdras) el rey (de Persia) “Era escriba diligente en la ley de Moisés, que Jehová Dios de Israel había dado; y le concedió el rey todo lo que pidió”.  Dios controla todas las decisiones políticas y gubernamentales. No sólo Dios hizo al Faraón odiar a los israelíes, mas hizo que Ciro enviase a los cautivos de vuelta para reconstruir a Jerusalén. El también hizo que  Hitler marchase para  Rusia, e hizo que Johnson expandiese la guerra en Vietnam. Dios cambia la la mente de un gobernador de la forma como quiere. Si ahora hemos dudado en decir que Proverbios 16:01 afirma que Dios controla los pensamientos y los discursos de un hombre, Proverbios 21:01 dice claramente. Dios controla los pensamientos, planes y decisiones de los hombres.
 
Aquí está Isaías 19:17, que dice:” Y la tierra de Judá será de espanto a Egipto; todo hombre que de ella se acordare temerá por causa del consejo que Jehová de los ejércitos acordó sobre aquél. ” No hay nada particularmente nuevo en este versículo, es
sólo uno que Dios da la determinación de llevar las tribulaciones a una nación.
  
Jeremías 13:13-14 es similar, pero más completo: ” Entonces les dirás: Así ha dicho Jehová: He aquí que yo lleno de embriaguez a todos los moradores de esta tierra, y a los reyes de la estirpe de David que se sientan sobre su trono, a los sacerdotes y profetas, y a todos los moradores de Jerusalén; y los quebrantaré el uno contra el otro, los padres con los hijos igualmente, dice Jehová; no perdonaré, ni tendré piedad ni misericordia, para no destruirlos. ” Aquí la destrucción determinada no es dirigida contra una nación se limitó a mencionar por su nombre y, en general, pero específicamente contra individuos. Dios, llena esas personas con embriaguez y quebrantare el uno contra el otro.

Para completar esta serie de versículos en el Antiguo Testamento, es apropiado citar
Lamentaciones 3:38. “¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno? “. Aquí Jeremías se enfrenta a la objeción de los que piensan que Dios envía sólo el bien y no mal. Ese es un malentendido fundamental acerca de la naturaleza y la actividad divina. Dios es la causa original de todas las cosas. De su boca procede tanto el bien como el mal.
 
Ahora es el momento de pasar al Nuevo Testamento, y una vez más una serie de versículos serán seleccionados, comenzando en Mateo y yendo hasta el final. Con excepción del primer versículo, todos ellos contienen la palabra y la idea de determinación. El primer versículo contiene la idea, pero no la palabra misma.

En Mateo 26:53-54 leemos: ¿Crees que no puedo acudir a mi Padre, y al instante pondría a mi disposición más de doce batallones de ángeles? Pero entonces, ¿cómo se cumplirían las Escrituras que dicen que así tiene que suceder? “.” así tiene que suceder”, son palabras importantes. Jesús había sido traicionado. Pedro aprendemos así de Juan, sacó su espada y arranco la oreja de un siervo. Entonces Jesús reprendió a Pedro y le dijo que él, Jesús, podía reunir doce legiones de ángeles, Pero todo esto ha sucedido para que se cumpla lo que escribieron los profetas. La palabra así mismo incluye la traición de Judas, el arresto, y por implicación los juzgamientos y la crucifixión. Estas cosas tenían que ser de la forma como ocurrieron. 
 
Debemos pensar cuidadosamente acerca de las implicaciones de la profecía con referencia a la extensión de la actividad causativa de Dios. No sólo en el acto profetizado en su individualidad, que es fijado y determinado por el decreto de
Dios. Todos los detalles que preceden el evento y hacen posible y real deben ser incluidos porque de lo contrario el evento no acontecería. Judas fue elegido para su papel reprobable, mas los padres de judas tuvieron también que ser escogidos con anticipación. ¿Alguien piensa que Dios pudo haber escogido a Judas y haber profetizado que así conviene que acontezca, sin saber quiénes serian los padres de Judas? Si así conviene que acontezca, entonces estaba determinado que el sumo sacerdote, debería emplear un hombre como sirviente, y enviarlo durante la noche. El hombre no podía haberse enfermado por la tarde y haber ido a la cama, pues así conviene que acontezca. Al mismo tiempo, Jesús reprendió a los oficiales. ¿Por qué vinieron a él en la noche con un traidor?, ello no podían haberle arrastrado de día, cuando Él estaba enseñando abiertamente en el templo? Eso sin duda indica el carácter cobarde de los sacerdotes, y en realidad eran unos cobardes y los oficiales llegaron en la noche, mas”todo esto sucedió para cumplir con lo que fue dicho por el profeta.“
  
Todos los seis versículos siguientes contienen por lo menos en griego, la palabra determinar. Cada uno de ellos indica algún aspecto de la determinación de Dios.

 

 Lucas 22:22 dice:” A la verdad el Hijo del hombre se irá según está decretado, pero ¡ay de aquel que lo traiciona!”. Este versículo es la predicción de Cristo, mientras que todavía sentados en la mesa del cenáculo, Judas estaba a punto de traicionarlo. Hay que señalar el hecho de que lo que iba llevarse a cabo en breve había sido determinado.  No fue Judas quien determinó lo que sucedería pronto. Judas sin duda intento traicionar a Cristo, trajo a Cristo, pero él podría haber fallado.  No fue él quien controlo todas las circunstancias.

Solamente Dios puede determinar el futuro. Dios determinó como el Hijo del hombre debería morir.

Del mismo modo, el siguiente versículo, Hechos 2:45 dice: “A este que vos entregasteis por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Dios, prendiste, crucificaste y mataste por manos de inicuos” 

El versículo es similar en pensamiento, pero más explícito. En el versículo precedente era necesario llegar a la conclusión de que el poder determinante era Dios eliminando todas las otras posibilidades. Aquí no solamente es de Dios explícitamente mencionado, mas es añadido énfasis en las palabras pero se añade en las palabras “Determinado consejo y presciencia”. Esto indica una planificación deliberada.

En este evento (la muerte de Cristo) fue determinado, así también todo evento es preordenado, porque Dios es omnisciente, y, ningún detalle incluso el número de cabellos de la cabeza de uno, se escapa de su presciencia y consejo deliberado. Todas las cosas son parte de su plan. De todo Dios dice: “Así conviene que acontezca.”

Tal vez el versículo más explícito y enfático en este sentido es Hechos 4:28. En Hechos 4:27-28 leemos: ” En efecto, en esta ciudad se reunieron Herodes y Poncio Pilato, con los gentiles y con el pueblo de Israel, contra tu santo siervo Jesús, a quien ungiste para hacer lo que de antemano tu poder y tu voluntad había determinado que sucediera.

Tenga en cuenta la cantidad de detalle en este pasaje en particular. El contexto de los dos versículos es una oración espontánea de un grupo de creyentes a quien Pedro y Juan, que habían reportado la experiencia de ellos con los saduceos. El pueblo agradeció a Dios por la liberación de los apóstoles. Ellos Glorificaban a Dios como creador. Reconocerán que él habló por medio de David en relación con enemistad de los paganos contra Dios. Y ellos particularizaran estos enemigos en la reciente crucifixión de Cristo.

“Porque  verdaderamente” ellos dijeron  en La oración, “esta ciudad” (una frase omitida en la versión King James), ” contra  tu santo siervo Jesús “(siervo, y no  hijo, en referencia a Isaías 42:1, 43:10, 52:13, y
Versículos similares) “, a quien tu ungiste” y separaste para un propósito específico “, Herodes y Poncio Pilato se reunieron con los gentiles y el pueblo de Israel para hacer  cualquier cosa que tu mano y tu consejo  pre-ordenaron que aconteciese”. Aquí he dicho la palabra “todo lo que” que Dios pre ordenó o predeterminó la crucifixión de Cristo con todas sus circunstancias relacionadas.

Circunstancias explícitamente mencionadas son los dos hombres, Herodes y Pilatos. Nadie puede suponer que Dios desde la eternidad, pre-ordeno que la crucifixión ocurriera en una fecha determinada – en la plenitud de los tiempos, no cuando la hora no hubiese llegado aún (Juan 7:30, 8:20), mas solamente cuando su hora había llegado (Juan 13:1, 17:1) – y entonces esperar a alguien para llevar a Cristo a la crucifixión. Muy Por el contrario, Herodes y Pilatos estaban individualmente incluidos de forma individual en el plan eterno, y porque ellos estabas así pre ordenados, los mismos se juntaron para hacer lo que Dios había decidido de antemano. La palabra es “preordenado” o “predeterminado”.

Aquellos que dicen que Dios no pre ordena los eventos malos deberían bajar sus cabezas con vergüenza. La idea de que un hombre puede decidir lo que hará, así como Pilato decidió qué hacer con Jesús, sin esta decisión ser por siempre controlada y determinada por Dios, no tiene sentido la enseñanza de toda la Biblia.

Versículos suficientes se ha mencionado, pero para hacer el caso aun más masivo, unos versículos de menor importancia son añadidos.

Hechos 10:42 da otro ejemplo de la decisión determinativa de Dios. El 
versículo dice:” Él nos mandó a predicar al pueblo y a dar solemne testimonio de que ha sido nombrado por Dios como juez.  [“ordenado” en la versión del autor] juez de vivos y muertos“
 
El siguiente verso es Hechos 17:24-26, que dice: “El Dios que hizo el mundo y todo lo que en el hay, siendo Señor del cielo y la tierra… determinándoles los tiempos ya antes determinados y los limites de su territorio. ” Una persona es impresionada aún más por la fuerza de este versículo, si ha estudiado la los viajes del pueblo. La mayoría de los estudiantes universitarios sabe sobre las invasiones de Asia, que se extendió por Europa durante siglos parte de los siglos siete y ocho. Se puede También recordar las invasiones bárbaras en que Roma fue saqueada en 410 dC , mas tarde los normânios invadieron Francia, y los anglos invadieron  Inglaterra. Hay que decir también que los habitantes de Francia o la Galia emigraron a Galacia. ¿Y por qué los campesinos de Lituania pueden entender oraciones simples en sánscrito? Aunque puede tener un cuidadoso estudio y una amplia investigación para trazar las trayectorias de estas migraciones y así establecer sus fechas, su causa, la fecha, la frontera geográfica, y en las decisiones humanas que inician estos movimientos, es el decreto de Dios. Y Dios quien decide que las personas deben cambiar, cuándo deberán  cambiar, y precisamente donde escogerán parar de mudarse.

Que estos versículos sean suficientes por ahora!

Fuente: Predestinación Bíblica, Gordon H. Clark, p. 53-65

 -GORDON  H CLARK

 TRADUCCIÓN: RAUL LOYOLA ROMAN