Imagen

LA ACCIÓN DIVINA EN EL ALMA

VINCENT CHEUNG

TRADUCCIÓN:  Raul Loyola Román

– Adaptación de los comentarios 1 y 2 Tesalonicenses –

Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, pues Dios os escogió como primicias para salvación, en santificación de espíritu y fe verdadera;Él te llama a esto a través de nuestro evangelio, para tomar posesión de la gloria de nuestro Señor Jesucristo.  Así pues hermanos, estad firmes y retened las enseñanzas con que fuisteis adoctrinados, bien por palabra o por nuestra epístolaY nuestro mismo Señor, Jesús el Mesías, y Dios nuestro Padre, quien nos amó y nos dio consolación eterna y buena esperanza por gracia, consuele vuestros corazones, y los afiance en toda obra y palabra buena.

Finalmente, hermanos, orad por nosotros, para que la palabra del Señor se propague rápidamente y reciba la honra merecida, tal como sucedió entre ustedes. Oremos también para que seamos librados de hombres perversos y malos, porque la fe no es de todos. Pero el Señor es fiel, y él nos fortalecerá y guardará del maligno. Confiamos en el Señor que ustedes está haciendo y continuarán haciendo las cosas que les ordenamos. El Señor encamine vuestros corazones al amor de Dios y la perseverancia de Cristo(2 Tesalonicenses 02.13 a 03.05).

Al final del pasaje anterior, Pablo escribió que Dios “les envía un poder seductor, a fin de que crean la mentira”. Él hace que todos los no-cristianos “sean  condenados”, los que “no creyeron en la verdad sino que se complacieron en la injusticia.” Su engaño, su incredulidad y su condena se debieron exclusivamente a la elección deliberada y la acción de Dios. Así que Pablo comienza la sección siguiente contrastando los creyentes con los no creyentes. Los cristianos son los “elegidos” por Dios para la salvación, y él los salva “mediante la obra Santificadora  del Espíritu de la  fe de la verdad”.

Gordon Clark escribió: “los arminianos comúnmente afirman que Dios no hace que la gente desprecie la verdad ni tiene la intención de condenar por ello. Sin embargo, este versículo dice, tenga cuidado de que Dios  los lanza al error  para ser condenados. Los neo-calvinistas dicen que Dios permite, pero no causa, la incredulidad”. La última frase implica que los calvinistas dicen que Dios permite, mas no causa, la incredulidad. En otras palabras, el afirma que los calvinistas sostienen entendimiento  bíblico. El Está en lo cierto acerca de los arminianos, por supuesto, pero es caritativo al extremo en relación  con los calvinistas, a menos que él quisiese  decir que todo aquel llamado calvinista, pero que no cree que Dios  cause la incredulidad, no es calvinista realmente – y, en caso, Él tenía razón.

La verdad es que rara vez se encuentra un calvinista que afirme: Dios causa activamente incredulidad. De acuerdo con las Escrituras, “Calvino denuncia el concepto de voluntad permisiva”, pero muchos (la mayoría?) Que se llaman a sí mismos calvinistas afirman que Dios decreta el pecado y el mal sólo en un sentido permisivo, y no en un sentido activo, como una decisión de que algo deba acontecer  y entonces cause su ocurrencia. Esto es incompatible con la visión de Calvino, y de manera más importante aún, con las enseñanzas de la Escritura y ataca a la naturaleza divina. Cualquiera que se diga  calvinista y afirme que Dios realiza cualquier cosa en sentido permisivo  discordia con la Escritura y,  de manera menos importante, tampoco está de acuerdo con Calvino.

También están aquellos que dicen que Dios decreta de manera  activa y causa el mal, pero insisten en que él no es el autor del pecado. Esto es auto-contradictorio e imposible. Así que el Arminianismo y el calvinismo incoherente – y la vertiente popular del calvinismo. Ambos son totalmente anti bíblicos. Los Calvinistas incoherentes parten dos supuestos falsos con los arminianos y los no cristianos: la  responsabilidad moral aboga por una especie de libertad, que causan el mal (de forma metafísica)  equivalente a cometer el mal (personalmente). Los Arminianos y  no cristianos utilizan estos dos supuestos para formar sistemas completamente antibíblicos, pero los calvinistas incoherentes  son atrapados también  por estos inventos estúpidos.

El  calvinismo coherente, o la enseñanza de la propia  Biblia, dirá que Dios decreta y causa de forma activa todas las cosas, incluyéndose el mal, por lo que él es de echo el autor del pecado Soberano y Justo. Y  por el hecho de los  calvinistas coherentes firman  creer  en la soberanía divina no sólo de palabras, al igual que lo hacen los calvinistas incoherentes, ellos se someten a la propia definición divina del bien y mal. Y por  considerar a Dios  coherente con su santidad de ejercer un control activo sobre todas las cosas, incluyendo el mal, entonces los calvinistas coherentes – que sería más apropiado decir, los cristianos coherentes – se siente también felices de afirmarlo. Así Dios el autor del pecado, y no hay nada errado en eso.

Así que la diferencia está en el hecho de que los cristianos creen en la verdad, mientras que los no cristianos creen la mentira. Y la causa de esta diferencia radica en el decreto y el poder de Dios. Él escogió salvar a algunas personas y les hace creer en la verdad. Él eligió condenar a los demás, y les hace creer en la mentira.

Pablo enfatiza que hay dos factores que resumen la vida espiritual del hombre. Ellos Proporcionan un marco fiable para guiar nuestro pensamiento acerca de nuestro desarrollo y también la forma en que nos conducimos en el ministerio:

El primero es la creencia irreductible en la verdad. En este pasaje, la palabra “verdad” (v. 13), “el evangelio” (v. 14) y “tradiciones” (v. 15) son intercambiables.

El término “tradiciones” puede tener connotaciones negativas en nuestra mente, ya que se asocia a menudo con los mantenedores costumbres humanas de la humanidad en la servidumbre a las normas de comportamientos innecesarios y difíciles, que a menudo subvierten los mandamientos divinos. Jesús reprendió a los fariseos y le dijo: “Usted están siempre  encontrando una buena manera de dejar a un lado los mandamientos de Dios, a fin de obedecer a sus tradiciones” (Marcos 7,9).

Sin embargo, este no es el significado del vocablo tradiciones. Ellos sólo puede referirse a las creencias y prácticas conservadas y transmitidas de una persona a otra y de una generación a la siguiente. El carácter bueno o malo de estas tradiciones depende de su origen. Estas tradiciones fueron inventadas por los hombres, o son  tradiciones reveladas por Dios y transmitidas a través de sus siervos fieles? Son ellas tradiciones católicas, supersticiosas o tradicionales, malignas, o al menos carente de autoridad, o son tradiciones bíblicas y apostólica, detentora  de  autoridad, y que tienen la sabiduría y el poder de  salvación provista por Dios? Pablo escribió: ” Las cosas que oíste de mí en medio de muchos testigos, éstas encarga a hombres fieles que sean idóneos para enseñar también a otros.” (2 Timoteo 2:2). El Hablaba respecto de las tradiciones divinas.

Él se refiere a las tradiciones pasadas a los Tesalonicenses.  A pesarde valorizar los ejemplos piadosos (3,9), él no los menciona aquí, pero en su lugar, estas tradiciones son  transmitidas oralmente o por medio de escritos – ellas son enseñadas, no contraídas. Y como ya se ha dicho, el término es intercambiable con “verdad” y “evangelio” en su contexto. Por lo tanto, Pablo habla de tradiciones intelectuales, o lo que llamamos doctrinas o dogmas. El los instruye a “permanecer firmes y apegarse ” a estas doctrinas. Esto es lo que constituye la vida cristiana – creer estas doctrinas, practicarlas,  seguir  creyendo y practicando y promoverlas “de viva voz  o por carta.” La evaluación de la fe o ministerio de una persona, por tanto comprende el cuestionamiento de la existencia de énfasis adecuada en la sana doctrina, la creencia en ella , la obediencia a ella y en su promoción.

El segundo factor es la acción de Dios en el alma. Las doctrinas hacen la diferencia entre el cielo y el infierno, pero es  Dios el que hace que la persona elegida para la salvación creer en las doctrinas correctas. El Evangelio se hace eficaz en el alma humana a través de una acción  divina interna, el poder que Dios aplica de forma directa a la mente mientras que controla los pensamientos y las disposiciones del hombre. Pablo atribuye esa obra de Dios, a la creencia inicial en el Evangelio, la santificación del creyentes, la fuerza del corazón para el bien “, tanto en obras y palabras” .

Relacionamos la acción divina en el alma a la fe y la oración. Rogamos  para que Dios haga  que Su Palabra eficaz en nosotros y nuestros oyentes. Pedimos a Dios que nos santifica por su Espíritu a través de la verdad. Suplicamos a Dios que nos ayude a mantenernos firmes y sostener las doctrinas que se aprobaron en la tradición bíblica y apostólica. Para fortalecer a nuestros hermanos, les recordamos las promesas y la fidelidad de Cristo, y entonces pedimos  a Dios para animarles el corazón a través de una acción directa sobre el alma a través de estas doctrinas. Por lo tanto, la vida y el ministerio Cristiano dan  todo el énfasis  a las doctrinas intelectuales, mas depositan todas las expectativas en la acción divina graciosa para tornar efectivas estas doctrinas eficaces  en nosotros y en los demás.

FUENTE: -divine-action-in-the-soul- Vincent Cheung

TRADUCCION: Raul Loyola Român

Anuncios