Imagen

Amor Bíblico

VINCENT CHEUNG

                                                                                                                                                       Traducción: Raúl Loyola Román

Siempre que oramos por ustedes, damos gracias a Dios, el Padre de nuestro Señor Jesucristo, pues hemos recibido noticias de su fe en Cristo Jesús y del amor que tienen por todos los santos a causa de la esperanza reservada para ustedes en el cielo. De esta esperanza ya han sabido por la palabra de verdad, que es el evangelio que ha llegado hasta ustedes. Este evangelio está dando fruto y creciendo en todo el mundo, como también ha sucedido entre ustedes desde el día en que supieron de la gracia de Dios y la comprendieron plenamente. Así lo aprendieron de Epafras, nuestro querido colaborador y fiel servidor de Cristo para el bien de ustedes.Fue él quien nos contó del amor que tienen en el Espíritu. . (Colossenses 1:3-8,)

Al igual como Pablo tenía en mente una fe que es específica – es “la fe… en Cristo Jesús “- él tenía en mente un amor que también es específico – es” el amor que tiene por todos los santos “Algunos comentaristas observan que en este pasaje –fe- caracteriza nuestra relacionamiento” vertical “con Dios, por cuanto amor caracteriza nuestro relacionamiento” horizontal “con otras personas. Esto es cierto en el pasaje en cuestión, pero sería un error deducir de este principio general de que obligue rígidamente a distinción. Esto se debe, entre otras cosas, que el amor también debe caracterizar nuestra relación vertical con Dios.

 Aunque la fe a veces se asocia con un sentimiento de confianza, esta no debe ser identificada como un sentimiento en si. Más bien, fe es la Creencia en las proposiciones divinamente reveladas y es en sí misma independiente de sentimientos que pueden fluctuar. Sentirse bien con una proposición bíblica es diferente de creer en ella. Del mismo modo, aunque el amor es a veces acompañado por ciertas emociones, el amor en si mismo no es una emoción. La idea de que el amor es una emoción, o esta necesaria y proporcionalmente asociada con ciertas emociones, ha causado un daño catastrófico al desarrollo intelectual y ético de innumerables creyentes.

 La Biblia habla de amor como la disposición de pensar y actuar para con otras personas  (incluyendo  Dios) de acuerdo con los preceptos y las leyes divinas – es decir, tratarlos como Dios nos manda a tratarlas. Este amor no tiene ningún vínculo directo con alguna emoción, la cual, sin cualquier connotación negativa inherente, definimos como un tipo de disturbio mental. Este disturbio puede ser positivo o negativo, pero es un disturbio.

 Como escribe Pablo en Romanos 13: “Todos [mandamientos] se reducen a este precepto: ‘. Ama a tu prójimo como a ti mismo” El amor no practica mal contra el prójimo. Por lo tanto, el amor es el cumplimiento de la ley “(v. 9-10). Tenga en cuenta que el amor es el cumplimiento y no la substitución de la ley. No tratamos a las personas con amor en lugar de tratarlos de acuerdo con la ley. Por el contrario, tratarlas con amor es tratarlas de acuerdo con la ley o los mandamientos de Dios.

 Él dice que los mandamientos, tales como “No cometerás adulterio” y “No matarás” se resumen en el mandamiento para amar. Un resumen no es diferente o superior a las cosas que el expresa. De hecho, para entender verdaderamente los detalles representados por el resumen, tenemos que examinar las cosas que él resume. Por lo tanto, el mandamiento para amar no es diferente o mejor que los otros mandamientos – el amor es definido por estos mandamientos en primer lugar.

 La Escritura define nuestro amor para con Dios de la misma manera. Jesús dice a sus discípulos en Juan 14:23, “si alguien me ama, obedecerá mi palabra” – no que él se sentirá de cierta forma o tendrá cierta emoción. Si él ama, obedece. Entonces Él dice: “Este es mi mandamiento: que se amen unos a otros como yo os he amado. Nadie tiene mayor amor que el que da su vida por sus amigos “(15/12/13). No hay Ninguno emoción aquí. El mandamiento es amar, y ese amor significa acción heroica y sacrificada en beneficio de los demás.

 Muchas personas que se sienten totalmente perturbadas por dentro al más leve sufrimiento de los otros, nunca sacrificaría su comodidad personal para rescatarlos, por no decir salvar sus vidas. Mas se les ha enseñado – por la cultura,  tradición,  filosofía  anti-cristianas, mas no por la Escritura – que eso representa  compasión. Ellas Gimen y lloran por ellos – eso no es amor. Si bien puede que ellos se sientan muy compasivos y espirituales, eso nada tiene que ver con el amor.

En sus momentos más sobrios, teólogos y comentaristas admiten que el amor bíblico tiene que ver con pensar y actuar de acuerdo con los mandamientos de Dios para con otras personas, y que este amor no tiene nada que ver con un tipo particular de disturbio mental, o emoción. La Escritura es clara en esto; no es algo difícil de reconocer. Como un comentarista escribe: “La Biblia habla del amor como una acción y actitud, no apenas   una emoción… Los cristianos no tienen excusa para no amar, porque el amor cristiano es una decisión cristiana de actuar en el mejor interés de los demás. “

 Definir el amor como una emoción deja a alguien con una excusa, ya que nuestros sentimientos pueden fluctuar. Por otra parte, esta definición genera culpa innecesaria sobre la persona que no siempre siente lo que piensa que debe sentir hacia las otras personas. ¿Y si el amor es una emoción, entonces que emoción es exactamente? Es decir, ¿qué se debe sentir? Pero de acuerdo a la Biblia, si una persona trata a los demás constantemente de acuerdo a los mandamientos de Dios, independientemente de cómo se siente, entonces ella anda en amor. Por otra parte, la persona que no hacen nada más que se desmorona en un descontrol espiritual a cualquier señal de sufrimiento humano, no anda en amor. Ella es un aborrecimiento sin amor, y bien podría parar de fingir.