Imagen

VINCENT CHEUNG 

ARGUMENTACIÓN INVENCIBLE

TRADUCCIÓN: Raul loyola Román

 Antes de esbozar la estrategia de argumentación  contra de todos los sistemas de pensamiento no-cristiano, resumiremos primero lo que tenemos establecido hasta aquí. Aunque ya tenemos los temas básicos repetidos varias veces, gran parte de lo encima expuesto es nuevo para muchos lectores, y será útil para proporcionar repeticiones adicionales y paráfrasis antes de seguir adelante. Así resumimos nuevamente la posición cristiana.

Dios creó al hombre a su propia imagen. Esta imagen consiste no en su cuerpo o un “espíritu” anti-intelectual, como el término se utiliza a menudo erróneamente, sino la imagen de Dios se refiere a nuestra mente racional, que es muy limitada en comparación con la mente de Dios, pero es sin embargo una estructura similar.

Esto no sólo separa al hombre de los animales, sino que también hace posible la comunicación verbal significativa e incluso se extienden entre Dios y el hombre. Un perro no puede entender los Diez Mandamientos o la doctrina de la predestinación.

La mente del hombre no nace blanca para ser llenada con  información adquirida por experiencia. Sin formas y categorías a priori  ya  presentes en la mente, ningún dato empírico pueden aportar conocimiento al hombre. 24 En todo caso, la Escritura enseña que el hombre nace con un conocimiento innato de Dios, de forma que además de

 24 Incluso con estas formas y categorías mentales, el conocimiento no puede venir de sensación. Vea  mis escritos sobre los problemas del empirismo

cualquier  experiencia, el hombre sabe algo sobre Dios y algo sobre el código moral que Dios impuso a toda la humanidad. Este conocimiento es específico y detallado suficientemente  como para contradecir y excluir todos los sistemas de pensamiento no- cristianos, y exigir la adopción de completa revelación cristiana.

Ahora, las investigaciones empíricas no  puede enseñar al hombre lo que él ya sabe, 25 pero solamente  el logos divino puede transmitir información a la mente del hombre, en adición al conocimiento innato que el posee. Sin embargo, a pesar de que es imposible obtener cualquier conocimiento por medios empíricos, la observación de la naturaleza por el hombre puede recordarle lo que él ya sabe sobre Dios. Por lo tanto, la observación del universo no añade información a la mente del hombre, sino que proporciona la ocasión para que  una o ambas cosas ocurran. En primer lugar, la observación estimula la mente para recordar lo que Dios ya coloco en él. En segundo lugar, la observación estimula la mente para  intuir lo que el logos inmediatamente transmite  a ella en el momento de la observación, a menudo sobre lo que una persona está observando. En ambos casos,  ninguna información viene del acto de la propia observación.

Aunque el conocimiento innato en el hombre sea más específico y detallado lo suficiente como para excluir todos los sistemas de pensamiento no-cristiano, y para exigir la plena adhesión al cristianismo, el  no contiene toda la revelación bíblica entera. Es decir, que no contiene todas las proposiciones de la Biblia. El es suficiente para dejar al  hombre culpable, pero cualquier información que Dios ha colocado  en la mente del hombre y de la creación no es un conocimiento salvador. 26 Eso significa que ese conocimiento es suficiente para condenar a todos, pero no lo suficiente para salvar a alguien. El es totalmente compatible y sólo compatible con la fe cristiana, pero no contiene todas las proposiciones bíblicas. Como enseña el Catecismo Mayor de Westminster dice: “La misma luz de la naturaleza en el espíritu del hombre y las obras de Dios claramente manifiestan que existe un Dios, pero sólo su Palabra y su Espíritu lo revelan de un modo suficiente y eficazmente a los hombre para su salvación. “27 La “luz de la naturaleza en el hombre” aquí se refiere a la iluminación o conocimiento intelectual acerca de Dios que él ha puesto en la mente del hombre.

25 Vea Augustin, el Magistro.

26 Aquellos que nunca oirán el  evangelio son, todavía, condenados por rechazar  lo que ellos ya  conocen  por su conocimiento innato de Dios. Lejos de la información requerida para salvación, varias otras doctrinas bíblicas están ausentes de ese conocimiento innato, tales como enseñanzas bíblicas obre gobierno de la iglesia y segunda venida. Así mismo lo que e parte de ese conocimiento innato, claro y suficiente par tornar una persona culpable, y frecuentemente obscurecido y distorsionada por los efectos  noeticos del pecado. Por tanto. Por tanto, aunque el hombre realmente posea conocimiento innato especifico y detallado sobre Dios, la Escritura es necesaria.

27 The Book of Confessions; Louisville, Kentucky: Presbyterian Church, USA, 1999; p. 195.

 Dado que el conocimiento es innato en el hombre, e insuficiente para la salvación, la doctrina de la necesidad de la Escritura surge naturalmente. Sin embargo, una revelación verbal es necesaria también por causa de los efectos noéticos de pecado, es decir, los efectos destructivos del pecado sobre  la mente. Como dice Pablo: “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en su pensamiento y su necio corazón fue entenebrecido” (v. 21). El hombre sigue siendo imagen de Dios después de la caída de Adán, de otra forma el dejaría de ser humano. Así, el hombre conoce sobre Dios, mas por causa de su mente  al haber sido “oscurecida”,  él se niega a reconocer y adorar a Dios.

Aunque es inescapable  que los incrédulos implícitamente reconozcan a Dios y  dependan de las premisas Bíblicas en su  lenguaje y  conducta, debido a sus pensamientos estúpidos e impíos, ellos explícitamente niegan  glorificar a Dios y afirmar la Escritura, sino por lo contrario ellos dan crédito a alguien o algo más. Esto provoca la ira de Dios, el cual les da una creciente corrupción y oscuridad de la mente, dando lugar a una mayor iniquidad en ellos. Ciertamente, en todo esto, Dios ejerce un control preciso sobre la mente de cada individuo, de forma que su rechazo del cristianismo en realidad ha sido decretado por Dios: “Por tanto  Dios tiene misericordia de quien quiere, y endurece a quien él quiere” (Rom. 9:18). Sobre esta base teórica, construiremos ahora una estrategia para la argumentación Cristiana.

Todo el mundo tiene una cosmovisión. Una cosmovisión consiste en una red de proposiciones inter-relacionadas, la suma de las cuales forman “una concepción o aprehensión integral del mundo”. 28 Una cosmovisión determinada se puede llamar una “religión” o una “filosofía”, debido a su contenido específico, pero sin embargo ella es una cosmovisión. Así que por cosmovisión nos estamos refiriendo a cualquier religión, filosofía o sistema de pensamiento.

Toda cosmovisión tiene un punto de partida o primer principio del cual se deriva el resto del sistema. Algunas personas afirman que una cosmovisión puede ser una red de proposiciones mutuamente dependientes sin un primer principio. Sin embargo, esto es imposible porque tal concepción de una cosmovisión en sí mismo requiere, sobre todo, una justificación epistemológica, lo que probablemente será su punto de partida. Si este punto de partida carece de justificación, entonces cada proposición en la red carece de justificación. La afirmación de que dependen unas de otras no ayuda de ninguna manera, sino que sólo significa que todos ellas caen juntos. En una red de proposiciones, algunas proposiciones son más centrales para la red, la destrucción  

28 Merriam-Webster’s Collegiate Dictionary, Tenth Edition; Springfield, Massachusetts: Merriam-Webster, Incorporated, 2001; “weltanschauung.” The Cambridge Dictionary of Philosophy, Second Edition: ” New York: Cambridge University Press, 2001; “Wilhelm Dilthey,” p. 236.

lo cual  destruiría las proposiciones más alejadas del centro. Pero incluso las reivindicaciones más centrales requieren justificación, y una cosmovisión en la cual las proposiciones dependan unas de otras de una forma que carezca  un primer principio es, esta en el análisis final, expuesto como no teniendo  justificación de ninguna manera. La afirmación de que una  cosmovisión puede ser una red de proposiciones mutuamente dependientes sin la necesidad de un primer principio es realmente un intento de evitar el hecho de que todas las proposiciones de este tipo de red carecen de justificación.

Por lo tanto, toda cosmovisión requiere de un primer principio o autoridad ultima. Siendo primero o  último, este principio no puede ser justificado por cualquier  autoridad previa o mayor, de lo contrario, el  no sería el  primero o  último. 29, Esto significa que el primer principio debe tener un contenido para  justificar. Por ejemplo, la proposición “Todo conocimiento proviene de la experiencia sensorial” falla en ser un primer principio sobre el cual  una  cosmovisión  puede ser  construida. Esto es porque si  todo  conocimiento viene de la experiencia sensorial, entonces esto propone que el primer principio también debe ser conocido únicamente por la experiencia sensorial,  más bien antes de justificar el principio, la confiabilidad de la experiencia sensorial no se ha establecido todavía. Así, el principio crea un círculo vicioso y autodestructivo. No importa lo que se pueda deducirse válidamente de tal principio – si el sistema no puede ni siquiera comenzar, lo que sigue del principio se aplicará sin justificación.

También es imposible comenzar una cosmovisión con un primer principio contradictorio en sí mismo. Y eso es porque las contradicciones son incomprensibles y sin significado. La ley de la contradicción declara que “A no es no-A”, o algo que no puede ser verdad y no es verdad-al mismo tiempo y en la mismo sentido. Una persona  debe asumir esta ley mimo en un intento de rechazar, de lo contrario, él no puede ni siquiera distinguir legítimamente entre  aceptar y rechazar esta ley. Pero una vez que el  asuma, ya no puede rechazarla, puesto que él ya la  asumió. Si decimos que la verdad puede ser contradictoria, entonces también podemos decir que la verdad no puede ser contradictoria, puesto que ya hemos abandonado la distinción entre  poder y no poder. Si no afirmamos la ley de contradicción, entonces los perros son gatos, los elefantes son ratas “yo veo a Jane correr” puede significar “me casé”, y “yo Rechazo la ley de la contradicción” puede significar “yo Afirmo la ley de la contradicción” o incluso “Soy un idiota”. Si no es verdad que “A no es no-A”, cualquier cosa puede significar cualquier cosa y nada al mismo tiempo, y caminar es ininteligible.

Dado que ningún primer principio  puede contradecirse a sí mismo, debemos rechazar el escepticismo epistemológico, porque es contradictorio en sí mismo. Cuando se utiliza en el

29 N.T.“Último” en el  sentido de fundamental, decisivo, supra-sumo, supremo.

 sentido filosófico, “escéptico” se refiere a aquel que sostiene que “ningún conocimiento es posible… o que no hay pruebas suficientes o adecuados para decir que cualquier  conocimiento es posible. 30 ” Ambas expresiones de escepticismo son auto-contradictorias.

– Uno reivindica saber que no puede saber nada, y los otros  reivindican saber  que hay evidencia inadecuada para saber alguna cosa. Si una persona reivindica que nadie puede saber si alguien puede saber alguna cosa, entonces ella ya está reivindicando  saber que  nadie puede saber si alguien  puede saber alguna cosa, y así, se contradice así misma.     

Los primeros principios son indefendibles, y el escepticismo total es auto-contradictorio en sí mismo, e indefendible. Esto significa que un primer principio adecuado  debe  garantizar la posibilidad del conocimiento. Pero además par hacer el conocimiento meramente posible, él debe también proporcionar una cantidad adecuada de conocimiento. Por ejemplo, “Mi nombre es Vincent” puede ser una declaración verdadera, mas ella no me dice nada sobre el origen del universo, o si robar es inmoral. Ella mimo  incluso me da el concepto de “origen” o “moralidad”. Además, ella puede ser una declaración verdadera, como yo se, en primer lugar, que es verdadera, La proposición   “Mi nombre es Vincent” no prueba que mi nombre es Vincent en realidad, ella no se  justifica. Por lo tanto, un  primer principio es inadecuado si  el falla en proporciona información acerca de la epistemología, la metafísica y la ética, y si él falla no puede justificarse.

Durante al menos los motivos anteriores, un primer principio no puede basarse en  inducción, en el que la premisa no conduce inevitablemente a la conclusión de el razonamiento a partir de lo particular para lo universal. Por ejemplo, ninguna cantidad de investigación empírica puede justificar la proposición “Todo ser humano tiene un cerebro.” Para establecer esto como una proposición  general por medios empíricos, hay que examinar todos los seres humanos que han vivido, los que vivimos ahora, y dado que esta es una proposición sobre los seres humanos, sino que también debe examinar todos los seres humanos que vivirán  en el futuro. Además, si bien se está estudiando seres humanos en el mundo, el de alguna manera debe asegurarse de que la naturaleza humana no ha cambiado en aquellas partes del mundo  cuyo seres humanos el ya estudio.  Además, ¿como el prueba de que él sabe que un ser humano determinado tiene una mente simplemente porque el piensa que está buscando para el? Él debe justificar tal reivindicación de que él sabe que algo está ahí simplemente porque el piensa que él  está buscando para el. Pero sería viciosamente circular a decir que él sabe que algo está ahí simplemente porque el piensa que está mirando a él, pues lo que él piensa que está viendo esta realmente allí, y él sabe que

 30 The Cambridge Dictionary of Philosophy, “Céticos”, p. 850.

que realmente esta  allí porque el piensa que él  está buscando para el . Sumado a la situación ahora ya imposible de probar esta proposición general sobre los seres humanos por el empirismo y la inducción, él debe también examinar su propio cerebro.

Sobre la base de la inducción, sería imposible para definir un ser humano visto que, en primer lugar, el concepto de un ser humano es también universal. De hecho, sobre la base de la inducción, uno nunca puede establecer cualquier proposición, por no decir una proposición universal como “Todos los hombres son mortales”.

Algunas personas tratan de salvar la inducción diciendo que aunque ella no pueda concluyentemente establecer cualquier  proposición, por lo menos puede establecer una proposición como probable. Pero eso sería tan engañoso como falso. La probabilidad se refiere a la “relación  de números de realizaciones  en una serie  exhaustivas de realizaciones posibles igualmente susceptibles de producir un determinado evento y el número total de los logros posibles”.31 Incluso si  aceptamos que los métodos empíricos e inductivos puede descubrir el numerador de  fracción (aunque yo niego que ni siquiera puede hacer eso), la determinación del denominador requiere el conocimiento de lo universal, y la omnisciencia es a menudo necesario para establecer esto.

Dado que la probabilidad se compone de un numerador y un denominador, y puesto que el denominador es un universal, y puesto que los métodos empíricos e inductivos no pueden cumplir con denominadores universales, y luego decir que la inducción puede llegar a un entendimiento “probable” es absurdo. Incluso aparte de otros problemas insolubles inherentes al propio empirismo, una epistemología que se basa en un principio empírico no puede tener éxito, ya que el empirismo necesariamente depende de la inducción, y la inducción es siempre una falacia formal.

Por otra parte, la deducción  produce  conclusiones que están garantizados para ser verdad si las premisas son verdaderas y el proceso de razonamiento es válido. Mientras que el racionalismo es menos popular, es una enorme mejora sobre el empirismo porque raciocina mediante deducción en lugar de utilizar  métodos empíricos e inductivos. Pero aun así, el racionalismo no-cristiano no puede tener éxito en el establecimiento de una cosmovisión  verdadera y coherente, y nosotros examinaremos  brevemente algunos de sus problemas.

Racionalismo selecciona un primer  principio  (o como en la geometría comienza con uno o más axiomas) y deduce el resto del sistema a partir de ella. Si el primer principio es verdadero y el proceso de razonamiento deductivo es válido, entonces las proposiciones o teoremas subsidiarios todo sería necesariamente verdadero.

 31 Merriam-Webster, “probabilidades”.

 Un problema importante con el racionalismo tiene que ver con cómo se selecciona un primer principio. 32 Si el primer principio propuesto es auto-contradictorio, entonces debe ser rechazado. Pero incluso si el principio propuesto no es contradictorio en sí mismo, él  también debe ser auto-justificatorio para evitar la acusación de ser arbitrario. A pesar yo digo que solamente el primer principio bíblico sea auto-justificatorio, incluso un primer principio no-bíblica propuesto sea  auto-consistente y auto-justificatorio, él debe ser lo suficientemente amplia como para hacer posible el conocimiento. Él debe tener suficiente contenido de forma que pueda deducir una cosmovisión adecuada de él.

Así que colocar la proposición “Mi nombre es Vincent” como el primer principio  en una cosmovisión racionalista resultaría con fallas mencionadas anteriormente.

Sin embargo, otro problema con el racionalismo no-revelacional es que hay varias  escuelas de sistemas racionalistas, y sus puntos de partida son todos  diferentes e incompatibles. ¿Cuál es lo correcto? Una cosmovisión racionalista con un primer principio arbitrario no puede tener éxito. Si bien el enfoque racionalista deductivo es muy superior al enfoque empírico inductivo, también resulta en fracaso. Debido a que cada vez que una persona utiliza ambos enfoques, es inevitable introducir los problemas de este enfoque en su cosmovisión,  una mezcla de racionalismo y empirismo no lograría nada mas  que una combinación de defectos fatales de ambos métodos.

Además, las proposiciones dentro de una cosmovisión no deben contradecirse entre sí. Por ejemplo, el primer principio de una cosmovisión no debe producir una proposición ética que contradiga  otra proposición en la ciencia.

En ese momento, después de haber examinado las condiciones para un primer adecuado, los problemas del empirismo y la inducción, y los problemas del racionalismo no-bíblico, ya hemos destruido efectivamente todos los sistemas no-cristiano existente y posible. Ellos simplemente no pueden cumplir con todos los requisitos que hemos enumerado. Esto incluye el islamismo, el mormonismo y otras religiones no cristianas que dicen ser fundamentadas en revelación, ya que bajo examen, se encontrará que sus presuntas revelaciones no  cumplen las condiciones pertinentes.

 Nuestra estrategia para la apologética bíblica comienza con el reconocimiento de que El cristianismo es el único sistema deductivo con un primer principio  auto-consistente y auto-justificador, que es infalible revelado por un Dios omnipotente y omnisciente, y es lo suficientemente grande como para proporcionar un número suficiente de propuestas para construir una cosmovisión amplia y auto-consistente. El cristianismo es la única verdadera cosmovisión, y solamente ella hace el conocimiento posible. Todos los demás sistemas de pensamiento  colapsan en el escepticismo filosófico, pero dado  que el escepticismo es contradictorio en sí mismo, nadie puede permanecer en tal posición, y el cristianismo es la única manera de salir del abismo epistemológico.

Dado que el conocimiento es imposible sobre la base de los principios  no-cristianos, pero es posible sólo cuando asumimos la infalibilidad bíblica como el primer principio, esto significa que los incrédulos están implícitamente asumiendo premisas bíblicas cuando afirman proposiciones verdaderas. Además, dado que la infalibilidad bíblica no es solamente es  una precondición de conocimiento, sino también la condición de inteligibilidad en realidad los incrédulos están implícitamente asumiendo premisas bíblicas incluso cuando ellos afirman proposiciones falsas. De lo contrario, estas proposiciones  serían ininteligibles, ya sea verdadera o falsa, y sería imposible  afirmar cualquiera de ellas.

Incluso aquellos incrédulos que nunca han aprendido el contenido de la Escritura pueden emplear presuposiciones cristianas, porque Dios ha implantado un número mínimo de ellas en cada persona. Todos los incrédulos suponen implícitamente premisas bíblicas siempre que ellos piensan o hablan, y sin embargo ellos se niegan a admitirlo, incluso a sí mismos. Así, mientras que ellos no pueden escapar a su conocimiento implícito acerca de Dios, ellos niegan ese conocimiento en su filosofía explícita.

Entre otras cosas, una estrategia bíblica de la apologética desafía a los no cristianos a ser consistentes  con sus propias cosmovisiones y explícitas presuposiciones. Ya que ellas no pueden hacer eso, sus edificios intelectuales colapsan  en  escepticismo  auto-contradictorio. La única manera de escapar es que se arrepienta de su locura y  pecaminosidad, y se conviertan. Esta estrategia de argumentación será  exitosa no solamente contra las filosofías seculares, sino también contra todas las cosmovisiones religiosas no-cristianas.

La cuestión de cómo es posible para  una persona saber  alguna cosa  es suficiente para demoler cualquier cosmovisión no cristiana. A menos que una persona afirme una serie de doctrinas bíblicos, que abarque  todos los aspectos de la vida y el pensamiento – es decir, a menos que él afirme una cosmovisión bíblica completa  – sus creencias pueden ser fácilmente expuestas como injustificadas, arbitraria e inconsistentes. El no-cristiano no puede ni siquiera saber cual es el primer principio o autoridad ultima de su cosmovisión, pero el apologista cristiano puede buscarlo haciendo las preguntas correctas. Eso probablemente implicara hacer preguntas que están directamente relacionadas con el tema en discusión, sea lo que sea, y preguntas relacionadas con lo que  piensa el no-cristiano sobre las preguntas últimas (tales como la metafísica y la epistemología), que incluirá preguntas sobre cómo el  no- cristiano trata de justificar sus creencias.

El cristiano que presiona al no cristiano para satisfacer todas las condiciones necesarias de pensamiento que hemos indicado anteriormente, descubrirá que el no cristiano no puede ni siquiera comenzar a responder cualquiera de las preguntas planteadas. Por otra parte, el cristiano que entiende y afirma la cosmovisión bíblica completa descubrirá que él puede responder a retos similares en cualquier campo de investigación.

Por ejemplo, la ciencia asume que la naturaleza es uniforme y estable, que los experimentos son repetibles, que la física y la química será el año que viene lo mismo que lo son hoy. ¿Pero en qué se basa la ciencia para  creer eso? La observación empírica nunca  puede justificar tal suposición audaz. Esto es porque incluso si alguien adquiere conocimiento a través de la observación, lo que yo niego, permanecerá el hecho que siempre que alguien considere que la naturaleza permanecerá en el futuro (ya sea al día siguiente o el próximo año), es siempre verdad que él no observó el futuro todavía.

Una vez más, yo niego que cualquier persona pueda adquirir conocimiento mediante la observación ola experiencia, pero incluso si ignoramos esto por ahora, es inútil responder que podemos afirmar que la naturaleza es uniforme y estable, porque el futuro siempre ha sido como el pasado en nuestra experiencia anterior. Y eso porque el “futuro” esa  respuesta ya está en el pasado y es  “futuro” solamente en relación con algo más pasado. Nada en esta respuesta  dirige nuestro futuro, sin embargo, la cuestión sobre la uniformidad de la naturaleza pertenece al futuro de nuestra experiencia con respecto a nuestro presente, aún no observado por ningún ser humano.

Así, con base en que la ciencia empírica asegura que el futuro será como el pasado? Si ella no puede proporcionar esta garantía, entonces las teorías que los científicos formular con tanta diligencia y confiadamente  emplean en sus consideraciones, realmente no tienen realmente ningún contacto directo  y necesarios con la realidad. En lugar de tener algo que ver con la realidad, las teorías científicas son solamente principios que parecen ser verdaderos con relación  a las suposiciones injustificadas de los científicos. Puede parecer una tontería cuestionar algo así como la uniformidad de la naturaleza, pero eso es sólo porque lo hemos asumió sin justificación durante todo el tiempo. Si es tan obviamente varadero que la naturaleza es uniforme y estable, y que ella  permanecerá de la misma forma el día siguiente o el próximo año, ¿por qué es tan difícil para los científicos y filósofos demostrar eso? La verdad es que esto no es evidente para ellos, y eso, por los principios básicos dela cosmovisión, es un hecho imposible de probar. Sin embargo, ellos siguen asumiendo ilegítimamente la uniformidad de la naturaleza, entre muchas otras cosas, y luego giran y acusan a los cristianos de ser irracionales. El problema no es que los cristianos sean irracionales, el problema es que pero que los no-cristianos no son estúpidos e ignorantes.

En cualquier caso, no hay ningún argumento concluyente para  cualquiera de las muchas suposiciones de la ciencia. En este punto, algunas personas pueden abandonar la certeza y responder que, aunque las premisas no bíblicas sea imposible saber que la naturaleza es uniforme y estable, y por lo  menos muy probable que esto sea así. Sin embargo, ya hemos hablado de los problemas con tal reivindicación , que el conocimiento de probabilidades requiere un conocimiento concluyente de una premisa universal, algo que la ciencia, el empirismo y ninguna premisa no- bíblica nunca puede obtener. Además, solamente  la cosmovisión cristiana ofrece base para afirmar que la naturaleza es uniforme y estable. Génesis 8:22 dice: “Todavía serán todos los tiempos de la tierra; la sementera y la siega, y el frío y calor, verano e invierno, y día y noche, no cesarán.” Ciertamente, nuestro oponente demandara justificación para tal afirmación, yeso eventualmente, si no inmediatamente, lleve de nuevo al debate en nuestro primer principio o autoridad última. Esto no es un problema para nosotros de forma alguna, puesto que ya hemos  hablado de cómo argumentar a favor de la infalibilidad bíblica como el único primer principio adecuado. Partiendo de la base de que todo el contenido de la Escritura es nuestro primer principio infalible, Dios nos dice por toda las Escrituras que las operaciones de la naturaleza se mantienen estables y uniformes. Desde que los científicos y miembros de diversas cosmovisiones no-bíblicas no puede justificar su creencia de  la uniformidad de la naturaleza, eso significa que cuando ellas afirman  la uniformidad de la naturaleza, de alguna forma, ellos están  de hecho presuponiendo una premisa cristiana, negándose a admitir no le dieron gracias a Dios por ella. Si el hombre es un producto de la evolución en lugar de la creación, entonces ¿sobre qué base el no cristiano se opone genocidio o el infanticidio? Mas  Éxodo 20:13 dice: “No matarás”. ¿Si la moralidad se basa en la simple convención humana o el consentimiento de la mayoría, y no sobra  la autoridad y la revelación divina, entonces sobre  qué se basa el no-cristiano aprueba una reforma moral?  Mas Hechos 5:29 dice: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” A menos que la evolución puede ser probada (y no apenas asumida), es decir, que toda la humanidad ha evolucionado a partir de un origen común, entonces ¿sobre qué base el no cristiano afirma la unidad de la humanidad y la inmoralidad de racismo? Pero Hechos 17:26 dice: ” De un solo hombre hizo todas las naciones.

¿Si los no creyentes rechazan nuestras premisas bíblicas, entonces sobre que  base ellos afirman los principios éticos similares a los nuestros? ¿Y con qué autoridad  ellos afirman los principios que  difieren? Si las presuposiciones  no cristianos no pueden justificar incluso las creencias más básicas sobre asuntos esenciales como la ciencia y la ética, entonces sus cosmovisiones no cristianas son completamente inútiles. Nosotros ni  siquiera preguntamos acerca de otras cosas importantes como la política, la educación, la música y la historia.

La Misma Escritura afirma que la autoridad detrás de toda proposición bíblica es la autoridad de Dios, que exige que todos crean  y obedezcan todo lo que Él dice, por tanto una vez que una persona utiliza cualesquier premisa bíblicos, el lógicamente,  se compromete a adoptar el sistema cristiano entero . Es decir, a menos que una persona acepta la infalibilidad y la inerrancia de toda  Biblia, él  no tiene derecho a usar cualquier proposición bíblica. ¿Por cual  autoridad  ella juzga algunas proposiciones bíblicas como verdaderas y otras como falsas?

Si ella usa o pretende usar una previa  autoridad o principio no-bíblico por cual ella  evalúa cada proposición bíblica, entonces ella esta de hecho sometiéndose  a esa autoridad o principio en su epistemología, en lugar de la Biblia, y  es a partir de esa autoridad o principio  que ella  debe derivar el resto de su sistema. Si ella no puede derivar una proposición necesaria o u obligatoria de esa autoridad o principio, y esa  proposición necesaria  u obligatoria  es encontrada o justificada  solamente en la Escritura, entonces ella no tiene ningún derecho racional de adoptar esas proposición necesaria y obligatoria a partir de la escritura, pus eso implicaría un salto irracional e ilegitimo  por lo que es deducible  a partir de su autoridad o principio para una proposición bíblica.

Así que alguien que tiene un primer  principio empírico es consistente consigo mismo cuando el  evalúa la Escritura con  métodos empíricos, mas él debe producir también una explicación de  ética sobre esa misma  base empírica, sin  tomar prestadas cualquier premisa bíblica. Pero, sin duda, él no  puede justificar, antes de todo, su principio empírico, de forma  que su evaluación empírica de las Escrituras y cualquier cosa que el deriva a partir de ese principio es completamente insignificante.

Toda proposición bíblica presupone la infalibilidad de la Escritura. Si alguien utiliza alguna premisa bíblica, él debe aceptar la autoridad propia que acredite detrás de esta premisa, o dejar sin justificación el uso de ella. Puesto que él no tiene ninguna justificación para el uso de la premisa bíblica, el cristiano tiene el derecho racional de tomar de él en el curso de la  discusión y el debate. Pero si este supuesto es necesario para mantener la cosmovisión bíblica de nuestro oponente, y si él no tiene ninguna justificación para mantenerla, entonces su cosmovisión colapsa. Algunos cristianos con confianza pueden argumentar contra el ateísmo, pero les resulta difícil cuestionar otras religiones, especialmente a aquellas que afirman tener epistemologías revelaciónales. Sin embargo, afirman tener una revelación divina es inútil, a menos que la revelación sea real, y es la afirmación cristiana de que todas las revelaciones de los sistemas no-cristianos son falsas. Dado que los sistemas de pensamiento religiosos son cosmovisiones  tanto como filosofías seculares, se puede argumentar en contra de las religiones no-cristianas tal como se argumenta en contra de cualquier cosmovisión no-cristiana.

Incluso una visión del mundo que afirme tener una epistemología revelacional, a menos que sea un sistema completo y bíblico, no puede responder a las preguntas y satisfacer los requisitos que hemos discutido. Los problemas y desafíos lanzados contra estas religiones no cristianas son las mismas en tipo cuando se argumenta en contra de otras cosmovisiones no cristianas, aunque las palabras pueden variar en función del contexto del sistema del oponente y el contexto del debate. ¿En base a esta autoridad última  de esa religión no-cristiana, algún  conocimiento es posible? ¿Hay auto-contradicción inherente en el primer principio o en las proposiciones suplementarias de esta religión? ¿Hay premisas bíblicas prestadas? ¿Si la religión pretende reconocer o seguir el Antiguo y Nuevo Testamento, y su contenido, sin embargo, contradice los mismos?

Algunas religiones toman prestado o añaden algo al cristianismo, porque sus creencias contradicen el cristianismo, y puesto que el cristianismo afirma ser la única verdadera, eso significa que sestas son en realidad religiones no-cristianas, por lo que podemos argumentar en contra de ellos como tales. El cristianismo afirma ser la revelación final, de modo que no permite suplementos, revisiones o actualizaciones. Así que si una religión afirma adicionar revisar o actualizar el cristianismo, está en contradicción con el cristianismo y se convierte en una religión no-cristiana. A veces los “profetas” de estas religiones afirman ser los  nuevos y últimos  mensajero de Dios después de Cristo, incluso revisando y actualizando  las enseñanzas de Cristo. Sin embargo, puesto que Cristo es Dios, ningún profeta puede sustituirlo  o contradecir  – no puede haber un profeta superior  o mayor autoritativo que Cristo. Mientras que Dios ciertamente puede completar su propia revelación, él  no puede contradecir lo que dijo antes, con nuevas revelaciones. El Antiguo Testamento predice la nueva lianza, y Cristo vino a instituirla y confirmarla. Así que él comisionó a sus apóstoles directamente para completar la revelación divina de Dios para nosotros, y después de eso  el Nuevo Testamento desaprueba cualquier revelación adicional (Judas 3). Ya que la Escritura está completa, todas las religiones no cristianas no tienen derecho a reclamar apoyo bíblico.

Muchas personas que son ignorantes acerca de las religiones piensan que la mayoría  o todas  son muy similares. Sin duda, algunos de ellos deben saber más, sino porque ellos son estúpidos y más (Romanos 1), se niegan a ver las claras  diferencias entre el cristianismo y otras religiones. Por ejemplo, ellos pueden pensar que el cristianismo y el islam son muy similares, pero en realidad estos dos sistemas de pensamiento se contradicen entre sí en el nivel más fundamental. El cristianismo afirma la Trinidad, mas el Islamismo rechaza. Lo que el cristianismo afirma acerca de Dios permite  el conocimiento sobre Dios, pero lo que el islamismo afirma  sobre Dios lo hace una deidad  incognoscible.

Después de señalar las principales diferencias y esenciales, se puede continuar a realizar una crítica interna de esta religión. El Islam tiene una hermartología, o doctrina del pecado, por lo que es relevante discutir su soteriología o doctrina de la salvación. ¿El Islamismo  tiene una soteriología adecuada y coherente? O no, como el catolicismo, el mormonismo, el budismo y el Arminianismo? ¿Su soteriología es satisfactoria y responde a su hamartiología? ¿Su hamartiología es coherente con su antropología, o la doctrina del hombre? ¿Su antropología fluye de su teología correcta, o su punto de vista sobre Dios? El cristiano pronto descubre que el Islamismo  fracasa en cada punto, incluyendo todos los puntos de partida  importantes de la epistemología. Bajo investigación, fácilmente se derrumba así como todas las cosmovisiones no cristianas, ya sea secular o religiosa.

En este capítulo yo he esbozado una estrategia de la apologética bíblica en la que se puede utilizar cada proposición  y evento concebible como evidencia de la verdad del cristianismo y para demoler  cualquier cosmovisión no-cristiano. Muchas personas necesitan orientación y reflexión antes de aprender con rapidez y eficacia a demoler a todos los no-cristianos en algún debate.33 Sin embargo, este método de argumentación, después de haber sido derivado a partir  de un contenido y  autoridad de las Escrituras, incluso permite que un niño que ha sido enseñado teología cristiana, humille absolutamente a los más grandes científicos y filósofos no cristianos.

La Escritura llama a todos los no-cristiano estúpidos y malos, y realmente  nosotros también éramos así antes de ser convertidos por la gracia soberana de Dios. Pero incluso ahora que hemos sido iluminados por Dios, no nos enfrentamos a nuestros adversarios en el argumento de la sabiduría humana o elocuencia, mas es  el contenido es realmente superior de la fe cristiana, que triunfa sobre todas las cosmovisiones no-cristianas. Como dice Pablo: “¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el erudito? ¿Dónde está el cuestionador de eta era? ¿Acaso no ha enloquecido Dios la sabiduría de este mundo? … Porque la locura de Dios  es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los  hombres “(1 Corintios 1:20,25).

Cuando seguimos la estrategia bíblica para la apologética, nos enfrentamos al no-cristianos con la sabiduría de Dios y no con sabiduría meramente humana, y nuestra victoria es segura. Por lo tanto, el fracaso de las filosofías seculares es total; la derrota de las religiones no cristianas es completa.

33 mas sobre apologética bíblica, vea Vincent Cheung, Presuppositional Confrontations