Imagen

VINCENT CHEUNG

1. DE PECADORES A SANTOS

HECHOS 16:6-40

En la eternidad, Dios decretó que él se glorificaría a sí mismo por la obra expiatoria de Cristo. Para cumplir esto, él decretó que manifestaría su misericordia por redimir a aquellos que él ha escogido para salvación, y para manifestar su ira por condenar a aquellos que él ha escogido para condenación (Romanos 9:10-24). Para cumplir esto, él decretó que todos los seres humanos serían pecadores, para que él pueda convertir a los escogidos para salvación, y condenar al resto como reprobados. Para cumplir esto, él decretó que Adán sería el representante de todos los seres humanos, y que Adán llevaría a cabo la caída de la humanidad por su desobediencia.

Entonces, desde la desobediencia de Adán, Dios comenzó a ejecutar su plan, y decretó que la humanidad sería dividida en dos grupos, esto es, los elegidos y los reprobados (Génesis 3:15). Desde entonces, los dos grupos han estado en constante conflicto. Sin embargo, Dios ejerció su soberanía no sólo en relación a grupos, sino también en relación a individuos. Por lo tanto, aun entre los descendientes físicos de los elegidos, algunos han sido escogidos para salvación, y otros para condenación, aun cuando ambos pueden vivir dentro de la comunidad del pacto, y ahí están los conflictos entre Caín y Abel, Ismael e Isaac, Esaú y Jacob, y así hasta estos días.https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 4

 

La gente no puede escogerse a sí misma para estar entre los elegidos o los reprobados, pero es Dios quien decide, o más bien ha decidido. Su elección no está basada en las condiciones y calificaciones de la gente, como si ellos vinieran sin Dios para entonces ser evaluados por Dios. Más bien, es Dios quien creó a cada persona en primer lugar, y es Dios quien hace a cada persona ser lo que es, ejerciendo completo control sobre sus conciencias y circunstancias, sea elegido o reprobado.

Pablo dice que Dios es como un alfarero quien tiene el derecho y el poder para producir algunas vasijas para uso honorable y otras para uso ordinario (Romanos 9:21). Las vasijas no aparecen por sí mismas, ni son producidas por algún otro, y entonces para ser evaluadas por Dios para su uso. Ni Dios mira hacia el futuro para obtener información acerca de las vasijas y decidir su destino, puesto que es Dios mismo quien creó tanto las vasijas como su futuro.

Por lo tanto, tal como el alfarero decide sobre lo que hará y entonces lo hace, y que la arcilla no puede resistirse o influir en la decisión del alfarero, así Dios decide sobre que tipo de gente hará y entonces los hace, y la gente no puede resistirse o influir su decisión (Romanos 9:18-24). Esto también significa que tanto la elección como la reprobación son decretos activos de Dios. Quizás para ablandar la doctrina bíblica, alguna gente enseña que Dios activamente elige algunos para salvación, pero él sólo “permite” al resto ser condenados. Sin embargo, la Biblia enseña que Dios activamente creó a algunas personas para estar entre los reprobados. Ni los elegidos ni los reprobados aparecen por sí mismos, o por algo externo.

Así Dios ha decretado la identidad de aquellos que él salvará y aquellos que condenará, sin considerar algunas condiciones previstas en ellos, de modo que cualquiera así llamada condiciones previstas serían previstas porque Dios mismo habría sido el que decretó estas condiciones. Así los elegidos han sido escogidos para salvación no porque Dios supiese que ellos tendrían fe; más bien, los elegidos reciben la fe de Dios porque ellos ya han sido escogidos por Dios para salvación aun antes de la creación.

Desde el tiempo de Adán, Dios ha estado salvando a sus escogidos por medio de darles fe en Cristo, y la salvación viene sólo de Dios, quien salva solamente por medio de Cristo. La justificación es por fe no en el sentido que tú puedes salvarte a ti mismo por tu fe; más bien, la doctrina enseña que tú no puedes hacer nada para salvarte a ti mismo, sino que debes depender totalmente de algún otro que pueda salvarte. Por lo tanto, la doctrina está enseñando que la justificación no es por fe como tal o por sí misma, sino que está enseñando que la justificación es por medio de Cristo solamente. Es Cristo quien te salva, y no la fe misma. La fe tiene un rol porque es Cristo quien te salva por medio de darte fe en él (Efesios 2:8-9; Hebreos 12:2).

Dios ha comisionado a Pablo para propagar el evangelio, pero ha prevenido al apóstol y sus compañeros de seguir su plan original, y en su lugar dirigirse a Filipos (v. 6-12). No sólo controla Dios la estrategia general del ministerio de Pablo, además él también controla las oportunidades individuales de predicación y las respuestas de los oyentes.

El carcelero fue convertido sólo después de un soberano milagro de Dios que sacudió enteramente las fundaciones de la prisión (v. 25-34). Del mismo modo, Lidia creyó en el evangelio sólo porque Dios soberanamente abrió su mente al mensaje (v. 13-15).

Por lo tanto, Dios es soberano sobre cada aspecto de la redención, desde el progreso del evangelio en la historia en el más mínimo detalle de cada conversación. Aunque él es soberano sobre todo, y aunque él puede controlar cada objeto o evento aun sin el uso de medios, él no obstante decidió cumplir muchos de sus decretos por el uso de medios, los https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 5

 

cuales él soberanamente creó y escogió.

Cuando él viene para reunir a sus elegidos para salvación por medio de darles fe en Cristo, ha escogido hacerlo por medio de la predicación de sus ministros. Adicionalmente, ha ordenado que estos ministros a menudo tengan que luchar y sufrir por la causa de su reino, en cuanto ellos promuevan el evangelio en la cara de la oposición.

La oposición contra le evangelio puede aparecer en varias formas. En Filipos, la interferencia demoníaca vino contra Pablo en la forma de una niña que tenía un espíritu de adivinación. Cuando leen acerca de esto en la Biblia, muchos cristianos profesantes pueden concordar en que hay algo malo con la niña, y que Pablo fue correcto en expulsar el espíritu malo de ella. Pero algunos de esta misma gente pueden pensar que no hay nada malo en las enseñanzas y prácticas del ocultismo popular hoy día, particularmente porque ellos han sido engañados al pensar que ellos son compatibles con o derivados de la fe cristiana. En cualquier caso, si la adivinación fue demoníaca en el tiempo de Pablo, entonces ella es demoníaca en nuestros días, pero muchos cristianos profesantes aun hoy practican la necromancia con la ayuda de estos maestros del ocultismo. Nosotros debemos confrontarlos con la verdad, y si rehúsan arrepentirse, entonces sabremos que estos no son verdaderos cristianos en absoluto.

Si es intolerante decir que solamente una religión es verdadera y que todas las otras

religiones son falsas, entonces la fe cristiana no puede ser más intolerante. Dios afirma a través de la Biblia que él es el único Dios, que Cristo es el único Salvador, que la Escritura es la única revelación verbal, y que la iglesia es la única comunidad del pacto. En este sentido, el cristianismo es intolerante, pero ¿y eso qué? Yo nunca he escuchado un argumento tolerante contra la intolerancia. Esos que defienden lo que ellos llaman “tolerancia” dicen que es “intolerante” reclamar que sólo vuestro grupo es correcto y que los otros están errados; sin embargo, por afirmar esto, él está diciendo que sólo su grupo es correcto (al ser “tolerante”) y que los otros están equivocados (al ser “intolerantes”). Así que la persona tolerante nunca puede decir que está mal ser intolerante; de otro modo, él ha perdido su tolerancia.

Hay una amplia categoría por la cual podemos identificar oposiciones contra el evangelio, y que es lo que Pablo llama las “fortalezas” que esos cristianos deben demoler (2 Corintios10:4). Un correcto entendimiento de este concepto nos ayudará a ganar una base firme sobre lo que debemos hacer cuando tratemos de difundir el evangelio.

Los falsos maestros han usado este término para referirse a los castillos figurados construidos en el aire por los demonios, y para denotar posiciones geográficas estratégicas que estos demonios guardan. Para remover la oscuridad espiritual de un área, dicen que hay que desalojar a estos demonios en el aire de sus cargos. Para hacer esto, debemos ir por medio de un proceso elaborado y a menudo místico para identificar a estos demonios y entonces orar contra ellos, quizás por apuntar al cielo y “atándoles” en el nombre de Jesús. Pero todo esto no es bíblico.

Con Pablo, las “fortalezas” se refieren a presuposiciones y argumentos no bíblicos que son obstinadamente sostenidos por la gente. Estas fortalezas intelectuales previenen a los no-cristiano es de venir a la fe, e impiden el crecimiento de los cristianos en la fe. Estas falsas creencias no sólo están obstinadamente asidas por la gente, sino que ellas también son irracionalmente sostenidas por ellos; por lo tanto, la gente con estas creencias no bíblicas no cambiarán sus mentes sólo porque tú ganes un argumento contra ellos. Solamente Dios puede https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 6

 

cambiar la mente del hombre; sin embargo, no quiere decir que nuestra predicación y argumentación son inútiles e ineficaces. De hecho, mucha de nuestra responsabilidad en la expansión del evangelio consiste en predicar y en argumentar, y estos son los medios por los cuales Dios soberanamente cambiará las mentes de las gentes y les otorgará la fe en Cristo. En otras palabras, sólo Dios puede cambiar a la gente, pero él cambia a la gente por medio de nuestra predicación y argumentación.

Dentro de esta amplia categoría de fortalezas intelectuales están las falsas religiones.

Por falsas religiones yo quiero decir todas las religiones no cristianas, incluyendo muchas que reclaman ser cristianas, tales como el catolicismo y el mormonismo. Una estrategia que ha sido usada para oponerse al evangelio es enseñar a la gente que no hay tal cosa como una falsa religión, que hay muchos caminos a Dios, aun si esos caminos se contradicen unos a otros. Por supuesto, esta creencia es a sí misma una fortaleza no- bíblica. Los cristianos debemos reconocerla por lo que es, y demolerla por el poder de Dios, a través de la argumentación bíblica. Al lado de las falsas religiones, hay muchos otros tipos de fortalezas, tales como la cosmología, la biología, la sicología, y la ética no-cristianas.

Usando la misma metáfora, nuestro objetivo es remplazar las fortalezas no-bíblicas con fortalezas bíblicas en las mentes de la gente, de modo que ellos pensarán en términos de las categorías y presuposiciones bíblicas. Tú puedes decir, “Pero esto significa que tú deseas imponer tus creencias sobre mi”. ¡Sí! Pero ¿qué hay de malo en ello? ¿Por qué estándar absoluto y universal de ética tú sostienes que es malo “imponer” mi creencia sobre ti? Lo que sea que tú lo llames, los cristianos están haciendo esto por la autoridad de Dios -él es quien te manda a volverte de tus creencias comunes para afirmar el cristianismo, de acuerdo con todo lo que la Escritura enseña (Hechos 17:30). Si él tiene misericordia de ti, entonces te concederá arrepentimiento y fe (2 Timoteo 2:25; Efesios 2:8); si no, tú serás incapaz de creer el evangelio, y Dios te condenará al infierno para siempre. Del modo que sea, tú estás completamente s su merced, y estás completamente desamparado sin él.

Sin embargo, los cristianos no tienen permitido “imponer” sus creencias sobre otra gente por medio de la violencia física, puesto que el reino de Cristo no es de este mundo (Juan 18:36; 2 Corintios 10:3-4). Más bien, nosotros defendemos las enseñanzas bíblicas y refutamos las enseñanzas no-bíblicas, proveyendo las ocasiones en las cuales Dios puede cambiar las mentes de la gente de acuerdo a su soberana voluntad. Si tú dices que yo “impongo” mis creencias sobre ti, entonces así es; sin embargo, si tú hablas contra lo que estoy haciendo, entonces ¡tú estarías imponiendo tus creencias sobre mí! No obstante, tú no escaparás de la violencia por siempre, porque si tú no te arrepientes, Dios te enviará a un lugar donde tendrás nada más que constante violencia contra tu alma y tú cuerpo (Mateo 10:28).

Los no-cristianos usan a menudo la presión política para suprimir las enseñanzas bíblicas, haciendo difícil para los cristianos difundir el evangelio y madurar a los santos. En sus intentos para hacer esto, ellos muchas veces incluso distorsionarán la intención original de la existencia de las leyes y harán falsas acusaciones contra los creyentes. La niña esclava estaba produciendo dinero para sus propietarios por un espíritu de adivinación, y cuando Pablo expulsó ese espíritu de ella, él también destruyó esta fuente de ingresos para sus propietarios. Entonces, los propietarios arrastraron a Pablo y a Silas ante las autoridades e hicieron falsas acusaciones contra ellos junto a una muchedumbre, y los magistrados ordenaron que los predicadores fuesen apaleados. https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 7

 

Por supuesto, los cristianos son todavía físicamente atacados en muchos lugares hoy día. Pero aun en lugares donde se supone hay libertad para ser religioso, la gente a menudo aplica presión política contra las enseñanzas y prácticas cristianas. Algunos de ellos desean que el gobierno reconozca la lectura de pasajes bíblicos contra la homosexualidad como “discurso del odio” que debe ser suprimido.

Algunos de ellos demandan a los cristianos que disciplinan a sus hijos con vara, acusándolos de practicar “abuso infantil”. Los cristianos deben entender que los no-cristianos no son buena gente -ninguno de ellos son buenos (2). Si ellos pudiesen imponer su deseo, arrojarían completamente muy lejos de sí toda restricción bíblica. Ellos desean legislar para poner a Dios y el cristianismo fuera de sus vidas. Pero Dios se ríe de esta gente, y los hará añicos (Salmo 2).

Los cristianos deben usualmente obedecer todas las leyes de su gobierno, aun si estas leyes son injustas y opresivas. Así que pagamos impuestos y obedecemos otros requerimientos que el gobierno impone.

Pero cuando los mandamientos de los hombres hacen imposible obedecer los mandamientos de Dios, entonces los cristianos deben obedecer a Dios en lugar del gobierno (Hechos 5:29). En la providencia de Dios, algunas veces habrá leyes en que los cristianos pueden tomar ventaja de concedérseles una medida de protección y conveniencia, de modo que ellos pueden continuar la predicación y la práctica de la fe bíblica en paz. Los cristianos pueden tomar ventaja de y participar en las provisiones de disponibilidad legal para agregar, cambiar, e imponer leyes que preserven nuestra libertad religiosa. Esto incluye ir a votar y competir por cargos públicos.

No obstante, cualquier ventaja legal que los cristianos puedan ganar del gobierno es superficial -el poder de Dios no descansa en la política, sino que en el mensaje del evangelio, por eso es por medio del evangelio que él cambia soberanamente las mentes de los hombres (Romanos 1:16). Por otro lado, cualquier ventaja legal que los no- cristianos tienen contra nosotros es también superficial -ningún gobierno puede impedir los planes de Dios.

La difusión del evangelio finalmente depende de la soberanía divina y no del esfuerzo o legislación humanos, y Cristo ha determinado que las puertas del infierno no resistirán contra la embestida de la iglesia (Mateo 16:18). En cualquier era, la luz de la iglesia puede resplandecer brillantemente u oscurecer, de acuerdo al soberano plan de Dios, pero él ha decretado que esta luz nunca se extinguirá. En cualquier caso, nuestra responsabilidad es obedecer los mandamientos de Dios, esto es, predicar el evangelio con fe y persistencia, y suplicarle en oración que ésta su palabra tenga libre curso en este mundo.

Los no-cristianos ciertamente definirán “bueno” en un modo que se aplique a ellos mismos, pero la definición verdadera de “bueno” viene de la Biblia. https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 8

 

Si Dios escogió concedernos como creyentes algunos derechos legales por su providencia, entonces podemos tomar total ventaja de ellos, pero la persecución legal a menudo ocurrirá cuando fielmente prediquemos y practiquemos nuestra fe (v. 35-39). Cuando esto sucede, es fácil llegar a estar temeroso y desanimado, pero la Biblia no enseña a regocijarnos. ¿Sobre qué base nos regocijaremos cuando seamos perseguidos por causa de nuestra fe? La Escritura dice que tal como es Dios quien soberanamente nos concede nuestra fe en Cristo, es Dios quien soberanamente nos concede sufrir por Cristo (Filipenses 1:29). Pero Pedro nos recuerda que cuando tú sufres de este modo, te asegures de que no estás siendo perseguido por causa de algún crimen que hayas cometido, tal como asesinato o hurto, sino que ello debería ser de algo que tú hayas hecho por el evangelio (1 Pedro 4:15-16).

Por supuesto, cualquier persecución legal contra los cristianos puede ocurrir sólo en el modo en que Dios lo ha decretado, y sin embargo, él puede hacer con la situación lo que le plazca. En Filipos, Pablo y Silas fueron enviados a prisión, pero ellos demostraron su fe cuando comenzaron a orar y cantar a Dios. Entonces, Dios demostró su poder enviando un gran terremoto que sacudió los fundamentos de la prisión. Esto no fue coincidencia, puesto que Dios controla todas las cosas, entonces no hay realmente coincidencias en este mundo en el sentido que nada sucede por “suerte” sin el decreto activo de Dios. Además, todas las puertas de la prisión fueron abiertas, y todas las cadenas se soltaron de los prisioneros. El carcelero estaba choqueado por esta intervención divina, y preguntó a Pablo y Silas acerca del modo de salvación. Entonces, cuando ellos fueron liberados, se encontraron de nuevo con los convertidos y ¡los exhortaron! Estos hombres nunca permitieron que la presión y persecución los distrajeran de su misión -predicar el evangelio y madurar a los santos.

Anuncios