1.-

DUALISMO BÍBLICO

Vincent Cheung

Traducción: Raul Loyola Román.

[ … ]

En cuanto a la naturaleza de las cosas creadas, de nuevo, nos referimos a las maneras generales en las cuales ellas existen. La Escritura enseña que Dios creó personas y objetos, mente y materia, espíritu y cuerpo, cosas en el cielo y en la tierra, lo visibles e invisible. De una perspectiva, esas son varias maneras de distinguir lo espiritual de lo físico.

Así que, cuando se trata al respecto de la naturaleza de las cosas creadas, la Biblia enseña un dualismo. AQUÍ LA PALABRA SE USA EN UN SENTIDO DIFERENTE DE ANTES, CUANDO DISCUTÍAMOS LA SOBERANÍA DE DIOS Y EL ORDEN DE LOS DECRETOS ETERNOS. En el contexto de la causalidad metafísica, el dualismo se refiere a al menos dos poderes supremos que crean y sustentan los objetos y las operaciones en el universo. Esta es la herejía que resulta de tratar de distanciar a Dios metafísicamente de la creación y la continuación del mal.

Sin embargo , cuando se trata de la naturaleza de las cosas creadas , estamos utilizando la misma palabra para referirnos a una distinción diferente , a saber, que el universo se compone de objetos espirituales  y materiales . Algunos objetos tienen tanto un aspecto espiritual como material. Por ejemplo, la Biblia presenta al hombre como un espíritu y un cuerpo. Ella también enseña un dualismo – es decir, espíritu y el hombre que vive en un cuerpo. Podemos neutralizar la retórica de objetores absorbiendo de la frase peyorativa de ellos – el hombre es de hecho ” un fantasma una máquina”.

Una tendencia en la teología niega que el hombre sea esencialmente una dualidad, alegando que la Escritura insiste en el hecho que el hombre es una unidad. El uso que ellos hacen de la evidencia bíblica es engañoso. No hay duda de que es apropiado referirse al espíritu y el cuerpo en conjunto como ” hombre ” como una unidad, en el discurso ordinario cuando el asunto no es acerca de la naturaleza del hombre. La pregunta es si la Biblia hace la distinción cuando se aborda el tema, o cuando de la verdad sobre el asunto debe ser asumida. Y descubrimos que ella es la misma persona, mas el cadáver e esa persona no es la persona.

A veces se argumenta que el dualismo es la visión ” griega ” del hombre, algunas veces agregando que tal punto de vista es anti- bíblica porque asume que la materia es esencialmente mala. Esta objeción es tonta e improductiva. A mi no puede importar cual es la visión griega; mi preocupación es si la Biblia enseña o no el dualismo con respecto a la naturaleza del hombre, y que una persona conserva su personalidad sin su cuerpo. Dado que ella lo hace, y lo asume en  toda parte, nuestra conclusión es que si esa es la visión ” griega ” , entonces, los griegos eran más bíblicos que aquellos cristianos que niegan esta posición.

Por otra parte, se puede sostener esa posición sin pensar que el asunto es esencialmente malo. Mas simplemente porque el asunto no es malo en sí mismo no significa que ella sea una parte necesaria de una persona humana. Estos son dos cuestiones distintas. No existe ningún conflicto entre el dualismo y la enseñanza bíblica que las obras del cuerpo son moralmente significativas, que los cuerpos de los creyentes forman el templo del Espíritu Santo, que existe una resurrección física futura en la que nuestros cuerpos serán resucitados y transformados. Todas estas doctrinas pueden ser afirmadas sin afirmar que el cuerpo es una parte esencial de la persona humana.

La doctrina bíblica de la creación incluye la creación del espíritu y la materia, y eso no a partir de substancias pre-existentes, sino por el poder absoluto de Dios. Toda creación – cualquier cosa que existe, que no es Dios – fue concebido por la inteligencia Divina y generada por la capacidad de Dios. Estas proposiciones llevan implicaciones obvias para la teología, la filosofía y la ciencia. Cualquier teoría de la realidad debe ser falsa cuando niega el mundo espiritual o la distinción entre el espíritu y materia. Cualquier método de investigación comete la falacia lógica al ignorar la pregunta que surge de la suposición de que el universo consiste solo de materia. Y dado que la materia fue creada por Dios, los objetos materiales no evolucionaron a partir de materia que ya existía.

Vincent Cheung

Traducción: Raul Loyola Román

Anuncios