images

Creacionismo vs. Traducianismo

VICENT CHEUNG

 

 traducción : Raul Loyola Romàn

La visión bíblica de la metafísica requiere el creacionismo, que Dios directa e inmediatamente crea cada nueva alma.

Entre otras, hay dos excepciones a esta regla. En primer lugar, algunas personas piensan que esto contradice la opinión de que Dios ha descansado después de la creación de Génesis 1. Mas el resto es relativo a los seis días de la creación, y no es como si Génesis 2:1-3 se volvió del teísmo al deísmo. Jesús dijo que el Padre nunca dejó de trabajar, y lo dijo cuando fue acusado de trabajar en el Sábado (Juan 5:16-17). En segundo lugar, la idea de que Dios tiene de crear cada alma individual necesariamente significaría que Dios crea cada alma pecadora (después de que Adán y Eva). Esto entonces significa que Dios es el autor del pecado. Me empeño en reconocer esto e incluso insistir en ello, ya en otros lugares he demostrado que no hay ningún problema con esto.

La Biblia enseña que “de la misma masa” de arcilla – no eligió la arcilla, no arcilla reprobada, sino sólo arcilla – Dios crea a los elegidos y réprobos. Es decir, Dios no llama a los elegidos de un grupo más grande de los pecadores, como muchos teólogos afirman. Él no rescata a algunos y “deja” el resto a su propia destrucción, como si los réprobos mismos se crearan. Un alfarero no hace un gran montón de vasos comunes y transforma a algunos en los vasos honrosos, y deja el resto permanecer como vasos comunes. Si es así, ¿quien creó el gran montón de vasos comunes? ¿Hay algún otro alfarero? Eso sería dualismo o alguna otra herejía. ¿Los vasos comunes se crean a partir del barro? Eso sería aún más increíble, y no se ajusta a la imagen bíblica. Más bien, Dios crea directamente a los hombres o bien como pecadores elegidos (que luego se convertiría en Cristo y ser salvos), o como los pecadores reprobados (que no creerán).

Dios es el autor metafísico del pecado, más no aprobador moral del pecado. Las dos son completamente diferentes, al igual que su decreto y su precepto son diferentes. Su decreto es una determinación de lo que iba a pasar, o lo que iba a hacer que suceda. Su precepto es una definición de lo que es bueno para que los hombres crean, hagan o no hagan. Una vez más, se trata lo primero de una determinación, y la otra es una definición. Así él puede decretar que una persona podría transgredir su precepto. No es un problema sólo si decimos que él puede decretar que una persona podría transgredir su decreto, o que emite un precepto de una persona a transgredir el precepto mismo. En cualquier caso,  tiene que ser el autor metafísico y la causa de todo, ya que ninguna criatura es Dios (lo cual sería una contradicción), ninguna criatura tiene el poder de Dios, por lo que ninguna criatura tiene “vida en sí mismo” – para sostenerse , así mismo, para  propagar, o para crear nuevas almas.

Cuando nos referimos a la metafísica, el creacionismo debe ser correcto y el traducianismo debe estar mal. Podemos hacer un lugar para traducianismo sólo si no hablamos en este nivel. Es decir, se puede utilizar como una descripción de la relación entre los padres y sus hijos en un nivel no metafísico. En el lenguaje ordinario, si empujo Tommy en el pecho, sería correcto decir que “Vincent empujó Tommy”. Pero si estamos hablando de metafísica, acerca de la causalidad y tal, entonces debo decir que “Dios hizo que Vincent levantara la mano (es decir, Dios levantó la mano de Vincent) e hizo que se extienden hacia Tommy y tocar el pecho de Tommy. Entonces Dios hizo a Tommy sentir un impacto en el pecho e hizo que su cuerpo cayera hacia atrás. “Es decir, no existe una relación directa y necesaria entre yo empujando a Tommy y Tommy retrocediendo, ya que yo no tengo el poder metafísico para crear (como si yo fuera Dios) o para cambiar nada en la creación (como para “crear” un nueva configuración del universo). Así el traducianismo podría ser aceptable sólo en el sentido relativo y cuando no se habla en el nivel creativo. ¿Más por qué dejar espacio si es realmente inútil? Y que parece que casi todo el tiempo, el asunto se plantea en efecto en el nivel metafísico, de modo que el creacionismo debería ser la respuesta. El hombre no puede crear almas.

Al igual que la doctrina de la compatibilismo, la doctrina de traducianismo hace la pregunta en un sola nivel y luego la contesta en otro nivel, y termina perdiendo el punto. Los que afirman traducianismo olvidan la metafísica, o afirman un principio como la causalidad secundaria. Los calvinistas dicen a menudo que Dios es la causa última del pecado, tal vez por un “permisivo” decreto o alguna otra tontería, mas ellos  utiliza al hombre como una de la  causas “secundarias” – el hombre es el que tiene contacto directo con el mal. Esto no responde a la pregunta metafísica. ¿Tiene El hombre un poder metafísico para ejercer causar algo o no? Si él puede ejercer este poder aparte de Dios, entonces el hombre es Dios. Si el hombre lo ejerce “con” Dios, entonces Dios es al menos un co-autor del pecado. ¿Y quién tiene el poder para mover al hombre si no de Dios? Si el pecado es un efecto que tratamos de explicar, ¿no es la acción del hombre también es un efecto? Si el hombre no tiene tal poder metafísico, entonces la “causa segunda” no es una “causa” pues no hace nada en absoluto. Es sólo una descripción de la relación aparente (pero no real) entre los objetos, y no una causa real de nada. La palabra “causa” es engañosa, y porque es engañosa, la palabra “secundaria” se convierte en inútil y engañoso también. Si un “algo” es realmente nada, entonces una nada “secundaria” sigue siendo nada.

Esto se aplica exactamente al creacionismo vs traducianismo. Los que afirman traducianismo no creo que lo hacen precisamente por esto. El resultado es que si ellos afirman que Dios es el único autor metafísico, entonces acaban de perder a su traducianismo. Mas si ellos afirman que Dios no es el único autor metafísico (que el hombre es el único o algún tipo de co-autor, como si esto fuera posible), entonces ellos acaban de perder a Dios.

Vincent Cheung

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman