DESCARGAR:    PDF –LA MUERTE– T. BOSTON

 

PORTADA DE LA MUERTE T. BOSTON

LA MUERTE

Thomas Boston

“yo sé que me conduces a la muerte,
a la casa destinada
para todos los vivientes”
(Job 30,23).

TRADUCCIÓN: RAUL LOYOLA ROMÁN

Thomas Boston
La Muerte
“yo sé que me conduces a la muerte, a la casa destinada para todos los vivientes” (Job 30,23).

Quiero hablar ahora sobre el estado eterno en el que el hombre entra en el instante en que muere. Observamos, por las palabras del texto anterior, que Job tenia una solemne concepción de ese momento, lo cual es una declaración general de la verdad, y una aplicación personal de la misma. La declaración general de la verdad es que todos los hombres por medio de la muerte, serán eliminado de este mundo, todos tiene que morir. ¿Pero, ¿para dónde irán? Ellos Tienen que ir a casa destinada a todos viviente, a la tumba, la casa sombría, triste, solitaria, en la tierra del olvido. Dondequiera que depositado hasta la resurrección, allá, para allí, como para una residencia, la muerte nos lleva a casa. Mientras estamos en el cuerpo, vivimos en un albergue, un hostal, en el camino a casa.
Cuando llegamos a la tumba, llegamos a nuestro hogar, el hogar eterno (Eclesiastés 12,5). Todas las criaturas que irán a esta casa, buenos y malos, viejos y jóvenes. La vida del hombre es una fuente que fluye para los voraces abismos de la muerte. Los que viven ahora en palacios ahora tendrán que abandonarlos y volver a esa casa, y los que no tienen a dónde recostar su cabeza finalmente poseerán una casa. Esta casa es designada a todos por aquel cuya decisión es firme. Usted no puede alterar ese decreto, que es una ley que los mortales no pueden transgredir. La aplicación que Job hace a este principio general se expresa en estas palabras: “Yo sé que
https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 6
me conduces a la muerte.” Él Sabe que forzosamente tendrá que encontrarse con la muerte, sabe que su cuerpo y su alma, inevitablemente, tendrán que separarse, saber que Dios, es el que estableció el momento en que eso va a acontecer, con certeza hará que eso se realice. Hubo momentos en que Job deseaba que la muerte lo alcanzase para llevarlo a su casa. Sí, el osó precipitarse a la muerte antes de tiempo: “Y así mi alma tuvo por mejor la estrangulación, Y quiso la muerte más que mis huesos” (Job 7:15). Más aquí se refleja que Dios la llevará a ella, o lo conducirá de vuelta a ella, como el significado del texto. Por lo tanto, parece sugerir que nuestra vida en este mundo no es más que un vestigio de muerte, la cual extiende los fríos brazos para recibirnos cuando salimos del vientre materno. Sin embargo, a pesar de que estamos escapando un poco de sus garras, eso no será por mucho tiempo, seguramente nos veremos obligados ser conducidos de vuelta hacia ella. Job sabía esto, habló de este asunto como algo correcto, y lo estaba aguardando.

DOCTRINA
Todas las cosas con certeza tienen que morir. Aunque esta doctrina ha sido confirmada por la experiencia de todas las generaciones pasadas, desde que Abel entró en la casa destinada a todo

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 7

viviente, y aunque todo el mundo sabe que morirá con seguridad, es necesario hablar de la infalibilidad de la muerte, para que esta verdad sea impresa en la mente y se tenga debidamente en cuenta.
Por esta razón, considere lo siguiente:
1) “Hay una ley infalible de la muerte” a la cual todos los hombres están sujetos, “Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez” (Hebreos 9:27). Eso esta preparando a los hombres, así los padres guarden bienes para los hijos, con toda certeza ellos lo recibirán, ya que Dios determino y guardo para ellos.

No hay ningún “tal vez” en este asunto: “Porque ciertamente moriremos” (2 Samuel 14:14 -). Aunque algunas personas no quieren oír hablar de la muerte, todo hombre inevitablemente morirá (Sal 89,48). La muerte es un peleador que todos, sin excepción, tendrán que luchar cuerpo a cuerpo, tenemos que entrar en competición, y es ella quien va a vencer: “No hay hombre que tenga potestad sobre el espíritu para retener el espíritu, ni potestad sobre el día de la muerte; y no valen armas en tal guerra, ni la impiedad librará al que la posee.”(Ec 8,8 -).

Naturalmente, los que estén vivos cuando Cristo venga por segunda vez, serán todos

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 8

transformados (1 Corintios 15:51). Mas esta transformación es equivalente a la muerte, ella servirá a los propósitos de la muerte. Todas las otras personas tienen que seguir el curso normal, el camino de toda carne.

2) meditaremos en el asunto todos los días. “Porque verá que hasta los sabios mueren, Lo mismo que perecen el ignorante y el necio, Y dejan a otros sus riquezas. ” (Salmo 49:10 – RC). Hay espacio suficiente para nosotros en esta tierra, a pesar de las multitudes que vivieron en ella antes que nosotros. Ellos ya se fueron para darnos lugar a nosotros, así como nos tenemos que partir par dar lugar a otros. Hace mucho tiempo que la muerte de los hombres comenzó a transportar a los hombres a otro mundo, y grandes multitudes ya se han ido, pero el trabajo continúa realizándose, la muerte consigue nuevos moradores para la casa determinada a todo viviente. ¿Quién oirá a la tumba diciendo: “¡Basta! Basta”. Es mucho lo que ella devora, pero cuanto más se gana, más se quiere.
Este mundo es como una gran feria o mercado, donde algunos están llegando, otros saliendo, una multitud confusa, la mayoría, sin saber por qué están aquí. O parecen personas en una entrada que va a una gran ciudad, entrada por donde algunos ya pasaron, o algunos todavía están caminando, y otra si vez están llegando: “Una generación va, y otra generación viene:

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 9

mas la tierra siempre permanece” (Ec 1,4). La muerte es un mensajero inexorable, irresistible, que no puede ser disuadido de ejecutar las órdenes recibidas, incluso por la fuerza de los poderosos, por el soborno de los ricos, o por las suplicas de los pobres. Ella no respeta los cabellos blancos, ni tiene pena del inofensivo bebé. Ni los valientes y osados consiguen superarla, ni los cobardes son librados de esta guerra.
3) El cuerpo humano está compuesto de materia perecedera: “Polvo eres, y al polvo volverás” (Génesis 3:19). Los más fuertes son más frágiles vasos de barro, que fácilmente se rompen en pedazos. El alma está pobremente protegida mientras permanece en este cuerpo mortal, que no es una casa de piedra, sino una casa de barro, las paredes se vendrán abajo. El fundamento de esta casa no es roca, sino polvo, sus paredes se desmoronan ante la polilla, este insecto es tan frágil que el leve toque de un dedo lo mata (Job 4:19). Estos fundamentos son como la pólvora, una pequeñísima chispa cerca de ella y ardera el fuego y llevara la casa por los aires: la semilla de una pasa o un cabello en la leche, pueden asfixiar a alguien, tumbando toda la casa de barro.

Si tenemos en cuenta la composición y la estructura de nuestro cuerpo, la forma tan increíble y admirable como estamos hechos, y

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 10

cómo regular y exactos movimientos de los fluidos y el equilibrio de los líquidos orgánicos de que depende la vida; y que la muerte tiene tantas entradas cuantos poros hay el cuerpo, y si comparamos el alma y el cuerpo tenemos que reconocer que la vida es más increíble que la muerte, y eso es más extraño ver el polvo moviéndose de aquí para allá sobre el polvo, que es extendido sobre el propio polvo. Aunque la lámpara de nuestra vida no sea violentamente apagada, llegará el momento en que se apague por falta de aceite. ¿No son las enfermedades y dolencias meros precursores de la muerte, que viene a preparar el camino? Sin embargo, hay algunos que son arrebatados en un momento, sin ser previamente alertados por enfermedad o algún malestar físico.

4) Nuestra alma es pecaminosa, por eso el cuerpo es mortal: la muerte acompaña al pecado, así como la sombra acompaña al cuerpo. Los impíos tienen que morir, a causa de la amenaza contenida en el pacto de obras, “el día que de él comieres, ciertamente morirás” (Génesis 2:17). Y aquellos que temen a Dios tienen que morir también, a fin de que, como la muerte entro por el pecado, el pecado puede salir por medio de la muerte. En cuanto a éstos, Cristo quitó el aguijón de la muerte, aunque no se ha quitado la muerte en si. Por esta razón, a pesar de que ella se aferra a ellos, como la víbora en la mano de Pablo, ella no les hará daño. Pero a causa de la

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 11

lepra del pecado, está en las paredes de la casa, ella tiene que ser derrumbada, y todo su material necesita ser expuesto.

5) De acuerdo con la descripción de las Escrituras, la vida del hombre en este mundo no está lejos de la muerte sino por una corta distancia. Las Escrituras lo representan como algo vano y vacío, de poca extensión, de poca duración.

A) En primer lugar, la vida del hombre es algo vano y vacío: al mismo tiempo que existe, ella se desvanece y, mira, ya no existe más. “… Mis días son vanidad” (Job 7:16 -.). Si nos encontramos con que Job fue afligido siendo parcial en este asunto, vamos a escuchar a los sabios y prósperos Salomón describir los días de su vida: “Todo esto vi en los días de mi vanidad” (Eclesiastés 7:15), es decir, mis días vanos. Moisés, que era un hombre muy activo, compara nuestros días a un sueño “, son como un sueño” (Salmo 90,5), lo cual no se percibe hasta que termina.

La comparación es la siguiente: hay pocos hombres que tienen una correcta concepción de la vida antes que la muerte los despierte, ahí entonces, pasamos a saber que estábamos vivos. “acábense nuestros años como un cuento ligero ” (Sal 90,9). Cuando escuchamos una historia sin mucho valor que tal ves nos afecta un poco,

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 12

pronto nos olvidamos de ella: así, el hombre se olvida cuando la historia de su vida cuando la historia de su vida se acaba. Ella es como un sueño, o una visión de la noche, en la que no hay nada sólido, y cuando la persona se despierta, todo desaparece: ” Como sueño volará, y no será hallado, Y se disipará como visión nocturna. ” (Job 20:8). La vida es como una sombra: “En efecto, el hombre es como una sombra” (Salmo 39,6).

El hombre en este mundo no es más que una estatua ambulante: su vida no es más que una representación de la vida, está impregnada de muerte.

Si nos fijamos en los diferentes periodos de nuestra vida, podemos llegar a la conclusión de que son un montón de vanidades. “Porque la mocedad y la juventud son vanidad.” (Eclesiastés 11:10). Nosotros entramos en este mundo como el más indefenso de los animales. Los cachorros birdie y los animales pueden valerse hasta cierto punto, pero los bebés humanos son completamente dependientes, incapaces de sobrevivir solos. Pasamos nuestra infancia en travesuras y placeres sin valor, que luego se recuerdan con desdén. La juventud es una flor que pronto se desvanece y cae rápidamente, es un momento en que nos apresuramos para agradarnos a nosotros mismos con toda la estupidez y desconsideración, en una variedad de cosas vanas, como nadar en un mar inmenso de

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 13

estas cosas. Pero antes de que nos demos cuenta, todo pasa, y nos encontramos en mitad de la vida, rodeado por una nube de preocupaciones, a través de las cuales se debe avanzar tanteando.
Cuando estamos acosados por los aguijones de las dificultades, hay que abrirse paso a través de ellos, para llevar a cabo los proyectos y planes que tenemos en mente para cuando estemos más viejos. Cuanto más nos regocijamos en cierto placer terrenal que conquistamos, vamos a tener más dificultad para abrir la mano. Se llega a la vejez, ocupado con su propia secuencia de enfermedades, fatiga y sufrimiento (Sal 90,10), y nos lleva muy cerca de la tumba. En pocas palabras: “Toda carne es hierba” (Isaías 40,6). Todas las etapas y edades de la vida son vanidad.

“El hombre en su mejor estado” 1, su edad media, cuando el calor de la juventud ha pasado, y las aflicciones de la vejez, aun no alcanzaran “, es pura vanidad” (Salmo 39,5). La muerte recoge algún botón en la infancia, a otros en la flor de la juventud, y otros hasta que se convirtieron en fruto. Pocos son dejados en pie hasta que, como el cereal maduro, abandonen la tierra: todos mueren tarde o temprano.
B) En segundo lugar, la vida del hombre es algo breve. Ella es solamente una vanidad (un soplo), pero una vanidad de corta duración. Considere lo siguiente:

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 14

1) La forma en que la vida del hombre es contada en la Escritura. Ella era en verdad contada de veces en cientos de años, pero nadie nunca llego a los mil años, aún no tiene comparación con la eternidad. En nuestro tiempo, cientos de años han sido reducidos a un puñado, setenta u ochenta es su extensión máxima (Sal 90,10). Sin embargo, son pocas las personas que llegan a esa extensión de vida. La muerte raramente espera a que los hombres se inclinen, por causa de su edad, para entrar en la tumba. Sin embargo, como la palabra “años” fuese demasiado grandes para describir algo tan pequeño como la vida del hombre en la tierra, la vemos calculada en meses: “contigo esta el número de sus meses” (Job 14:5). Nuestra historia, es como de la luna, transcurre en poco tiempo: estamos siempre creciendo o decreciendo, hasta desaparecer. Pero a menudo se cuenta en días, y esos no pasan de pocos: “El hombre nacido de mujer, es de pocos días ” (Job 14,1 – Versión corregida y revisada). No sólo eso, sino que es sólo un día, en el cálculo de las Escrituras,
1 Una cita del texto sigue la traducción del autor (King James Biblia). Una versión revisada y actualizada (revisada y corregida, y la traducción de la Sociedad Bíblica Trinitaria) dice: “En verdad, cada hombre en su mejor momento es él, es pura vanidad.”

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 15

y un día de asalariado, que está mirando cuando termina día para entregar el trabajo que hizo “, hasta que jornalero, tenga contentamiento en, su día” (Job 9 14,6). Sí, la Escritura acorta la vida, a una medida aún menor de tiempo llamándola de “un momento”: “Porque esta leve momentánea tribulación…” – aunque perdure a lo largo de toda nuestra vida, es llamada de “momentánea “(2 Cor 4,17).

En otra parte, ella se reduce aún más, hasta el punto de que ni siquiera se puede calcular “Y mi edad es como nada ante ti” (Sal. 39,5). De acuerdo con esto, Salomón dice, ” hay tiempo para nacer y un tiempo para morir” (Eclesiastés 3:2), pero no menciona un tiempo de vivir como si nuestra vida pasase de un salto desde el vientre materno hasta la sepultura.

2) Considere las varias comparaciones por medio de las cuales las Escrituras representan a la brevedad de la vida humana. Ver a Ezequías: “Mi morada es levantada y enrollada como tienda de pastores. Cual tejedor devanaba yo mi vida, Pero hoy me cortan la trama. ¡Del día a la noche acabas conmigo!” (Isaías 38,12). La tienda del pastor es removida rápidamente, pues los rebaños no se pueden alimentar por mucho tiempo en un solo lugar, así la vida del hombre en esta tierra, pasa rápidamente. Se trata de una

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 16

red que él está constantemente tejiendo, ella no esta ociosa un solo momento: en poco tiempo se hace, y luego se deshace. Cada movimiento de respiración es un hilo de esa red, cuando se produce cuando el último aliento, concluyese la tela. El hombre expira, y luego se desvanece, no respira más. El hombre es como la hierba, y como una flor: “Toda carne es hierba,” aún el más fuerte y más saludable “, y toda su gloria como flor de la hierba” (Isaías 40,6). Las flores florecen por la mañana, cuando se corta por los segadores, y a la noche se marchita.

Así también el hombre a veces anda de aquí para allá tranquilo, por la mañana y por la noche es ya un cadáver, derrocado por un golpe súbito de algunas de las armas de la muerte. La flor es algo débil y delicada de corta duración, donde quiera que crezca. Mas tenga en cuenta, el hombre no se compara con la flor del jardín, sino la flor del campo, que puede ser pisada en cualquier momento por algún animal. Así también nuestra vida está sujeta a cientos de accidentes todos los días, y cualquiera de ellos podría acabar con nosotros.
Pero aunque podamos escapar a todos ellos, con el pasar del tiempo ese plazo terminara, esa flor desaparece por sí misma. Ella se deshace “tal como la nube se desvanece y pasa” (Job 7:9). Ella parece grande como nube de la mañana, que promete grandes cosas, y despierta la esperanza

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 17

de los agricultores, mas el sol despunta, y las nubes se dispersa, la muerte llega, y hombre desaparece. El apóstol Santiago pregunta: “¿Qué cosa es vuestra vida?” (Santiago 4:14). Escucha su respuesta: ” Porque sois neblina que por un poco de tiempo aparece y luego se desvanece…” Ella es frágil, incierta, y no perdura. Ella es como el humo que sale de la chimenea, como si fuese a oscurecer todo el cielo, pero rápidamente se dispersa y ya no se ve más. Así transcurre la vida del hombre, “¿quién es el?” Él es un soplo: “Acuérdate que mi vida es un soplo” (Job 7:7). Ella es una ráfaga de viento pasajero, un soplo corto: ” viento que pasa y ya no regresa” (Sal 78,39). Nuestro aliento está en la nariz, como si estuviera siempre batiendo alas par partir, entrando y saliendo, como un viajero, que se va, no regresando mas hasta que los cielo dejen de existir.
C) En tercer lugar la vida, humana es efímera y fugaz, no es sólo una vanidad pasajera, sino una vanidad arisca. ¿Has notado lo rápido que la sombra se mueve en el suelo, en un día nublado y ventoso, oscureciendo de repente los lugares bellamente iluminado por el sol,? Así es la vida del hombre en la tierra, porque “nace como una flor y se marchita, huye como una sombra y no permanece” (Job 14:2). El movimiento de la lanzadera del tejedor es muy rápido, en un momento es lanzada de un lado de la tela para el

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 18

otro, sin embargo, “Mis días son más veloces que la lanzadera del tejedor” (Job 7:6).
¡Cuan rápidamente el hombre es lanzado a través del tiempo a la eternidad! Vea como Job describe la velocidad del tiempo de la vida: “Mis días han sido más veloces que un corredor, Volaron sin ver cosa buena, Job 9:26 Se deslizaron como canoas de junco, Como águila que se lanza sobre la presa.”(Job 9.25,26). Él compara sus días con el mensajero, un corredor que se apresura a llevar noticias, y no se detiene nunca. Mientras que el pasado fuese como Ahimaas, quien superó etíope2, nuestros días serán más veloces que él, porque ellos escapan como alguien que huye para salvar su vida ante el enemigo que lo persigue.

Él corre con toda la fuerza que tiene, mas nuestros días corren tan rápido como él. Pero eso no es todo, incluso uno que huye para salvar su vida no puede correr todo el tiempo, necesita para, de vez en cuando, acostarse, o ir a algún lugar para reponer fuerzas, como Sísara lo hizo en la carpa de Jael 3 mas nuestro tiempo nunca se detiene.
Por esta razón es comparado a los navíos, que navegan día y noche sin interrupción, hasta que llegan al puerto deseado, y se compara a los barcos ligeros, barcos de deseo, en los cuales los hombres rápidamente llegan al cielo deseado, los

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 19

navíos de placer, que navegan más rápidamente que los navíos de aflicción. Sin embargo, en ausencia de viento, detienen el movimiento de la nave, mas el movimiento de nuestro tiempo es siempre ligero. Así que se compara con el águila en vuelo, no en vuelo normal, ya que esto no es suficiente para representar a la ligereza de nuestros días, más cuando ella se abalanza sobre su presa, en una velocidad extraordinaria. Es así, mismo, que nuestros días se desvanecen.

Habiendo así discurrido sobre la muerte, aprovéchanos la ocasión para comprender la vanidad del mundo. Esto nos capacitará a soportar con alegría y paciencia cristiana de todo tipo de tribulaciones y dificultades que tenemos que pasar aquí en el mundo, nos ayudará a mortificar nuestras pasiones, nos ayudara a ser fieles al Señor con todo el corazón, a cualquier costo; y nos ayudara a prepararnos para la aproximación de la muerte.

1) Por esta razón, vemos, como por un espejo, la vanidad del mundo y todas las cosas que están en él, las cuales los hombres tanto valorizan y estiman, y por lo tanto fijan su corazón en ellas. Tanto ricos y pobres están igualmente concentrados en este mundo, ellos le doblan la rodilla, pero el no pasa de ser un dios de barro: ellos hacen la corte a la gran vanidad y corren con avidez para agarrar esta sombra. El hombre rico se mata por sus abrazos, y el pobre se fatiga

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 20

en esa persecución infructuosa. No es de extrañar que las sonrisas del mundo nos conquisten, cuando buscamos tan apasionadamente, aunque a cambio nos mira con desprecio! Pero mire a la tumba hombre! considere y sea sabio; escuche la enseñanza de la muerte, y aprenda “, aproveche lo mas que pueda, luego usted será obligado a abandonar todo lo que posee en este mundo.”

Aunque seáis llenos los frutos de este mundo, todos ellos se irán cuando usted entre en la cueva, la casa de abajo de la tierra, destinada a todo ser viviente. Cuando la muerte llega, usted tiene que dar un eterno adiós a todos sus bienes de esta tierra: usted tendrá que dejar todos sus bienes a otros: “Y lo que has provisto, ¿de quién será?” (Lc 12:20). Estas cosas serán de muy poco provecho a partir desde entonces. Si usted se acuesta en la hierba y se extienden hasta el máximo, y observa el contorno de su cuerpo mientras se levanta, podrá ver gran parte de la tierra que será su parte cuando llegue su hora. Es posible que reciba un ataúd y mortaja: pero usted no tiene manera de saber si será así o no. Muchas personas que tuvieron riqueza en abundancia no recibieron ni ataúd ni mortaja cuando fueron a morar a la nueva casa en la tierra de silencio.
Sea como fuese, no se puede esperar más que eso. Fue una lección de humildad que Saladino, al

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 21

morir, dio a sus soldados. El Llamó al abanderado, y le ordenó poner la bandera en el asta, y dejar el campo con ella. Entonces él les dijo que, de todas sus conquistas, victorias y triunfos, nada les quedaba ahora, sino ese pedazo de tela para envolver su cuerpo para la sepultura. “Este mundo es un falso amigo”, que abandona al hombre en su mayor necesidad, y se aleja de él cuando el hombre lo necesita más. Cuando usted está en su lecho de muerte, ni todos sus amigos juntos pueden rescatarlo a usted de allí, todas sus riquezas no pueden liberarlo, ni prolongar su vida por un día, ni siquiera por una simple hora. Por el contrario, cuanto más se poseen bienes materiales, mayor es su tristeza por la ocasión de la muerte. Aunque es más cómodo vivir en un palacio que en una choza, es más fácil morir en una Choza, donde el hombre tiene muy poco cosa que lo entretenga a esta vida.

2) Esto puede servir al cristiano como un tesoro de contentamiento y paciencia cuando se enfrentan a pérdidas y tribulaciones en este mundo. Un amplio conocimiento de la doctrina de la muerte es un excelente remedio contra la preocupación, y concede cierto alivio al corazón atribulado. Cuando Job sufrió grandes pérdidas, 2

2Samuel 18:23. – N. T.

3 Jueces 4.17. – N. T

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 22

él se consoló con la siguiente reflexión: “Desnudo salí del vientre de mi madre, y desnudo volveré: el SEÑOR dio, y el SEÑOR quitó, bendito sea el nombre del SEÑOR” (Job 1:21). Cuando la Providencia trae una masacre o la peste bovina sobre el ganado cuan rápido ustedes comienzan preocuparse y quejarse! Mas deberían considerar sobre su propia muerte, instigados por estos acontecimientos providenciales notables, pueden ser útiles para acallar sus quejas, y calmar y aquietar su espíritu. Contemple la “casa destinada para todos los vivientes”, y aprenda:

i) ” usted necesita aguantar un golpe más duro que la pérdida de los bienes de este mundo”. No reclame por causa de un golpe en la pierna o en el brazo, porque pronto va a sufrir un duro golpe certero en el corazón. Es posible que usted pierda sus seres mas queridos: la esposa puede perder a su marido, y el marido puede perder a su esposa, los padres pueden perder sus amados hijos, y los niños pierdan a sus padres, mas si alguna de estas pruebas le sucede recuerde, que al final usted perderá su propia vida, y “¿Por qué pues, se queja el hombre viviente?” (Lm 3,39). Siempre es beneficioso tener en cuenta cuando estamos en apuros, que nuestro caso podría ser mucho peor de lo que es. Cualquier cosa nuestra que fue destruida o no fue tomada, es por causa de las “misericordias del Señor” que nosotros mismos no somos “consumidos” (Lm 3,22).

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 23

ii) “es por bien poco tiempo que estamos en este mundo.” Es por poco tiempo que nuestras necesidades se harán sentir en tan poco tiempo. Cuando viene la muerte, no tenemos necesidad de ninguna de esas cosas.

¿Por qué deberíamos los hombres atormentar la cabeza con preocupaciones sobre como hacer provisiona para mañana, cuando ellos no se sabe si aun tendrán necesidad de nada? A pesar de ser casi el sustento del hombre para su viaje, él no creía que inquietare casi en casa. ¿Usted está trabajando a la luz de las velas, y ellas se están terminando? También puede ser que quede poca arena en el reloj de arena, de ser así, será de poca utilidad para usted.

III) “usted tiene asuntos de gran importancia, que lo llevan a preocuparse.” La muerte está a la puerta, cuidado de no perder el alma. Si la sangre fluye en determinado lugar del cuerpo a menudo se perfora una vena en otro lugar, para invertir el flujo de sangre, y de ese modo detenerla. Así el Espíritu de Dios a veces cura a los hombres de tristeza por las cosas terrenales, perforándoles la vena del corazón para que sangre por causa del pecado. Si buscamos las cosas celestiales con más fuerza cuando los asuntos de esta vida no prosperan, deberíamos por esta causa y apropiarnos de esta doble ventaja: nuestra tristeza terrenal sería eliminada, y nuestros mejores tesoros aumentados.

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 24

IV) “Los sufrimientos de esta naturaleza no va a durar mucho tiempo.” Las sonrisas del mundo y sus miradas hoscas serán en breve enterradas en eterno olvido. Sus sonrisas se irán como la espuma en el agua, y sus reproches severos son rápidos y fugaces como un pinchazo en la cara de un hombre. El tiempo vuela con alas ligeras y lleva consigo nuestros alivios terrenales, buenos así como nuestras aflicciones: nada de eso no compañera hasta la “Casa destinada a todo viviente” ” Allí los impíos dejan de perturbar, Y allí descansan los de agotadas fuerzas. Allí también reposan los cautivos; No oyen la voz del capataz. Allí están el chico y el grande, Y el siervo libre de su señor. “(Job 3:17-19).

Contemple la eternidad, y usted verá que la aflicción aquí no es más que un momento. La verdad es que nuestro tiempo es tan corto, que no es suficiente para desarrollar a la perfección nuestras alegrías o nuestras tristezas. Por lo tanto, ” y los que lloran, como si no llorasen; y los que se alegran, como si no se alegrasen;…”, etc. (1 Cor 7,29-31).

v) “La muerte enjugara todos los hombres.” Tanto el rey y el mendigo tendrá que morar en la misma casa, cuando el viaje de ellos a u fin, a pesar de que el hospedaje que gozaban era muy diferente el uno del otro. “allí tanto el pequeño como el grande ” (Job 3:19). Estamos todos en este mundo como una puesta en escena, no hace

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 25

ninguna diferencia si alguien actúa como un príncipe o como un campesino, pues cuando han terminado sus funciones, ambos deben retirarse detrás de la cortina, y ya no aparecerán más.
Vi) Si no está en Cristo, sean cuales sean sus aflicciones aquí “, hay mil veces mayores sufrimientos que le esperan en otro mundo”. La muerte transformar sus tribulaciones en las maldiciones, y entonces, ¿cómo le gustaría ha usted volver a su estado anterior de aflicciones, y alcanzarlo a cualquier costo, si hubiese alguna posibilidad de tal retorno. Si usted está en Cristo, podría usted estar cargando su cruz. La muerte pondrá fin a todos sus sufrimientos. Si alguien durante un viaje, no estuviera bien acomodado en el lugar donde se aloja por sólo una noche, él no se aborrecerá mucho con eso, porque no va a permanecer allí porque esa no es su casa. Usted esta en el camino hacia la eternidad, no deje que el encuentro con algunas dificultades en este mundo lo afecten o lo inquieten en demasía. No se preocupe porque las cosas no van tan bien para usted, como algunos otros. Una persona que viaja con un bastón en la mano, y su compañero de viaje tal vez, sólo con un palo en la mano: todos tienen el mismo propósito. No hace ninguna diferencia lo que es suyo, ambos deben dejarse a un lado cuando se llega al final del viaje.

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 26

Conocer la doctrina de la muerte puede ser muy útil como un freno para contener todo tipo de pasión, especialmente en relación con el cuerpo. Una sincera visita a la muerte fría y la mansión solitaria, la tumba, puede ser muy útil para reprimir nuestras pasiones.

(1) Esto puede ser útil para llevar a los hombres a detener el excesivo cuidado del cuerpo, preocupación esa que es para muchos, la ruina del alma. A menudo preguntan: “¿Qué comeremos? O ¿qué beberemos? ¿y con que nos vestiremos? “no da esto lugar a otra pregunta mucho más importante: “¿de que manera me presentaré yo ante el Señor?”. Para responder a estas preguntas inferiores al respecto del el cuerpo, acabase por perjudicar el alma, descuidando los intereses eternos de ella. ¡Ah! ¿Por qué los hombres se fatigan tanto para reparar esta choza en ruinas, mientras que cae el morador herido, desangrándose hasta la muerte, descuidado, dejado de lado? ¿Por qué tanto cuidado para el cuerpo, hasta el punto de descuidar los intereses del alma inmortal? Oh! no seas tan ansioso por aquello sólo su cuerpo, ya que, a no muy lejano tiempo, los terrones de tierra fría lo cubrirán por completo.

(2) Esto puede moderar su orgullo con respecto a las dotes físicas, que el hombre vil siempre se gloría. No se gloríen en la flor de la juventud, pues cuando estén en sus años mas maduros,

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 27

estarán bien maduros para una tumba, la muerte da el golpe fatal sin preguntar la edad del cuerpo de cualquier persona. No se gloríeme en su fuerza, desaparecerá pronto: pronto llegará el momento cuando ustedes no conseguirán darse vuelta en la cama, y tendrán que ser cargados por sus afligidos amigos hasta su última morada. Y eso no importa si su constitución es saludable? La muerte no siempre entra, apenas se abre la puerta. Algunos ella ejecuta en unas pocas horas, y con otros ella demora muchos años. No se gloríen en su belleza, pues ” su hermosura en la sepultura se consumirá” (Salmo 49,14 – Versión corregida y revisado). Recuerde que el cambio que la muerte opera en más cara hermosa “, Le cambias su semblante, y lo despides. ” (Job 14:20). La muerte convierte la mayor belleza tan repulsiva, que necesita ser enterrada par no ser más vista. Si pudiéramos ver a través de una ventana ” la casa destinada todo viviente” sería un terror a todos los que ahora miran mas en sus cuerpos que en su Biblia. Y ¿qué pasa con el cuerpo bien vestido? Las prendas más finas son signos de nuestro pecado y la vergüenza, y pronto será sustituida por una mortaja y el cuerpo se convierte en una fiesta para los gusanos.

(3) Esta puede ser una restricción de la sensualidad y de las pasiones carnales: ” Amados, os ruego, como a extranjeros y peregrinos, que os abstengáis de los deseos

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 28

carnales que batallan contra el alma ” (1 Pedro 2:11). Es difícil para el fuego en madera húmeda, y cuando el fuego de alguna manera pega pronto se extingue. La sensualidad indispone a los hombres en la comunión con Dios, y es un medio eficaz para apagar el Espíritu. La falta de control en el comer y el beber causa la ruina del alma y el cuerpo juntos, ella apresura la muerte, al mismo tiempo que hace que el hombre no este preparado para ella. Por lo tanto, ” Mirad pues por vosotros mismos, no sea que vuestros corazones se carguen con glotonería y embriaguez, y con los afanes de esta vida, y aquel día os sobrevenga de improviso como un lazo, “(Lc 21:34). ¿Pero cuántas veces el alma es atravesada por un dardo, cuando se satisfacen los apetitos físicos! Es por aquellos puertos que entra la destrucción. Por lo tanto Job dijo: “Hice un pacto con mis ojos” (Job 31,1). Abismo profundo es la boca de la mujer ajena, El aborrecido de YHVH caerá allí. “(Proverbios 22:14). “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga” (1 Cor 10,14). Cuidado con la lujuria; esforzamos por ser modesto en el vestir, hablar y actuar.

Los cuervos del valle de la muerte habrán de arrancarle los ojos maliciosos, la lengua sucia y obscena habrá de permanecer enterrada en la tierra del silencio y la muerte desagradable, abrazando el cuerpo en sus brazos fríos,

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 29

aquietará para siempre todo el calor de las pasiones carnales.

(4) En resumen, eso puede controlar nuestra mentalidad mundana, terminar de una vez “la concupiscencia de la carne, la concupiscencia de los ojos, y la soberbia de la vida”.4 Ah, si todos tenemos que morir, ¿por qué somos asi? ¿Por qué somos tan aficionados a las cosas temporales, tan ansioso por obtenerlas, tan ávidos para abrazarlas, tan profundamente afectados cuando las perdemos? Permítame, con una visión de “casa destinada a todo viviente” dirigir a los mundanos las palabras de Salomón: “¿Pues le echas una mirada, y ya no están, Han echado alas como un águila que vuela a los cielos.” (Proverbios 23:5) las riquezas, juntamente con todas las cosas terrenos, no son nada, ellas son un vacío, como algo que no existe, ellas no son lo que parecen: son vanidades doradas, que engañan los ojos. Son comparables a nada; hay infinitamente más de existencia y vacío que la existencia y realidad que en la mejor de estas cosas. ¿ y los que disfrutan este mundo como los que no lo disfrutan, porque la apariencia de este mundo pasa.? (1 Cor 7,31).

La pompa real no es nada más que un espectáculo llamativo, o mera apariencia a los ojos de Dios (Hechos 25:23). La mejor Fama que consiguen son bienes materiales ser bienes materiales, tenga en cuenta que esto es sólo

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 30

bienes de un hombre impío “, recuerda que recibiste tus bienes en tu vida”, dice Abraham en la parábola, el rico que está en el infierno (Lucas 16.25). Los hombres pueden llamar a estas cosas como sus bienes, pues para ellos no hay otro bien. ¿Ahora, usted quiere poner sus ojos en sombras vacías y en vanas imaginaciones? Va a dejar que sus ojos se posen sobre estas cosas, como dijo Job? Deberían los corazones de los hombres volar a través de sus ojos sobre estas cosas, como ave de rapiña sobre su presa? Si lo hacen, usted sabrá que con el tiempo van a huir tan rápidamente como sus ojos volaron hacia ellos, como una bandada de pájaros con plumas preciosas, que se posan en el terreno de un insensato. Este insensato, corre a buscarlos, hace que alcen vuelo y huyan, posándose en la tierra del vecino, dejándolo frustrado: ”

¡Insensato! esta noche tu alma te será demandada, y lo que has prevenido, ¿para quién será?” (Lucas 12:20). Aunque no sea usted que da alas a ellos, como muchos lo hacen, ellos hacen a sí mismos alas y huir, no como un pájaro casero y adiestrado, que tal ves podrían ser capturadas de nuevo, sino como el águila, que rápidamente huye del alcance de la vista y no puede ser traída de nuevo.
4 1 Juan 2.16. – N. T.

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 31

Evite entonces buscar estas cosas. O mortal, no hay motivo por que usted deba fijar sus ojos en ellas. Este mundo es una gran posada en el camino a la eternidad, para donde usted está viajando. Usted debe mirar estas cosas como sirvientes que cumplen mientras están aquí, y cuando usted parta, ellos lo conducirán hasta la puerta. Pero no le pertenecen, ellas le acompañaran, pero volverán para esperar otros extranjeros, así como hicieron con usted.

D) esto puede actuar como un resorte para tomar decisiones cristianas, para aferrarse fielmente a Cristo, para obedecer sus verdades, y perseverar en sus caminos, sean cuales sean las consecuencias de esas decisiones. Esto reducirá el temor del hombre, cual trampa “¿quien eres tu para tener miedo de un hombre que muere…?” (Isaías 51,12). Vea sus perseguidores como arcilla frágil, que serán quebrados en pedazos, así que usted no hará caso de ellos como enemigos, verá que son mortales, cuyo terror que infunden a los demás en la tierra de los vivientes pronto perecerá junto con ellos mismos. La reflexión seria sobre la brevedad de nuestro tiempo, y la certeza de la muerte, nos enseña que no tiene ningún valor cualquier ventaja que pueda obtener a través de la apostasía durante las pruebas.

No vale la pena desviarnos del camino para obtenerlas, y aquello que negamos abandonar

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 32

por causa de Cristo puede ser tomado en breve por la muerte. Mas la manera mas honrosa de perder todo es por causa de Cristo y de su Evangelio. Pues ¿qué gloria es, si usted abre mas de lo que hay en el mundo, si Dios v a tomarlo de usted por medio de la muerte, quiera usted o no? Esta consideración tal vez nos enseñe a desvalorizar nuestra propia vida, y optar por renunciarla en lugar de pecar. La peor cosa que los hombres pueden hacer es sacarnos de esta vida, a la cual no podemos mantener por mucho tiempo, incluso si todo el mundo nos incite a preocuparnos a nuestras propia vida. Si nos negamos a ofrecerla a Dios cuando Él requiere en defensa de su honor, él puede tomarla de nosotros de lo contrario, como en el caso de la persona que no estaba dispuesto a ser quemado por Cristo, pero más tarde fue quemado en un incendio accidental en su casa.

E) Esto puede funcionar como un estímulo para incitarnos a prepararnos para la muerte. Considere lo siguiente:

1. Su estado eterno será el mismo que cuando morirá: la muerte le abrirá las puertas del cielo o el infierno. Para el lado que cae el árbol, allí se mantendrá por toda la eternidad 6. Si la criatura nace muerta, ni siquiera el mundo entero puede hacer que cobre vida de nuevo, y si alguien

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 33

muere sin Cristo, sin la regeneración, nunca mas habrá esperanza para esa persona.

2. Considere seriamente lo que significa ir al otro mundo, un mundo espiritual con el que estamos muy poco familiarizados. Cuan espantoso es, para los pobres mortales, tratar con espíritus en esta vida! y lo terrible que es el caso cuando los hombres se apresuran a otro mundo sin saber que sólo los demonios serán sus compañeros para siempre! Aprendamos con diligencia, entonces, como el Señor, y avancemos en nuestro conocimiento respecto de ese mundo.

3. Usted tiene muy poco tiempo para prepararse para la muerte, así que es ahora o nunca, ya que el tiempo dedicado a prepararse pronto habrá terminado. “Todo lo que extiende la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas, porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni ingenio, ni conocimiento, ni sabiduría” (Eclesiastés 9:10). ¿Cómo podemos estar ociosos si tenemos tanto trabajo por hacer, y tan poco tiempo para realizarlo? Pero si el tiempo es corto, el trabajo de preparación para la muerte, a pesar de que es un trabajo duro, no durará mucho tiempo. Las sombras de la noche hacen al trabajador esforzarse alegremente, sabiendo que la hora está aquí cerca, cuando será llamado y podrá cesar el trabajo.

4. Gran parte de nuestro tiempo ya se fue, y el más joven entre nosotros no tienen certeza se

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 34

aun les resta aún tiempo. Nuestra vida en este mundo no es más que un breve prefacio para una larga eternidad, y gran parte de la historia ya fue contada. Oh! debemos duplicar nuestra diligencia, cuando gran parte de nuestro tiempo se ha gastado, y así se hizo poco, para nuestro gran obra?

5. El momento actual está volando rápido, y no somos capaces de traer de vuelta el tiempo que ha pasado, él ya nos ha dado un adiós eterno: no hay como encender el fuego que ya se ha convertido en cenizas. El tiempo futuro no es nuestro, y no tenemos ninguna garantía de que participaremos en el cuando venga. No tenemos nada que podamos llamar nuestro, más allá del momento presente, y este se escapa rápidamente.

No sabemos cuándo habrá de llegar a nuestro fin, si tarde o temprano. Tenemos que morir, pero ¿quién puede decirnos cuándo va a suceder? Si la muerte marcase horario para llegar, no correríamos ningún riesgo de ser atrapados por sorpresa, pero por lo que vemos todos los días, no existe. Por lo tanto, las sombras fugaces de nuestra vida no nos permiten desperdiciar tiempo. Los ríos se precipitan rápidamente hacia el mar, de

6 Eclesiastés 11.3. – N. T.

5 Proverbios 29,25. – N. T.
https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 35

donde vinieron, mas esa velocidad no se compara con la velocidad con la que el hombre se precipita en el polvo, de donde vino. La fuente de la hora actual es más rápida, y rápidamente corre hacia la eternidad.

6. Cuando la muerte nos agarre, no habrá retorno para reparar los problemas que nos preocupan: “Si el hombre muriere, ¿volverá a vivir?” (Job 14:14). La muerte de ninguna manera hace un experimento: se trata de una experiencia única: “Está establecido para los hombres que mueran una vez” (Hebreos 9:27).

Hay que usar la mayor diligencia posible a fin de estar preparado para este evento que puede solamente ocurrir una vez. La muerte es de una importancia tan grande, que todo lo que nos concierne depende de enfrentarla correctamente. Por lo tanto, prepararse para la muerte.

Si usted todavía no fue regenerado me preguntara lo qué debe hacer para prepararse para la muerte, para morir de modo seguro, responderé que ya le dije lo que precisa hacer. Su naturaleza y su estado debe ser cambiados: hay que estar unidos a Cristo mediante la fe. En cuanto esto no suceda así, no ayudara darle otras instrucciones sobre cómo morir con seguridad en Dios.

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 36

Thomas Boston.

Traducción: Raul Loyola Román
14 de marzo del 2012

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

 

Thomas Boston
Extracto del libro de los cuatro estados de la Naturaleza Humana Thomas Boston nació en Duns, Escocia, 17 de marzo de 1676 y fue tomada por el Señor el 20 de mayo de 1732. Sus padres, John Trotter Boston y Alison, eran Covenanters. Fue educado en Edimburgo, y autorizado en 1697 por el Presbiterio de Chirnside. En 1699 se convirtió en ministro de una pequeña parroquia en Simprin, Escocia. En 1704, durante una visita a un miembro de su rebaño, descubrió el famoso libro “Marrow of Divinity Moderna” por Edward Fisher, un compendio de los principales teólogos de la Reforma en la doctrina de la gracia y del don del Evangelio. Su objetivo era demostrar la generosidad incondicional Evangelio.

https://cheungyclarkenespanol.wordpress.com/ Página 37

Anuncios