DESCARGUE

PDF LA LOGIC Y LA ESCRITURA- R. HANKO

 

 

 

PORTADA DE LOGICA Y ESCRITURA-- TRES -

 

 

 

LA LÓGICA

Y LA

ESCRITURA

 

Rev. Ronald Hanko

Traducción: Raul Loyola Román

 

 

LA PREGUNTA

 La lógica ¿Tiene Un lugar en el Estudio de la Escritura?

Los teólogos evangélicos modernos, en la mejor de las hipótesis, han dado una respuesta muy ambigua a esta pregunta. Aunque no rechazan por completo el uso de la lógica – ¿quién puede? – Ellos, sin embargo, ellos todavía se niegan a enfrentar muchas de las consecuencias lógicas de su propia enseñanza, enseña muchas doctrinas lógicamente inconsistentes, como la doctrina de las dos voluntades contradictorias en Dios, y condenaran como racionalistas a aquellos que insisten la construcción lógica de la verdad.

Cuando sus inconsistencias son señaladas, ellos se burlan de la “mera lógica humana “, y hablan de “misterio ” o ” antinomia “, “tensión” y contradicciones aparentes o reales en la Palabra de Dios.

 

 ¿LO QUÉ DEBEMOS PENSAR DE TODO ESTO?

La apelación al misterio suena como muy piadoso para la mayoría de los creyentes, ya que la Escritura habla también de misterio. ¿Mas estas personas están siguiendo el concepto bíblico de “misterio ” cuando usan la palabra para significa ” contradicción” o “paradoja”? ¿La Biblia, al hablar de misterio, se refiere a las doctrinas que contradicen unas a otras, y que son imposibles de entender? ¿Puede haber verdades acerca de Dios o las enseñanzas de las Escrituras que se contradicen entre sí?

En el mismo sentido, ¿la incomprensibilidad de Dios significa que podemos creer en cosas contradictorias sobre el? ¿Es imposible, al menos a veces, entender y dar sentido a lo que Dios dice acerca de sí mismo y de su Palabra? Esta perece ser la conclusión de algunos de los que con tanta frecuencia condenan el uso de la lógica y defienden todo tipo de contradicciones en Dios y la Escritura – que la racionalidad es incompatible con la incomprensibilidad de Dios.

Y, por último, ¿es racionalismo insistir que las doctrinas de la Escritura han de ser lógicamente consistente unas con otras? Esta es acusación hecha contra los que insisten en que las enseñanzas de las Escrituras no pueden contradecirse entre sí. ¿Ellos exaltaron la lógica encima de la Escritura cuando trataron de armonizar las verdades de las Escrituras y organizarlas en un sistema lógicamente coherente? Muchos seguramente dirían que sí.

 

LÓGICA

Tal vez la razón por la cual el recurso contra la lógica es tan exitoso es que la palabra evoca la mente del hombre moderno, aunque cristiano, un sistema frío y estéril de doctrinas que no tienen ninguna relación con la vida y que es totalmente sin pasión o entusiasmo. Sin embargo, este punto de vista de la lógica es incorrecto.

Uno ayuda para disipar estos malentendidos es recordar de donde obtenemos la palabra “lógica ” de la palabra griega “logos”, traducida como ” Palabra” en Juan 1:1-14 y utilizada como el nombre de nuestro Señor Jesucristo. Ya no es extraño pensar de Cristo en términos de lógica que pensar en ella en términos de Palabra. Conectar logos con habla o la palabra hablada es solamente decir que a través de lo que Dios habla, lo conozco y se revela a nosotros. Conectar logos con lógica es decir solamente que cuando Dios nos habla lo conozco por medio de su Hijo, El habla racional e inteligentemente. Este es de hecho el milagro de la revelación – no sólo que Dios nos habla, mas podemos ver y entender el significado de lo que dice.

 James O. Buswell dice:

Cuando aceptamos las leyes de la lógica , no estamos aceptando leyes externas a  Dios a las que debe estar sujeto , mas estamos aceptando leyes de verdad que son derivadas del carácter santo de Dios … La Biblia como un libro escrito en lenguaje humano reclama  decir la verdad . Si la palabra verdad tiene significado, eso implica las leyes de verdad, es decir, las leyes de la lógica.

Desde luego, no negamos que es necesaria una operación del Espíritu para que el hombre natural entienda lo que Dios dice. Sin embargo, el problema con el no creyente no es que lo que Dios dice es ininteligible o irracional, sino que el hombre natural es un tonto. Él no va a entender. Es un poco parecido a un extranjero que pretende no entender inglés para evitar un enfrentamiento desagradable con las autoridades.

La lógica no es más que el pensamiento correcto y las reglas de la lógica son las reglas para el pensamiento correcto. Si lo tenemos en nuestras mentes, no vamos a pensar en la lógica con tanto desprecio. Seguramente Dios quiere que pensemos bien de él, obre lo cierto y errado, y acerca de todas las otras cosas. Del mismo modo, debería ser un pecado pensar erróneamente sobre Dios, obre su verdad o sobre su moralidad. Decir que lo cierto es errado o que lo errado es cierto es una cuestión de pensamiento errado y pecaminoso (Isaías 5:20). El pensamiento correcto, por lo menos en las cosas de Dios, no sólo es apropiado, sino que se requiere de nosotros y todo pensamiento erróneo es condenado (Sal. 50:21; Fil. 4:8).

Penar correctamente entonces, es pensar en armonía con todo lo que la Palabra enseña. Debemos pensar lo que Dios piensa. Nosotros tenemos sus pensamientos en la Palabra. Y así, de la misma manera que al confesar decimos lo que Él dice, así al pensar pensamos lo que él revela – sus propios pensamientos (Salmo 10:4). Debemos Por tanto, traer ” cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo” (2 Corintios 10:4).

Tal pensamiento correcto, sin embargo, es racional y tiene sentido. Pensamiento correcto no e sólo pensamiento que se basa en la Palabra de Dios, sino pensamiento, por lo tanto, inteligible y racional. Exactamente por que los ” pensamientos” de la Palabra son la revelación de Dios, ellos no son irracionales y sin sentido, contradictorias o imposibles de entender.

Estamos de acuerdo en este punto con Gordon Clark, quien pregunta:

No Parece extraño , en ese sentido , un teólogo puede fijarse tan grandemente a la doctrina de la expiación , o la idea pietista de la santificación, que, sin embargo , se explica sólo en algunas partes de la Escritura , y sin embargo, son hostiles o sospechosos a la racionalidad y la lógica que muestra cada versículo de la Escritura ? ( Introducción a la Filosofía Cristiana , p . 72 ) .

No hago burla del ” mera aritmética humana “, como Gordon Clark sugiere otra parte , cuando se le pregunta : . ” Dos más dos son cuatro para el hombre, mas once para a Dios” (“Dios y la lógica, ” Trinity Review, n º 16. )

 

RACIONALISMO Y RACIONALIDAD

Todo esto nos lleva a otro punto importante, la defensa de la racionalidad.  Racionalidad no es el mismo que el racionalismo. Cuando alguien insiste en que es una contradicción, un absurdo imposible, decir que Dios desea y no desea la salvación de los reprobados, se le acusa inmediatamente de racionalismo. Más él es sólo eta siendo racional. Es algo diferente.

Lo que debe quedar claro es que no es racionalismo ser racional e insistir en que la verdad debe ser racional y tener sentido. Racionalismo es pensar que podemos llegar a alguna parte sin comenzar con Dios y la Escritura. De hecho, es el racionalismo, que ha llevado al hombre moderno al borde de la irracionalidad total y la anarquía en la filosofía, el arte, la ciencia y la ética. Al separar el pensamiento de la Escritura, que ha finalizado en absurdos.

Francis Schaeffer dice:

Por lo tanto, el cristianismo tiene la oportunidad de hablar con claridad sobre el hecho de que la respuesta que ofrece cierra precisamente lo que desesperó hombre moderno – la unidad de pensamiento. Es una respuesta una que abarca la vida como un todo. Es cierto que el hombre debe renunciar a su arraigado racionalismo, sin embargo, sobre la base de lo que se puede discutir, tiene la posibilidad de recuperar plena racionalidad. Uno puede ver, ahora, ¿por qué insistí tanto énfasis previamente la diferencia entre el racionalismo y la racionalidad. Esta perdió al hombre moderno (Muerte a la Razón, p.82)2

Cuando, por lo tanto, un teólogo busca conciliar las enseñanzas de las Escrituras con ella misma, él no es un racionalista. De hecho, es la tarea del teólogo sistematizar las verdades de las Escrituras, de forma que todas ellas que todos

Ellas se relacionan unas con otras y que no contradigan ! . Rechazar la lógica y la racionalidad es destruir incluso la posibilidad de hacer teología. Todavía, esto es lo que muchos teólogos insisten que se debe hacer.

La cuestión, por tanto, no es de revelación versus racionalismo, más si la revelación es racional o no – si, cuando Dios habla, El habla irracionalmente en contradicciones y paradojas, o no. una contradicción, es decir, que un cuadrado es redondo, es absurdo. Algunos pueden creer contradicciones, mas en este caso ellos pueden ser acusado de ser irracionales o incluso de locos.

Son tales contradicciones que los teólogos sostienen cuando dicen que Dios tiene dos voluntades, que él desea y no desea salvar a todos los hombres, que El ama y no ama a los no-salvos. Rechazar estas contradicciones no es el racionalismo, mas es racionalidad y una irracionalidad un rechazo a toda irracionalidad.

 

EL MISTERIO

Aquí es donde surge la cuestión del misterio. Para defender sus contradicciones, algunos teólogos dicen: “Eso e un misterio”. Para alguien que pensó poco acerca del asunto, esa parece una respuesta muy buena. Después de todo, la Biblia habla de misterio, y en el uso diario de la palabra parece significar ” algo que no podemos entender. ” así el, el teólogo parece perfectamente justificado en el uso de la palabra misterio en el sentido de “algo imposible de entender – una contradicción. “

Sin embargo, este no es el sentido bíblico de la palabra misterio. En las Escrituras, la palabra significa ” algo que el hombre natural no puede entender, pues él es un tonto, mas lo que es revelado a los hijos de Dios por Dios mismo y que puede y debe ser entendido por ellos. ” Pablo habla en Efesios 3:3-5 misterio “, A saber, que por revelación me fue declarado el misterio, como antes he escrito en breve; Leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi inteligencia en el misterio de Cristo: El cual misterio en los otros siglos no se dio á conocer á los hijos de los hombres como ahora es revelado á sus santos apóstoles y profetas en el Espíritu. ” Tampoco es este misterio entendido solamente por los teólogos y líderes como Pablo, mas se le dio para que ” cuando se lee [los miembros ordinarios de la iglesia] , es posible entender el discernimiento del misterio de Cristo. “

Sin embargo, incluso el uso de la palabra teólogos está errado en estirar su significado para cubrir sus contradicciones y paradojas. Cuando se habla de la doctrina de la Trinidad como un misterio, no queremos decir algo “imposible de entender – una contradicción. ” No queremos decir, en otras palabras, que la doctrina de la Trinidad es auto-contradictoria e irracional, sino solamente que no podemos comprenderla plenamente.

Si la doctrina de la Trinidad significa que Dios es un Dios en tres Dioses en una persona en tres personas (como Cornelius Van Til decía) ella seria una contradicción y sería ininteligible. Dios no puede ser a la vez un Dios y tres Dioses. Mas la Trinidad significa que solamente Dios es un Dios y tres personas. Esto puede ser difícil de comprender plenamente, mas no es una contradicción – ni un misterio en el sentido de contradicción.

Tampoco son las doctrinas de soberanía de Dios y de responsabilidad del hombre un misterio en el sentido que se contradice la una de otra. Si así fuera, tendríamos que elegir una entre ellas. Gracias a Dios no lo son. Son un misterio en el sentido de que no podemos entender completamente cómo se reconcilian, pero no se contradicen. No son una paradoja. Estamos de acuerdo, por lo tanto, con Hermán hoeksema , quien dijo :

Ellas serían contradictorias si la primera proposición negase lo que se afirma en la segunda. Más esto no es verdad. La primera proposición afirma algo sobre Dios: Él es absolutamente soberano y determina los actos de los hombres. La segunda proposición predica algo sobre el hombre: Él es responsable por sus actos morales. ¿La primera proposición niega que el hombre sea responsable? Si es así, usted tiene una contradicción aquí. Pero no lo niega. Aquellos que descubren una contradicción aquí – generalmente los enemigos de la verdad de la soberanía de Dios – dan por sentado que afirmar que Dios es soberano incluso sobre los actos del hombre, es lo mismo que decir que el hombre no es responsable. Cabe señalar, sin embargo, que no es ni expreso ni implicado en la primera proposición. En ninguna de las dos proposiciones la responsabilidad es afirmada y negada al mismo tiempo con relación al hombre . (“The Text of a Complainf- fotocópias reimpressas dos volumes 21 e 22 da revista Standard Bearer, p. 19).

Decir que Dios ama y no ama a los réprobos no es un misterio, mas una contradicción. Es imposible dar sentido a la idea de que Dios ama a los reprobados por un tiempo y luego deja de amarlos y aun permanece inmutable. Es tal contradicción que rechazamos y que debe ser rechazada en la teología reformada.

 

LA LÓGICA Y LA DOCTRINA DE DIOS

Hay más en juego que la cuestión de si creemos o no en contradicciones, como muchos teólogos modernos dicen que pueden y debemos hacerlo. La propia naturaleza y ser de Dios están en juego.

Un atributo básico de Dios es su simplicidad, un atributo del que oímos tan poco. El primer artículo de la Confesión Belga lista primero este atributo:

Todos nosotros, creemos con corazón y confesamos con la boca que hay un solo Dios, un único y simple ser espiritual. Él es eterno, incomprensible, invisible, inmutable, infinito, todopoderoso, totalmente sabio, justo y bueno, abundante y una fuente de todo bien (artículo 1 ) .

Sin embargo, el atributo se conoce tan poco, que el lenguaje de la Confesión Belga suena extraño a nuestros oídos.

La simplicidad de Dios significa que es indivisible. Esto es cierto en relación con las tres personas de la Trinidad – que ellos no son Dioses separados, sino un solo Dios. Esto también es cierto con respecto a los atributos de Dios. No pueden ser divididos el uno del otro, o poner uno contra el otro. No hay, por ejemplo, ninguna división entre su justicia y su misericordia.

Su misericordia siempre será justa y su justicia siempre será misericordiosa. No hay, pues contradicción o falta de armonía en Dios. Él es uno e indivisible en su persona, en sus atributos, y en su propósito y su voluntad, y en sus obras. Sus obras nunca están en desacuerdo ni su propósito con el mismo.

Este atributo es negado por aquellos que están deseosos de encontrar contradicción en la voluntad de Dios o entre la voluntad de Dios y de sus obras. No solamente ellos promueven la irracionalidad, mas niegan su simplicidad y están en conflicto con lo que la Biblia enseña sobre Dios (I Juan 1:5). Encontrar contradicciones en Dios es negar a Dios. Hay muchas cosas sobre Dios que no podemos comprender muchas cosas que no podemos comprender plenamente, mas no hay ninguna obscuridad en él en absoluto.

LA LÓGICA Y LA DOCTRINA DE LA ESCRITURA

La “teología de la paradoja y la contradicción “es una negación también de la doctrina de la Escritura. Si hay contradicción en la Escrituras, entonces la Escritura ya no es más una revelación. Una Contradicción no “revela ” nada. Ella hace el entendimiento y la comprensión imposibles. Ni ella es perfecta e infalible, si contiene contradicciones. una contradicción , no importa como alguien la  vea es una imperfección un engaño .

La Regula  Scripturae, es la regla de las Escritura, uno de los grandes principios de la Reforma , significa que hay urna línea de coherencia de  enseñanza que corre por  toda la Escritura , de principio a fin . Esto sin duda se deriva del hecho de que es la Palabra de Dios. Si fuera sólo una serie de libros escritos por diferentes hombres, no esperaríamos unidad o coherencia, sino porque el Espíritu Santo es el autor de la Escritura, ella tiene tanto unidad como coherencia en todo lo que dice. Esto está implícito en las palabras de Jesús en Juan 10:35, ” La Escritura no puede ser quebrantada. ” Encontrar contradicciones en ella o lo que dice acerca de Dios y cuestiones de detalle histórico, es negar que es la Palabra infalible de Dios.

Esto no quiere decir que entendemos pasaje de la Escritura. Es cierto que hay pasajes que son difíciles de reconciliar, pero cualquier persona que cree en la infalibilidad de las Escrituras insisten en que simplemente no podemos entender. Admitir que realmente existen contradicciones es decir que hay errores en la Escritura y esto es negar la autoridad de ella como la Palabra de Dios.

 

 LÓGICA Y NEO – ORTODOXIA

Lo que es más alarmante, sin embargo, es la tendencia a admitir contradicciones tanto en la Escritura como en la teología , es que esta es la esencia del neo – ortodoxia. La idea de que la fe e capaz de creer en contradicciones – que es la esencia misma de la fe creer en cosas irracionales – es el núcleo de la teología de la paradoja de Karl Barth. Él describe la fe como “un salto al vacío a lo obscuro “, ya que acepta todo tipo de contradicciones: Dios eligió como reprobó a Esaú (tanto amo como odió); Dios elige y réproba a todos los hombres, Dios es omnisciente (todo lo sabe), sin embargo, limitado en conocimiento.

Sus seguidores fueron más tarde. Brunner negó categóricamente la infalibilidad de las Escrituras al enseñar que la Biblia está llena de contradicciones, pero que Dios puede y de hecho se revelarse a sí mismo a través de estas cosas. La Teología, según Brunner, no sesta relacionada con la verdad inteligible racional, n es la Biblia un sistema de verdad. Del mismo modo, para él las contradicciones y discrepancias en la Escritura es asunto de la condescendencia de Dios hacia nosotros y lo único importante es ” encontrar ” a Dios a través de las Escrituras, y no entender y creer literalmente.

Muchos evangélicos hoy en día tienen la misma visión de la fe, la Escritura y de Dios. Ellos también dicen que la Escritura no precisa que sea coherente y consistente en todo, que el conocimiento de Dios puede estar llena de paradojas, antinomias y contradicciones, y que la fe, por su propia naturaleza, es capaz de aceptar tales contradicciones y la irracionalidad sin cuestionamientos.

Un ejemplo que me viene a la mente es la del ministro Reformado que intentó defender la oferta sincera del Evangelio y la gracia común haciendo tal apelación a la irracionalidad. Él estaba tratando de responder a la acusación de que Dios muestre el amor y gracia a los reprobados en dones naturales y una oferta sincera del Evangelio de Dios modificable, es decir, que los ama ahora y dejar de amarlos cuando los mandan al infierno. Para defenderse, ese hombre dijo que Dios es inmutable, mas como soberano podría, sin embargo, “ decretar para si mismo una serie de disposiciones diferentes. ” En otras palabras, a pesar de que es inmutable, él podría como soberano decidir que mudaría su actitud hacia los malvados réprobos. Dicho de manera más simple, él estaba diciendo que aunque Dios fuera inmutable, Él podría cambiar.

El neo – ortodoxo Karl Barth expresó eso, de esta manera:

Creemos que Dios puede y debe ser absoluto solamente en contraste con todo lo que es relativo… Sin embargo, estas creencias se muestran totalmente indefendibles, corruptas y paganas por el hecho de que Dios realmente hace eso y lo hace en Jesucristo. No podemos hacer de ellas el padrón por cual medimos lo que Dios puede o no puede hacer, o la base de los juicios de que al hacer eso El cae en contradicción… Él es absoluto, infinito, exaltado, altivo, intransitable, trascendente, mas en todo esto Él es aquel que es libre en su amor y por lo tanto no es su propio prisionero. El es todo eso cómo el Señor y de tal forma que abraza lo opuesto de estos conceptos (es decir , él es también relativo, finito , pasivo, capaz de sufrir y ser abrumado en  gloria ) , aunque es superior a ellos (Church Dogmatics, IV , i, 55 , pp 183ss , la negrilla es mía) .

¿Que es lo que Barth está diciendo? Él está diciendo que la libertad y la soberanía de Dios significan que Él puede ser infinito y finito, al mismo tiempo, exaltado e inferior, omnipotente e impotente, inmutable y aun sujeto a mudanza. La referencia de Barth a Jesucristo no es más que una excusa para ocultar el hecho de que él esta de hecho negando la omnipotencia, inmutabilidad e infinitud absoluta de Dios. Que Cristo, en su naturaleza humana, era limitado, cambiante, finito y nacido en el tiempo, no lo negamos. Mas eso no es lo que Barth quiere decir . Lo que él quiere decir, como la primera parte de cita muestra, que es pagano pensar o decir que Dios es absolutamente y sin limitación omnipotente, Omnisciente, inmutable e

infinito. Él debe ser impotente, limitado en el conocimiento, mutable y finito.

Si usted objeta que eso es una contradicción o paradoja grosera Barth sin duda estará de acuerdo con usted y le dirá que se trata de una cuestión de fe – la fe no entiende, sino que simplemente cree en lo irracional. Esto, inconscientemente o no, es la misma conclusión de los que defienden sus paradojas y antinomias hoy.

Curiosamente, la conclusión de Barth con respecto a la teología: ” ella nunca puede formar un sistema, abarcando el objeto estudiado ” (Church Dogmatics, II, 3, p 293.)  Eso es simplemente decir que no solamente la teología, sino lo que el busca, el conocimiento de Dios es imposible.

No negamos que la fe debe a menudo aceptar el hecho de no entiende plenamente. Solamente negamos que la fe es “un salto al vacío “, que pueda aceptar lo absurda y lo irracional. Si Dios es Dios, la revelación es verdaderamente la revelación de Dios, y si la Escritura es infalible e inquebrantable, la fe no puede ser tal cosa.

 

EL PELIGRO

El peligro aquí no es pequeño. En muchas formas, la teología de la paradoja pone en juego los fundamentos. La idea de que puede haber contradicciones en Dios y la

Escritura y que la fe puede aceptar estas contradicciones, abre la puerta a todos los errores de subjetivismo que afecta a la iglesia de hoy. Por subjetivismo se entiende la enseñanza de que el sentimiento y la experiencia es más importante que la doctrina y la verdad. “No debemos argumentar a favor de la verdad o tratar de demostrar que ella es correcta”, dicen muchos. Sólo podemos ” sentir ” lo que está bien y aceptarlo ciegamente. Tratar de hacer que tenga sentido, para enseñar teología o doctrina es destruir toda posibilidad de pasión y amor y se hunde en la muerte. Nuestros sentimientos y experiencias bien pueden contradecir la Escritura, pero eso no los torna errados. La fe demanda que los sigamos, incluso si contradicen las Escrituras.

En oposición a este error, nos ponemos en contra de toda “teología ” de la paradoja y la contradicción, ya sea la de Barth, Brunner y Niebuhr, o las versiones que son más ignorantes como el evangelicalismo hoy.

 

 

 RONALD HANKO

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

Loja- Ecuador