AXIOMA Y PRUEBA

VINCENT CHEUNG

Traducción: Raul Loyola Român

El conocimiento innato en la mayoría de las veces tiene que ver como podemos tener algún punto común de referencia con los incrédulos, para que nos podamos comunicar con ellos, y presionarlos con respecto al hecho de que ellos implícitamente reconocen las premisas bíblicas, aun cuando explícitamente las niegan.

No esta estrictamente relacionado con la naturaleza auto-justificadora de la revelación bíblica. Esto es, incluso si no hubiera ningún conocimiento innato, e incluso si no hubiera ningún ser humano, la Biblia seguiría siendo objetivamente verdadera, y auto-justificadora siendo una revelación de Dios.

En cuanto a como un primer principio puede ser auto-justificador, se debe considerar la ley de no contradicción. Esta ley es auto- justificadora en el sentido de que es lógicamente innegable – usted debe afirmarla en el mismo intento de negarla.

Sin embargo, como un primer principio ella sería insuficiente debido a que no contiene (ninguna) información suficiente, incluida la propia información que usted necesita decir cómo puede saber sobre la ley, en primer lugar (una teoría de epistemología).

Así cuando digo que un primer principio debe tener el contenido para justificarse estoy diciendo que él siempre debe suplir coherentemente con toda las informaciones ausentes – sobre metafísica, epistemología, lingüística, ética, etc. – De lo contrario, el propio primer principio no tendría información suficiente para volverse posible.

El contenido de nuestro primer principio, verdaderamente, es la Biblia, y ella esta sistemáticamente expresada en la teología Cristiana, y ésta es la base sobre la cual pensamos sobre el mundo e interactuamos con los incrédulos.

Ahora, Clark dice que todo sistema debe comenzar a partir de un axioma improbable o primer principio. Bien entendido, esto es verdadero, ya que por definición una “Prueba” implica raciocinar hasta una conclusión a partir de las premisas anteriores. Y si pudiésemos tener una “prueba” para nuestro primer principio, en este sentido, entonces nuestro primer principio no seria realmente primero (ya que sería una conclusión derivada a partir de las premisas anteriores), y estaríamos nosotros contradiciendo al llamarlo de ” primer principio”.

Así que Clark esta correcto, mas porque muchas personas no utilizan esta definición técnica para “prueba” cuando usted dice que su primer principio es “improbable”, entonces ellos tienden a pensar que esto significa que él es arbitrario, o que no puede ser racionalmente defendido. Estrictamente hablando, la falla reside en aquellas personas que comprenden incorrectamente, y no en Clark, ya que ellos fallan en entender lo que una “prueba” significa.

Yo frecuentemente no llamo al primer principio cristiano de “improbable”, pues deseo evitar este malentendido, es decir, que no podemos racionalmente defender nuestra primer principio.

Mas incluso Clark afirma que podemos defender nuestro primer principio, mas no para lo que él llamaba técnicamente de ” prueba”. Por ejemplo, en A Christian View Men and Things, el muestra como nuestro primer principio puede deducir con éxito un sistema intelectual adecuado y al mismo tiempo como otras opciones han fracasado.

Mi diferencia con Clark en este punto (sin embargo yo no lo contraigo aquí) podría ser que yo destacó más de lo que el, la naturaleza auto-justificadora e innegable de nuestro principio bíblico, y también como ese primer principio excluye lógicamente todos los otros. Por lo tanto, nuestro punto de partida no parecerá arbitrario (ya que es necesario), a pesar de que, como ya he dicho, la explicación de Clark no parece arbitraria para aquellos que comprenden correctamente lo que él dice.

Anuncios