DESCARGUE  ⇒  DERMINISMO ABSOLUTO JHON GILL

 GILL

DETERMINISMO

 

ABSOLUTO

 

JHON GILL

TRADUCCIÓN: Raul Loyola Román

 

 

 

DETERMINACIÓN ABSOLUTA

LA PREDESTINACIÓN DE TODAS LAS COSAS

 

Sobre la doctrina de la predestinación, también puede ser considerado, en general, relativa a TODAS LAS COSAS que fueron, son y habrán de ser o hechas en el mundo; todas las cosas acontecen bajo la determinación y designio de Dios, “Él es” como la asamblea de ministros dijo en su confesión, “por toda la eternidad, inmutablemente ordenó todo lo que sucede”, o, como lo expresan en su catecismo, “los decretos de Dios son sabios libres y santos actos del consejo de Su voluntad “, como, por toda la eternidad, Él tiene, por su propia gloria, inmutablemente pre-ordenado todo lo que viene a suceder a lo largo de los tiempos: y esta predestinación y pre-designio de todas las cosas, pueden ser deducidos del pre-conocimiento de Dios. “Conocidas son a Dios desde el principio del mundo, todas sus obras.” (Del griego Aion, “desde la eternidad”) Hechos 15:18. Ellas son conocidas por El como como futuras, ya que habrán de ser, las cuales vienen a ser así por su determinación en relación a ellas. La razón que Él sabe cómo habrán de ser, es por causa que Él determino cómo ellas debería de ser: de providencia divina y de su dominio sobre el mundo, que es “según el designio de su voluntad” (Ef 1:11). Él hizo todas las cosas de acuerdo a lo que determino en su mente. La predestinación en este sentido no es otra cosa que la eterna providencia, en lo que lo actual es su ejecución.

Negar esto es negar la providencia de Dios y su dominio sobre el mundo, lo que los deístas y ateos hacen, pensar y hablar menos que esto es despreciar a Dios, como si El no tuviera toda la sabiduría y el conocimiento y la soberanía sobre el mundo. Una vez más, la verdadera maravilla, profecía o predicción de las cosas que están por venir, no puede ser sin haber una predestinación de ellas, de las cuales hay muchos ejemplos en la Escritura, como el tiempo de permanencia de los Israelitas en Egipto exactamente 430 años como fue profetizado, y su salida de ese lugar, a los setenta años de su cautiverio en Babilonia como fue predicho y su regreso al fin de este este tiempo, o el exacto tiempo de la venida del Mesías como fue profetizado, y muchos otros mas, y algunos en su mayor parte aparentemente casuales e inesperados; como el nacimiento de un centenar de personas por su nombre una centena o varios cientos de años antes de que ellos nacieran , como Josías y Ciro, y un hombre que lleva un cántaro de agua en tal tiempo para tal lugar (1 Reyes 13:2), ¿como podrían esas cosas ser anunciadas con exactitud sino por la determinación y designio?

Nada viene a suceder de parte de Dios por casualidad, nada es echo sin su conocimiento, ni sin su voluntad y nada sin su determinación. Todas las cosas, incluso las más diminutas en relación a sus criaturas y lo que es echo en este mundo, y en todos los períodos y eras es por su designio. Como prueba veamos los siguientes pasajes:

Eclesiastés 3:1-2: ” Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo de los cielos tiene su hora: Tiempo de nacer y tiempo de morir,

Tiempo de plantar y tiempo de arrancar lo plantado;”

Job 14:5: ” Si sus días pues están determinados, Y el número de sus meses depende de ti, Si le fijaste sus límites, y no los puede traspasar

Daniel 4:35: ” Y todos los moradores de la tierra son considerados como nada, y Él hace según su voluntad en el ejército de los cielos y en los habitantes de la tierra, y no hay quien detenga su mano, ni quien le diga: ¿qué haces?”

Efesios 1:11: ” en quien también fuimos hechos herederos, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad,”;

Hechos 17:26: ” y de uno hizo todo el linaje de los hombres para que habiten sobre toda la faz de la tierra, prefijándoles el orden de los tiempos y los límites de su habitación,”

Mateo 10:29-30: ” ¿Acaso no se venden dos pajarillos por un cuarto? Con todo, ni uno de ellos cae a tierra sin vuestro Padre. Y en cuanto a vosotros, aun los cabellos de la cabeza, todos están contados. “

La predestinación puede ser considerada como especial en relación a personas en particular y para cosas espirituales y eternas, al paso que la predestinación en general se refiere a todas las criaturas y cosas, siendo estas temporales y publicas.

Primero, el propio Señor Jesucristo es el objeto de la predestinación, Él

fue pre-ordenado para ser el mediador entre Dios y el hombre, para ser propiciación por el pecado: para ser el Redentor y Salvador de su pueblo, para ser cabeza de la Iglesia, Rey de los santos y Juez de la tierra: por eso él fue llamado, elegido de Dios y su elección fue única, y todo lo que aconteció fue por él o hecho por él, fue por el determinado consejo y pre-conocimiento conocimiento de Dios, todas las cosas relativas a Sus sufrimientos y muerte: como prueba de ello, he aquí las siguientes Escrituras:

Romanos 3:25: ” a quien Dios ha propuesto públicamente como sacrificio expiatorio (del griego pre-ordenado)”;

I Pedro 1:20: “¿ya destinado desde antes de la fundación del mundo, pero manifestado en los postreros tiempos por amor de vosotros”, que es el Cordero (véase también el capítulo 2:4).

Lucas 22:29: ” Yo, pues, os asigno un reino, como mi Padre me lo asignó a mí”

Hechos 17:31: ” por cuanto ha establecido un día en el cual va a juzgar a la humanidad con justicia, por medio del Varón que designó, presentando a todos garantía de ello cuando lo resucitó de entre los muertos..” (Véase también el capítulo 10:42).

Isaías 42:1: ” He aquí mi Siervo, a quien Yo sostengo; Mi escogido en quien se complace mi alma” (ver también Mateo 12:18).

Lucas 22:22: ” Porque en verdad, el Hijo del Hombre va según está determinado!” (Vea también Salmo 109).

Hechos 2:23: ” a éste, entregado por el determinado designio y anticipado conocimiento de Dios matasteis por mano de inicuos crucificándolo”;

Hechos 4:28: “para hacer cuanto tu mano y tu designio predestinaron que sucediera.”.

En segundo lugar, los ángeles también son objetos de predestinación, tanto buenos como malos, los santos ángeles fueron elegidos para la vida y para permanecer en su estado de felicidad por toda la eternidad, y su perseverancia en esto y su eterna la felicidad es debido a la eterna elección de ellos en Cristo su cabeza, ” Te encargo solemnemente delante de Dios y de Jesús el Mesías y de los ángeles escogidos,…,” (I Timoteo 5:21). Los ángeles malos son rechazados de Dios y dejados en este estado miserable que su apostasía los trajo, sin ninguna provisión de la gracia y de misericordia para con ellos: ellos están entregados “a prisiones de oscuridad, para ser reservados al juicio;” (es entonces, de acuerdo con el determinado consejo y voluntad de Dios) (II Pedro 2:4, Mateo 25:41).

En tercer lugar, predestinación que las Escrituras especialmente tratan, es lo que concierne al hombre y se compone de dos partes, la elección y reprobación, una es predestinación para la vida, y la otra para muerte.

Primero. La elección es una predestinación a la vida, es un acto de la libre gracia de Dios, de su soberana e inmutable voluntad, por cual desde toda la eternidad Él escogió en Cristo la multitud de todo el genero humano, algunos hombres, o un cierto numero de ellos, para ser participantes de las bendiciones espirituales aquí y felicidad futura, para la gloria de su gracia.

Segundo. Los objetos de elección son algunos hombres, no todos los que implica una elección, tomar a todos, no seria una elección, llamo, por lo tanto, un “remanente según la elección de gracia” (Rom. 11:5). Se trata de un número que, aunque desconocido para nosotros, en cuanto a la cantidad y quiénes ellos son, son conocidos solamente por Dios: “El Señor conoce a los que son suyos” (II Timoteo 2:19). Y aunque ellos son “una multitud, la cual nadie podía contar” (Apocalipsis 7:9), sin embargo, en comparación con aquellos que no fueron elegidos, ellos son pocos, “muchos son llamados, mas pocos escogidos.” (Mt 20:16). Estos son tomadas de la misma multitud del genero humano, no importando el estado de esta multitud, sea considerados, pura o corrupta, todo estaban en un mismo nivel cuando la elección se hizo: ” ¿O no tiene potestad el alfarero para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?”(Rom. 9:21).

Estas no son todas las naciones, las iglesias y las comunidades, sino individuos particulares, cuyos nombres están escritos en el Libro de la Vida del Cordero, “A Jacob amé” y etc, “Saludad a Rufo, escogido en el Señor” (Rom. 9:13, Rom 16:13). La elección no es un conjunto de proposiciones o de características, sino de personas, o un hombre bajo tales y tales características, como la creencia, santidad, etc, sino personas, como “ni habían hecho aún ni bien ni mal” (Romanos 9:11); antes ellas no habían hecho, ni lo uno ni lo otro.

1.- Este acto de elección es un acto de la gracia libre de Dios, por el cual Él no es movido por cualquier motivo o condición sobre el objeto elegido, ni por su conocimiento previo acerca de ellos: ¿razón por qué se le llama “elección de gracia”, concerniente como lo el apóstol raciocina de forma fuerte e invencible, “… si es por gracia, ya no es por obras; de otra manera, la gracia ya no es gracia.”(Romanos 11:6).. ¿Está de acuerdo con la soberana e inmutable voluntad de Dios y no de acuerdo a la voluntad o las obras del hombre, ” habiéndonos predestinado en amor para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesús el Mesías, según la complacencia de su voluntad” (Ef 1, : 5 y versículo 11), “habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”, en quien también fuimos hechos herederos, habiendo sido predestinados conforme al propósito del que hace todas las cosas según el designio de su voluntad”, consecuentemente permanece inmutablemente firme e indubitable, incluso ” el propósito de Dios permaneciera conforme a la elección, no por obras, sino por el que llama, “Rom. 9:11-12

2.-. Este acto de elección, independientemente de fe, santidad y de buenas obras, como las causas o condiciones, la fe proviene de ella, es un fruto y efecto de ella, es garantizado por ella, y tiene consecuencia de ella: “Y creyeron todos los que estaban destinados a la vida eterna,”(Hechos 13:48), por esta razón se le llama” la fe de los escogidos de Dios “(Tito 1:1) y aunque la santidad es un medio probado al acto de elección, no por ello, no somos elegidos porque son santos, pero “para ser santos” (Efesios 1:4), las buenas obras no aparecen en primer lugar, mas vienen después de la elección, esto es negado a ellos, como antes fue observado, y esto fue aprobado antes de que todo se haya hecho (Romanos 9:11 y 11:5,6) ellos son los efectos de los decretos de Dios y no su causa “, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.” (Efesios 2:10).

3.- El acto de elección fue echo en Cristo (no en Adán) como la cabeza, en quien todos los elegidos fueron escogidos y en cuyas manos por este acto de gracia fueron colocados como su pueblo, gracia y gloria es esto en el eterno acto de Dios en Él, “nos escogió en él antes de la fundación del mundo” (Efesios 1:4) y por lo tanto, el apóstol dice a los Tesalonicenses que “porque Dios os ha escogido desde el principio para salvación” (II Tesalonicenses 2:13) no a la primera predicación del evangelio, o el momento de su conversión, por el, sino en el principio de los tiempos, incluso en la eternidad. Por consiguiente, nada que fue echo en el tiempo podría ser la causa o condición de la misma. Los hombres son elegidos por la gracia y para la gloria futura, todas las bendiciones espirituales, adopción, justificación, santificación, la fe en la verdad y la salvación a través de Jesucristo. La salvación es el fin propuesto en relación al hombre, la santificación del Espíritu y fe en la verdad son los medios designados y preparados para este fin. “… nos eligió en Él “,” para que fuésemos santos e irreprensibles delante de él en amor: “‘Y nos predestinó para adopción como hijos”, etc (Efesios 1:4,5).” Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios por vosotros, hermanos amados por el Señor, pues Dios os escogió como primicias para salvación, en santificación de espíritu y fe verdadera;” (II Tesalonicenses 2:13). “Elegidos según el designio de Dios Padre en santificación del Espíritu, para obedecer y ser rociados con la sangre de Jesús el Mesías: ” (I Pedro 1:2). ” Porque Dios no nos ha destinado para la ira, sino para alcanzar la salvación por medio de nuestro Señor Jesús, el Mesías,” (I Tesalonicenses 5:9).

Ambos modos y propósitos son sin duda para elección individual- ya que este es un acto inmutable de Dios, esos son redimidos por la sangre de Cristo. Él murió por sus pecados y se sintió satisfecho por ellos: ellos son justificados por su justicia, y no hay cargos que se pueden hacer contra ellos, ellos son efectivamente llamados por la gracia de Dios, y ellos son justificados por Su Espíritu, ellos preservaran hasta el fin, y finalmente no podrán ser engañado ni perecer, sino que serán eternamente glorificados. “¿Quién acusará a los escogidos de Dios? Es Dios quien los justifica. ¿Quién encausará a los escogidos de Dios? ¿Dios, el que justifica? (Rom. 8:33).” Pues es Cristo es el que murió “(v. 34). ” y a los que predestinó, a éstos también llamó; y a los que llamó, a éstos también declaró justos; y a los que declaró justos, a éstos también glorificó.” (Rom. 8:30). “Porque serán levantados falsos mesías, y falsos profetas, y mostrarán grandes señales y prodigios, hasta el punto de engañar, si fuera posible, aun a los escogidos.” (Mt 24:24), mas esto no es posible.

4.- El resultado final de todo esto en relación a Dios es Su propia gloria, la gloria de toda su divina perfección, la gloria de su sabiduría en la formación de dicho plan, para establecer el principio y el fin y los medios para esto; la gloria de Su justicia , santidad y justicia, la redención y la salvación de los que eligió, a través de la sangre, la justicia y el sacrificio de su Hijo, y la gloria de las riquezas de su gracia y misericordia en Su bondad mostrada a través de Su Hijo, y el conjunto total de todo esto es, “para alabanza y gloria de su gracia, con la cual nos hizo aceptos en el Amado” (Efesios 1:6).

Esta es ahora la doctrina bíblica de la predestinación, o la parte de ella que se llama elección, que aparece para ser ABSOLUTA E INCONDICIONAL, sin restricciones de cualquier cosa en el hombre como la causa y condición y en el tiempo o en la eternidad. El Sr. Wesley cree que “la elección es como una divina designación de algunos hombres a la felicidad eterna” así el reconoce una elección particular y personal llama a esto de decreto eterno, pero cree que algo es condicional: pero si es condicional, el condición debe ser citado, el no mencionó la condición, el no mencionó este punto para nosotros, y en cual lo pasaje de la Escritura esta, esto lo hace un engañador, e insisto en ello, o de lo contrario nos daría su noción no bíblica de elección condicional. Marcos 16:16 no es la manifestación de este decreto, sino una afirmación de la revelada voluntad de Dios y no menciona para nosotros cuál será el estado eterno de los creyentes y no creyentes, pero los creyentes, como tales, son creyentes verdaderos, son los elegidos Dios, y por lo tanto la razón por la que son ellos elegidos de Dios no es la causa o condición de su elección, pero su elección es la causa de su fe, ellos fueron elegidos como no habían hecho ni bien ni mal y por lo tanto antes de creyeren: y ellos creyeron en el tiempo, en consecuencia de haber sido ordenados para vida eterna desde la eternidad pasada: la fe en el momento propicio, puede ser la causa o condición de lo que es eterno. Esta es la doctrina de la Escritura. Si el señor Wesley no observa esto, oiga los artículos de fe de su propia iglesia [Iglesia de Inglaterra o la Iglesia Episcopal], el séptimo de los cuales sigue:

“Predestinación para la Vida es el eterno propósito de Dios, por el cual (antes de la fundación del mundo) El desde siempre decreto por su consejo, secreto para nosotros, salvar de la desgracia y la condenación a aquellos a quienes él ha escogido en Cristo dentro de l especie humana y los trajo a Cristo para perpetua salvación, como vasos de honra. Para que ellos sea investidos con tan excelente beneficio de Dios, ser llamados conforme al propósito de Dios por su Espíritu que obra en su tiempo debido: ellos a través de la Gracia obedecerán al llamado; ellos son justificados libremente; ellos son hechos hijos de Dios por adopción: ellos son hechos a la imagen de su único primogénito o Hijo de Dios, Jesús Cristo, ellos andan religiosamente en buenas obras y en longanimidad y misericordia de Dios, ellos obtienen eterna felicidad”. Este es un artículo de acuerdo

con las Escrituras, un artículo en el que como un verdadero hijo de la Iglesia volvió a traición, un artículo en el que el Sr. Wesley debe haber firmado y aceptado, un artículo que debe ser pronunciado ante sus ojos, contando que los juramentos oficiales y suscripciones representan cualquier cosa para él.

La doctrina de la elección como se ha dicho y como se establece claramente en la luz de la Escritura y se muestra tan evidentemente que es imposible para toda sabiduría y sofisma humano y la sofística lo ponga a un lado, la otra rama de la predestinación necesariamente sigue, lo cual no negamos mas mantenemos, pero el . Sr. Wesley afirma haber encontrado una elección que no implica una reprobación, mas que elección puede ser esa, que la inteligencia humana no puede concebir, si algunos fueron elegidos, otros fueron rechazados, y la noción de elección del Sr. Wesley en sí mismo implica ello;

  1. La otra rama de la predestinación que comúnmente se llama reprobación, lo que es de acuerdo con un inmutable decreto de Dios, según Su soberana voluntad, por cual El determino tomar algunos hombres de toda la raza humana, de la cual el escogió otros para legítimamente castigarlos en relación al pecado con la eterna condenación, para la gloria de su poder y justicia.

Este decreto se compone de dos partes, una negativa y otra positiva, la primera es llamada por algún incumplimiento o abandono, el abandono de algunos mientras que otros son elegidos, que no es otra cosa sino una no-elección, esto se llama pre -condenación, siendo el decreto de Dios para condenar o rechazar los hombres por el pecado.

  1. En primer lugar, preterición es el acto de abandonar o dejar algunos hombres cuando Él eligió otros, de acuerdo a su soberana voluntad y placer, de lo cual esta en clara evidencia en la Escritura, así como necesariamente implica el acto electivo de Dios lo cual hace prueba incontestable. Estos son “el resto”, lo que permanecen como no-elegidos, mientras que lo otros lo fueron: ” Los escogidos sí lo han alcanzado, y los demás fueron endurecidos”. (Rom. 11:7), o personas elegidas que obtienen justicia, vida y salvación como consecuencia de haber sido elegido y el resto de ellos se queda y permanece en su estado de ignorancia y oscuridad y por su pecados entreganse a ceguera y dureza de corazón. Estos son los que fueron dejados fuera del libro de la vida, mientras que los otros tienen sus nombres escritos desde la fundación del mundo, de lo cual se dice que “aquellos cuyos nombres no están escritos en el libro de la vida del Cordero que fue inmolado desde la fundación del mundo”. (Ap 13:8 y 17:8 capítulo)

En segundo lugar, pre-ordenación es el decreto de Dios para condenar a los hombres por causa del pecado, o sancionarlos con la condenación eterna a causa de él, y este es el significado de las Escrituras, y esta es la visión que ellas nos dan de esta doctrina. “El Señor ha hecho todas las cosas para servir a sus propios designios, aun al impío para el día malo.” (Proverbios 16:4). No es que Dios ha hecho hombre para condenarlo, las Escrituras no dicen tal cosa, ni nosotros, ni es este sentido la doctrina que defendemos, ni deducimos tal cosa de esto. Dios no hizo al hombre ni para condenarlo ni para para salvarlo, sino para su propia gloria, la cual es su meta final en la creación de nosotros, lo cual se responde si se él es salvo o se pierde, mas el significado es que Dios designó el hombre malo para el día ruin para su destrucción por su maldad. “… hombres impíos, que convierten en disolución la gracia de Dios, y niegan a Dios el único soberano, y Señor nuestro Jesucristo. “(Judas 4).

Por esta razón, los objetos de este decreto son llamados “vasos de ira” (Romanos 9:22), que es por el pecado. Y ahora que hay de chocante en esta doctrina o desagradables a las perfecciones de Dios? Dios no condena a ningún hombre, sino a causa del pecado, y Él decretó condenar a nadie, sino a causa del pecado [así él lo hace].

En tercer lugar, este decreto, se dice, está en conformidad con la voluntad soberana de Dios, nada puede ser la causa de su decreto, sino su propia voluntad: que el objeto de esta parte del decreto que se conoce como pretericcion, que considera ni corrupto o puro todo el genero humano como criaturas caídas o no, ellas son consideradas en la misma visión y en igual

nivel con los escogidos; y por lo tanto, ninguna otra razón puede ser dada, sino la voluntad de Dios, para que tome unos y deje a otros. Y a pesar de esta rama que es un designio de los hombres para la condenación, el pecado es la causa de este decreto, la condenación, sin embargo, es la voluntad de Dios que es la causa del decreto en si mismo, esta invencible razón o de otro modo. El debería haber designado a todos los hombres para condenación, ya que todos los hombres son pecadores, deje cualquier otra razón ser echa si pudiera ser, porque El decidió condenar algunos hombres por sus pecados y no a otros,

En cuarto lugar, el propósito de Dios en todo esto es glorificarse a sí mismo, su poder y su justicia, sus designios son “por sí mismo” para su propia gloria y esto entre el resto: ” ¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, ” (Rom. 9:22).

 

 

≈ Jhon Gill≈

Traducción: Raul C. Loyola Román

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

12 de Abril del 2013

Loja – Ecuador