DESCARGUE   ⇒  1.- HERMAN DOOYEWEERD                     

kkk

HERMAN DOOYEWEERD

Ronald Nash

Traducción: Raul Loyola Román

HERMAN DOOYEWEERD

Ronald Nash

 

Una de las reapariciones más sorprendentes de hiato de Hume (Hume Gap) en el pensamiento reciente se encuentra en la filosofía del calvinista holandés Herman Dooyeweerd. El sistema es central para Dooyeweerd1 y central para pensamiento de un pequeño grupo de pensadores calvinistas que forman la Facultad del Instituto de Estudios Cristianos en Toronto, Canadá.2 No es necesario entrar en detalles la filosofía de Dooyeweerd.3 Lo qué es importante para nuestro propósito presente es la teoría de la “barrera ” de Dooyeweerd .

La doctrina de la barrera es la forma más importante de los seguidores de Dooyeweerd, hacen hincapié en la soberanía y la trascendencia de Dios. Toda la creación de Dios está sujeta a diversas leyes, tales como las leyes de la física, biología, matemáticas, pensamiento, economía, y así por delante.

Porque Dios es el legislador, Él no está sujeto a las leyes que rigen su creación. La ley entonces proporciona una barrera entre Dios y el cosmos. Las leyes que se aplican bajo la barrera no se aplican a Dios, que está por encima de toda ley.

Pocos cristianos, ante el reconocimiento de las implicaciones de teoría, discutirían la sugerencia de que existe una barrera entre Dios y su creación. La doctrina parece bastante inocente hasta que nos dimos cuenta de cómo los Dooyeweerdianos aplican la teoría a la razón humana. En sus manos, la que debería ser una metáfora útil es interpretada en términos más literales, a punto de excluir completamente la doctrina del Logos. Para los seguidores de Dooyeweerd, las leyes de la lógica, de inferencia válida, existe solamente en el lado humano de la Barrera. L. Kalsbeek deja en claro el  hiato o pared que Dooyeweerdianos creen que existe ente la mente de Dios y de la mente humana:

Con nuestro pensamiento humano y las leyes establecidas por él, nosotros nos encontramos en lado criatural de esa barrera, incapaces de cruzarla por causa de la propia naturaleza, el propio significado de nuestro pensamiento, podemos apenas pensar significativamente sobre lo que reside en nuestro lado de la barrea. Debido a las limitaciones de nuestro pensamiento de criaturas, como resultado de la sujeción a la ley, podemos entrar solamente en especulación sin sentido cuando habla respecto a cuestiones y pronunciamientos sobre lo que reside en el otro lado de la barreira.5

Tomado solo, esta cita podría fácilmente haber llevado a pena de Immanuel Kant. Solamente aquello que existe debajo de la barrera puede estar sujeto a investigación humana. La barrera marca los límites de lo que los humanos puede conocer.

A menos que sea calificada, la teoría de los Dooyeweerdianos de Barrera equivale a decir que es imposible para cualquier ser humano pensar significativamente sobre Dios. Sin lugar a dudas Kalsbeek, adiciona que podemos pensar significativamente sobre Dios, mientras “percibamos de que debemos limitarnos a lo que Dios revelo a los hombres acerca de El”6 El problema que los  Dooyeweerdianos plantean para sí mismos es si ellos hicieron o no una distinción tan grande entre la mente humana y la divina, que cualquier revelación de verdad se torna en imposible. Como veremos más adelante, varios pensadores del Instituto de Estudios Cristianos aparentemente abrazan esta posición.

El rechazo de los Dooyeweerdianos a la doctrina del Logos es tornada clara en un ensayo reciente de Al Wolters,

1 El sistema de Dooyeweerd es conocido por varios nombres, incluyendo la filosofía de la idea cosmonómica y la Filosofía de Amsterdam .

2 Instituto de Estudios Cristianos (Institute for Christian Studies), con base en Toronto, no debe ser confundido con el Instituto de Estudios cristianos Avanzados (Institute for Advanced Christian Studies), un comité de turno de ocho eruditos evangélicos que apoyan la erudición cristiana. En momentos diversos, este comité contó con la presencia de Carl F. Henry, Kenneth Kantzer, John Snyder, Arthur Holmes, John Scanzoni, V. Elving Anderson, Charles Hatfield, Robert Frykenberg, Ronald Nash, James Packer, C. Everett Koop y otros.

3 Hice esto con cierto detalle en un libro titulado Dooyeweerd and the Amsterdam Philosophy (Grand Rapids: Zondervan, 1962). Este libro es una obra de un hombre muy joven y si tuviera que escribir sobre la cuestión ahora, su tratamiento sería mucho más crítico. Un tratamiento más reciente y comprensivo de filosofía de Dooyeweerd es el libro de L. Kalsbeek, Contours of a Christian Philosophy (Toronto: Wedge, 1975). Ambos libros contienen bibliografías útiles.

profesor del Instituto de Estudios Cristãos.7 Wolters prontamente reconoce el comprometimiento de los calvinistas holandéses antiguos, comoAbraham Kuyper y Herman Bavinck, a la doctrina del Logos. En la epistemología de ellos, la capacidad de conocer era claramente dependiente de la relación Logos entre la mente divina y la mente humana.

Wolters se siente ofendido por este comprometimiento antiguo con la doctrina del Logos, y acoge con satisfacción el hecho de que la Filosofía Amsterdiana de Dooyeweerd rechaze la misma.

Para Wolters, la racionalidad está totalmente bajo la barrera. La lógica, los principios de la inferencia válida, no se aplican lejos de la barrera; de lo que se deduce que no existe ninguna continuidad entre el Creador y la criatura. En palabras de Wolters: “No existe ninguna orden racional que abarque Creador y creación – no porque el Creador sea irracional, sino porque la racionalidad es criatura”8 El comentario de Wolters plantea dos preguntas: ¿su posición no es una clara negación de la imagen de Dios en los humanos? ¿Y cómo alguien que sostiene la posición de Wolters puede tener la confianza de que Dios no es irracional? La afirmación de que Dios no es irracional objetiva ser un poco de conocimiento sobre Dios. Mas la doctrina de Wolters de la Barrera excluye cualquier conocimiento de tipo que él tiene en mente cuando busca asegurar a su lector de que Dios no es irracional.

La visión de los Dooyeweerdianos, entonces, es que no existe ninguna continuidad racional entre Dios y la humanidad. La razón para desear preservar la soberanía y la trascendencia de Dios es digna de elogio, pero la doctrina conlleva un precio muy alto. Ella defiende la trascendencia divina haciendo a Dios totalmente incognoscible. Cualquier cristiano que crea en la trascendencia de Dios habrá llegado a esta conclusión como resultado de algún razonamiento. El siguiente argumento es una ruta por la cual muchos cristianos llegan a esta conclusión:

Si la Biblia declara que Dios es trascendente, entonces   Dios es trascendente.

       La Biblia dice que Dios es trascendente.

        Por lo tanto, Dios es trascendente.

Mas de acuerdo con Wolters y otros Dooyeweerdianos, el razonamiento humano puede ser válido solamente en el lado criatural de la Barrera. Ningún razonamiento humano nos puede traer un conocimiento de lo que es verdadero más allá de la barrera. Si la razón humana es válida solamente en este lado de la barrera, entonces cualquier inferencia que Dios es trascendente debe ser una aplicación ilegítima de la razón humana. Lo qué Alvin Plantinga escribió en relación con otro tipo de agnosticismo teológico se aplica muy bien a la filosofía Ámsterdam;

   Este tipo de pensamiento acerca de Dios comienza con una preocupación piadosa y loable para la grandeza, la majestad y la magnificencia de Dios; mas termina en agnosticismo e incoherencia. Pues si ninguno de nuestros conceptos se aplican a Dios [o si ninguna de nuestros inferencias se extiende a Dios], entonces no existe nada que realmente podamos conocer o verdaderamente creer sobre El – ni incluso lo que se afirma en los credos o revelado en Escrituras. Y si no hay nada que podamos conocer o verdaderamente creer sobre El, entonces, sin duda, no podemos conocer o verdaderamente creer que ninguno  de nuestros conceptos se aplican a Él. La visión… esta fatalmente enredada en absurdo auto- referencial.9

Diré más sobre la visión de las Escrituras que los Dooyeweerdianos de Toronto tienen en el capítulo 12.

Fuente: The Word of God and The Mind of Man,

Ronald Nash, p. 96-99.

5 L. Kalsbeek, Contours of a Christian Philosophy, pp. 74-75.

6 Ibid., p.75.

7 la enseñanza de Wolters, aun no publicada, con el título “Dutch Neocalvinism: Worldview, Philosophy and Rationality”, foi entregada em Agosto de 1981, en una conferencia em Toronto sobre “Racionalidad y la Tradicion Calvinista”.

8 Ibid., Wolters, p. 12.

9 Alvin Plantinga, Does God Have A Nature? (Milwaukee: Marquette University Press, 1980), p. 26.

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman