DESCARGUE⇒     LA LEY DE LA CONTRADICCIÓN

 

 

PORTADA LA LEY DE LA NO CONTRADICCION

LA LEY DE LA CONTRADICCIÓN

Ninguna mentira viene de la verdad (1 Juan 2:21)

 

Phillip R. Johnson

Traducción: Raul Loyola Román

 

 

 

 

 

4

 

LA LEY DE LA CONTRADICCIÓN1

Ninguna mentira viene de la verdad (1 Juan 2:21)

La ley de la contradicción significa que dos proposiciones antitéticas no pueden ser verdaderas al mismo tiempo y en el mismo sentido.  X puede ser no – X. Una cosa no puede ser y no ser al mismo tiempo. Y todo lo que es verdadero puede ser auto- contradictorio o inconsistente con cualquier otra verdad.

Toda la lógica depende de este principio simple. El pensamiento racional y el discurso con sentido exigen eso. Negar esto es negar la verdad de una sola vez.

Hasta hace unos cien años, la ley de la contradicción era casi universalmente aceptada por los filósofos como una verdad auto-evidente. Francis Schaeffer atribuyó el descenso en la sociedad del siglo 20 a la muerte de la ley de la contradicción. Sugirió que cuando la filosofía abandona este principio, ella se hunde en la “línea de la desesperación ” y, finalmente, hace del suicidio el único curso de acción viable.

La Escritura afirma muy claramente la ley de contradicción. Primera de Juan 2:21, por ejemplo, es explícito: ” ninguna mentira

NT. También llamada ley de la NO contradicción

procede de la verdad. ” Muchos otros pasajes tales como 2 Timoteo 2:13 (“[Dios] no puede negarse a sí mismo “), asumen o reafirman el principio de contradicción.

Muchos cristianos bien intencionados, sin embargo, parecen funcionar con la idea errónea de que la revelación bíblica es de alguna manera exenta de la ley de la contradicción. Ellos sugieren que la verdad de Dios puede transgredir la lógica si así a Dios le agrada. A menudo apuntan a la doctrina de la Trinidad o se oponen a la soberanía divina y la responsabilidad humana como evidencia de que la verdad revelada es a veces contradictoria.

Mas Tito 1:2 nos dice que “Dios… no puede mentir. ” Por lo tanto, incluso la Palabra de Dios debe estar en armonía con la ley de la contradicción. Una contradicción clara e irreconciliable sería suficiente para destruir la confianza de toda la Biblia . Por ello, los enemigos de la verdad están tan ansiosos por probar que la Palabra de Dios se contradice.

Seguramente aquellos que aman la verdad deben celosamente custodiar contra cualquier sugerencia de que la revelación de Dios es internamente inconsistente. Pero más que eso, tenemos que defender la propia ley de contradicción, porque este es un principio bíblico, y en el reside el fundamento de toda verdad.

Me molesto cuando términos como paradoja y contradicción son utilizados por los cristianos y sin explicación suficiente. La Neo-ortodoxia construyo toda una teología de ideas contradictorias

para etiquetar toda incongruencia como “paradoja”. Pero tenga cuidado: cuando utiliza el neo -ortodoxo del término paradoja, en realidad están hablando de contradicciones reales. Todo el sistema de ellos está diseñado para dar cabida a estas contradicciones. Así ellos bautizaron a la irracionalidad y le dieron una etiqueta cristiana. Más este no es el verdadero Cristianismo.

Yo francamente no me siento cómodo, incluso con el uso común del término antinomia para describir la tensión entre la soberanía divina y la responsabilidad humana. De acuerdo con el Diccionario Oxford English Dictionary, antinomia es ” una contradicción entre dos leyes igualmente vinculantes; un conflicto de autoridad; y una contradicción entre conclusiones que parecen igualmente lógicas”. Yo no Creo que una contradicción verdadera exista entre la soberanía divina y la responsabilidad humana. (Si usted cree que estas doctrinas simplemente se contradicen entre sí, debe mostrar dónde residen las contradicciones- Real o aparente – exista, mas voy a dejar esa discusión para otro artículo).

¿Qué pasa con las declaraciones ” paradójicas ” de Jesús – ” los primeros serán los últimos”, ” usted debe perder su vida para salvarla “, y así sucesivamente? Estas no son contradicciones, sino sólo juegos de palabras. Jesús no está diciendo proposiciones contradictorias, sino simplemente utilizando un lenguaje oximorónico para enfatizar el punto de que él está estableciendo.

La Trinidad es ciertamente difícil (posiblemente imposible) para la mente humana comprender completamente, mas ella no es auto-contradictoria. No creemos que Dios es tres en el mismo sentido en que Él es uno. Una lectura de las enseñanzas de los concilios de la Iglesia sobre esta doctrina revela que la ortodoxia histórica ha evitado cuidadosamente el lenguaje de la contradicción. Los padres de la iglesia sabían muy bien que si estaban de acuerdo con las acusaciones de los críticos de que esta verdad es auto-contradictoria, habría sido equivalente a decir que el propio Cristianismo es falso.

Lo que ellos sabían – y los Cristianos modernos a menudo no entienden – es que cada vez que nuestro lenguaje se mueve en el vocabulario de la contradicción y la antinomia es contradicción, las palabras mismas no comunican algo más. Si destruimos la ley de la contradicción, literalmente, cualquier cosa puede ser verdad. El negro puede llegar a ser blanco y caliente puede llegar a ser frío, y todo no significan nada.

Aquí es exactamente donde la mayoría de los hombres y mujeres modernos vive – el abismo del existencialismo , donde Joe y Sally pueden sustentar  cosmovisiones que de plano se contradicen entre sí – sin embargo, ambas negando seriamente que un sistema es correcto,  que si un sistema es correcto , el otro debe estar errado.

Ese tipo de pensamiento parece meramente afable y benigno, sin embargo, este destruye el concepto mismo de verdad.

Muchos rechazan la ley de contradicción, precisamente para que

ellos puedan declarar la verdad como falsa y hacer justicia en perversidad. Por lo tanto, la noción de que la verdad puede ser inconsistente consigo misma es una de las falacias más populares y perniciosas, sustentada con el apoyo de los hombres y mujeres incrédulas de nuestra era. Es un concepto hostil a la verdad y repleto de peligro mortal. Por esta razón, es absolutamente crucial que los que creen que toda palabra de Dios es verdad, debería oponerse irracionalismo con cada fibra de su ser.

Considere esto, por ejemplo: ¿si las proposiciones antitéticas pueden ser simultáneamente verdaderas, entonces ¿quiénes somos nosotros para decir que aquellos que niegan la deidad de Cristo están realmente erados? Si proposiciones contradictorias pueden ser verdaderas, entonces el arrianismo en realidad puede ser tan cierto como el Trinitarismo. ¿Cuál es el propósito de defender cualquier verdad en un sistema como este?  ¿Ve el problema?

 

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

Loja, 5 de febrero 2012