DESCARGUE ⇒      LA BIBLIA CONTIENE PARADOJAS

PORTADA E LA BIBLIA CONTIENE......

¿LA BIBLIA CONTIENE PARADOJAS?

 

W. Gary Crampton

TRADUCCIÓN: RAUL LOYOLA ROMÁN

 

De acuerdo con Kenneth S. Kantzer, editor de la revista Christianity  Today, hay dos tipos de paradojas: retóricas y lógicas. La primera es ” una figura utilizada para lanzar luz sobre un tema que desafía la razón de otra persona, sorprendiéndola de este modo”(Evangelical Dictionary of Theology, editado por Walter A. Elwell, 826,827; Robert L. Reymond, Preach The Word! 31, 32). La Biblia contiene muchas paradoja retóricas (comparar Mateo 10:29, Juan 11:25,26; 2 Corintios 6:9,10).

Paradojas lógicas, sin embargo, son muy diferentes. Aquí tenemos una situación en la que una afirmación (o dos o tres afirmaciones) es auto-contradictoria, o al menos parece ser. De una forma u otra   la afirmación no puede ser reconciliada ante el tribunal de la razón humana. La unión hipostática de las naturalezas Divina y humana en la persona de Jesucristo, la elección incondicional y la libre oferta del Evangelio y la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre son ejemplos presentados por los abogados de la paradoja bíblica ( lógico).

Por ejemplo , Edwin H. Palmer en Los Cinco Puntos del Calvinismo se refiere a la doctrina de la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre como una ” paradoja ” que el calvinista dice , “a pesar de toda lógica ” (85 ) . ¿Dios nos habla en tal lenguaje? ¿Él es el autor de la paradoja lógica? No, dice el apóstol Pablo: “Dios no es autor de confusión” (1 Corintios 14:33).

Y, sin embargo, con demasiada frecuencia, esos comentarios se escuchan dentro del ámbito de la ortodoxia. JI Packer hace la declaración de que la Biblia está llena de tales paradojas (él se refiere a ellas como antinomias). Packer escribe que estas antinomias están “aparentemente en posiciones incompatibles” con las cuales tenemos que aprender a vivir. Nosotros debemos ” considerar rechazar la inconsistencia aparente como real” (evangelismo y la Soberanía de Dios, 18-21)1.

Cornelius Van Til está de acuerdo con este punto también. Él va más allá y dice: “Ahora, puesto que Dios no es plenamente comprensible a nosotros, tenemos la obligación de participar en lo que parece ser contradicciones en todo nuestro conocimiento. Nuestro conocimiento es analógico [es decir, no existe sentido inequívoco, en el que el conocimiento de Dios es lo mismo que el conocimiento del hombre] y por lo tanto debe ser paradójico ” (The Defense of the Faith, 44). Posteriormente Van Til dice: ” Todas las verdades de la religión cristiana tienen necesariamente la apariencia de ser contradictorias ” (Common Grace and the Gospel, 165).

Hay declaraciones increíbles procedentes de los principales estudiosos ortodoxos como el Dr. Palmer, el Dr. Packer y el Dr. Van Til; y, sin embargo, por desgracia, no son tan infrecuentes. ¿Cómo deberíamos ver la paradoja lógica de forma cómo ella es (supuestamente) encontrada en las Escrituras?

Según Gordon Clark, el tema de la paradoja bíblica es totalmente subjetivo. Lo qué puede ser paradójico para uno puede no ser para otro (The Atonement, 32).

Por ejemplo, la paradoja del Dr. Palmer, citada más arriba, en cuanto a la soberanía de Dios y la responsabilidad del hombre, no es una paradoja en absoluto para John Gerstner, quien escribe: “Nosotros no vemos por qué es imposible para Dios predestinar que un acto acontezca por medio de la elección deliberada [es decir, la responsabilidad humana] de individuos específicos” (A Predestinación Prime, 26). Tampoco era una paradoja para los teólogos de Westminster, que sostenían que ” Dios desde la eternidad, por el sabio y santo consejo de su voluntad, ordeno libre e inalterablemente todo lo que sucede. Sin embargo, lo hizo de tal manera, que Dios ni es autor del pecado , ni hace violencia al libre albedrío de sus criaturas, ni quita la libertad ni contingencia de las causas secundarias, sino más bien las establece” ( CFW , III, 1 ). La doctrina puede ser un ” gran misterio” (esto es, difícil de plena comprensión), mas no es de forma alguna paradójica (es decir, imposible de ser reconciliada), dice Westminster (III, 8). En efecto, la doctrina ” La doctrina de este alto misterio de la predestinación debe tratarse con especial prudencia y cuidado, para que los hombres al atender la voluntad de Dios revelada en su Palabra, y al ceder obediencia a ella, puedan por la certeza de su llamamiento eficaz estar seguros de su elección eterna. ” (III, 8). Esto ciertamente no sería posible con cualquier doctrina que no pueda ser reconciliarse con la mente del hombre.

El presente autor está de acuerdo con el Dr. Clark cuando dice que una paradoja bíblica no es más que ” un calambre muscular entre las orejas que puede ser eliminada por medio de masaje racional. ” Insistir en la existencia de paradojas lógicas en la Biblia es para mantener, al menos implícitamente, una opinión muy baja de la infalible Palabra de Dios. (Esta declaración, de ninguna manera se debe entender cómo una difamación contra el Dr. Palmer, el Dr. Packer y el Dr. Van Til, ambos sustentan un alto concepto de la inspiración bíblica) Porque como Clark dice en otro lugar: ” Depender de paradojas… destruye tanto la revelación como la teología y nos deja en la completa ignorancia (ThePhilosophy of Gordon Clark, editado por Ronald Nash, 78).

Es interesante señalar que la afirmación de la paradoja bíblica es uno de los principios fundamentales de la neo-ortodoxia, una teología que se deleita tanto en la existencia de una paradoja que es llamada ” La Teología de Paradoja” (Kantzer, loc. Cit.). Karl Barth y Emil Brunner, por ejemplo, declaran la existencia de contradicciones en la Biblia (en la neo -ortodoxia La Biblia no es la “Palabra de Dios “, sino que contiene la Palabra de Dios). Barth afirma que la Biblia es en todos los casos nada más que las vulnerables palabras de los hombres que son falibles y que yerran en sus escritos (Dogmática de la Iglesia, I. 2:507 ss). Según Barth, es indigno de Dios trascendente revelarse a si mismo, en Cristo, a través de declaraciones proposicionales simplonas. Así, en la Biblia encontramos muchas declaraciones paradójicas y contradictorias.

Emil Brunner, otro campeón de la neo -ortodoxia, está de acuerdo. Siguiendo a Soren Kierkegaard, Brunner reconoce que la fe cristiana, la Biblia, la revelación de Dios al hombre, y así sucesivamente, deben todas ser vistas como paradójicas. Siendo esto así, la Biblia nunca debe ser considerada como la infalible Palabra de Dios.

Ella contiene numerosas contradicciones, esto es, paradojas (Robert L. Reymond, Brunner’s Dialectical Encounter, 88ff; Stewart Custer, Does Inspiration Demand Inerrancy? 76ss.). En este punto, Brunner va al punto de decir que la contradicción es la marca de la verdad religiosa (citado en John Gerstner, Jonathan Edwards : A Mini – Teology, 24 ) . ¿Qué clase de absurdo es este? Un absurdo muy académico.

La teología neo- ortodoxa , siguiendo los pasos de Immanuel Kant y los teólogos ” inmanentistas ” Friedrich Schleiermacher y Ritschl Albrecht , trató de levantar un muro entre la Deidad trascendente y el hombre (Ronald Nash, The Word of God and the Mind of Man, 17ff.)) El verdadero conocimiento no es posible; Él es ” totalmente otro ” (Barth). Por otra parte, mantiene la neo -ortodoxia, porque la revelación proposicional no es posible, el agnosticismo teológico es el resultado.

De forma comprensible, estas enseñanzas en el ambiente teológico llevaron a un divorcio entre la verdad cristiana (y fe) y la razón. Lo que no se encuentra a menudo también es el resultado de lo que Nash llama “la revuelta religiosa contra la lógica ” (ibid., 918). Aunque Agustín reivindicase que la lógica era Divinamente ordenada (incluso un atributo de Dios), y por lo tanto debe ser de confianza y utilizado por el hombre como portador de la imagen de Dios, la neo -ortodoxia y mucho mas el evangelicalismo moderno de hoy niegan que la lógica puede ser confiable.

El evangélico Donald Bloesch, por ejemplo, niega abiertamente que haya un punto inequívoco en el cual la lógica y el conocimiento del hombre sean los mismo de Dios. Debido a la falta de un punto de contacto, la paradoja debe existir en la Escritura. Herman Dooyeweerd, y la mayor parte de la escuela de Filosofía de Amsterdam, por otro lado, han erigido un “límite” entre Dios como Legislador de la ley, y el hombre como recipiente. Las leyes de la lógica existen solamente del lado humano del límite. Si este límite Dooyeweerdiano realmente existe, Dios no puede revelar nada a sus criaturas, y el hombre no puede saber nada de Dios, incluyendo la noción de límite.

La verdad de la cuestión es, sin embargo, que la lógica es un atributo de Dios mismo. Él es el Dios de la verdad (Salmo 31:5); Cristo es la verdad (Sabiduría, lógica, razón, etc) Encarnado Juan 14:6. ; 1 Corintios 1:24; Colosenses 2:3). Dios no es el autor de confusión (1 Corintios 14:33); por lo tanto, no puede hablar con nosotros en declaraciones ilógicas, y paradójicas.

Debido a que la lógica es uno de los atributos de Dios, las leyes de la lógica son principios eternos. Y debido a que el hombre es un portador de la imagen de Dios, estas leyes son una parte del hombre. Hay, entonces, un punto de contacto entre la lógica (y el conocimiento) de Dios y del hombre.

Carl Henry escribe: ” La insistencia sobre un abismo lógico entre las concepciones humanas y Dios como el objeto de conocimiento religioso es erosivo del conocimiento y no puede escapar a una reducción en el escepticismo.

Conceptos que por definición son inadecuados para la verdad de Dios no puede ser compensado de deficiencia lógica apelándose a la omnipotencia de Dios o de Su gracia. No mejorara exigir una restructuración de la lógica humana en el beneficio del conocimiento de Dios. El que requiere una lógica superior debe preservar las leyes vigentes de la lógica para escapar de defender la causa del absurdo ilógico” (Dios, la revelación y la autoridad, III, 229 ) .

Según Henry, las preguntas que se plantean en los círculos ortodoxos acerca de si la Biblia contiene paradojas lógicas. Sobre el gran divorcio entre la lógica de Dios y la mera lógica humana, y así por delante, es el resultado de la epistemología dialéctica de la neo -ortodoxia ( op . cit . 214ss . ) . Ronald Nash confirma lo que ya se ha señalado anteriormente: ” Si no hay absolutamente ningún punto de contacto entre la llamada lógica divina y la así llamada lógica humana, entonces lo que ¿qué pasa como “predicación” humana nunca puede ser válida. ” En otras palabras, sin este punto de contacto, el hombre nunca podría conocer verdaderamente ninguna cosa que fuese (op. cit. 96).

Las leyes de la lógica, entonces, son esenciales para el hombre tener conocimiento. Además de la ley de la contradicción, ni A y ni no- A, por ejemplo, Génesis 1:1: seria una proposición sin sentido. “En el principio Dios creó los cielos y la tierra” no puede al mismo tiempo significar “En el principio Dios no creó los cielos y la tierra. “Elimine la ley de la contradicción como axiomática, y usted habrá eliminado el significado de toda la Escritura.

apelar a pasajes bíblicos como Isaías 55:3,9 , los pensamientos y los caminos de Dios son más altos que aquellos de la humanidad , para contradecir con la posición adoptada en este artículo, es ilusorio. Ningún Cristiano ortodoxo cuestiona la diferencia cuantitativa entre el conocimiento, pensamientos, caminos, etc . , de Dios y de los hombres. Lo que es cuestionado es la diferencia cualitativa. Es decir, la diferencia entre los pensamientos de Dios y los pensamientos de los hombres es una cuestión de grado, no de tipo.

Cualquier exégesis de este pasaje que concluye que los pensamientos de Dios son totalmente distintos de los pensamientos del hombre tropieza con el mandamiento para que el impío olvide su pensamiento y piense como Dios piensa.

Escribiendo sobre este tema, Gordon Clark dice: “Verdaderamente, la Escritura dice que los pensamientos de Dios no son nuestros pensamientos y sus caminos no son nuestros caminos. Pero, ¿es una buena exégesis decir que eso significa que su lógica, su aritmética, y su verdad no son las nuestras? Si es así, ¿cuáles serian las consecuencias? Esto significa no sólo que nuestras sumas y restas son erróneas, sino también que todos nuestros pensamientos, la historia y la aritmética, están todos errados”. Por lo tanto, Clark dice: ” debemos insistir en que la verdad es la misma para Dios y para el hombre ” (The Philosophy of Gordon Clark, 76).

¿Qué debemos entonces concluir acerca de la supuesta ilusión de la paradoja bíblica en la Biblia? Se ha dicho lo suficiente para mostrar los graves problemas planteados con tal concepto. Pero es necesario que sea dicho más. Robert Reymond propone tres obstáculos insuperables que aquellos que declaran tal visión errante deben tratar (Preach the Word, 30-31):

1) Como se ha señalado anteriormente, la cuestión de qué es y qué no es una paradoja es totalmente subjetivo. Para universalmente afirman que tal y tal enseñanza es una paradoja por lo tanto requieren la omnisciencia. ¿Cómo puede alguien saber que esta enseñanza no se había reconciliado ante el tribunal de la razón humana de alguien?

2) Incluso cuando alguien afirma que la contradicción aparente es sólo “aparente “, hay serios problemas. ” Si de hecho verdades no contradictorias pueden parecer como contradicciones y si ninguna cantidad de estudio o reflexión pueden eliminar la contradicción, no hay medios disponibles para distinguir entre esta contradicción ” aparente ” es una contradicción real” (ibid). ¿Cómo entonces el hombre sabe si él está adoptando una contradicción real (que se encuentra en la Biblia [una imposibilidad; 1 Corintios 14:33], reduciría la Escritura al mismo nivel de contradictorio al Corán del Islamismo) o una contradicción aparente?

3) Una vez que alguien afirma (con Barth y Brunner) que la verdad puede venir en forma de contradicciones irreconciliables, entonces “el abandonó toda posibilidad de volver a detectar una verdadera falsedad. Cada vez que se rechaza una proposición como falsa, porque ella ” contradice ” la enseñanza de la Escritura, o porque es de alguna forma ilógica, o responsable por la proposición sólo tiene que sostener que ella sólo parece contradecir la Escritura o ser ilógica, y que su proposición es una… de las muchas paradojas que hemos reconocido tener un lugar legítimo en nuestros ” pequeños sistemas ‘” (ibíd.). Siendo este el caso, la exclusividad del cristianismo como la única religión verdadera revelada morirá la muerte de millares de calificativos.

¿Cuál es nuestra conclusión? Simplemente esta: La Biblia no contiene paradojas lógicas. Clark esta correcto; cualquiera de las llamadas paradojas lógicas encontradas en las Escrituras no son más que calambres musculares entre las orejas que se pueden eliminar por medio de masajes racional; ellas son el resultado de la exégesis defectuosa, no de la Palabra de Dios. Cualquier tropiezo en esta área conducirá (al menos) a una caída en el absurdo neo – ortodoxo.

 

W. Gary Crampton

Traducido por: Raul Loyola Román, 3 de enero de 2013.

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

 

 

f

Anuncios