DESCARGUE   Cornelius Van Til POR J. ROBBINS

YES

Cornelio

Van Til

Por

John W. Robbins

 

 Traducción: Raul Loyola Román

 

 Durante los últimos cuarenta y cinco años, se ha desarrollado un mito en torno a un teólogo de Filadelfia que, por sí solo, con las manos, derrumbó a las fuerzas de la oscuridad intelectual, un pensador tan profundo y tan ortodoxo que es nada menos que un nuevo Copérnico. En este ensayo me propongo examinar este mito y el hombre detrás de él; el profesor Cornelius Van Til del Seminary Westminster Theological.

El profesor Van Til es objeto de extrema lealtad y reverencia por muchos de sus estudiantes. Esta actitud tiene tanto causas como consecuencias. Una consecuencia es una casi falta total de discusión crítica de las ideas distintivas de Van Til. Algunos de los seguidores de Van Til parecen incluso entender sus ideas. Ellos han sido encantados por el mito que rodea al alto y guapo profesor de teología. Uno de los biógrafos del profesor Van Til fue tan engañado por el mito que el falsifica un poco la historia en relación con Van Til. La adoración heroica es una característica destacada de muchos de los seguidores de Van Til, y el cristiano promedio es tanto desconcertado y avergonzado por los sonidos y por el espectáculo de saludos y las palmas que se producen en ciertos círculos. Nosotros no podemos acusar, y no acusamos a Dr. Van Til por el comportamiento de sus seguidores. Él es sin duda más inteligente que la mayoría, si no todos ellos.

Si el profesor Van Til fuese todo lo que sus seguidores creen que es, sería una buena razón para la reverencia, temor, lealtad y devoción. Si Val Til hubiese hecho todas las cosas que tiene fama de haber hecho, si él era todo lo que él tiene fama de haber sido, este escritor sería de los primeros en estar entre sus admiradores. Mas hay una discontinuidad (para usar una palabra favorita de Van Til) entre el hombre y el mito. Tal abismo entre el hombre y el teólogo legendario que hace que toda esa lealtad y admiración está fuera de lugar. Después de que alguien penetre en el mito, que sólo se puede hacer mediante la lectura de las palabras de Van Til – una tarea que pocos parecen haber hecho, o están dispuestos a hacer – el contraste entre el hombre y el mito es aterrador. El teólogo de proposiciones místicas tiene poco parecido con el profesor Van Til, que enseñó en el Seminario Westminster durante cuarenta y cinco años. En las páginas siguientes voy a examinar y explicar diversos aspectos de su obra, que van desde el estilo de sus escritos, hasta que sus doctrinas acerca de Dios y la Biblia. En todas estas áreas, se verá que el falla en encontrar normas Escrituristicas para para profesores cristianos, y al menos en dos casos, el comete errores tan graves que la herejía es la única palabra apropiada para describir su enseñanza, a lo largo de su vida, sobre Dios y la Biblia.

 

El VAN TIL MITOLÓGICO

“Las enseñanzas de Van Til”, escribe John Frame, del Seminario Teológico de Westminster, “son transformadoras de vidas y del mundo ” (Richard Pratt, Every Thought Captive, [Presbyterian and Reformed Publishing Company, 1979], viii). “El Dr. Van Til, ” dice Richard C. Pratt, Jr., es” sin duda, el mayor defensor de la fe cristiana en nuestro siglo ” (ibíd., xi). El prolífico autor, Rousas Rushdoony, cree que ” en toda área del pensamiento, la filosofía de Cornelius Van Til es de importancia crítica y vital ” (ER Geehan, ed. Jerusalén y Atenas, [Presbyterian and Reformed Publishing Company, 1971], 348). Frame cree que la “contribución [de Van Til] para la teología es prácticamente de dimensiones Copérnicas… cuando alguien considera la exclusividad de su posición apologética para la teología. Esa persona busca por superlativos describir la importancia del enfoque integral de Van Til ” (Gary North, ed. Foundations of Christian Scholarship, [Ross House Books, 1976], 295). En otro artículo, Frame describe a Van Til como ” un pensador de enorme poder, que combina la ortodoxia incuestionable con originalidad deslumbrante… Van Til… es quizás el más importante pensador cristiano del siglo XX ” (New Horizons [Revista Presbiteriana Ortodoxa] Iglesia, octubre de 1985, 1).

Quizá presintiendo que se acerca peligrosamente a exceder Frame reconoce que ” Van Til no es perfecto o infalible ” (4). Y Frame añade ” otra importante entrada de Van Til “: ” Él [Van Til] me dijo que él no creía que sus visiones distintivas deberian convertirse en una prueba de la ortodoxia de la iglesia. El no consideraba tener algún tipo de carácter final y definitivo ” (ibid). El historiador C. Gregg Singer cree que ” Cornelius Van Til ha dado a la iglesia una apologética verdaderamente monumental ” (Jerusalén y Atenas, 328). Hace cuarenta años, Van Til ya había sido descrito como ” un gigante teológico ” por uno de sus admiradores. Este es el legendario Van Til, el teólogo sobre el cual es necesario decir, para que el lector no tenga ninguna impresión errada, que él no era perfecto ni infalible. ¿Como ese legendario personaje encaja con el verdadero teólogo? Examinemos sus escritos y veamos.

 

EL VAN TIL COMUNICADOR

Dios esta preocupado con la claridad de su revelación y demanda de que los maestros Cristianos sean claros en su pensamiento y enseñanza. Por ejemplo, en Deuteronomio

27:2-8 Moisés y los ancianos dieron un mandamiento al pueblo: ” Después de cruzar el Jordán y de entrar en la tierra que el SEÑOR tu Dios te da, levantarás unas piedras grandes, las revocarás con cal, y escribirás sobre ellas todas las palabras de esta ley”. El Señor ordeno a Habacuc (2:2): ” Escribe la visión, y haz que resalte claramente en las tablillas, para que pueda leerse de corrido. ” Lucas escribió su evangelio porque ” por qué a parecido bien a mí… darte por escrito… una ordenanza… para que conozcáis… ” .

Cristo habló al pueblo en parábolas porque Él quería confundirlos, masca sus discípulos les habló claramente. los discípulos se acercaron y le preguntaron: —¿Por qué le hablas a la gente en parábolas?

Mat 13:11 —A ustedes se les ha concedido conocer los secretos del reino de los cielos; pero a ellos no. Al que tiene, se le dará más, y tendrá en abundancia. Al que no tiene, hasta lo poco que tiene se le quitará. Por eso les hablo a ellos en parábolas: »Aunque miran, no ven; aunque oyen, no escuchan ni entienden. En ellos se cumple la profecía de Isaías: »“Por mucho que oigan, no entenderán; por mucho que vean, no percibirán. “. (Mateo 13:10-14, ver también Marcos 4). Pablo predicó el Evangelio con claridad, y lo exhortó a ser enseñado claramente en las iglesias: ” Hermanos, si ahora fuera a visitarlos y les hablara en lenguas, ¿de qué les serviría, a menos que les presentara alguna revelación, conocimiento, profecía o enseñanza? Aun en el caso de los instrumentos musicales, tales como la flauta o el arpa, ¿cómo se reconocerá lo que tocan si no dan distintamente sus sonidos? Y si la trompeta no da un toque claro, ¿quién se va a preparar para la batalla? Así sucede con ustedes. A menos que su lengua pronuncie palabras comprensibles, ¿cómo se sabrá lo que dicen? Será como si hablaran al aire. ¡Quién sabe cuántos idiomas hay en el mundo, y ninguno carece de sentido! Pero si no capto el sentido de lo que alguien dice, seré como un extranjero para el que me habla, y él lo será para mí. (1 Corintios 14:6-11).

EL CULTO DE LA NO-INTELIGIBILIDAD

En contraste con esta idea bíblica de la claridad, que era también el ideal de Calvino e incluso Hegel, un filósofo del siglo XX, la prosa de Van Til es a menudo ininteligible. Esta np-inteligibilidad es transformada por los discípulos apasionados de Van Til en una señal de gran inteligencia y profundidad. Así, uno de los biógrafos de Van Til, William White Jr., relata los procedimientos de un banquete en el Seminario Westminster: “… el maestro de ceremonias estaba presentando el agradable holandés. ‘ Hay una controversia actual sobre quién es el mayor intelecto de ese segmento del siglo XX “, dijo el maestro de ceremonias. ” Probablemente la mayoría de la gente votaría por el culto Dr. Einstein. Yo no. Deseo presentar como mi candidato para el honor del Dr. Cornelius Van Til (fuertes aplausos) “Mi razón para hacer esto es: sólo once personas en el mundo entienden a Albert Einstein… Nadie – pero nadie en el mundo – entender Cornelius Van Til ‘ ” (Van Til- Defender of the faith, [Thomas Nelson Publishers, 1979], 181-182). Sin duda, el maestro de ceremonias estaba siendo gracioso, pero era un humor con un punto. Que Van Til no hubiera sido ininteligible, puede que no sea una broma.

Esta tendencia a asumir que la falta de inteligibilidad implica inteligencia, el aprendizaje o profundidad superior pude explicar en gran medida la popularidad de Van Til. También puede explicar por qué es tan frecuentemente citado y mal citado y porque su nombre es tan a menudo invocado por personas que no entienden lo que él escribió. John Frame, el heredero aparente de Van Til en el Seminario Westminster, deseaba que él “tuviese un centavo por cada discurso que he oído en el santuario o en otro lugar, cuando alguien pensó que estaba exponiendo Van Til y en realidad estaba totalmente equivocado ” (New Horizons , 1-2).

LA PRÁCTICA DE LA NO-INTELIGIBILIDAD

Ahora, sin duda, Van Til no puede ser culpado por imprudencia o ignorancia de algunos de sus discípulos. Mas él puede y debe ser culpado por un estilo de escritura que tan

fácilmente conduce a la incomprensión. En su pequeño folleto, Toward A Reformed Apologetics, Van Til admite, bajo el título “Retractions and Clarifications”[retracciones y Aclaraciones]: “Yo no siempre deje perfectamente claro que la presentación de Cristo a los hombres perdidos, debemos presentarlo como Él es . Él nos dice lo que Él es en la Escritura. Aparentemente, yo he dado ocasión para que la gente piense que soy especulativo o filosófico primeramente y Bíblico después “(sin editor, sin fecha, en la página 24, el énfasis es de Van Til).

En una entrevista con la revista Christianity Today en 1977, Van Til hizo las siguientes declaraciones, todos en el mismo párrafo. Compare su tercera frase con su sexta, y usted tendrá una idea de por qué es muy difícil entenderlo: “Mi preocupación es que la demanda de no-contradicción cuando llevada a su conclusión lógica reduce la verdad de Dios a la verdad del hombre. Es anti-Escritural que pensar en el hombre como autónomo. El terreno común que tenemos con los incrédulos es nuestro conocimiento de Dios, y yo me refiero repetidamente a Romanos 1:19. Todas las personas inevitablemente conocen a Dios odiando a Dios. Después de eso ellos necesitan tener el verdadero conocimiento restaurado a ellos en el segundo Adán. Niego el fundamento común con el hombre natural, muerto en delitos y pecados, que siguen el dios de este mundo “(Christianity Today, 30 de diciembre de 1977, 22). En la tercera frase él dice: “El terreno común que tenemos con el no creyente es nuestro

conocimiento de Dios…“. En la sexta frase él dice: ” yo niego el terreno común con el hombre natural. ” ¿Qué es esto? ¿O el incrédulo no es un hombre natural y el hombre natural no es un incrédulo? ¿Tenemos un terreno común con el hombre natural, el incrédulo, o no es así? ¿O estamos haciendo una pregunta tonta sobre la base de la mera lógica humana?

Esta contradicción es sorprendente, sin embargo, se encuentran contradicciones similares con todas las obras de Van Til. Lo que es igualmente desconcertante, sin embargo, es su uso de frases sin sentido. En la primera frase, lo que “reduce la verdad de Dios a la verdad del hombre” Ciertamente suena mal, ¿pero significa algo? ¿Van Til está abogando por una teoría de los dos tipos de verdad? Por otra parte, ¿como insistir que declaraciones no contradictorias “reducen la verdad de Dios a la verdad del hombre”? El hombre es el inventor de la consistencia lógica, ¿o pretende ser Dios? ¿Hay sombra de variación en Dios? ¿Él no es mismo ayer, hoy y siempre? ¿La Escritura se puede romper? ¿Dios es el autor de confusión?

Igual de importante, ¿cuales conexiones, si la hay, hay entre las tres primeras frases de este párrafo que he citado? Estos tipos de problemas – la afirmación enfática de contradicciones, el uso de frases sin sentido y disyunción de sus sentencias – es que hacen de Van Til el comunicador estar lejos del ideal bíblico de claridad. Como veremos en un momento, Van Til dogmáticamente defiende esta confusión como una señal de piedad y condena el hablar claro como impío.

 

EL VAN TIL PRESUPOSICIONALISTA

Sobre este tema de cómo se debe defender el cristianismo – el tema llamado apologética – hay básicamente sólo dos escuelas de este siglo, evidencialista y presuposicionalista.

Hombres como Tomás de Aquino, Charles Hodge, William Paley, y John Warwick Montgomery en este siglo, Norman Geisler, y John Gerstner suelen considerarse evidencialistas.

Otros, como Cornelius Van Til y Gordon H. Clark, son presuposicionalistas. La diferencia básica entre las dos escuelas, y la Explicación sus Nombres, es que los evidencialistas afirman la validez de los argumentos para la existencia de Dios y la Verdad de la Biblia y los presuposicionalistas niegan la validez de estos argumentos.

Los presuposicionalistas argumentan que la existencia de Dios y La Verdad de la Biblia deben ser asumidas o presupuestas.

EL profesor Van Til es la misma forma considerado por los críticos y admiradores como el Sr. Presuposicionalista. Un Reciente Libro de tres evidencialistas (John Gerstner, RC Sproul, y Arthur Lindsley), Classical Apologetics “, llama a Van

til” sin duda, el principal  exponente del presuposicionalismo”. El Vantilianismo es casi un sinónimo para presuposicionalismo… “(183).

HACIENDO SUYAS LAS PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS

Por sorprendente que pueda ser para algunos de estos críticos y admiradores de Van Til, Van Til no rechaza las pruebas sobre la existencia de Dios, y él dice eso en varias ocasiones en sus libros. Este hecho lo elimina del campo presuposicionalista. Van Til escribe: “Los hombres deben raciocinar analógicamente a partir de la naturaleza hasta al Dios de naturaleza. Los hombres deben, por lo tanto, deben usar el argumento cosmológico, analógicamente, para entonces concluir que Dios es el creador de este Universo…a continuación, la conclusión de que Dios es el creador de este universo… Los hombres también deben usar el argumento ontológico analógicamente “(Introducción a la Teología Sistemática [1971], 102).

Él continúa, citándose a sí mismo: “El argumento para la existencia de Dios y para la verdad del cristianismo es objetivamente válido. No deberíamos menospreciar la validez de este argumento para el nivel de probabilidad. El argumento puede ser pobremente declarado, y puede nunca establecerse adecuadamente. Mas en sí el argumento es absolutamente resonante”(En defensa de la Fe, [Presbyterianand Reformed Publishing Company, 1967], 197).

En la misma página Van Til escribe: “Consecuentemente, yo no rechazo ” las pruebas teístas “sino que insisto en la formulación de un modo que no comprometa las doctrinas de la Escritura. Es decir que si la prueba teísta se construye como debe ser construida, es objetivamente válida, sea cual sea la actitud de aquellos que ella pueda obtener”. Van Til dice lo mismo en otra parte de su texto, Apologética [1971], (64):” Por lo tanto, hay absolutamente pruebas ciertas para la existencia de Dios y la verdad del teísmo Coalición Cristiano”.  Y en la página 65, ” los apologistas Reformados sostienen que hay un argumento absolutamente válido para la existencia de Dios y para la verdad del teísmo Cristiano”.

Uno de los estudiantes de Van Til y ahora profesor de apologética y teología sistemática en el Seminario Teológico Westminster, John Frame, estableció el mismo punto: “Van Til simplemente no esta en contra de las pruebas teístas como los estudiantes a menudo se imaginan. Por el contrario, él les da un fuerte respaldo. Mas el insiste en que deben ser formuladas de una manera específicamente cristiana, rechazando cualquier “prueba” sobre la base de una epistemología no cristiana ” Foundations of Christian

Scholarship, 301n.). Thom Notaro em seu livro, Van Til and the Use of Evidence, (Presbyterian and Reformed Publishing Company, 1980), establece el mismo punto, incluso pensando que ” la frecuencia con la que Van Til defiende la noción de prueba es alarmante… “(65). Yo cite tal ves solamente un tercio de los endosos de Van Til en las pruebas teístas que han aparecido en sus escritos publicados.

 

RECHAZANDO LAS PRUEBAS DE LA EXISTENCIA DE DIOS

Por otro lado, Van Til también hace declaraciones como esta: ” Seguramente los creyentes reformadas no buscan probar la existencia de su Dios. Tratar de probar o refutar la existencia de ese Dios seria procurar negarle. Buscar probar o refutar ese Dios presupone que el hombre puede identificar y descubrir hechos en relación con las leyes en el universo sin referencia a Dios. Un Dios cuya existencia es ‘ probada ‘ no es el Dios de las Escrituras”. Él al mismo tiempo sostiene que “los creyentes Reformados no tratan de demostrar la existencia de su Dios” y que ” los apologistas Reformados sostienen que hay un argumento absolutamente válido para la existencia de Dios “.

Hay tres cosas que hay que decir en este punto:

Primero, Van Til nunca formulo las pruebas teístas “de una forma distintamente cristiana, ” a pesar de su ” insistencia ” que esto fue echo y a pesar de las reiteradas peticiones del Dr. Gordon Clark para ver la nueva versión del Dr. Van Til de las pruebas teístas. Por lo tanto, el profesor Van Til cree en la validez de una prueba que él nunca escribió.

Segundo, estas visiones eliminan a Van Til del campo de pressupocisionalistas. El profesor John Frame, por ejemplo, cree que ” Cornelius Van Til, en mi opinión, no debe ser agrupado con Gordon Clark como “presuposicionalista”, como a sido frecuentemente hecho. Van Til antes, nos presenta una epistemología completa que implica temas de las tres tendencias [racionalismo, empirismo y subjetivismo] y más” (“Epistemological Perspectives and Evangelical Apologetics,” in the Bulletin of the Evangelical Philosophical Society, Volume 7, 3-4).

Tercero, la aserción dogmática de que la existencia de Dios es capaz y puede y no puede ser probada pone Van Til en su propia escuela de apologética, la cual puede ser llamada una escuela de apologética no- equilibrada. Van Til, Van Til el apologeta, no vive a la altura de legendario presuposicionalista.

 

 

 

Traducido por: Raul Loyola Román

3 de agosto del 2012.

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

 

 

 

 

 

 

Anuncios