DESCARGUE   LA VISIÓN DE LO ALTO

PORTADA LA VISION DE LO ...

LA VISIÓN DE LO ALTO

VINCENT CHEUNG

Traducción: Raul Loyola Román

LA VISIÓN DE LO ALTO

“»El que viene de arriba está por encima de todos; el que es de la tierra, es terrenal y de lo terrenal habla. El que viene del cielo está por encima de todos   y da testimonio de lo que ha visto y oído, pero nadie recibe su testimonio. El que lo recibe certifica que Dios es veraz. El enviado de Dios comunica el mensaje divino, pues Dios mismo le da su Espíritu sin restricción. El Padre ama al Hijo, y ha puesto todo en sus manos. El que cree en el Hijo tiene vida eterna; pero el que rechaza al Hijo no sabrá lo que es esa vida, sino que permanecerá bajo el castigo de Dios” (Juan 3,31-36)

La verdad es una, por definición. Ella es singular – existe solamente una verdad, y no hay muchas verdades. Ella es Auto-consistente- no hay auto-contradicción en la verdad. Ella es exclusiva- algo que contradiga la verdad debe ser falso. Sin embargo, existen muchas filosofías que dicen ser la verdad.

Aquí me refiero a la filosofía en un sentido general de un principio, una forma de pensar, y sobre todo a un sistema de pensamiento. La religión está incluida en este significado de la palabra, más si usted tiene sospechas sobre el uso de la palabra en una discusión acerca de la fe cristiana, entonces se puede sustituir con creencia, pensamiento, o tal vez doctrina.

Aunque parece haber muchas filosofías, cada una con sus propios métodos, premias y conclusiones, en realidad hay solamente dos filosofías principales. Hay una filosofía de lo alto, la filosofía celestial. Hay una filosofía de abajo, una filosofía terrena. Una consiste de revelación. La otra consiste de especulación. Una es el mensaje del cielo. La otra es la opinión del hombre.

La una viene de un Dios todopoderoso y omnisciente. La otra es el producto de ilusiones, inventos y preferencias humanas. Ella es un resultado de las ilusiones del hombre, porque él está engañado a sí mismo al pensar que sus métodos pueden descubrir la verdad. Es un resultado de invenciones del hombre, por que el con frecuencia simplemente inventa cosas. Y es el resultado de sus preferencias, debido a que sus métodos, sus ilusiones y sus inventos han sido seleccionados para complacer a sus disposiciones pecaminosas y excusarse así mismo de las demandas de Dios.

La filosofía de abajo en una tentativa de escapar o sustituir a la filosofía de lo alto. De esa forma, aunque haya una apariencia de variedad, todas las filosofías no Cristianas son reducidas a una porque son de hecho todas filosofías terrenales. Ellas nunca se levantan por encima de los principios subjetivos e irracionales, de los simples hombres. Esta es la línea divisoria simple: revelación divina o especulación humana.

Hay un teólogo que escribió: “Toda la enseñanza de la Escritura es aparentemente contradictoria” Esta afirmación, por supuesto, es una blasfemia. Él nunca fue capaz de ofrecer una explicación aceptable, o demostrar que las doctrinas de las Escrituras eran todas aparentemente contradictorias, y sus seguidores han fracasado y no han podido explicar esas y otras declaraciones similares  que él hizo. Sin embargo, él era profesor de apologética, y era, y aun es, venerado como uno de los mayores defensores de la fe del siglo pasado.

Mi interés no es para hablar de su pecado de blasfemia, sino explicarlo en términos de nuestra presente discusión. ¿Por qué él blasfemó? Él estaba convencido de su posición sobre la incomprensibilidad de Dios, algo que le llevó a insistir en que nuestro conocimiento de Dios es nada más que un conocimiento análogo. Este punto de vista de Dios no se deriva de la Escritura, sino que fue impuesto sobre la Escritura, de modo que el no solamente consideraba a Dios como incomprensible, sino también la Escritura como incomprensible. Por ello, él dice que la ” Escritura es aparentemente contradictoria” – toda ella.

He mostrado en otra publicación que en realidad la Biblia no enseña que Dios es incomprensible. Dios no es incomprensible en sí mismo, porque de lo contrario Él no podría conocerse plenamente, y esto estaría en contradicción con su omnisciencia. El Es incomprensible a nosotros solamente en el sentido que Él es infinito, por lo que siempre hay algo más sobre El a ser conocido de lo que ya conocemos. Más lo que sabemos, sabemos unívocamente, y no análogamente- es decir, a menos que no conozcamos la verdad.

Así, el atributo divino relevante es su infinidad, y no su incomprensibilidad, que no es un atributo divino de ninguna manera. ¿Más piense ahora sobre eso. Lo que engañaría a una persona haciéndola pensar que la incomprensibilidad es un atributo divino, cuando la Biblia no enseña tal cosa, y cuando eso no se ajusta a otros atributos divinos claramente definidos La respuesta es que la doctrina es una proyección de un atributo humano, que el hombre es finito. Que comprendamos o no a Dios plenamente, Él es plenamente comprensible en sí mismo, ya que Él se comprende plenamente. Cuando afirmamos o damos a entender que no es plenamente comprensible en sí mismo – que esa característica es un atributo de Dios – entonces hemos impuesto la aplicación de un atributo humano sobre nuestro entendimiento de Dios. Cuando hacemos eso, estamos hablando sobre Dios no como Él se revela, sino como hombres terrenales hablando sobre las cosas terrenales. Puesto que Dios no es una cosa terrenal, cuando continuamos en nuestra forma terrenal de hablar al referirnos a Él, el resultado es la confusión, la herejía, e incluso el mismo y gran pecado de blasfemia.

Este teólogo le gustaba decir que debemos “pensar los pensamientos de Dios según él”, mas eso fue exactamente lo que él no hacía. Debido a que estaba preso a la filosofía de lo bajo, el falló en hablar de Dios en la forma en que la misma Escritura habla sobre Dios – la manera en que Dios habla sobre sí mismo.

A menos que Dios confiese que sus propios pensamientos acerca de El mismo equivalen a aparentes contradicciones, o al menos que Dios confiese que su revelación sobre sí mismo equivale a aparentes contradicciones, este teólogo no tiene derecho a determinar esto. Una persona que piensa los pensamientos de Dios, según el afirmaría que su revelación verbal y obviamente no contradictoria e innegablemente auto-consistente. El rechazaría toda esa basura acerca de cómo es imposible entender a un Dios infinito de una forma inmediatamente coherente – el Dios omnisciente y omnipotente nos hizo, y Él sabe cómo hablar con nosotros, incluso en nuestra condición caída.

Si Dios es auto-consistente, sabe que Él es auto-consistente, y se revela así mismo como auto-consistente, entonces una persona puede percibir contradicciones aparentes en las palabras de Dios sobre sí mismo sólo por causa de algo en el hombre – por causa de la forma en que el hombre comprende y percibe las cosas. Pero esto es opuesto de pensar los pensamientos de Dios según Él. Por el contrario, Antes, eso es insistir en usar nuestra propia perspectiva, nuestros propios pensamientos, para examinar e interpretar los pensamientos sobre Dios.

Y pensar los pensamientos del hombre sobre Dios, incluso y aparte y en antagonismo a la revelación de Dios sobre sí mismo. Esta forma de pensamiento niega aprender de Dios y cómo deberíamos pensar sobre Dios.

De este modo, la filosofía de lo alto termina invalidando sus pensamientos y chocando con sus pensamientos, en lugar de convertir sus pensamientos. Y la contradicciones que el percibió, contradicciones que no eran contradicciones y aparecían en la revelación, sino que eran las contradicciones entre la filosofía del lo alto que estaba en la Escritura, y la filosofía de lo bajo que estaban en su mente, que él se negó a abandonar.

Esto era evidente en su método de apologética, en la que el aprobaba los métodos de descubrimiento del hombre, incluyendo la confiabilidad de la sensación y el método científico. El alegaba que las presuposiciones bíblicas eran importantes para estos métodos. Más he mostrado en mis otros trabajos que son falsas e irracionales en sí mismas. Es imposible que ellas llevasen a conclusiones verdaderas sobre todo. Decir que las presuposiciones bíblicas son importantes para los métodos es lo mismo que decir que estas presuposiciones bíblicas son falsas e irracionales.

El hizo mucho ruido sobre enfatizar la antítesis entre el pensamiento cristiano y no-cristiano, más incluso en el fundamento mismo de su sistema de pensamiento, el trató de hacer la filosofía Divina endosar a la filosofía humana, hacer la filosofía de autoridad para apaciguar y aprobar la filosofía de la rebelión.

Por lo tanto, el presto servicio labial a la revelación Divina, más retuvo todos los males y falacias de la especulación humana.

A pesar de su pretensión, él no se soltó de su pensamiento antropocéntrico, y es por esta razón que muchas personas continúan siguiendolo. Esta filosofía ofrece una máscara de sumisión a la revelación, más en el fondo es la subversión contra la revelación, y los métodos y los juicios del hombre son celosamente guardados, como pre-condición incluso para entrar en el conocimiento de la revelación.

Él estaba tan obsesionado con justificar esta tensión dentro de sí mismo, y tan poseído por la intención de hacer la filosofía del cielo descender a su filosofía terrena, que inclusive se reunió con otros para perseguir a aquellos que afirmaban que la revelación de Dios es clara y coherente, de forma que todas las contradicciones aparentes eran fácilmente resueltas.

En todo caso, naturalmente contradicciones aparentes nos dicen algo acerca de la persona que las percibe, y no el asunto que supuestamente contienen esas contradicciones. Si usted ve una contradicción donde no existe ninguna, dado que es lo que significa ver a una aparente contradicción, entonces todo esto nos dice que hay algo errado con usted. Su pensamiento es defectuoso de alguna forma. Y si usted ve una contradicción en la doctrina clara y coherente de Dios, entonces todo esto nos dice que hay algo errado en usted. Para solucionar esto, no sólo tenemos que explicarle la Biblia a usted, más tendríamos que ajustar su perspectiva y actitud.

Sin embargo, ¿es posible compartir la visión de lo alto? ¿Es posible comprender y aceptar los pensamientos de Dios, y la forma que Dios piensa? Este es una cuestión muy importante.

Aunque afirmase que era posible, este teólogo en realidad no lo creía en esto, y persiguió a aquellos que sabían más que él, pensando que estaba haciendo un servicio a Dios. Más él no era el único. Mientras que la filosofía terrenal sobreviva, ella perseguirá a la filosofía celestial, Por la luz del cielo, los pensamientos del hombre son expuestos como inferiores e irracionales, más en su rebelión se niega a renunciar a ellos.

Tenemos que protegernos de eso, ya que es muy popular apelar a la incomprensibilidad de Dios para justificar la negativa del hombre a aceptar la revelación. Dado que esta excusa llama la atención sobre la grandeza de Dios, ella parece honrarlo, más el efecto es negar lo que él nos revelo – la claridad y la sencillez de esta Revelación – con el fin de proteger a las creencias y opiniones humanas, y para justificar la negativa a adoptar esta filosofía verdadera y más sublime. La admisión de la incompetencia da la apariencia de humildad, y al mismo tiempo, justifica la negativa de la persona para cambiar. La admisión de finitud, cuando se hace por este motivo, se ofrece solamente para preservar la comodidad de la persona. Se trata de una falsa humildad. Dios no es engañado por ella.

Déjenme darles un ejemplo más, así no piense que tengo en mente simplemente criticar a una persona. En un sermón sobre el Salmo 73, en la que el salmista se topa con la prosperidad de los malvados, Lloyd-Jones dice: “Estamos lidiando con los caminos de Dios Todopoderoso”, y Él nos dice así tan a menudo en su libro:” Mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos son mis caminos” La mitad del problema surge del hecho de que no nos damos cuenta que esta es la posición básica a partir de la cual debemos siempre comenzar.  “Esta declaración se utiliza entonces para justificar la afirmación de la confusión sobre los caminos de Dios, tales como aquella que el salmista experimentó, no es “sorprendente” o “pecaminosa”.

El verso que el cita viene de Isaías 55. Vamos a leer los versículos 8 y 9: ” Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová. Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.. “El versículo 9 torna este pasaje de especial relevancia para nosotros, como para declarar que los pensamientos de Dios son más altos que los pensamientos del hombre así como los cielos son más altos que la tierra. Esto coincide con nuestra consideración con respecto a la filosofía de lo alto y la filosofía de abajo.

La pregunta es si es o no es posible que los simples hombres comprendan y adopten la filosofía de lo alto. Y esta pregunta es respondida para nosotros por Pablo en 1 Corintios 2:9

Antes, como está escrito: Cosas que ojo no vió, ni oreja oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que ha Dios preparado para aquellos que le aman. “, mas Dios nos ha revelado por medio del Espíritu. El Espíritu todo lo escudriña, aun las cosas más profundas de Dios. Empero Dios nos lo reveló á nosotros por el Espíritu: porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios. Porque ¿quién de los hombres sabe las cosas del hombre, sino el espíritu del hombre que está en él? Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios. Y nosotros hemos recibido, no el espíritu del mundo, sino el Espíritu que es de Dios, para que conozcamos lo que Dios nos ha dado; Lo cual también hablamos, no con doctas palabras de humana sabiduría, mas con doctrina del Espíritu, acomodando lo espiritual á lo espiritual. Mas el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente. Empero el espiritual juzga todas las cosas; mas él no es juzgado de nadie. Porque ¿quién conoció la mente del Señor? ¿quién le instruyó? Mas nosotros tenemos la mente de Cristo. (1 Corintios 2:9-16)

El versículo 9 dice que el hombre no entendió la filosofía Celestial, más el versículo 10 dice que Dios reveló esto a nosotros. El versículo 11 dice que solamente el Espíritu conoce los pensamientos de Dios, y entonces el versículo 12 dice que Dios nos dio su Espíritu para que pudiésemos conocer esos pensamientos. Y el versículo 13 dice que la revelación de estos pensamientos, toca incluso las palabras que se usan para comunicárnoslas a nosotros.

Estos no son sólo palabras dirigidas a nosotros, que podemos o no entender. Pablo dice que el Espíritu le enseñó las palabras, y luego usa aquellas palabras para enseñar a otros. El pasaje es una garantía de que un cristiano puede comprender e incluso enseñar la filosofía celestial.

¿Qué clase de persona haría las palabras de Dios aparentemente contradictorias? “Más el hombre animal no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque le son locura: y no las puede entender, porque se han de examinar espiritualmente” Podría ser diferente, Dios siendo tan grande e incomprensible, y nosotros tan finitos en nuestras mentes y pensamientos? mas, ¿quién le mando a usted que e basara en su propia mente y pensamientos? Pablo responde: “Mas nosotros tenemos la mente de Cristo.”.

Por lo tanto, Lloyd-Jones hace un apelo ilegítimo a la declaración: “Mis pensamientos no son vuestros pensamientos.” Usando esta declaración para excusar la perplejidad sobre los caminos de Dios o incluso la bondad de Dios, es engañoso e irresponsable. Los pensamientos de Dios son más altos que nuestros pensamientos, mas ¿quién dice que debemos continuar con nuestros pensamientos? Dios revelo sus pensamientos en la Escrituras. Lloyd-Jones dice que la perplejidad sobre Dios no es pecado. Más si estamos inciertos sobre los caminos de Dios, es porque no somos capaces de leer la Escritura, entonces no cabe duda que eso es pecado.

Y si leemos las Escrituras, pero nos quedamos inciertos acerca de la prosperidad de los impíos, como que eso no es pecado? Su declaración equivale a decir: “No es pecaminoso nunca haber leído la Escritura, y no es pecaminoso haber leído la Escritura y actuar como si usted nunca la hubiera leído.”

¡Que insulto a Dios y la Escritura!

Él dice que debemos comenzar con la perplejidad acerca de los caminos y los pensamientos de Dios: “La mitad del problema surge del hecho de que no nos damos cuenta que esta es la posición básica a partir de la cual debemos siempre comenzar.” Tal declaración alienta el pecado y excusa la rebelión del pueblo de Dios. Nuestro problema es exactamente lo contrario. Está en el hecho de insistirnos que esta es la posición a partir de la cual siempre debemos empezar. Por causa de la incredulidad y la rebelión, insistimos en que debemos partir de los supuestos del hombre, y puesto que los caminos de Dios son diferentes a nuestras expectativas, se deduce que debemos comenzar a partir de la perplejidad sobre la sabiduría y la bondad de Dios. ¡Escuche! Somos cristianos o no? Si es así, entonces podemos comenzar a partir de los pensamientos de Dios, y comenzar a partir de una posición de confianza, entendimiento y obediencia.

Cualquier cosa menos es un pecado. De hecho, algunos de nosotros puede ser débil a veces, y Dios nos perdonará cuando nos tropezamos, mas no sabemos de Dios diciendo que debemos empezar a partir del pecado.

Todo esto es relevante porque ilustra un tema central en el Evangelio de Juan, Jesús vino de lo alto, y hablo como alguien de lo alto. Los hombres que lo escucharon eran de abajo, y hablaban como los de abajo. Cuando Jesús vino y dio testimonio de las cosas del cielo, El confronto a aquellos que afirmaban una filosofía de abajo. Aquello que no se convertirán a su forma de pensamiento se tornaran hostiles y lo perseguirán. Más aquellos que creyeron en él fueron transformados e iluminados, de forma que Jesús dice que a pesar de que todavía estaban en el mundo, ellos ya no eran más del mundo. Eso es lo que Él llamó ser nacido de nuevo o nacido de lo alto. Y Él dice que a menos que uno nazca de nuevo o nazca de lo alto, ni siquiera puede ver el reino de Dios. Con eso El no quiso decir la visión física, sino una visión espiritual o una comprensión intelectual de las cosas de Dios.

Describiendo episodios seleccionados de la vida y enseñanzas de Jesucristo, el Evangelio de Juan presenta una filosofía celestial – es decir, una filosofía de alto. Existe una tensión constante entre la filosofía celestial y la filosofía terrenal. Y a través de todo este Evangelio, usted verá cómo los hombres de abajo entenderán y representaran incorrectamente esta filosofía de lo alto, confrontando la misma con frecuencia.

Dado que las dos filosofías eran afirmadas por personas, ellas fueron naturalmente personificadas en Cristo y sus discípulos y los judíos, fariseos, griegos, romanos, y otros. Y el conflicto entre estas dos formas diferentes y opuestas de pensamiento tuvo como actores involucrados en la historia de Jesucristo.

La fe cristiana es una palabra, una revelación, una filosofía de otro mundo, si, de lo alto. A medida que estudiamos el Evangelio de Juan, oro para que la doctrina de lo alto no solamente invada su mente, para incomodarla, sino que ella subyugue su mente y la convierta, de forma que creyendo en el Señor Jesús, usted también pueda tener vida por medio de Él.

Oro para que la doctrina de lo alto no solamente invada su mente, para incomodarla, sino que ella subyugue su mente y la convierta, de forma que creyendo en el Señor Jesús, usted también pueda tener vida por medio de Él”.

 

Vincent Cheung.

 

 

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

 

 

 

 

 

 

 

Vincent Cheung es autor de más de treinta libros, así como cientos de conferencias y sermones en una amplia gama de temas. Entre sus publicaciones se encuentran los textos fundacionales de la teología cristiana, la filosofía, la apologética, espiritualidad, y una serie de comentarios bíblicos.

Está comprometido con la inspiración y la infalibilidad de las Escrituras, y por lo tanto todas las doctrinas que se afirma – que Dios es soberano sobre todas las cosas y las mentes de todos, que el hombre no cristiano es injusto y poco inteligente, que Jesucristo es la única manera de la salvación, que el creyente tiene vida eterna y será recibido en el cielo, y que el incrédulo está condenado al sufrimiento eterno en el infierno.

A través de sus alcances y publicaciones, está entrenando a los cristianos a comprender, implementar y avanzar en la visión bíblica del mundo como un sistema global y coherente de pensamiento revelado por Dios en la Escritura. Él y su esposa, Denise, residen en Boston, Massachusetts.

 

 

 

LIBROS

Teología Sistemática

Preguntas Últimas

Enfrentamientos presuposicionales

Apologética en la conversación

El Sermón de la Montaña

La oración y el Apocalipsis

Comentario sobre Gálatas

Comentario sobre Malaquias

Comentario sobre Efesios

Oración y revelación

Comentario sobre Filipenses

Comentario sobre Colosenses

Comentario sobre 1 y 2 Tesalonicenses

Comentario a Primera de Pedro

El autor del pecado

Cautivo a la Razón

Fe invencible

La doctrina y la obediencia

Nacido de nuevo

Blasfemia y Misterio

La visión de lo alto

Reflexiones sobre la Primera Epístola a Timoteo

Reflexiones sobre la Segunda Epístola a Timoteo

Sermoncillos, Volumen 1

Sermoncillos, Volumen 2

 La luz de nuestras mentes

El Bien y el Mal

Religión pura

Piedad y contentamiento

Renovación de la mente

Curación bíblica

Las Parábolas de Jesús

Sansón y su fe.

 

ARTÍCULOS

Teología

 Filosofía

Apologética

Dios, el Autor La blasfemia del dualismo

 

La soberanía divina y la auto-compatibilidad

Más que un Alfarero

Ofrendas voluntarias y libertad humana

Mateo 23:37

Jeremías 32:35

Lucha humana y la Soberanía Divina

Supralapsarianismo

Argumentando por intuición

Estudiantes en el mundo real

El poder de Apologética

La maniobra fatal

El predicador habla Filosofía

A Morón por cualquier otro nombre

El Código Da Vinci

Síntomas de retraso

La historia de un Sistema

fe para mover montañas

La sangre de Pascua

El Dios de los Desastres

Recordemos: Arrepentíos, Volved

 La religión pura

 La política de la Caridad

Como un hombre piensa

 Los Nobles de Berea

¡Crucifícale!

Cesacionismo y Rebelión

 Cesacionismo y hablar en lenguas

 Algunas preguntas a los empiristas

 Fieles en tiempo de hambre

Un grupo de pandas

El sarcasmo y la Soberanía

Matrimonio Civil

La Cena del Señor

El contexto de 1 Pedro 3:15

Matrimonio y Divorcio. Etc.

.

b