alicia

 

 ..Gato de Cheshire, ¿podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

– Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar – dijo el Gato…

 

( Lewis Carroll: Alicia en el país de las maravillas, El gato de Cheshire.)

 

¿Será esto así o será verdad en parte  o absolutamente no es así….?

 

 

Yo sé bien que tú lo puedes todo, que no es posible frustrar ninguno de tus planes.

Job 42:2

 

Los actos de todo ser humano son adquiridos, pues una es  la acción Divina, es decir, una acción creadora, y otra la acción humana es decir adquirida o llamada “causa secundaria”, así, si X elige p en vez de q no es por su propio conocimiento o “poder” o que partiendo de un inexistente  punto neutral elige p, tampoco que por alguna “capacidad deliberativa “libre” ” inexistente en X, esté en condiciones de elegir p; más bien su elección de p es un acto determinado, Dios ordena que elija p y solamente p. (… Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad.   Flp 2:13).

Sin embargo que estos actos son adquiridos son actos voluntarios, mas esta capacidad  “deliberativa” no significa que X decida por sí mismo, X es libre de actuar o contenerse, mas esta disposición no proviene de X, sino de Dios, y esta será cumplida exactamente como Dios lo decretó eternamente, así, si X hubo pensado y conocido la conclusión de su elección y ello le haga pensar que ha actuado libremente, en realidad sus acciones han sido controladas a través de una red causal establecida por Dios .La mente es una potencia pasiva esta no produce ideas sino que recibe ideas no existe un poder causal en las criaturas. No se puede concebir que un ser finito tenga poder para producir algo. Los pensamientos no son nuestros, todo el contenido intelectual (pensamientos) que tenemos es revelado por Dios directamente a nuestras mentes, en Él están los patrones de cierto o errado bueno o malo, perfecto imperfecto, toda la ciencia, matemática, astronomía, física biología, etc. etc. todo lo existente todo el conocimiento viene de Él , En Él  están contenidas todas las verdades; por tanto, todas las cosas, son según Su idea, así la conjunción de causas es ocasionada por Dios, aunque X podría pensar que ha elegido libremente sobre sus actos cuando, en realidad,  fue Dios quien ordeno que en determinado momento se alinearan un conjunto de causas que dieron lugar a determinado curso de los acontecimientos, sean estas, acciones buenas o incluso malas, sean estas, acciones u ocurrencias, las más complejas o los más insignificantes, todas ellas solamente acontecen por la voluntad Divina. Tiene que haber una causa primera, y esa causa debe ser auto-existente. Todas las cosas creadas no son independientes, ni son existes por sí mismas (ser contingente, esto es, que no puede existir por sí mismo), y en última instancia deben ser dependientes de algo que es independiente, y por lo tanto, deben todavía estar constantemente en función de la causa primera. (Dios). Dios no solamente las planeó sino también las sustenta en todas sus relaciones, detalles, esencia y realización e inexorablemente se cumplirán según Su Voluntad; tal como Él lo estableció en la eternidad antes da fundación del mundo.

Mas el hecho de que sea así, como lo es en verdad, — el absoluto control de Dios sobre todo lo creado — esto en nada libra la responsabilidad de X por sus decisiones y acciones, las cuales son suyas, realizadas por su voluntad, de manera que si no las quisiese, no acontecerían. Pues, si Dios no las hubiese decretado, X jamás las querría o realizaría, (el hombre actúa de buena voluntad, Dios nunca hace que el hombre obre contra su propia voluntad, pues es la propia voluntad que Él controla), pues existe una única causalidad, la Divina, Dios es el Creador, la causa única, X es el ejecutor de esa voluntad Divina. Dios es Soberano en un sentido absoluto, metafísica y ontológicamente Él es la causa directa y el Poder de todas las cosas.

Dios es Todopoderoso, lo puede todo, Él es el Poder universal, por lo cual nada puede venir a existir y nada puede acontecer sin Él, sin embargo, este Poder no es una fuerza impersonal, sino un Poder inteligente – un espíritu o mente – y eso significa que todo lo que existe y todo lo que sucede es porque Él decide y causa así. Entonces, todo lo que El hace es perfecto, por definición, porque Él hace la definición.

 Dios está por encima de toda ley física, lógica o metafísica, De hecho, toda ley física, lógica y metafísica está sometida a Él, Dios puede interferir en el orden natural y hacer por ejemplo que el fuego no queme Dios puede interferir en los fenómenos naturales si así lo desea. Ej. Moisés y la zarza ardiente (Y él miró, y vio que la zarza ardía en el fuego, pero la zarza no se consumía. (Ex 3:2) pues el fuego no es la causa de que algo se queme sino que ello obedece a una disposición Divina por lo cual el fuego no es en sí mismo la causa de la combustión sino que esta se da con ocasión del fuego no por el fuego en sí mismo, pues no existe causalidad fuera de la Divina, en realidad, el fuego es una entidad inorgánica incapaz de ejercer actividad alguna por sí mismo, en realidad la causa eficiente de la combustión es Dios y no el fuego, igual con las mal llamadas “leyes de causalidad natural” que son inexistentes, lo que sucede  que nuestra mente percibe los fenómenos naturales de manera continua y les atribuye erróneamente causalidad, pues no existe causalidad intrínseca en los fenómenos naturales, el universo y todo lo que existe no se rige por una causalidad primaria, sino que depende absolutamente de un artífice externo, a saber, Dios. es la causa eficiente de todo cuanto existe.

Entre la causa y el efecto no existe ninguna ligación, vinculo o un principio inherente causal, no es que el efecto es la causa del “poder “de la causa; no, la causa en sí mismo no es causa, solamente es un medio para Dios causar algo, tanto causa y efecto deben ser causados Divinamente para ser o venir a existir. no es que lluvia tiene poder en si, para hacer nacer una semilla, o un remedio (que es algo inerte)  tenga poder para sanar un enfermo o que un hombre llámese médico sane a alguien o que el pan o el alimento da vida a una persona. No, Dios debe operar y transformar en los requerimientos necesarios de la persona para poder vivir.

La Escritura claramente enseñan que el universo y todas las criaturas sean animales plantas o cosas inertes, en sus variados géneros, especies e individuos, continúan en existencia no por un principio inherente de vida o poder causal en sí mismos (inexistente), sino por el Poder y la Voluntad soberana de Dios.

Las criaturas o cosas son a lo mucho, la causa relativa, aparente, perceptible o descriptiva cuando se trata de metafísica, no existe una ” causa secundaria” Dios no solamente es la causa-ultima, sino la primera y total de toda acción. De ello se desprende que, cuando se trata de metafísica, no existe una ” causa segunda o secundaria  ” – las palabras “secundaria ” y ” causa ” son ambas engañadoras. El término puede a lo mucho referirse a una causa relativa o aparente, una relación perceptible entre dos objetos o acontecimientos, pero nunca puede servir como explicación metafísica. Dios usa las llamadas “causas secundarias”, más estas mismas son controladas por Dios; Las causas segundas o las circunstancias que concurren a un efecto, están subordinadas a la causa primera, Dios. Dios es la causa de todo accidente que se da en el universo así, todo cuanto acontece es causado por Dios y todo lo que es causado por Dios es bueno, Luego todo lo que sucede es bueno. Las llamadas “causas segundas”, no son es si mismo causas, son simplemente efectos externamente causados (por Dios) que dan lugar a otros efectos, tales como nuestras acciones, ¡nada más!

X es el agente responsable de todas sus acciones no porque X sea libre, sino porque Dios lo ha dispuesto así por Su autoridad de Creador, Legislador, Gobernante y Juez de todo el universo, así, la responsabilidad de X está centrada y establecida en la autoridad Divina, esto es, en el poder y derecho que solamente Dios tiene sobre Su creación. Esta verdad “faculta” a Dios, a hacer lo que quisiera con Su creación conforme a su Ser y a establecer sus leyes en todo, y sin embargo Su Justicia, Santidad y perfección continúan intocables.

Raul Loyola Román