Archivos para la categoría: Elección y reprobación

 

 

DESCARGUE ⇒    ELECCIÓN Y REPROBACIÓN

 

PORTADA DE ELECCION Y REPRVACION

 

 

ELECCIÓN Y REPROBACIÓN

 

 

Vincent Cheung

 

Traducción: Raul Loyola Román

 

 

 

Sabemos, hermanos amados por Dios, que él los escogió… (1 Tes 1,4 a)

 

La soberanía de Dios es central en la teología cristiana. Esto se debe a que “Dios” no es una palabra o un sonido vacío, sino que se refiere a una persona con características definidas, y una de ellas es la cualidad única de soberanía absoluta y exhaustiva sobre todas las cosas, incluyendo cada acontecimiento, en la creación e incluso cada pensamiento y decisión de la mente humana. Esta característica de soberanía define, y por ser lo que es – una cualidad absoluta y exhaustiva – excluye todos los referentes posibles, de modo que el vocablo  “Dios” se refiera sólo a un ser, es decir, al poseedor de  la cualidad de la soberanía Total.

Por extensión, la doctrina de la elección constituye el fundamento de la soteriología cristiana por ser una aplicación de la soberanía de Dios para la salvación de las personas. La doctrina afirma que en la eternidad, antes de la creación del universo, Dios escogió a un número inmutable de personas específicas para la salvación en Cristo, y El no basa su decisión en la fe o las obras, o en cualquier otra condición, de individuos seleccionados. En lugar de elegir a una persona a causa de la fe prevista, el elegido recibe la fe, por el echo de Dios haber escogido.

 

El Arminianismo se opone a esta doctrina bíblica. Quienes proponen transforman la elección divina a una reacción de Dios a lo que elegimos, de forma que nuestra elección por Cristo es lógicamente anterior a Dios elegirnos – simples humanos determinan la voluntad de Dios relativa a la salvación. Contra esta herejía, Pablo declara: “Sabemos, hermanos amados por Dios, que él los ha escogido.” Dios es quien elige de manera soberana a los elegidos, de modo que Pablo dice: “Él los escogió” y no “que aprobó la elección de ustedes.” Si Dios simplemente aceptara nuestra elección, entonces no nos habría elegido en ningún sentido real del término. Sin embargo, Jesús dijo: “No me elegisteis a mí, sino que yo os elegí” (Juan 15:16). Por lo tanto, el Arminianismo es falso.

El corolario de la elección es la reprobación. Cómo Dios eligió individuos para ser salvos, el también de forma deliberada e individual (esto es, “por nombre”), decretó la condenación de los demás. Muchas personas que afirman rechazar la doctrina de la elección, rechazan sin embargo, la doctrina de la reprobación. Pero, como la elección es la conclusión necesaria de la soberanía de Dios, la reprobación es también verdadera para cualquier cosa menos que la lógica requerida, aun que es sustentada por la enseñanza bíblica. El que rechaza esta doctrina lo hace tomando por base el prejuicio irracional en vez de argumento bíblico o inferencia lógica.

Una objeción común es que la doctrina bíblica de la soberanía divina elimina o contradice la responsabilidad moral de la responsabilidad del hombre. Es decir, si Dios controla todas las cosas, incluyendo las creencias, los pensamientos, las decisiones y las acciones de los seres humanos, entonces, para algunas personas, el hombre no sería moralmente responsable de nada. Sin embargo, el hombre responsable es precisamente por el echo de Dios es soberano, pues la responsabilidad personal significa la rendición de cuentas de sus actos, y ella será recompensada o castigada de acuerdo con un estándar de cierto o errado. Así que la responsabilidad moral dice respecto a Dios haber decretado el juicio final, y su poder para poner en práctica este decreto.

 

Él no depende del “libre-albedrio” humano. En verdad, debido a al hecho de la responsabilidad humana depender de la soberanía divina, y por el hecho de la soberanía divina realmente contradecir la libertad humana (y no la responsabilidad humana), significa que el hombre es responsable, precisamente porque no es libre.

El hombre es responsable porque Dios recompensará la obediencia y castigar la rebeldía, mas eso no quiere decir que el hombre es libre para obedecer o rebelarse. La autonomía es una ilusión. Romanos 8:7 dice: “La mentalidad pecaminosa es enemiga de Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni es capaz de hacerlo.” La Biblia jamás enseña que el hombre es responsable de sus pecados al ser libre. Es decir: el hombre es responsable de sus pecados no por la capacidad de proceder de otra forma – este versículo dice que él no es libre, sin embargo, sigue siendo un pecador. La responsabilidad del hombre no consiste en la libertad, mas la decisión divina para considerarlo responsable. Y el hombre es responsable porque Dios decidió juzgarlo por sus pecados. Por lo tanto, la doctrina de la responsabilidad humana no depende de la enseñanza anti-bíblica del libre-albedrio, sino la soberanía absoluta de Dios.

 

La pregunta se dirige al ámbito de la justicia, es decir: si Dios es justo al castigar a las personas predestinadas a la condenación. Pablo anticipa esta pregunta en Romanos 9:19, escribiendo: ” Me dirás pues: ¿Por qué, pues, se enoja? porque ¿quién resistirá á su voluntad?” Y responde: “¿Mas antes, oh hombre, ¿quién eres tú, para que alterques con Dios? Dirá el vaso de barro al que le labró: ¿Por qué me has hecho tal? ‘”(V. 20). Dios gobierna con autoridad absoluta, nadie puede detener sus planes, y nadie tiene el derecho de hacerle preguntas. Esto es así porque Dios es el creador de todas las cosas, y tienen el derecho de hacer lo que quiera con su creación: ” ¿O no tiene potestad el alfarero sobre el barro, para hacer de la misma masa un vaso para honra y otro para deshonra?”(v. 21).

 

Pablo continúa: “¿Y qué, si Dios, queriendo mostrar su ira y hacer notorio su poder, soportó con mucha paciencia los vasos de ira preparados para destrucción, y para hacer notorias las riquezas de su gloria, las mostró para con los vasos de misericordia que él preparó de antemano para gloria “(v. 22-23). También responde a la cuestión mencionada en el versículo 19: ” Pero me dirás: ¿Por qué, pues, inculpa? porque ¿quién ha resistido a su voluntad?”. En primer lugar, niega al hombre el derecho a cuestionar a Dios, mas él va a responder a la objeción. Él escribe siendo Dios es soberano, Él puede hacer lo que quiere, y eso incluye la creación de algunos de ustedes destinados a gloria y otros destinados a destrucción. Pedro afirma sobre los que rechazan a Cristo: “… Tropiezan al desobedecer la palabra, para lo cual estaban destinados. ” (1 Pedro 2:8). Que los elegidos se regocijen en esta doctrina que los no-elegidos la etestan de todos modos, ella es verdadera y nadie puede hacer nada al respecto.

 

La cuestión de justicia se plantea en oposición a la doctrina de la reprobación por una falla de razonamiento. En diversas formas, la objeción se resume a lo siguiente:

 

1. La Biblia enseña que Dios es justo.

2. La doctrina de la reprobación es injusta.

3. Por tanto la Biblia no enseña la doctrina de la reprobación.

 

Mientras, la segunda premisa se afirma sin ninguna garantía. ¿De acuerdo con cual padrón de justicia alguien puede evaluar la justicia o injusticia de la doctrina de la reprobación? Contrastando con lo expuesto arriba, los cristianos razonan de la siguiente manera:

 

1. La Biblia enseña que Dios es justo.

2. La Biblia enseña la doctrina de la reprobación.

3. Por lo tanto, la doctrina de la reprobación es justa.

El punto esencial es la afirmación bíblica de esa doctrina, nadie debe presumir de justa o injusta de antemano. Dios es la única norma de justicia, y la Biblia afirma la doctrina de la reprobación. Esto significa, por lo tanto, que la doctrina de la reprobación es justa por definición. Como Calvino dijo:

 

Porque de tal manera es la voluntad de Dios la suprema e infalible regla de justicia, que todo cuanto ella quiere, por el solo hecho de quererlo ha de ser tenido por justo. Por eso, cuando se pregunta por la causa de que Dios lo haya hecho así, debemos responder: porque quiso. Pues si se insiste preguntando por qué quiso, con ello se busca algo superior y más excelente que la voluntad de Dios; lo cual es imposible hallar. Refrénese, pues, la temeridad humana. y no busque lo que no existe, no sea que no halle lo que existe.1

¿Cómo Los elegidos van a Cristo por medio de una llamado irresistible, “pues es Dios es el que en vosotros produce así el querer y el hacer, según su buena voluntad” (Filipenses 2:13), los réprobos de ninguna manera son autónomos – incluso en relación a  sus pecados. Dios dirige los pensamientos de las personas “como un río […] para donde quiere” (Proverbios 21:1), y no hay libre-albedrío.

Es inútil repetir la objeción absurda de que Dios permite que lo permite, sino porque así lo quiere, pues como Calvino dice: “¿mas por qué diremos a los permisos, sino porque lo quiere?”. [2] por el echo de Dios controlar y sustentar todas las cosas, ¿cuál es el sentido de decir que sólo permite algo no en el sentido de que él desea y causa? Esto es, decir que Dios “permite” es nada más que una forma ambigua de decir que Dios “permite” causar algo. No hay distinción entre causalidad y el permisión de Dios a menos que El quiera determinada ocurrencia, ella jamás acontecerá.(Mt 10,29).

La elección y la reprobación de personas pertenecen al consejo secreto de Dios, de modo que los miembros de cada grupo no poseen lista para exhibición pública. Entonces, ¿sobre qué base Paulo, dijo: “Sabemos, hermanos amados por Dios, que él ha elegido” (1 Tesalonicenses 1:4)? Pablo enumera las indicaciones que sus lectores fueran elegidos por Dios para la salvación en los versículos siguientes.

 

 

[Extracto del Comentario sobre 1 y 2 Tesalonicenses.]

 

 

[1] Juan Calvino, La Institución de la Religión Cristiana (Nueva York: El publicar cristiano Cultura, 2003), libro III, cap. XXIII, 2). [2] Ibid. , Libro III, cap. XXIII, 8.

 

 

VINCENT CHEUNG

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

 

 

 

Anuncios

PABLO

Evangelio: Algunos se burlan, algunos esperan y algunos creen

 Vincent Cheung

Y cuando ellos oyeron de la resurrección de los muertos, unos se burlaban; y otros decían: Te oiremos acerca de esto otra vez. Y así Pablo salió de en medio de ellos. Mas ciertos hombres creyeron, juntándose con él: entre los cuales fue Dionisio el Areopagita, y una mujer llamada Dámaris, y otros con ellos. (Hechos 17:32-34 )

En otras palabras, unos se burlaban, algunos esperaban y algunos creían. O podemos decir que el mensaje del evangelio produce en su oyentes provocación, dilación o profesión.

 A medida que la Biblia explica estas diferentes reacciones? Los cristianos humanistas explican las diferentes reacciones de las personas al evangelio por el libre albedrío humano, mas ellos no pueden mostrar la coherencia del libre-Albedrio humano en sí mismo, ni tampoco pueden proporcionar justificación bíblica para ello. Por otra parte, el libro de los Hechos mismo nos ofrece la explicación apropiada, es decir, que las personas responden de manera diferente porque Dios eligió a algunos y no a otros :

 El sábado salimos a las afueras de la ciudad, y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido. Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo. (Hechos 16:13-14 . NVI) .

El siguiente sábado casi toda la ciudad se congregó para oír la palabra del Señor. Pero cuando los judíos vieron a las multitudes, se llenaron de celos y contradecían con maldiciones lo que Pablo decía. Pablo y Bernabé les contestaron valientemente: «Era necesario que les anunciáramos la palabra de Dios primero a ustedes. Como la rechazan y no se consideran dignos de la vida eterna, ahora vamos a dirigirnos a los gentiles. Así nos lo ha mandado el Señor: »“Te he puesto por luz para las naciones, a fin de que lleves mi salvación hasta los confines de la tierra.” » Al oír esto, los gentiles se alegraron y celebraron la palabra del Señor; y creyeron todos los que estaban destinados a la vida eterna. ( Hechos 13:44-48 ) .

Lydia creyó en el evangelio porque ” El Señor le abrió el corazón “, y aquellos gentiles que creyeron el evangelio lo hicieron porque fueron ” ordenados para vida eterna. ” y creyeron todos los que estaban destinados a la vida eterna. ( 13:48 ) , y no todo el mundo cree , se deduce que no todos estaban destinados a la vida eterna. Del mismo modo, en Hechos 17 , los que fueron destinados para vida eterna creyeron, y el resto respondieron exactamente como deberían como reprobados que son:

El mensaje de la cruz es una locura para los que se pierden; en cambio, para los que se salvan, es decir, para nosotros, este mensaje es el poder de Dios.Los judíos piden señales milagrosas y los gentiles buscan sabiduría, mientras que nosotros predicamos a Cristo crucificado. Este mensaje es motivo de tropiezo para los judíos, y es locura para los gentiles, pero para los que Dios ha llamado, lo mismo judíos que gentiles, Cristo es el poder de Dios y la sabiduría de Dios. ( 1 Corintios 1:18 , 22-24, NVI).

 Debido a su propia depravación y  locura, los reprobos consideran el mensaje del Evangelio como locura, mas  nosotros podemos derrotarlos con argumentación :

 

Pues está escrito: «Destruiré la sabiduría de los sabios; frustraré la inteligencia de los inteligentes.» ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde el erudito? ¿Dónde el filósofo de esta época? ¿No ha convertido Dios en locura la sabiduría de este mundo? Ya que Dios, en su sabio designio, dispuso que el mundo no lo conociera mediante la sabiduría humana, tuvo a bien salvar, mediante la locura de la predicación, a los que creen. ( 1 Corintios 1:19-21 , NVI ) .

 Nota sobre el autor : Vincent Cheung es el presidente de la Reforma Ministries International [ Internacional Ministerio Reformada ] . Él es el autor de más de veinte libros y cientos de conferencias sobre una amplia gama de temas en la teología , la filosofía, la apologética y la espiritualidad. A través de sus libros y conferencias , se está capacitando a los cristianos a comprender , proclamar , defender y practicar la cosmovisión bíblica como un sistema de pensamiento global y coherente , revelada por Dios en las Escrituras . Él y su esposa, Denise , viven en Boston , Massachusetts.

 Extraído y traducido de “Confrontaciones Presuposicionales Vincent Cheung.

 Traducido por: Raul Loyola Román

https://www.facebook.com/raul.loyolaroman

Loja, 12 de junio del 2011.

Imagen

Jorge. Fernades  I.

 

Traducción: Raul Loyola Román

¿POR QUÉ DIOS NO SE AGRADÓ DE CAÍN?

Estoy luchando esta semana con la lectura del libro del Génesis, y leer el capítulo 4, la pregunta vino a mí: ¿Por qué Dios no está complacido con la ofrenda de Caín, y se mostró satisfecho con la ofrenda de Abel?

La mayoría tienen como explicación el hecho de que el sacrificio de Abel fue con sangre y el de Cain no, llevando  a creer que el hecho de que Abel eligió a los primogénitos de sus ovejas y  la grosura (indicando  muerte, sacrificio de  inocentes, sangre derramada , así como el propio Dios sacrificó animales, y con sus pieles,  hizo ropa que escondiesen la desnudez de la pareja primigenia), se remitían al futuro, como “sombras” para indicar el sacrificio de Cristo en la cruz del Calvario, como el Primogénito de Dios, el Cordero sin mancha, inocente, que derramó su sangre para que muchos fuesen salvos y que sus pecados sean expiados, miles de años después.

Entiendo que esta conclusión es parcialmente correcta. Señala la necesidad de la muerte como una forma de pagar por los pecados, siendo justo aquel que  redimirá a su pueblo, y sólo entonces, será purificado de sus pecados y liberados de la condenación. MAS ALGO AÚN PERSISTE EN FUSTIGARME LA  MENTE: los hermanos sabían como ofrendar  a Dios o no?

Hay quienes entienden que ambos conocían la manera correcta, pero en mi opinión no,. El texto no da ninguna referencia como deberían  agradarle o  si sabían o no, de antemano, cómo ofrendarle, sólo nos dicen que:

a) Eva dio a luz a Caín, y luego a su hermano Abel [V.1-2];

b) Abel fue pastor de ovejas, y Caín labrador de la tierra [v.2];

c) Caín trajo del fruto de la tierra, y Abel tomó los primogénitos de sus ovejas, de la misma grasa, como ofrenda a Dios.

Una adición interesante, que puede incluso no ser relevante, es el de  la Biblia informar el orden de nacimiento de  primogenitura: Caín y después Abel . Un poco más tarde, se cita la profesión de Abel, como el pastor, para citar, enseguida, a Caín labrador. Un poco más y tenemos ofrendando  a Caín antes que Abel, y esto fue seguido, tal vez un poco de respeto alguna preminencia de el hermano mayor, por lo que sólo después de su ofrenda, Abel puede hacerlo también. Lo que me lleva a creer que ambos no fueron ordenados como agradar a Dios, y que sus actitudes eran naturales, espontáneas, de llevar a Dios el producto de sus actividades, lo que producían, y que son inherentes a la vida y habilidades, sin que pudieren actuar de manera diferente, a no ser Caín dar los frutos de su trabajo, y también Abel. [2]

 Ambos parecen sinceros, dispuesto a agradar a Dios y, al menos en principio, descartare la posibilidad de cualquier inclinación rebelde o mala por parte del hijo mayor de Adán. Un punto de vista humano, querían lo mejor, tenían que dar lo mejor de sí mismos y de sus esfuerzos. Agradar al, Señor era una forma de recompensa por su trabajo con el sudor de su frente, lo cual es indicativo de la atención y dedicación de  las ofertas, hasta que la gratitud no fue el motivo principal que lleva a reconocer el bien que Dios les dio [al menos en el caso de Caín, eso es  posible, como una inferencia. El  quería ver reconocido por estar “dando” a Dios el fruto de su sudor, lo mejor que tenía para dar, lo que haría que su motivación  se tornaría en  auto-idolatría, al no reconocer al Señor como el que le dio y le permitió dar].

Otra defensa que muchos abogan  para  Abel es que el era justo, por lo que su ofrenda fue justificado delante de Dios, a diferencia de su hermano. Y eso es un hecho. Dios aceptó su sacrificio porque ofrecía algo mayor que el de Caín [Hb 11,4], por la fe, y la fe es un don de Dios [Ef 2,8], el Señor le llevó a dar la medida correcta, exactamente  aquello que seria de su agrado.

¿No es interesante que Caín pudiera ser Abel? Si hubiese  una ruleta al azar para  determinar la personalidad y la identidad de las personas? ¿Podría ser el , el que  pastorea las  ovejas, mientras que el más joven arara la tierra, lo que cambiaría el curso de la historia, a partir del cambio de sus personajes? Sin embargo, agradó a Dios, y en su soberanía, predestinó Abel y Caín para cumplir sus propósitos eternos, para que los eventos transcurriesen según lo previsto; refiriéndome a la pregunta indicada en el punto “b”, de que  la primogenitura  fue tomado de Caín y  entregada a Abel.

 Se podría decir que el hecho de que la Biblia cita el trabajo de Abel primero es mera coincidencia. ¿Cómo no creo en la suerte, el azar, la casualidad y la coincidencia, pero sólo en la providencia de Dios para llevar a cabo todo de acuerdo a su decreto santo y eterno, la cita es indicativo de que la profesión también fue un factor determinante para que la ofrenda sea agradable o no a Dios . Cuando el Señor predestino a Abel para pastor, Él lo hizo con nítida certeza de que él y su ofrenda le agradarían, y no lo otro. Al determinar de que Caín seria  un labrador, su ofrenda ya estaba rechazada, incluso antes de que el mundo sea  el mundo, y Adán hombre llegara a  habitarlo. Dios proveyó que todo se cumpliese  convenientemente para que Abel lo agradase  y Caín no. Haciendo una analogía con Esaú y Jacob [Rom 9:13], podemos decir sin duda que Dios amó Abel y odió a  Caín.

Se podría argumentar que mi analogía es incorrecta? ¿Por qué Pablo está hablando de la elección para la salvación y que Dios los escogió antes de hacer el bien o el mal? La aplicación de la teología de Pablo sirve para todos, sin excepción, y en todos los tiempos. Y por lo tanto, encaja muy bien aquí. Pues  nos dice que Abel era justo [Hb 11,4], asi como Caín era corrupto y malvado [Jd 11]. Aunque se puede argumentar que el tipo de ofrenda, si la sangre o de la tierra, es la que definió agradar a Dios o no. Hay que recordar que Dios aceptó ofrendas voluntarias de ganado vacuno, ovejas  y cereales [Lv 1 y 2], nada impide que Caín ofrendase los frutos de la tierra, anulando así el argumento. La pregunta entonces se vuelve para Caín. Si el problema no eran los frutos, entonces el rechazo de Dios cayó sobre él.

Como cristianos bíblicos, reconocemos que Dios controla todas las cosas, visibles e invisibles, incluyendo nuestra voluntad, por lo que Abel y Caín cumplían   el propósito eterno Divino de conducir la historia en  perfección y sabiduría, de acuerdo con la voluntad y el decreto eterno Dios. No importa si Dios les dio reglas de como ofrendar, ni si Abel  sabía y Cain no. Eso es irrelevante, ya que no altera en nada  la decisión de Dios si se agradó de uno y no de otro. El texto claramente  quiere  dejar evidencia y asegurarnos que Dios  se grado de Abel y no se agradó de su hermano.

Pausa

Caín pudo haber aprendido una gran lección de cómo ofrendar a Dios, la forma de ofrendar a Dios , siguiendo el ejemplo de su hermano, como Dios se agradó de él . Sin embargo, en su orgullo, necedad, se enojó con fuerza, hasta el punto de decaer su semblante [v.5]. Estaba claro que el desagrado de Dios para consigo mismo, y el Señor le manifestó. Bastaba con reconocer su error y hacer las cosas bien de ahora en adelante [lo que confirma la irrelevancia de las normas, en este caso].

Al matar a su hermano, Caín como que quisiera decirle al Señor: “No se agradó de mi ofrenda? Ni de mi? Ahora tendrá que conformarse, no tienen otro que le ofrendara ; ni Abel, ni el sacrificio de Abel, ambos morirán. O se agrada de mí, o de nadie más. “De alguna manera Caín quería que Dios se adecuase a su padrón moral, demostrando no estar depuesto al lo contrario.

 Tras el asesinato, Dios le preguntó acerca de Abel. Caín dijo: ” No sé; ¿soy yo guarda de mi hermano? ” [V. 9]. Además de asesino, él se convirtió en un mentiroso; demostró  arrogancia, irreverencia, petulancia, y un tono  desafiante. Como está escrito: “Un abismo llama a otro abismo” [Sal 42,7]… Caín experimento sucesivamente, diversas formas de pecado, de la soberbia de no reconocer la voluntad divina, y de que lo afrontara con su iniquidad. Y este es otro tema a tratar, el hecho de que Dios es el que define el pecado. Él estableció el estándar moral a ser seguido, e inmoral a no seguir. Por lo tanto, Caín no esta exento de responsabilidad, por el contrario, él es responsable de no agradar a Dios de su ofrenda, al igual que Abel era responsable de agradar a Dios. Una cosa que debemos entender es que Dios es la única autoridad para establecer lo que es y lo que no lo es, ¿lo qué hay que hacer y lo que no se debe hacer, que es justo e injusto, y nadie puede inquirirlo acerca de Eso, o acusarle, bajo pena de acumulación de delitos en contra de sí mismo.

 Caín quería ser aceptado y no aceptó  un no por respuesta, no reconoció su error, y  de que no procediera correctamente, pues no fue aceptado por Dios exactamente por no hacer el bien  antes su pecado estaba en cerrar  la puerta como le fue dicho,y si no hicieres bien, el pecado esta a la puerta; con todo esto, a ti ser tu deseo, y tu te enseñorearas de el. [v.7]. El malvado sólo piensa en el mal; [Proverbios 21:10], por lo que de una forma obstinada, Caín quería ser justificado, mas es Dios quien justifica [Romanos 8:33]. En su dureza y ceguera, codicio  honra  que no podía conseguir por sus propios medios, se hizo provocador, culminando en recibir la justa condenación de Dios: “Por eso, ahora quedarás bajo la maldición de la tierra, la cual ha abierto sus fauces para recibir la sangre de tu hermano, que tú has derramado.  Cuando cultives la tierra, no te dará sus frutos, y en el mundo serás un fugitivo errante.. “[v.11, 12]. Caín se convirtió en un hombre sin remordimientos, sin amor, sin miedo, y por eso fue expulsado de la presencia del Señor [v.16].

Fin de la pausa.

 Ahora queda la  dudada: ¿mas Dios no sería justo por  rechazar la ofrenda de Caín, sin mostrar el patrón que le agradaría ? En este caso, Caín no sería desobediente, no podía hacer nada al respecto. Pero la cuestión no es si Caín obedecio o no, sino  si Caín agradó a Dios o no. Y no agrado, mas  como Abel satisfizo al Señor, desconociendo también las mismas normas que el Señor quería,  sabemos que Dios no estaba de acuerdo con Caín, incluso antes de rechazar la ofrenda porque como dice el texto, ” Mas no miró propicio á Caín y á la ofrenda suya ” [v .5]. Y al final eso es lo que cuenta. Por tanto, Dios estaba complacido con Abel y no con  su hermano, de tal forma que Abel, desde antes de su nacimiento estaba predestinado a ser el  pastor [tipo del Señor Jesús en Su muerte de sangre también] y sacrificar, y tomar la grosura, y ofrecerle agradablemente a Dios.  De la misma forma como predestino a  Caín a ser un labrador, a tomar los frutos de la tierra para ofrecerlos al Señor, airarse, matar a su hermano, ser maldecido por Dios, y se alimentare a sí mismo, siguiendo el mismo camino del maligno

ESTE ES UN EJEMPLO BÍBLICO DE LA PREDESTINACIÓN, QUE REVELA EL PODER DIVINO, CONFORME A SU VOLUNTAD, OPERANDO  EN LA VIDA COMO EN LA MUERTE.

 

Jorge Fernandes Isah

 

Traducción: Raul Loyola Román

 

 

Imagen

 

HECHOS 16:6-40

VICENT CHEUNG

Traduccion :Raul Loyola R

En la eternidad, Dios decretó que él se glorificaría a sí mismo por la obra expiatoria de Cristo. Para cumplir esto, él decretó que manifestaría su misericordia por redimir a aquellos que él ha escogido para salvación, y para manifestar su ira y condenar a aquellos que él ha escogido para condenación (Romanos 9:10-24). Para cumplir esto, él decretó que todos los seres humanos serían pecadores, para que él pueda convertir a los escogidos para salvación, y condenar al resto como reprobados. Para cumplir esto, él decretó que Adán sería el representante de todos los seres humanos, y que Adán llevaría a cabo la caída de la humanidad por su desobediencia.

Entonces, desde la desobediencia de Adán, Dios comenzó a ejecutar su plan, y decretó que la humanidad sería dividida en dos grupos, esto es, los elegidos y los réprobos (Génesis 3:15). Desde entonces, los dos grupos han estado en constante conflicto. Sin embargo, Dios ejerció su soberanía no sólo en relación a grupos, sino también en relación a individuos. Por lo tanto, aun entre los descendientes físicos de los elegidos, algunos han sido escogidos para salvación, y otros para condenación, aun cuando ambos pueden vivir dentro de la comunidad del pacto,ahí están los conflictos entre Caín y Abel, Ismael e Isaac, Esaú y Jacob, y siguiendo así hasta nuestros  días.

Imagen

TANTO LA ELECCIÓN COMO LA

REPROBACIÓN SON DECRETOS

ACTIVOS

Vincent Cheung

Traducción: Raul Loyola Román

Pablo dice que Dios es como un alfarero quien tiene el derecho y el poder para producir algunas vasijas para uso honorable y otras para uso ordinario (Romanos 9:21). Las vasijas no aparecen por sí mismas, ni son producidas por algún otro, y entonces ser evaluadas por Dios, para su uso. Ni Dios mira hacia el futuro para obtener información acerca de las vasijas y decidir su destino, puesto que es Dios mismo quien creó tanto las vasijas como su futuro.

Por lo tanto, tal como el alfarero decide sobre lo que hará y entonces lo hace, y la arcilla no puede resistirse o influir en la decisión del alfarero, así Dios decide que tipo de personas hará y entonces las hace, y estas no puede resistirse o influir en su decisión (Romanos 9:18-24). ESTO TAMBIÉN SIGNIFICA QUE TANTO LA ELECCIÓN COMO LA REPROBACIÓN SON DECRETOS ACTIVOS DE DIOS. Quizás para ablandar la doctrina bíblica, alguna gente enseña que Dios activamente elige algunos para salvación, pero él sólo “permite” al resto ser condenados. Sin embargo, la Biblia enseña que Dios activamente creó a algunas personas para estar entre los reprobados. Ni los elegidos ni los reprobados aparecen por sí mismos, o por algo externo.
Así Dios ha decretado la identidad de aquellos que él salvará y aquellos que condenará, sin considerar algunas condiciones previstas en ellos, de modo que cualquiera así llamada condiciones previas serían previstas porque Dios mismo habría sido el que decretó estas condiciones. Así los elegidos han sido escogidos para salvación no porque Dios supiese que ellos tendrían fe; más bien, los elegidos reciben la fe de Dios porque ellos ya han sido escogidos por Dios para salvación aun antes de la creación.

–Vicent Cheung –

Traduccion: Raul Loyola Román

Loja-Ecuador/2012-03-12