DESCARGAR :

SOVEREIGNTY

SOBRENIA

 

ROUSAS J RUSHDOONY

 

NOTA.  EL LIBRO ” SOBERANÍA” DE RUSHDONY CONSTA DE 548   PAGINAS , LA TRADUCCIÓN PRESENTE ES DE SOLAMENTE UNA PARTE DEL MISMO.

 

Anuncios

 

Hace unas pocas noches miré un vídeo de la película Tarzán, la versión de 1932 en la que actúa Johnny Weismuller. El libro, Tarzán de los Monos, fue escrito en 1914 por Edgar Rice Burroughs (1875-1950). Es difícil ahora entender cuán exitosas eran las historias de Tarzán en ese entonces. A mediados de los años 1920 todos los chicos de mi escuela las estaban leyendo; yo leí una y a la verdad no me interesó mucho. Hasta la noche en que vi ese vídeo solamente había visto unos pocos minutos de una reciente versión para la televisión.

Las historias de Tarzán fueron versiones posteriores del mito del “noble salvaje” de Rousseau. Tarzan era el hombre natural, cuidado, protegido y “educado” por los monos; apartado de la civilización y poseedor de una bondad y nobleza naturales. Contrastado con el hombre de la civilización Tarzán es el bueno, debido a su condición de natural. Al conocer a Jane El es el perfecto caballero, siguiendo el patrón de conducta en que fuera educado por los monos. La historia de Tarzán era el mito del noble salvaje elaborada para las masas. De diferentes maneras el mito fue continuado: el criminal, como la persona que no pertenece al ambiente natural, se volvió, en las versiones de 1930, la nueva víctima de la civilización y a menudo se convirtió también en un héroe noble. Luego, en los años 60 se les dio ese rol a los negros por parte de los medios de comunicación; por supuesto, no a los negros educados y exitosos, sino a los prototipos de los ghettos. ¡Para ser héroe se necesitaba estar fuera de la civilización!

Pero, hace algunos años, Mario Praz, en el libro La Agonía Romántica, demostró cómo esta noción romántica ha tomado un descenso vertiginoso desde el concepto de nobleza natural hasta la depravación natural. Un novelista de 1974 hizo que uno de sus personajes admitiera, “La conquista es todo cuanto me importa. El odio es mi afrodisíaco”. ¡El hombre natural estaba comenzando a mostrar sus vendas caídas! Y no pasó mucho tiempo para que los nuevos héroes culturales, siguiendo la tradición de Rousseau, fueran homosexuales, uno de ellos ubicado en Inglaterra declarando que la de ellos era la verdadera cultura porque era totalmente artificial, ostensiblemente libre tanto de Dios como de la naturaleza.

“Mas el que peca contra mí, defrauda su alma; todos los que me aborrecen aman la muerte”. Vivimos en una cultura amante de la muerte que con el tiempo se destruirá a sí misma. Mientras más se separa de Dios, más se separa a sí misma de la vida. En mis días de estudiante el solipsismo era algo que hacía pensar a muchos, es decir, la conclusión de que uno no puede saber ni conocer nada excepto a sí mismo, y de que el conocimiento más allá de uno mismo es imposible. Antes de que pasaran varios años ya el existencialismo había abrazado esta misma conclusión triunfantemente. Como resultado, el solipsista individual, como la única realidad, era el hombre natural de Rousseau, no sólo rechazando la civilización sino también proclamando su barbarie como el nuevo evangelio de los 60. El noble salvaje de Rousseau y el noble hombre mono de Burroughs se estaban volviendo destructores. El conocimiento prohibido y las experiencias prohibidas dejaron de existir. La cultura de la muerte comenzó a prevalecer.

Sin embargo, al mismo tiempo, en medio de la confusión generada por el pietismo y su evasión de la realidad, una cultura Cristiana comenzó a emerger. Las Escuelas Cristianas y las Escuelas en el Hogar comenzaron a crecer y a diseminarse rápidamente. Rodeadas por las evidencias de un mundo en agonía, un nuevo mundo está en gestación. El viejo orden se aproxima a su muerte. ¡Por lo tanto regocíjense! Nos estamos moviendo del Hombre-mono de Rousseau al nuevo hombre en Cristo.

Rousas Rushdoony

Tomado de Chalcedon Report, May 1997.

 

 

EL ESTADO ES UN MAL INHERENTE
Trey Smith

Una creencia de muchos cristianos, que forma una cosmovisión incorrecta, es la creencia de que el Estado es una buena dadiva de Dios y, por lo tanto, es inherentemente buena. Si el Estado es inherentemente bueno, entonces desafiar la existencia del Estado significa desafiar la bondad de Dios. Mi tesis en este artículo es que el Estado no es inherentemente bueno, que no es una buena dádiva de Dios y es, en realidad, inherentemente malo. James Madison en The Federalist Papers [los documentos federalistas]: escribe “¿Pero qué es el gobierno en sí mismo, sino la mayor de todas las reflexiones sobre la naturaleza humana? Si los hombres fueran ángeles, ningún gobierno sería necesario “(El Federalista No. 51). Madison, en defensa de la Constitución y la formación de un gobierno federal, no hace ningún llamamiento a un bien inherente del gobierno. De lo contrario,

Madison ve al gobierno como un mal necesario necesitando de ser controlado. Si la Constitución oferce tal control, es una cuestión para otro momento. Sin embargo, el padre de la Constitución no consideró el gobierno inherentemente bueno. Sea cual sea el entendimiento de los fundadores del gobierno de los Estados Unidos, el cristiano seria beneficiado al mirar las Escrituras para formar una base para la comprensión del gobierno terreno como inherentemente bueno o inherentemente malo. El relato de Génesis de Caín y Abel proporciona una comprensión clave acerca de la formación de gobernanza terrena en contraste con la del Reino de Dios. La explicación para tal contraste entre el Reino de Dios y el reino del hombre es mejor ilustrada por parte de Agustín en la Ciudad de Dios.

Agustín escribe en la Ciudad de Dios: “De estos dos primeros padres de la raza humana, pues, Caín era el primogénito, y él perteneció a la ciudad de los hombres; después de él nació Abel, el cual perteneció a la ciudad de Dios. Así como en el individuo la verdad de la afirmación del apóstol es discernida: “Pero no es primero lo espiritual, sino lo físico; luego, lo espiritual.”, 1 Corintios 15:46. De ahí que cada hombre, siendo derivado de un tronco condenado, es, ante todo, nacido de Adán de forma mala y carnal, y se vuelve bueno y espiritual sólo posteriormente, cuando es injertado en Cristo por medio de la regeneración — así también era en toda la raza humana como un todo. Cuando estas dos ciudades comenzaron a desarrollarse por una serie de muertes y nacimientos, el ciudadano de este mundo fue el primogénito, y después de él, el extranjero en este mundo, el ciudadano de la Ciudad de Dios, predestinado por la gracia, elegido por la gracia, por la gracia un extranjero abajo, y por la gracia un ciudadano de lo alto. Por la gracia — pues tanto cuanto se refiere a sí mismo, él es nacido de la misma masa, toda ella está condenada en su origen; pero Dios, como un alfarero (pues esa comparación es introducida juiciosamente por el apóstol, y no con falta de pensamiento), de la misma masa hizo un vaso para el honra, y otra para deshonra (Romanos 9:21). el Primer vaso para deshonra fue echo y después de este otro para honra, Pues en cada individuo, como ya he dicho, existe, en primer lugar, aquello que es reprobable, por el cual debemos comenzar, mas en el cual no necesariamente necesitamos permanecer; después hay lo que es loable, a lo que podemos, al alcanzar, llegar, y en el cual, cuando lo hayamos alcanzado, podamos permanecer en ello. No, de hecho, que todo hombre malo venga a ser bueno, ya que nadie será bueno sino no fue, en primer lugar, malo; pero, cuanto más rápido cualquiera se convierta en un hombre bueno, tanto más rápidamente él recibe ese título, aboliendo el viejo nombre en el nuevo.

Asi,, es relatado acerca de Caín que él edificó una ciudad, Génesis 4:17, pero Abel, siendo un peregrino, no edificó ninguna. Pues la ciudad de los santos es de lo alto, aunque abajo ella genera ciudadanos, en los cuales ella peregrina hasta el tiempo en que llegue su reino, cuando ella reunirá a todos en el día de la resurrección; y, a continuación, será el reino prometido dado a ellos, en el cual ellos reinaran con su Príncipe, el Rey de los siglos, tiempo sin fin “(Libro XV, Capítulo 1).

¿Qué podemos derivar del hecho de que Caín edificó la primera ciudad terrena? Caín tuvo que establecer la gobernanza civil al edificar la primera ciudad, siendo que la gobernanza de esta ciudad no era de Dios, como es el caso con la Ciudad de Dios o el Reino del Cielo. La gobernanza civil fue instituida después de la caída del hombre. La gobernanza civil no fue una institución que Dios creó y declaró como buena en el sexto día de la creación. Caín, no siendo un ciudadano de la Ciudad de Dios, instituyó una gobernanza civil como resultado de su mala naturaleza en oposición a la Ciudad de Dios y la gobernanza perfecta de Dios. El hecho de que la gobernanza civil ocurrió después de la caída del hombre, en oposición a la gobernanza de Dios, y fue establecida por parte de Caín, da clara autoridad Bíblica para concluir que el Estado terreno no es inherentemente bueno, sino inherentemente malo y es una antítesis a la Ciudad de Dios.

Más apoyo sobre el mal inherente del gobierno es dado por parte del filósofo Gordon Clark. En A Christian View of Men and Things [Una Concepcion cristiana de los hombres y de las cosas], Gordon Clark escribe lo siguiente: “Evitando así la disyunción entre el gobierno natural de Aristóteles y el gobierno convencional de Rousseau, la teoría cristiana de política es consistente con su comprensión de la naturaleza humana como ésta, ahora de hecho lo es. Todos los sistemas no teístas suponen que la condición actual del hombre es moral; el sistema cristiano concibe a la humanidad actual como anormal. Esto responde una cuestión que es ocasionalmente planteada en discusiones políticas sobre si el Estado es un bien positivo o esencialmente un mal. La respuesta cristiana es que el Estado no es un bien positivo o incondicional, sino en lugar de un mal necesario. Para hacer justicia a la concepción cristiana, se debe insistir en ambos el adjetivo y sustantivo. El Estado es un mal no sólo a causa del abuso de poder por parte de los magistrados, sino también porque interfiere con la libertad e introduce una superioridad inatural entre los hombres. La depravación total del hombre, su naturaleza pecaminosa, su falta de bondad, contribuyen a la prueba de que el Estado no es inherentemente bueno, sino un mal necesario. Conozco completamente cualquier pasaje bíblico que explícitamente afirma o desde el cual alguien puede derivar la premisa que el Estado es una buena dádiva de Dios o inherentemente buena. Los versos o el grupo de versos más probables para tal premisa deben ser el frecuentemente citado Romanos 13: 1-7. Romanos 13: 1-7 (KJV) “Toda alma esté sujeta a las potestades superiores; porque no hay potestad que no venga de Dios; y las potestades que han sido ordenadas por Dios. Por eso quien resiste a la potestad resiste a la ordenación de Dios; y los que resisten traer sobre sí mismos la condenación. Porque los magistrados no son terror para las buenas obras, sino para las malas. ¿Quieres, pues, no temer la potestad? Haz el bien, y tendrás alabanza de ella. Porque ella es ministro de Dios para tu bien. Pero si haces el mal, teme, pues no trae de la espada; porque es ministro de Dios, y vengador para castigar lo que hace el mal. Por tanto, es necesario que le estéis sujetos, no sólo por el castigo, sino también por la conciencia. Por esta razón también pagáis tributos, porque son ministros de Dios, atendiendo siempre a esto mismo. Por tanto, dad a cada uno lo que debéis: a quien tributo, tributo; a quien impuesto, impuesto; a quien temor, temor; a quien honra, honra”. Sin embargo, ese verso no dice que la función del ministro es buena, o que el ministro es bueno, o que el gobierno civil es bueno. El verso afirma que la función del ministro es usada por Dios para el bien. La función del ministro es un medio que Dios usa para nuestro bien. Este verso es consistente con el de Romanos 8:28 (KJV). “Y sabemos que todas las cosas contribuyen juntamente al bien de aquellos que aman a Dios, de aquellos que son llamados según su propósito. Ciertamente, ese mismo pueblo no argumentaría que “todas las cosas” son buenos dones de Dios o que “todas las cosas” son inherentemente buenas. Claramente, Romanos 13 no proporciona la base para la afirmación que el Estado o la institución de gobernanza civil es inherentemente buena, pero simplemente retrata a un magistrado civil como un medio para las buenas dádivas de Dios tal como la justicia.

Por lo tanto, el gobierno civil no es una buena dádiva de Dios y no es inherentemente buena. Buena gobernanza se hace sólo por medio de las leyes morales de Dios en la Ciudad de Dios solamente. En el reino terreno del hombre, el gobierno terreno fue inicialmente instituido por parte de Caín como resultado de fratricidio, lo que, a su vez, fue un resultado de la naturaleza pecaminosa del hombre desde la caída del hombre. El reino terreno fue instituido por la caída del hombre y el pecado. La gobernanza terrena es necesaria, pero eso no la hace ser inherentemente buena. Esta dicotomía proporciona, además, parte del entendimiento acerca de la importancia de la separación de iglesia y Estado. La gobernanza de la iglesia por medio de la ley moral de Dios donde Cristo es la cabeza, es inherentemente buena. Dios usa el Estado terreno como un medio para nuestro bien. Esto no significa que el Estado es bueno; significa que el resultado es bueno, sea justicia (lo que es bueno) o paz (lo que es bueno).

Si estamos de acuerdo en que la paz de Dios es una buena dádiva, entonces tiene sentido que la gobernanza civil esté basada en una ética política de paz. El Principio de la no agresión es, como tal, una ética política de paz sobre la cual se puede basar la gobernanza terrena necesaria.

Yo he escrito sobre tal ética política bíblica aquí. Rey Smith es un abogado de reparación de lesiones personales en el este del estado de Kentucky donde vive en una granja con su esposa y tres hijos. Un bautista reformado, Trey es miembro de la Primera Iglesia Bautista en la ciudad de Russell, KY, donde es activo en los ministerios de enseñanza y medios. Trey escribe en el blog www.primacyoftruth.com y él es un bloguero invitado en www.reformedlibertarian.com. Trey escribe sobre fundaciones bíblicas sobre política, economía y derecho a partir de la tradición reformada.

Traduccion: Raul Loyola Román

 

EL SUEÑO DE JUSTICIA TOTAL

 

  1. J. Rushdoony

 

 

 
Una de las más peligrosas ideas que dominan la cabeza de los hombres es el sueño de justicia total. Este es un sueño humanista. El humanista tiene un solo mundo, esta vida presente, y está decidido a hacer de la Tierra un paraíso. El resultado es consistentemente el infierno en la Tierra.

 

La amenaza del sueño de justicia total es que él requiere personas perfectas y un estado y un orden social perfectos para establecerse. El hecho es que el hombre es un pecador, y él todavía está indispuesto al cambio, satisfecho consigo mismo, aunque descontento con el mundo, y, en virtud de su naturaleza caída, un esclavo del pecado y por lo tanto esclavo para cualquier planificación (Jn 8 : 31-36). Como resultado, todo aquel que sueña con un mundo de perfecta justicia, una habitacion de superhombres, y un reino triunfante para el dogma humanista de justicia, debe comenzar eliminando a los hombres como ellos, son para abrir espacio para los hombres como ellos deberían ser. La Revolución Francesa planeó la reducción de la población de Francia para una fracción maleable de lo que era; Nietzsche pidió la muerte del hombre para preparar al mundo para el superhombre; la Revolución rusa y sus revoluciones exportadas significaron la muerte planificada de todos aquellos representantes del antiguo orden. En Camboya, desde 1975, la mitad de la nación fue asesinada para eliminar a todos aquellos que no podrían ser reformulados en términos del sueño marxista de un orden perfecto.

 

Los líderes camboyanos del Jemer Rojo asesinaron a todos aquellos que trabajaron por el antiguo orden, todos los cristianos, todos los que eran eruditos, todos los que vivían una vida urbana, todos los que habían estado en el exterior, y todos los que habían trabajado para extranjeros.

 

Jamás hubo fuerza más asesina desencadenada contra el hombre que la producida por el sueño de justicia humanista. La tiranía y el mal, gobernaron la mayor parte de la historia, pero nunca más rígidamente y meticulosamente como por aquellos que trajeron un control totalitario en nombre de la justicia total.

 

En 1931, “The Imponent General”, de Charles Pettit, un breve e iluminado romance, fue traducido al inglés. Cuando el viejo señor de la guerra es sustituido por un ideólogo, los campesinos están infelices. Un campesino preguntó si eso se debía al afecto. “De ninguna manera… Tan Pan-tze era un ladrón infame, que vergonzosamente asedió el campo, hiriendo a personas inofensivas y violando a mujeres de todas las edades y condiciones…” “Entonces, ¿por qué usted parece lamentar su salida?”… El campesino replicó: “Simplemente porque su sucesor, General Pou, es mucho peor de lo que él era … él extorsiona sus tributos metódicamente, de tal forma que es aún más difícil de soportar … y, además, ahora exige la pena de muerte para los no pagadores y él lo hace de una manera legalizada que multiplico las ejecuciones “(p. 171).

 

No es sorprendente que, en la jornada por justicia total, los regímenes humanistas hayan instituido terror total. Las personas son azotadas regularmente, “para su propio bien”. Ellas son despiadadamente sujetas a represiones salvajes y transformaciones forzadas, todas planeadas para hacerlas adaptarse al nuevo modelo de hombre para el nuevo modelo de sociedad.

 

Todo esto es lógico. ¡Un mundo mejor requiere hombres mejores! La cuestión es: ¿cómo conseguir hombres mejores, cómo producirlos? En última instancia, dos opciones aparecen ante los hombres como los instrumentos por los cuales los hombres pueden ser transformados: Revolución o Regeneración.

 

Si el hombre niega la posibilidad de Regeneración, entonces su única opción lógica es la Revolución. Desde 1660, con el nacimiento dl iluminismo, la lógica del humanismo movió el mundo firmemente y más profundamente rumbo a la Revolución. Todo continente está ahora en las garras de una “fe” [humanista] que exige la reconstrucción coercitiva de los hombres.

 

Mas la justicia en la Tierra es un sueño imposible. El hombre no tiene la omnipotencia de Dios ni su omnisciencia: él no puede controlar ni ver todas las cosas. A falta de conocimiento total, su institución de la justicia, aun en manos divinizadas, es a lo sumo parcial e incompleta. No todo error puede ser reparado, ni todo equilibrio puede ser restaurado. El hombre puede vivir, bajo Dios, en una sociedad justa, mas nunca en este mundo en una sociedad totalmente justa. Para el estado humanista, buscar justicia total significa reclamar la omnipotencia de Dios: el estado necesita ejercer poder total para justicia total. De la misma manera, él debe reclamar la omnisciencia de Dios: él necesita tener un conocimiento total de todas las personas, instituciones, y cosas. La burocracia es creada para ejercer esos poderes “divinos”.

 

En la perspectiva bíblica, el hombre como pecador necesita Regeneración. Como un pecador, él no puede establecer un orden justa, sino una mala. Por el poder de Regeneración de Dios en Cristo, él es una nueva criatura. Él está ahora habilitado a servir a Dios, a instituir un orden en términos de la Ley de Dios, y para saber lo que la justicia divina es, y a seguir eso. Él sabe que sólo en el eterno Reino de Dios la justicia total es posible, o sea, aunque se esfuerce por obedecer a Dios en todas las cosas, él sabe que él no puede esperar de hombres y sociedades imperfectos una justicia total y perfecta. De la misma manera, sólo una nueva criatura puede esculpir una nueva creación. Un orden legal y un estado dedicados a una fe humanista en la justicia total creará Revolución total. Un orden dedicado a la entera Palabra de Dios y al poder regenerativo de Cristo puede dar justicia, porque ella  reside en un nuevo hombre por las manos de Dios, no de los hombres.

 

 

 

(Roots of Reconstruction, p. 1047, Chalcedon Report No. 180, August, 1980)

 

Rev. R.J. Rushdoony (1916-2001) fue el fundador del Calcedon y un teólogo famoso, especialista en la relación entre Estado e Iglesia, y autor de innumerables trabajos para la aplicación de la Ley Bíblica a la sociedad .

Trduccion: Raul loyola Roman

 

DESCARGAR    Qué es el neoconservadorismo

 

 

AZ

 

DESCARGAR                ⇒     CESACIONISMO

 

CESACIONISMO

DEMOSTRANDO QUE LO DONES CARISMÁTICOS CESARON

 

Peter Masters

 

PORTADA DE CESACIONISMO

 

siiiiiiii

 

DESCARGUE:    

¿LA BIBLIA ENSEÑA QUE TODO LO QUE EXISTE EN EL UNIVERSO SERÁ QUEMADO?

 

El Pacto de Obras

Vincent Cheung

 

 

Yo estaba leyendo su reciente comentario sobre Adán y la alianza. ¿Usted dice ahí,  que no había alianza entre Dios y Adán (la alianza de las obras)?

¿Cómo entonces usted entendería a Oseas 6: 7? ” Son como Adán: han quebrantado el pacto, ¡me han traicionado!.

Oseas 6: 7 no es tan claramente favorable al Pacto de obras como algunos Teólogos Reformados lo hacen ser. Para citar algo simple, el Nuevo Comentario Bíblico dice:

Es posible que Adán se refiera al primer hombre y su desobediencia a la orden directa de Dios, mas la palabra alianza no es encontrada en Noé (Gén. 6:18) antes de la historia de Adán y Eva y sus descendientes. La mayoría de los comentaristas leyeron “como en Adán”, un lugar mencionado en Jos. 3:16, donde las aguas del Jordán fueron cortadas, permitiendo al pueblo de Israel atravesar hacia la tierra prometida. Si esta lectura es correcta, Adán, una ciudad en Galaad en el camino a Siquem, se convirtió en un lugar de ladrones violentos (8-9). No sabemos en concreto sobre estos actos violentos. Allí fue realizado por Peca un golpe contra Pecaías y más cincuenta hombres de Galaad (2Rey 15:25). Es muy probable que los sacerdotes estuvieran involucrados. En esta o en acciones similares (ver 2 Reyes 11: 9, donde el sacerdote Joiada jugó el papel principal en un útil golpe). V.10 resume la situación de nuevo en términos antes usados.

Otra vez el profeta tiene un golpe central en Judá (11a). Los que oyen la condenacion de otro deben profundizarse en examinar.

Como arriba, concuerdo que parece “posible” que el verso se refiera al hombre Adán, pero es de lejos cierto. Aunque el versículo se refiere a Adán, él debe estar usando el término “Pacto” en un sentido muy general para acomodar las grandes diferencias entre lo que Dios le dijo a Adán y lo que Dios le dijo a Israel. También es posible que, incluso si el versículo se refiere a Adán, enfatiza la semejanza en la desobediencia, al tratar “sin fe” con Dios, y no en lidiar infielmente en el contexto de una alianza. Entonces, aunque el verso se refiere a Adán, y el énfasis recae sobre la alianza, lo que usted tiene es la simple idea de que había una Alianza con Adán en un sentido extremadamente general. Esto no es suficiente para probar una doctrina elaborada como la alianza de las obras.

Después de darles tantos pasajes, aún no tenemos la doctrina como los Teólogos Reformados. Parece que ellos “trataron sin fe” inventando una doctrina con Dios y colocándola en un lugar crucial en la fundación de un sistema, sin orden, si Adán era de hecho el jefe federal de la humanidad, eso no implicaba necesariamente un pacto. Dios puede hacer de alguien la cabeza de cualquier cosa solamente pensándolo así, sin imponer una alianza en el sentido pretendido por los teólogos. Si la palabra “federal” parece ser la existencia de una alianza por definición, entonces podemos simplemente prescindir de ella y llamar de representativo de la raza humana. De nuevo, si alguien insiste que había un pacto, entonces la palabra debe ser usada en un sentido extremadamente general, y no hay nada como lo que es dicho, sobre el pacto de obras en él.

~ ~ ~

Acabo de leer su artículo titulado: “Transgresión: Usted ciertamente morirá”. En este usted escribió: “No hay indicación de prueba en las instrucciones de Dios para Adán.

Y no hay promesa de promoción para una vida en un período de obediencia. También no hay ningún vestigio del establecimiento de un pacto. La doctrina es una invención humana, y debe ser descartada. “.

¿Puedo asumir que usted se está refiriendo a la Alianza de Obras (ADO)? Si es así, usted está afirmando que ADO no existe? ¿O que si existe, se establece en otro lugar?

Entiendo que algunos, como John Murray, no les gusta referirse a ADO, como una alianza, aunque acepten la sustancia de esto. Pero parece que en el contexto de la pieza, usted no acepta el título ni la sustancia de esto. ¿Es cierto para mí asumir eso?

Cierto. Mi afirmación es que no hay base bíblica para la doctrina del Pacto de obras. No hay ninguna indicación en ningún  lugar (1) que Adán estaba en libertad condicional, (2) que este período de prueba era por un período determinado de tiempo, (3) que alguna  promoción o algo más grande prometió por su obediencia en esta prueba, (4) que lo que Dios le dijo a Adán puede ser llamado un Pacto. Parece que estos puntos fueron inventados completamente.

La Confesión de Fe de Westminster dice: ” El primer pacto hecho con el hombre fue un pacto de obras, (1) en el que se prometía la vida a Adán, y en éste a su posteridad, (2) bajo la condición de una obediencia personal perfecta. (3)

Las pruebas bíblicas citadas son:

Gálatas 3:12: Pero la ley no es por fe, sino El que las haga, vivirá por ellas.

Romanos 10: 5: Moisés escribe de la justicia que es por la ley: El hombre que haga estas cosas, vivirá por ellas.

Romanos 5: 12-20: Por tanto, como el pecado entró en el mundo por medio de un hombre, y por medio del pecado la muerte así también la muerte pasó a todos los hombres, por cuanto todos pecaron. Porque hasta la ley, había pecado en el mundo, pero si no hay ley, no se toma en cuenta el pecado. No obstante, la muerte reinó desde Adam hasta Moisés, aun sobre los que no pecaron en la semejanza del delito de Adam el cual es figura del que había de venir. Pero el don no es como la transgresión. Porque si por la transgresión de uno murieron los muchos mucho más abundó la gracia de Dios para los muchos y el don por la gracia de un hombre: Jesús el Mesías. Pero con el don no sucede como con el juicio trasmitido por medio de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio surgió de una sola transgresión para condenación; pero el don gratuito vino a causa de muchas transgresiones para justificación. Porque si por la transgresión del uno, la muerte reinó por medio del uno, mucho más reinarán en vida por uno, Jesús el Mesías, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Por tanto, así como por medio de una transgresión vino la culpa a todos los hombres para condenación, así también, por medio de un acto de justicia, vino la gracia a todos los hombres para justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos. Así, la ley entró para que el pecado abundara pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia.

Gênesis 2:17: pero del árbol del conocimiento del bien y del mal, no comerás de él, porque el día que comas de él, ciertamente morirás.

Gálatas 3:10: Porque todos los que son de las obras de la ley están bajo maldición. Porque está escrito: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas que han sido escritas en el libro de la ley, para hacerlas.

No hay nada – nada en absoluto – en todos estos pasajes que insinúen los cuatro puntos de arriba, en la doctrina de la alianza de obras. Tenga en cuenta  que “vivirá en ellas” se refiere al estilo de vida, y no a algo como “vida eterna” o “tienen vida en vez de muerte”. Esto significa que si usted sigue el camino de la ley, usted tiene que hacer su estilo de vida. Curiosamente, algunos de los comentarios no son tan claros al respecto, pero el Life Application Commentary tiene razón: “Citando nuevamente la ley (Levítico 18: 5), Pablo apoya su declaración:” Si usted desea encontrar la vida, obedeciendo la ley, usted Debe obedecer a todos sus órdenes. La propia ley dice que solamente la obediencia perfecta, se puede obtener la aprobación de Dios, – uno solo puede “vivir” por la ley obedeciendo completamente, sin fallas. El problema es que nadie puede hacer eso – es humanamente imposible. “Los justos vivirán por la fe, no que” tengan vida “por la fe, sino que su” modo de vida “sea la fe. La Biblia de estudio de la ESV dice eso para “los justos viven por la fe”: “La vida de la fe es completa: es por la fe que inicialmente se recibe el don de la salvación (vida eterna), es también por la fe que se vive cada día”.

Entonces, es una descripción o un precepto, mas no una promesa. Pero si pretendemos que “vivir” aquí es una promesa, observe que los versículos citados se refieren a la Ley de Moisés. ¿Será que necesariamente tiene algo que ver con lo que Dios le dijo a Adán, y eso hace lo que le dijo a Adán una alianza? Los teólogos han fracasado completamente en defender.

~ ~ ~

En relación a la Ley de Moisés, yo creo que algunos pueden decir que la alianza con Moisés era una reedición de una alianza con Adán, y argumentaría a través de la Ley de Moisés que lo que Dios le dijo a Adán era un Pacto. Pero  esto parece estar argumentando hacia atrás o incluso Petición de principio.

 

Sí, y a menos que ellos sean capaces de probar la conexión, eso sería otra cosa que ellos arreglaron. Ellos están motivados a mantener el pacto de obras, en parte porque quieren decir que la obediencia activa de Cristo la cumplió, o porque piensan que su obediencia activa sólo tiene sentido en relación a este contexto. No estoy de acuerdo con este supuesto, aunque afirmo una doctrina de la activa obediencia de Cristo.

Me parece difícil entender la activa obediencia de Cristo fuera del pacto de obras. Encuentro una relación atractiva entre los dos.

 

El Pacto de obras parece ser necesaria para tener  sentido la obediencia activa de Cristo solamente porque usted asume una correspondencia, probablemente porque los Reformados le dijeron que asumiera una. Esta propia relación requiere evidencia, pero  lo que encontramos es evidencia de lo contrario.

En un pasaje principal que enseña la obediencia activa, una correspondencia es explícitamente negada:

Pero el don no es como la transgresión. Porque si por la transgresión de uno murieron los muchos mucho más abundó la gracia de Dios para los muchos y el don por la gracia de un hombre: Jesús el Mesías. Pero con el don no sucede como con el juicio trasmitido por medio de aquel uno que pecó; porque ciertamente el juicio surgió de una sola transgresión para condenación; pero el don gratuito vino a causa de muchas transgresiones para justificación. Porque si por la transgresión del uno, la muerte reinó por medio del uno, mucho más reinarán en vida por uno, Jesús el Mesías, los que reciben la abundancia de la gracia y del don de la justicia. Por tanto, así como por medio de una transgresión vino la culpa a todos los hombres para condenación, así también, por medio de un acto de justicia, vino la gracia a todos los hombres para justificación de vida. Porque así como por la desobediencia de un hombre los muchos fueron constituidos pecadores, así por la obediencia de uno los muchos serán constituidos justos. Así, la ley entró para que el pecado abundara pero donde el pecado abundó, sobreabundó la gracia; para que así como reinó el pecado para muerte, así también la gracia reine por la justicia para vida eterna, mediante Jesús el Mesías, Señor nuestro.( Romanos 5:15-1)

Ellos no estaban operando en los mismos términos, y lo que Cristo ganó no correspondía a lo que Adán perdió. Es decir, no hay ninguna evidencia de que Adán debería cumplir un pacto, e incluso si lo  fuera, no hay evidencia de que Cristo recogió el mismo Pacto para cumplirla. De lo contrario, Adán se habría convertido en el Señor de la Gloria si hubiera tenido existo, Mas ese papel solamente se adapta a la divinidad, por lo tanto era imposible que Dios le hubiera prometido eso. Si se dice que Cristo tomo el pacto de Adán, con promesas adicionales, entonces eso sólo aumenta la carga sobre la doctrina del Pacto de obras. Todas las reclamaciones anteriores permanecen sin soporte, y ésta también es sin apoyo, y se coloca ahora encima de ellos. Volviéndose así en una pregunta llena de remiendos y monstruosidad.

Vincent Cheung

Sermonettes Volumen2

Cap. 26. Pag 85-89

                                           Sobre la alianza de las obras

                                                    Vincent Cheung

MI PREGUNTA:

Hola, Sr. Cheung

La razón de mi e-mail fue para preguntarle sobre la doctrina del Pacto, que me dice en algunos de sus escritos, que usted no cree en la Alianza de las obras hechas por Dios a Adán.

¿Podría explicar su posición sobre eso? ¿Y cómo podemos reconciliar la vida de Cristo que sirvió en nuestro lugar a las obras prescritas por la ley, que nunca podríamos alcanzar a causa de nuestros pecados?

RESPUESTA:

En realidad, es muy peligroso suponer que Cristo simplemente tomó el mismo “pacto” que Adán tenía, porque el pacto de obras alega que no sólo imponía responsabilidades, sino que también prometía bendiciones. Después que Cristo tuvo éxito, Él fue exaltado a la derecha de Dios, incluso como un objeto de adoración. Por consiguiente, la doctrina es blasfema. Sería peor que una doctrina mormón. Mientras la doctrina Mormón enseña que cada uno se convertiría en un dios, gobernando un planeta, Cristo es Dios, y gobeierna toda la creación. ¿Dios le prometió eso a Adán? Si no, ¿entonces en qué sentido Cristo asumió los mismos deberes y promesas y las cumplió? Ninguna exposición histórica de la alianza de obras lo dejó claro y dio una excusa satisfactoria para esa implicación desastrosa. Creo que es porque la mayoría, o todos los teólogos nunca han percibido que eso es lo que lleva a esa doctrina. Romanos 5:15 dice explícitamente que “el don gratuito NO es como la transgresión”. Cristo y Adán no operaron en los mismos términos. La obediencia activa de Cristo no se basaba en una alianza dada a Adán.

Además de este comentario rápido, no tengo tiempo para discutir esto con usted más adelante, mas me refiero al anterior, y también he abordado la doctrina en varios lugares en mis escritos, aunque no siempre uso los términos que otras personas usan.

También me indicó: Sobre su pregunta sobre la Alianza de Obras, le recomiendo a usted Sermonettes, Vol 2, cap. 26.

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 

-UNA MENTIRA MÁS DEL FEMINISMO-

 

Una de las primeras publicaciones sobre el origen del 8 de marzo es el libro del investigador canadiense Renée Côté, 1984, sobre el “Día Internacional de la mujer”, nos dice que la fecha e historia creada por los movimientos feministas son pura ficción y derrumba un mito sostenido por las feministas que han luchado por afirmar este día como un día de lucha de “reivindicaciones de las mujeres”.

El hecho de que todo el movimiento feminista está relacionado al comunismo y es utilizado por este, “los idiotas útiles” los llamaba Lenin, tan es así que incluso la propuesta de la fecha es atribuida a una feminista dirigente del Partido Socialdemócrata Alemán, Clara Zetkin, quien 53 años después de la (supuesta) masacre, y durante la segunda conferencia de la mujer socialista en 1910 hubo determinado ella, el “homenaje” que hoy lo conocemos como “El día internacional de la Mujer” que se lo conmemora el 8 de marzo.

Esta mentira sobre el “día internacional de la mujer” es una mentira feminista más, creada por las izquierdistas de faldas.

La mayoría de nosotros han leído inclusive en los diarios nacionales de nuestros países, que el día internacional de la mujer que es celebrado el 8 de marzo, es en homenaje a un incendio que habría ocurrido en 1857 en New York y que había provocado la muerte de 129 trabajadoras de una industria textil. Escuelas colegios, radios y por supuesto feministas en el mundo, promueven homenajes el 8 de marzo basadas en la versión que narra una tragedia en que trabajadoras habrían sido quemadas como castigo por una grave protesta por mejores condiciones de trabajo. Un crimen terrible, que impresionaría a cualquiera, más una mentira que sirve en la lucha “por los derechos de las mujeres”, mentira como todo lo que viene del comunismo con el afán de manipular, pues tanto la fecha como la historia son falsas tal como sus sueños socialistas.

A pesar que los hechos históricos prueben que es un mito, respecto al incendio, la fecha y la masacre que nunca existió, el trabajo de desinformación socialista seguirá repitiéndose año a año; es la desinformación trabajando en pro de la ideología marxista, con el objeto de atraer en este caso mujeres consiente e inconscientemente, y “conquistarlas” mentalmente para servirse de ellas en sus propósitos de llegar al poder, aunque después si logran su objetivo serán las primeras en estar en peligro de muerte si se oponen a sus fines.

La falsa historia de la tragedia que envuelve a las mujeres trabajadoras de la fábrica Triangle Shirtwaist, fue forjada y usada para dar peso a las causas feministas que en esa época tenían fuerte influencia del socialismo soviético, el cual predico en su doctrina la “liberación de la mujer” a través del abandono del hogar por el trabajo operario. En los años 70, el mito de las mujeres quemadas vivas ya estaba consolidado, el movimiento feminista había posicionado la mentira de la tragedia y celebró como un triunfo político.

En 1975 la ONU declaro, de 1975 a 1985 como la “década de la mujer” y reconoció el 8 de marzo, la UNESCO en 1977 también reconoció oficialmente ese día, como el día internacional de la mujer en homenaje a “las 129 obreras quemadas vivas”. Una mentira ridículamente repetida hasta hoy.

El canadiense Rene Cotê investigo durante diez años en todos los archivos de Europa, USA y Canadá y no encontró ningún rastro de huelga o nada así en 1857, ni en los grandes periódicos de la época, ni en ninguna otra fuente de recuerdos de luchas obreras. ¿Cómo un hecho así, de la magnitud tal, en que son quemadas 129 mujeres en una fábrica, podía no haber sido registrado por los periódicos de ese tiempo? la respuesta es simple, jamás ocurrió.

La organización y propaganda de la agenda feminista corresponde a los ideales de la agenda comunista, ya a estas alturas es imposible esconder el “comadrazgo”. Los medios de comunicación, así como los (“agentes”) pedagogos educacionales de cada país están trabajando arduamente en la diseminación política izquierdista Gramsciana, con el objeto de volver a la mujer una esclava intelectual.

Nadie necesita del feminismo, ninguna mujer necesita del feminismo y ni fechas puestas para su homenaje. Muchas mujeres y también hombres creen que son mejores por el simple de hecho de haber nacido mujer u hombre, yo no creo en el “mérito del nacimiento”, esto es haber nacido blanco, negro, Latino, Europeo, Norteamericano, Africano, hombre mujer, rico, pobre, etc…

Creo como muchos de nosotros, que nuestro crédito es por nuestra inteligencia, valores humanos, convicciones, creencias Escriturales, en fin, por como pensamos como seres humanos.

 

 Raul C. Loyola Román

7 Marzo del 2017

DESCARGUE : ⇒ el-pensamiento-gramsciano-y-e-socialismo-del-siglo-veintiuno

 

EL PENSAMIENTO GRAMCIANO Y EL “SOCIALISMO DEL SIGLO XXI”

Agustín de Hipona dice:

 

Ya no se puede más esconderla o negarla, la verdad es hija del tiempo

Nada es fortuito, nada ocurre por azar o coincidencia, detrás de cada acto de gobierno aparentemente inconexo, está la agenda socialista gramsciana. La nueva estrategia del marxismo de hoy son las ideas de Antonio Gramsci fundador del partido comunista Italiano, esta es la “pócima venenosa” que contamina todos los estamentos  de la sociedad. Él es el nuevo estratega teórico de la izquierda comunista  de estos tiempos, en la toma del poder.

Al contrario de la teoría leninista de la toma violenta del poder a través de los golpes de estado y las armas , Gramsci defendía una revolución lenta psicológica, que primero alcance la mente de los hombres y así ir preparando  poco a poco  el terreno para la toma real del poder. Su objetivo era hacer que las personas pensasen y actuasen como comunistas antes de que vivieran en un verdadero estado comunista. Ese dominio metal sobre las personas Gramsci lo llamo de “hegemonía”, esto en el gramscismo no es otra cosa que primero conquistar la hegemonía para después conquistar el poder.  

Al contrario de la teoría leninista de la toma violenta del poder a través de los golpes de estado y las armas , Gramsci defendía una revolución lenta psicológica, que primero alcance la mente de los hombres y así ir preparando  poco a poco  el terreno para la toma real del poder

Esta hegemonía gramsciana significa el control total y absoluto de la sociedad, (universidades, escuelas, sindicatos, organizaciones,  medios de comunicación, justicia, policía, militares,  economía, religión,  grupos indigenistas, ambientalistas , feministas, etc.). en esta lucha por la conquista “hegemónica” Gramsci recomienda transformar el “sentido común” de los hombres . “Sentido común” para Gramsci son los hábitos, los gestos, los modos de hablar, as actitudes mentales consientes o inconscientes que son comunes a todos los hombres, gramsci pretende alterar ese “sentido común”, mas sentimental imaginativo que racional, y en ese papel de transformación fundamental de cambio mental de la población están los intelectuales. Gramsci afirma que todo individuo es un intelectual, pero para el propósito del cambio de la sociedad el divide los intelectuales en dos tipos: el intelectual tradicional u  inorgánico y el orgánico gramsciano este último es responsable por la mudanza del sentido común, mientras los primeros cumplen la tarea de organizadores de la sociedad, los dos tienen la misión y por tanto son los encargados y responsables de cambiar el sentido común a través de nuevos paradigmas , de nuevos símbolos, de imágenes  e ideas que moldeen la conciencia de las personas.

Pero esto no quiere decir que sus ideas son importantes en sí mismas, ya que, para Gramsci, la única importancia de una idea reside en el refuerzo que da o quita, la marcha de la revolución.

Gramsci transformo la estrategia comunista de una grosera amalgamada y fuerza bruta  en una delicada orquestación de influencias sutiles penetrantes, como la Programación neurolingüística y la más peligrosa a largo plazo,  que toda la artillería del ejército rojo comunista. Si Lenin fue el teórico de los golpes de estado, Gramsci fue el estratega de  la revolución psicológica que debe preceder y aplanar el camino para el golpe de Estado.

Si Lenin fue el teórico de los golpes de estado, Gramsci fue el estratega de  la revolución psicológica que debe preceder y aplanar el camino para el golpe de Estado.

Amaestrar al pueblo para el socialismo antes de hacer la revolución. Hacer que todas las personas sintiesen  y actuasen como miembros de un estado comunista aún que estén viviendo en un estado externo capitalista, (el sistema económico nuestro no es capitalista ni socialista, sino patrimonialista) así cuando viniese el comunismo, las resistencias posibles ya estarían neutralizadas de antemano y todo el mundo aceptaría de buena gana, el nuevo régimen con la mayor naturalidad.

Así cuando viniese el comunismo, las resistencias posibles ya estarían neutralizadas de antemano y todo el mundo aceptaría de buena gana, el nuevo régimen con la mayor naturalidad.

A través de periodistas, televisión, radio, educadores, artistas,  se va inoculando nuevas palabras, nuevos hábitos, que lentamente irán sustituyendo los antiguos valores y principios (con la consciencia tranquila de que están salvando la patria). Esto es lo más perverso del gramscismo , el hecho de querer trasformar el mundo sutilmente, sin ser notado, como si fuese un cambio natural.

Toda esa gente ayuda a elaborar y difundir la ideología de clase, y como elaborar y difundir a ideología de clase es la única tarea intelectual que existe, una vedette que mueva las caderas en un espectáculo de protesta o unas cuantas feministas que protestan con los pechos descubiertos, pueden ser más útiles que un intelectual  “inorgânico”. Por lo tanto Gramsci da relativamente poca importancia a la predicación revolucionaria abierta, pero enfatiza muchísimo el valor de penetración encubierta y sutil.

 

Esto es lo más perverso del gramscismo , el hecho de querer trasformar el mundo sutilmente, sin ser notado, como si fuese un cambio natural.

Para la revolución gramsciana es de menor valor un orador o  un agitador notorio, que un periodista que discretamente y sin tomar posición explícita, irá con cuidado cambiando el contenido y sentido  de las noticias. Periodistas, cineastas, músicos, psicólogos, pedagogos infantiles, maestros universitarios y consejeros familiares representan una tropa de elite del  ejército gramsciano. Su actuación informal penetra a fondo en las consciencias, sin ninguna instinto político declarado y casi ninguna resistencia, y deja en ellas las marcas de nuevos sentimientos, de novas reacciones, de novas actitudes morales que, en el momento propicio, se integraran harmoniosamente en  hegemonía comunista, así millones de personas se van sumando a la agenda socialista; las últimas elecciones aquí en nuestro país reflejan un apoyo al “socialismo del siglo XXI” de más de 3 millones, así poco a poco pretenden llegar a una mutación global aquí y en el mundo en general.

Penetra a fondo en las consciencias, sin ninguna instinto político declarado y casi ninguna resistencia, y deja en ellas las marcas de nuevos sentimientos, de novas reacciones, de novas actitudes morales que, en el momento propicio, se integraran harmoniosamente en  hegemonía comunista, así millones de personas se van sumando a la agenda socialista

Para Gramsci, las tradiciones filosóficas deben ser todas barridas de una sola vez, y junto con ellas la distinción entre “verdad” y “mentira”. Gramsci es, en suma, el profeta da imbecilidad, o guía de hordas de imbéciles para quien la verdad es la mentira y la mentira a verdad. El gramscismo es  un conjunto de actitudes mentales, que puede estar presente en quién jamás oyó hablar de Antonio Gramsci, y que coloca al individuo en una posición tal que pasa a colaborar con la estrategia  gramsciana incluso sin haber tenido la mínima consciencia. Nadie entenderá el gramscismo si no percibe que si nivel de actuación es mucho más que cualquier estrategia izquierdista concurrente

La pregunta es, como fue posible que una filosofía así cautivase las masas y convenza tan vasta audiencia a punto de inspirar a un partido político y de tal manera llegar a tomar el poder de un país, la respuesta debe considerar tres aspectos: primero la predisposición de los intelectuales, segundo, las condiciones del momento, y tercero  la naturaleza misma de esa filosofía.

El gramscismo es  un conjunto de actitudes mentales, que puede estar presente en quién jamás oyó hablar de Antonio Gramsci, y que coloca al individuo en una posición tal que pasa a colaborar con la estrategia  gramsciana incluso sin haber tenido la mínima consciencia.

La nueva izquierda (gramsciana) posee un objetivo similar al de los comunistas, mas no es idéntico: un estado socialista igualitario, dirigido totalmente por burócratas, intelectuales, tecnócratas, “terapeutas” y por la nueva clase iluminada (generalmente gente de edad muy joven), y en  colaboración con — y siempre siendo apoyada por —miembros de todos los tipos de grupos victimológicos, aquella personas que dicen ser perseguidas y que viven luchando por ” iguales derechos ”  — siendo que ‘iguales’ significa en verdad ‘superiores’.  Grupos estos , formados por negros, feministas, abortistas, gays, lésbicas, trans, índios, ambientalistas, animalistas , veganos, etc. van de la mano con la agenda gramsciana en detrimento del pensamiento clásico occidental.

Se trata en el más profundo sentido, de una guerra no solamente cultural y económica sino religiosa, “religiosa” porque la nueva izquierda gramsciana es una cosmovisión pasional, una “religión” en el más  profundo sentido, pues es guiada únicamente por fe, fe en la conquista de un mundo perfecto , un mundo socialista igualitario, un Reino de Dios en la tierra, el –dios Estado– , ya sea este dios “panteizado” (bajo la óptica de Hegel) o ateizado (bajo la óptica de  Marx). Esta cosmovisión debe ser combatida frenéticamente sin concesiones ni clemencia, ella debe ser combatida con cada fibra de nuestro ser, se trata de una batalla de vida o muerte por nosotros y el futuro de nuestros hijos.

Al socialismo del siglo XXI, le importa mucho no perder en las nuevas elecciones en nuestro país, mas si pierden como ocurrirá, dirán que son  simplemente reveses propios de la lucha, para regresar según ellos con más fuerza (violencia) algunos años de gobierno “opositor” o “conservador”, serán solamente como una reducción en el avance. Lo que realmente teme pavorosamente es que este nuevo gobierno, se vuelva   reacionário,  como ellos lo tildaran, y realmente haga retroceder o desmantele, algunas conquistas, “progresistas”, es eso lo que verdaderamente los asusta. Sino mire usted lo que sucede actualmente en Norte América   cuando son amenazados o terminados   “derechos” obtenidos por grupos de feministas, de abortistas, de gays, o de cualquier otra rama victimológica, la furia progresista amenaza hasta con derrocar al presidente actual.

La “nueva izquierda” afirma que la historia está marchando inexorablemente rumbo a cumplir sus  objetivos.  Una parte vital de este objetivo es la destruición de la familia tradicional, compuesta de padre y  madre, que debe ser sustituida por un sistema en que los niños son criados y educados per el estado y por la nueva clase de orientadores, tutores, terapeutas y demás “cuidadores” infantiles, la cadena” no debe romperse nunca, el adoctrinamiento marxista debe comenzaren los primeros años del niño y continuar día a día hasta la universidad donde ya el individuo saldrá absolutamente “tomado” por el pensamiento izquierdista. No hace falta ser un gran intelectual o un sociólogo para llegar a darse cuenta, a partir de un análisis de la situación actual, la educación se va tornando cada vez más gramsciana. Ejemplo de esto que decimos  son los folletos de educación sexual difundidos en varios países, así como la cuestión del género, según la cual los niños de ambos sexos deben tener entre sí un trato igualitario e indefinido sexualmente, libre de todo paradigma, y que  ellos puedan elegir libremente su propia sexualidad y la manera de vivirla.

Nuestra responsabilidad y tarea es denunciar por todos los medios posibles esta nuevo ataque de la agenda mundial marxista, esta conquista no armada sino mental. El objetivo tiene que ser la eliminación completa e irreversible de este monstruo ateo y sangriento que pretende entronizarse vendiendo la idea  de un mundo socializado dirigido por un dios estado, la gente debe ser “despertada” para que pueda percibir que en realidad su religión es maléfica.

 

Raul C. Loyola Román

Bibliografía:

EL pensamiento de Antoni Gramsci – R. V. Pantelimon

El jardín de las aflicciones – O. de Carvalho

La nueva era y la revolución cultural – O. de Carvalho

La filosofía de Antonio Gramsci Carlos Azambuja