Archivos para el mes de: diciembre, 2012

Imagen

VINCENT CHEUNG 

ARGUMENTACIÓN INVENCIBLE

TRADUCCIÓN: Raul loyola Román

 Antes de esbozar la estrategia de argumentación  contra de todos los sistemas de pensamiento no-cristiano, resumiremos primero lo que tenemos establecido hasta aquí. Aunque ya tenemos los temas básicos repetidos varias veces, gran parte de lo encima expuesto es nuevo para muchos lectores, y será útil para proporcionar repeticiones adicionales y paráfrasis antes de seguir adelante. Así resumimos nuevamente la posición cristiana.

Dios creó al hombre a su propia imagen. Esta imagen consiste no en su cuerpo o un “espíritu” anti-intelectual, como el término se utiliza a menudo erróneamente, sino la imagen de Dios se refiere a nuestra mente racional, que es muy limitada en comparación con la mente de Dios, pero es sin embargo una estructura similar.

Esto no sólo separa al hombre de los animales, sino que también hace posible la comunicación verbal significativa e incluso se extienden entre Dios y el hombre. Un perro no puede entender los Diez Mandamientos o la doctrina de la predestinación.

La mente del hombre no nace blanca para ser llenada con  información adquirida por experiencia. Sin formas y categorías a priori  ya  presentes en la mente, ningún dato empírico pueden aportar conocimiento al hombre. 24 En todo caso, la Escritura enseña que el hombre nace con un conocimiento innato de Dios, de forma que además de

 24 Incluso con estas formas y categorías mentales, el conocimiento no puede venir de sensación. Vea  mis escritos sobre los problemas del empirismo

cualquier  experiencia, el hombre sabe algo sobre Dios y algo sobre el código moral que Dios impuso a toda la humanidad. Este conocimiento es específico y detallado suficientemente  como para contradecir y excluir todos los sistemas de pensamiento no- cristianos, y exigir la adopción de completa revelación cristiana.

Ahora, las investigaciones empíricas no  puede enseñar al hombre lo que él ya sabe, 25 pero solamente  el logos divino puede transmitir información a la mente del hombre, en adición al conocimiento innato que el posee. Sin embargo, a pesar de que es imposible obtener cualquier conocimiento por medios empíricos, la observación de la naturaleza por el hombre puede recordarle lo que él ya sabe sobre Dios. Por lo tanto, la observación del universo no añade información a la mente del hombre, sino que proporciona la ocasión para que  una o ambas cosas ocurran. En primer lugar, la observación estimula la mente para recordar lo que Dios ya coloco en él. En segundo lugar, la observación estimula la mente para  intuir lo que el logos inmediatamente transmite  a ella en el momento de la observación, a menudo sobre lo que una persona está observando. En ambos casos,  ninguna información viene del acto de la propia observación.

Aunque el conocimiento innato en el hombre sea más específico y detallado lo suficiente como para excluir todos los sistemas de pensamiento no-cristiano, y para exigir la plena adhesión al cristianismo, el  no contiene toda la revelación bíblica entera. Es decir, que no contiene todas las proposiciones de la Biblia. El es suficiente para dejar al  hombre culpable, pero cualquier información que Dios ha colocado  en la mente del hombre y de la creación no es un conocimiento salvador. 26 Eso significa que ese conocimiento es suficiente para condenar a todos, pero no lo suficiente para salvar a alguien. El es totalmente compatible y sólo compatible con la fe cristiana, pero no contiene todas las proposiciones bíblicas. Como enseña el Catecismo Mayor de Westminster dice: “La misma luz de la naturaleza en el espíritu del hombre y las obras de Dios claramente manifiestan que existe un Dios, pero sólo su Palabra y su Espíritu lo revelan de un modo suficiente y eficazmente a los hombre para su salvación. “27 La “luz de la naturaleza en el hombre” aquí se refiere a la iluminación o conocimiento intelectual acerca de Dios que él ha puesto en la mente del hombre.

25 Vea Augustin, el Magistro.

26 Aquellos que nunca oirán el  evangelio son, todavía, condenados por rechazar  lo que ellos ya  conocen  por su conocimiento innato de Dios. Lejos de la información requerida para salvación, varias otras doctrinas bíblicas están ausentes de ese conocimiento innato, tales como enseñanzas bíblicas obre gobierno de la iglesia y segunda venida. Así mismo lo que e parte de ese conocimiento innato, claro y suficiente par tornar una persona culpable, y frecuentemente obscurecido y distorsionada por los efectos  noeticos del pecado. Por tanto. Por tanto, aunque el hombre realmente posea conocimiento innato especifico y detallado sobre Dios, la Escritura es necesaria.

27 The Book of Confessions; Louisville, Kentucky: Presbyterian Church, USA, 1999; p. 195.

 Dado que el conocimiento es innato en el hombre, e insuficiente para la salvación, la doctrina de la necesidad de la Escritura surge naturalmente. Sin embargo, una revelación verbal es necesaria también por causa de los efectos noéticos de pecado, es decir, los efectos destructivos del pecado sobre  la mente. Como dice Pablo: “Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en su pensamiento y su necio corazón fue entenebrecido” (v. 21). El hombre sigue siendo imagen de Dios después de la caída de Adán, de otra forma el dejaría de ser humano. Así, el hombre conoce sobre Dios, mas por causa de su mente  al haber sido “oscurecida”,  él se niega a reconocer y adorar a Dios.

Aunque es inescapable  que los incrédulos implícitamente reconozcan a Dios y  dependan de las premisas Bíblicas en su  lenguaje y  conducta, debido a sus pensamientos estúpidos e impíos, ellos explícitamente niegan  glorificar a Dios y afirmar la Escritura, sino por lo contrario ellos dan crédito a alguien o algo más. Esto provoca la ira de Dios, el cual les da una creciente corrupción y oscuridad de la mente, dando lugar a una mayor iniquidad en ellos. Ciertamente, en todo esto, Dios ejerce un control preciso sobre la mente de cada individuo, de forma que su rechazo del cristianismo en realidad ha sido decretado por Dios: “Por tanto  Dios tiene misericordia de quien quiere, y endurece a quien él quiere” (Rom. 9:18). Sobre esta base teórica, construiremos ahora una estrategia para la argumentación Cristiana.

Todo el mundo tiene una cosmovisión. Una cosmovisión consiste en una red de proposiciones inter-relacionadas, la suma de las cuales forman “una concepción o aprehensión integral del mundo”. 28 Una cosmovisión determinada se puede llamar una “religión” o una “filosofía”, debido a su contenido específico, pero sin embargo ella es una cosmovisión. Así que por cosmovisión nos estamos refiriendo a cualquier religión, filosofía o sistema de pensamiento.

Toda cosmovisión tiene un punto de partida o primer principio del cual se deriva el resto del sistema. Algunas personas afirman que una cosmovisión puede ser una red de proposiciones mutuamente dependientes sin un primer principio. Sin embargo, esto es imposible porque tal concepción de una cosmovisión en sí mismo requiere, sobre todo, una justificación epistemológica, lo que probablemente será su punto de partida. Si este punto de partida carece de justificación, entonces cada proposición en la red carece de justificación. La afirmación de que dependen unas de otras no ayuda de ninguna manera, sino que sólo significa que todos ellas caen juntos. En una red de proposiciones, algunas proposiciones son más centrales para la red, la destrucción  

28 Merriam-Webster’s Collegiate Dictionary, Tenth Edition; Springfield, Massachusetts: Merriam-Webster, Incorporated, 2001; “weltanschauung.” The Cambridge Dictionary of Philosophy, Second Edition: ” New York: Cambridge University Press, 2001; “Wilhelm Dilthey,” p. 236.

lo cual  destruiría las proposiciones más alejadas del centro. Pero incluso las reivindicaciones más centrales requieren justificación, y una cosmovisión en la cual las proposiciones dependan unas de otras de una forma que carezca  un primer principio es, esta en el análisis final, expuesto como no teniendo  justificación de ninguna manera. La afirmación de que una  cosmovisión puede ser una red de proposiciones mutuamente dependientes sin la necesidad de un primer principio es realmente un intento de evitar el hecho de que todas las proposiciones de este tipo de red carecen de justificación.

Por lo tanto, toda cosmovisión requiere de un primer principio o autoridad ultima. Siendo primero o  último, este principio no puede ser justificado por cualquier  autoridad previa o mayor, de lo contrario, el  no sería el  primero o  último. 29, Esto significa que el primer principio debe tener un contenido para  justificar. Por ejemplo, la proposición “Todo conocimiento proviene de la experiencia sensorial” falla en ser un primer principio sobre el cual  una  cosmovisión  puede ser  construida. Esto es porque si  todo  conocimiento viene de la experiencia sensorial, entonces esto propone que el primer principio también debe ser conocido únicamente por la experiencia sensorial,  más bien antes de justificar el principio, la confiabilidad de la experiencia sensorial no se ha establecido todavía. Así, el principio crea un círculo vicioso y autodestructivo. No importa lo que se pueda deducirse válidamente de tal principio – si el sistema no puede ni siquiera comenzar, lo que sigue del principio se aplicará sin justificación.

También es imposible comenzar una cosmovisión con un primer principio contradictorio en sí mismo. Y eso es porque las contradicciones son incomprensibles y sin significado. La ley de la contradicción declara que “A no es no-A”, o algo que no puede ser verdad y no es verdad-al mismo tiempo y en la mismo sentido. Una persona  debe asumir esta ley mimo en un intento de rechazar, de lo contrario, él no puede ni siquiera distinguir legítimamente entre  aceptar y rechazar esta ley. Pero una vez que el  asuma, ya no puede rechazarla, puesto que él ya la  asumió. Si decimos que la verdad puede ser contradictoria, entonces también podemos decir que la verdad no puede ser contradictoria, puesto que ya hemos abandonado la distinción entre  poder y no poder. Si no afirmamos la ley de contradicción, entonces los perros son gatos, los elefantes son ratas “yo veo a Jane correr” puede significar “me casé”, y “yo Rechazo la ley de la contradicción” puede significar “yo Afirmo la ley de la contradicción” o incluso “Soy un idiota”. Si no es verdad que “A no es no-A”, cualquier cosa puede significar cualquier cosa y nada al mismo tiempo, y caminar es ininteligible.

Dado que ningún primer principio  puede contradecirse a sí mismo, debemos rechazar el escepticismo epistemológico, porque es contradictorio en sí mismo. Cuando se utiliza en el

29 N.T.“Último” en el  sentido de fundamental, decisivo, supra-sumo, supremo.

 sentido filosófico, “escéptico” se refiere a aquel que sostiene que “ningún conocimiento es posible… o que no hay pruebas suficientes o adecuados para decir que cualquier  conocimiento es posible. 30 ” Ambas expresiones de escepticismo son auto-contradictorias.

– Uno reivindica saber que no puede saber nada, y los otros  reivindican saber  que hay evidencia inadecuada para saber alguna cosa. Si una persona reivindica que nadie puede saber si alguien puede saber alguna cosa, entonces ella ya está reivindicando  saber que  nadie puede saber si alguien  puede saber alguna cosa, y así, se contradice así misma.     

Los primeros principios son indefendibles, y el escepticismo total es auto-contradictorio en sí mismo, e indefendible. Esto significa que un primer principio adecuado  debe  garantizar la posibilidad del conocimiento. Pero además par hacer el conocimiento meramente posible, él debe también proporcionar una cantidad adecuada de conocimiento. Por ejemplo, “Mi nombre es Vincent” puede ser una declaración verdadera, mas ella no me dice nada sobre el origen del universo, o si robar es inmoral. Ella mimo  incluso me da el concepto de “origen” o “moralidad”. Además, ella puede ser una declaración verdadera, como yo se, en primer lugar, que es verdadera, La proposición   “Mi nombre es Vincent” no prueba que mi nombre es Vincent en realidad, ella no se  justifica. Por lo tanto, un  primer principio es inadecuado si  el falla en proporciona información acerca de la epistemología, la metafísica y la ética, y si él falla no puede justificarse.

Durante al menos los motivos anteriores, un primer principio no puede basarse en  inducción, en el que la premisa no conduce inevitablemente a la conclusión de el razonamiento a partir de lo particular para lo universal. Por ejemplo, ninguna cantidad de investigación empírica puede justificar la proposición “Todo ser humano tiene un cerebro.” Para establecer esto como una proposición  general por medios empíricos, hay que examinar todos los seres humanos que han vivido, los que vivimos ahora, y dado que esta es una proposición sobre los seres humanos, sino que también debe examinar todos los seres humanos que vivirán  en el futuro. Además, si bien se está estudiando seres humanos en el mundo, el de alguna manera debe asegurarse de que la naturaleza humana no ha cambiado en aquellas partes del mundo  cuyo seres humanos el ya estudio.  Además, ¿como el prueba de que él sabe que un ser humano determinado tiene una mente simplemente porque el piensa que está buscando para el? Él debe justificar tal reivindicación de que él sabe que algo está ahí simplemente porque el piensa que él  está buscando para el. Pero sería viciosamente circular a decir que él sabe que algo está ahí simplemente porque el piensa que está mirando a él, pues lo que él piensa que está viendo esta realmente allí, y él sabe que

 30 The Cambridge Dictionary of Philosophy, “Céticos”, p. 850.

que realmente esta  allí porque el piensa que él  está buscando para el . Sumado a la situación ahora ya imposible de probar esta proposición general sobre los seres humanos por el empirismo y la inducción, él debe también examinar su propio cerebro.

Sobre la base de la inducción, sería imposible para definir un ser humano visto que, en primer lugar, el concepto de un ser humano es también universal. De hecho, sobre la base de la inducción, uno nunca puede establecer cualquier proposición, por no decir una proposición universal como “Todos los hombres son mortales”.

Algunas personas tratan de salvar la inducción diciendo que aunque ella no pueda concluyentemente establecer cualquier  proposición, por lo menos puede establecer una proposición como probable. Pero eso sería tan engañoso como falso. La probabilidad se refiere a la “relación  de números de realizaciones  en una serie  exhaustivas de realizaciones posibles igualmente susceptibles de producir un determinado evento y el número total de los logros posibles”.31 Incluso si  aceptamos que los métodos empíricos e inductivos puede descubrir el numerador de  fracción (aunque yo niego que ni siquiera puede hacer eso), la determinación del denominador requiere el conocimiento de lo universal, y la omnisciencia es a menudo necesario para establecer esto.

Dado que la probabilidad se compone de un numerador y un denominador, y puesto que el denominador es un universal, y puesto que los métodos empíricos e inductivos no pueden cumplir con denominadores universales, y luego decir que la inducción puede llegar a un entendimiento “probable” es absurdo. Incluso aparte de otros problemas insolubles inherentes al propio empirismo, una epistemología que se basa en un principio empírico no puede tener éxito, ya que el empirismo necesariamente depende de la inducción, y la inducción es siempre una falacia formal.

Por otra parte, la deducción  produce  conclusiones que están garantizados para ser verdad si las premisas son verdaderas y el proceso de razonamiento es válido. Mientras que el racionalismo es menos popular, es una enorme mejora sobre el empirismo porque raciocina mediante deducción en lugar de utilizar  métodos empíricos e inductivos. Pero aun así, el racionalismo no-cristiano no puede tener éxito en el establecimiento de una cosmovisión  verdadera y coherente, y nosotros examinaremos  brevemente algunos de sus problemas.

Racionalismo selecciona un primer  principio  (o como en la geometría comienza con uno o más axiomas) y deduce el resto del sistema a partir de ella. Si el primer principio es verdadero y el proceso de razonamiento deductivo es válido, entonces las proposiciones o teoremas subsidiarios todo sería necesariamente verdadero.

 31 Merriam-Webster, “probabilidades”.

 Un problema importante con el racionalismo tiene que ver con cómo se selecciona un primer principio. 32 Si el primer principio propuesto es auto-contradictorio, entonces debe ser rechazado. Pero incluso si el principio propuesto no es contradictorio en sí mismo, él  también debe ser auto-justificatorio para evitar la acusación de ser arbitrario. A pesar yo digo que solamente el primer principio bíblico sea auto-justificatorio, incluso un primer principio no-bíblica propuesto sea  auto-consistente y auto-justificatorio, él debe ser lo suficientemente amplia como para hacer posible el conocimiento. Él debe tener suficiente contenido de forma que pueda deducir una cosmovisión adecuada de él.

Así que colocar la proposición “Mi nombre es Vincent” como el primer principio  en una cosmovisión racionalista resultaría con fallas mencionadas anteriormente.

Sin embargo, otro problema con el racionalismo no-revelacional es que hay varias  escuelas de sistemas racionalistas, y sus puntos de partida son todos  diferentes e incompatibles. ¿Cuál es lo correcto? Una cosmovisión racionalista con un primer principio arbitrario no puede tener éxito. Si bien el enfoque racionalista deductivo es muy superior al enfoque empírico inductivo, también resulta en fracaso. Debido a que cada vez que una persona utiliza ambos enfoques, es inevitable introducir los problemas de este enfoque en su cosmovisión,  una mezcla de racionalismo y empirismo no lograría nada mas  que una combinación de defectos fatales de ambos métodos.

Además, las proposiciones dentro de una cosmovisión no deben contradecirse entre sí. Por ejemplo, el primer principio de una cosmovisión no debe producir una proposición ética que contradiga  otra proposición en la ciencia.

En ese momento, después de haber examinado las condiciones para un primer adecuado, los problemas del empirismo y la inducción, y los problemas del racionalismo no-bíblico, ya hemos destruido efectivamente todos los sistemas no-cristiano existente y posible. Ellos simplemente no pueden cumplir con todos los requisitos que hemos enumerado. Esto incluye el islamismo, el mormonismo y otras religiones no cristianas que dicen ser fundamentadas en revelación, ya que bajo examen, se encontrará que sus presuntas revelaciones no  cumplen las condiciones pertinentes.

 Nuestra estrategia para la apologética bíblica comienza con el reconocimiento de que El cristianismo es el único sistema deductivo con un primer principio  auto-consistente y auto-justificador, que es infalible revelado por un Dios omnipotente y omnisciente, y es lo suficientemente grande como para proporcionar un número suficiente de propuestas para construir una cosmovisión amplia y auto-consistente. El cristianismo es la única verdadera cosmovisión, y solamente ella hace el conocimiento posible. Todos los demás sistemas de pensamiento  colapsan en el escepticismo filosófico, pero dado  que el escepticismo es contradictorio en sí mismo, nadie puede permanecer en tal posición, y el cristianismo es la única manera de salir del abismo epistemológico.

Dado que el conocimiento es imposible sobre la base de los principios  no-cristianos, pero es posible sólo cuando asumimos la infalibilidad bíblica como el primer principio, esto significa que los incrédulos están implícitamente asumiendo premisas bíblicas cuando afirman proposiciones verdaderas. Además, dado que la infalibilidad bíblica no es solamente es  una precondición de conocimiento, sino también la condición de inteligibilidad en realidad los incrédulos están implícitamente asumiendo premisas bíblicas incluso cuando ellos afirman proposiciones falsas. De lo contrario, estas proposiciones  serían ininteligibles, ya sea verdadera o falsa, y sería imposible  afirmar cualquiera de ellas.

Incluso aquellos incrédulos que nunca han aprendido el contenido de la Escritura pueden emplear presuposiciones cristianas, porque Dios ha implantado un número mínimo de ellas en cada persona. Todos los incrédulos suponen implícitamente premisas bíblicas siempre que ellos piensan o hablan, y sin embargo ellos se niegan a admitirlo, incluso a sí mismos. Así, mientras que ellos no pueden escapar a su conocimiento implícito acerca de Dios, ellos niegan ese conocimiento en su filosofía explícita.

Entre otras cosas, una estrategia bíblica de la apologética desafía a los no cristianos a ser consistentes  con sus propias cosmovisiones y explícitas presuposiciones. Ya que ellas no pueden hacer eso, sus edificios intelectuales colapsan  en  escepticismo  auto-contradictorio. La única manera de escapar es que se arrepienta de su locura y  pecaminosidad, y se conviertan. Esta estrategia de argumentación será  exitosa no solamente contra las filosofías seculares, sino también contra todas las cosmovisiones religiosas no-cristianas.

La cuestión de cómo es posible para  una persona saber  alguna cosa  es suficiente para demoler cualquier cosmovisión no cristiana. A menos que una persona afirme una serie de doctrinas bíblicos, que abarque  todos los aspectos de la vida y el pensamiento – es decir, a menos que él afirme una cosmovisión bíblica completa  – sus creencias pueden ser fácilmente expuestas como injustificadas, arbitraria e inconsistentes. El no-cristiano no puede ni siquiera saber cual es el primer principio o autoridad ultima de su cosmovisión, pero el apologista cristiano puede buscarlo haciendo las preguntas correctas. Eso probablemente implicara hacer preguntas que están directamente relacionadas con el tema en discusión, sea lo que sea, y preguntas relacionadas con lo que  piensa el no-cristiano sobre las preguntas últimas (tales como la metafísica y la epistemología), que incluirá preguntas sobre cómo el  no- cristiano trata de justificar sus creencias.

El cristiano que presiona al no cristiano para satisfacer todas las condiciones necesarias de pensamiento que hemos indicado anteriormente, descubrirá que el no cristiano no puede ni siquiera comenzar a responder cualquiera de las preguntas planteadas. Por otra parte, el cristiano que entiende y afirma la cosmovisión bíblica completa descubrirá que él puede responder a retos similares en cualquier campo de investigación.

Por ejemplo, la ciencia asume que la naturaleza es uniforme y estable, que los experimentos son repetibles, que la física y la química será el año que viene lo mismo que lo son hoy. ¿Pero en qué se basa la ciencia para  creer eso? La observación empírica nunca  puede justificar tal suposición audaz. Esto es porque incluso si alguien adquiere conocimiento a través de la observación, lo que yo niego, permanecerá el hecho que siempre que alguien considere que la naturaleza permanecerá en el futuro (ya sea al día siguiente o el próximo año), es siempre verdad que él no observó el futuro todavía.

Una vez más, yo niego que cualquier persona pueda adquirir conocimiento mediante la observación ola experiencia, pero incluso si ignoramos esto por ahora, es inútil responder que podemos afirmar que la naturaleza es uniforme y estable, porque el futuro siempre ha sido como el pasado en nuestra experiencia anterior. Y eso porque el “futuro” esa  respuesta ya está en el pasado y es  “futuro” solamente en relación con algo más pasado. Nada en esta respuesta  dirige nuestro futuro, sin embargo, la cuestión sobre la uniformidad de la naturaleza pertenece al futuro de nuestra experiencia con respecto a nuestro presente, aún no observado por ningún ser humano.

Así, con base en que la ciencia empírica asegura que el futuro será como el pasado? Si ella no puede proporcionar esta garantía, entonces las teorías que los científicos formular con tanta diligencia y confiadamente  emplean en sus consideraciones, realmente no tienen realmente ningún contacto directo  y necesarios con la realidad. En lugar de tener algo que ver con la realidad, las teorías científicas son solamente principios que parecen ser verdaderos con relación  a las suposiciones injustificadas de los científicos. Puede parecer una tontería cuestionar algo así como la uniformidad de la naturaleza, pero eso es sólo porque lo hemos asumió sin justificación durante todo el tiempo. Si es tan obviamente varadero que la naturaleza es uniforme y estable, y que ella  permanecerá de la misma forma el día siguiente o el próximo año, ¿por qué es tan difícil para los científicos y filósofos demostrar eso? La verdad es que esto no es evidente para ellos, y eso, por los principios básicos dela cosmovisión, es un hecho imposible de probar. Sin embargo, ellos siguen asumiendo ilegítimamente la uniformidad de la naturaleza, entre muchas otras cosas, y luego giran y acusan a los cristianos de ser irracionales. El problema no es que los cristianos sean irracionales, el problema es que pero que los no-cristianos no son estúpidos e ignorantes.

En cualquier caso, no hay ningún argumento concluyente para  cualquiera de las muchas suposiciones de la ciencia. En este punto, algunas personas pueden abandonar la certeza y responder que, aunque las premisas no bíblicas sea imposible saber que la naturaleza es uniforme y estable, y por lo  menos muy probable que esto sea así. Sin embargo, ya hemos hablado de los problemas con tal reivindicación , que el conocimiento de probabilidades requiere un conocimiento concluyente de una premisa universal, algo que la ciencia, el empirismo y ninguna premisa no- bíblica nunca puede obtener. Además, solamente  la cosmovisión cristiana ofrece base para afirmar que la naturaleza es uniforme y estable. Génesis 8:22 dice: “Todavía serán todos los tiempos de la tierra; la sementera y la siega, y el frío y calor, verano e invierno, y día y noche, no cesarán.” Ciertamente, nuestro oponente demandara justificación para tal afirmación, yeso eventualmente, si no inmediatamente, lleve de nuevo al debate en nuestro primer principio o autoridad última. Esto no es un problema para nosotros de forma alguna, puesto que ya hemos  hablado de cómo argumentar a favor de la infalibilidad bíblica como el único primer principio adecuado. Partiendo de la base de que todo el contenido de la Escritura es nuestro primer principio infalible, Dios nos dice por toda las Escrituras que las operaciones de la naturaleza se mantienen estables y uniformes. Desde que los científicos y miembros de diversas cosmovisiones no-bíblicas no puede justificar su creencia de  la uniformidad de la naturaleza, eso significa que cuando ellas afirman  la uniformidad de la naturaleza, de alguna forma, ellos están  de hecho presuponiendo una premisa cristiana, negándose a admitir no le dieron gracias a Dios por ella. Si el hombre es un producto de la evolución en lugar de la creación, entonces ¿sobre qué base el no cristiano se opone genocidio o el infanticidio? Mas  Éxodo 20:13 dice: “No matarás”. ¿Si la moralidad se basa en la simple convención humana o el consentimiento de la mayoría, y no sobra  la autoridad y la revelación divina, entonces sobre  qué se basa el no-cristiano aprueba una reforma moral?  Mas Hechos 5:29 dice: “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres.” A menos que la evolución puede ser probada (y no apenas asumida), es decir, que toda la humanidad ha evolucionado a partir de un origen común, entonces ¿sobre qué base el no cristiano afirma la unidad de la humanidad y la inmoralidad de racismo? Pero Hechos 17:26 dice: ” De un solo hombre hizo todas las naciones.

¿Si los no creyentes rechazan nuestras premisas bíblicas, entonces sobre que  base ellos afirman los principios éticos similares a los nuestros? ¿Y con qué autoridad  ellos afirman los principios que  difieren? Si las presuposiciones  no cristianos no pueden justificar incluso las creencias más básicas sobre asuntos esenciales como la ciencia y la ética, entonces sus cosmovisiones no cristianas son completamente inútiles. Nosotros ni  siquiera preguntamos acerca de otras cosas importantes como la política, la educación, la música y la historia.

La Misma Escritura afirma que la autoridad detrás de toda proposición bíblica es la autoridad de Dios, que exige que todos crean  y obedezcan todo lo que Él dice, por tanto una vez que una persona utiliza cualesquier premisa bíblicos, el lógicamente,  se compromete a adoptar el sistema cristiano entero . Es decir, a menos que una persona acepta la infalibilidad y la inerrancia de toda  Biblia, él  no tiene derecho a usar cualquier proposición bíblica. ¿Por cual  autoridad  ella juzga algunas proposiciones bíblicas como verdaderas y otras como falsas?

Si ella usa o pretende usar una previa  autoridad o principio no-bíblico por cual ella  evalúa cada proposición bíblica, entonces ella esta de hecho sometiéndose  a esa autoridad o principio en su epistemología, en lugar de la Biblia, y  es a partir de esa autoridad o principio  que ella  debe derivar el resto de su sistema. Si ella no puede derivar una proposición necesaria o u obligatoria de esa autoridad o principio, y esa  proposición necesaria  u obligatoria  es encontrada o justificada  solamente en la Escritura, entonces ella no tiene ningún derecho racional de adoptar esas proposición necesaria y obligatoria a partir de la escritura, pus eso implicaría un salto irracional e ilegitimo  por lo que es deducible  a partir de su autoridad o principio para una proposición bíblica.

Así que alguien que tiene un primer  principio empírico es consistente consigo mismo cuando el  evalúa la Escritura con  métodos empíricos, mas él debe producir también una explicación de  ética sobre esa misma  base empírica, sin  tomar prestadas cualquier premisa bíblica. Pero, sin duda, él no  puede justificar, antes de todo, su principio empírico, de forma  que su evaluación empírica de las Escrituras y cualquier cosa que el deriva a partir de ese principio es completamente insignificante.

Toda proposición bíblica presupone la infalibilidad de la Escritura. Si alguien utiliza alguna premisa bíblica, él debe aceptar la autoridad propia que acredite detrás de esta premisa, o dejar sin justificación el uso de ella. Puesto que él no tiene ninguna justificación para el uso de la premisa bíblica, el cristiano tiene el derecho racional de tomar de él en el curso de la  discusión y el debate. Pero si este supuesto es necesario para mantener la cosmovisión bíblica de nuestro oponente, y si él no tiene ninguna justificación para mantenerla, entonces su cosmovisión colapsa. Algunos cristianos con confianza pueden argumentar contra el ateísmo, pero les resulta difícil cuestionar otras religiones, especialmente a aquellas que afirman tener epistemologías revelaciónales. Sin embargo, afirman tener una revelación divina es inútil, a menos que la revelación sea real, y es la afirmación cristiana de que todas las revelaciones de los sistemas no-cristianos son falsas. Dado que los sistemas de pensamiento religiosos son cosmovisiones  tanto como filosofías seculares, se puede argumentar en contra de las religiones no-cristianas tal como se argumenta en contra de cualquier cosmovisión no-cristiana.

Incluso una visión del mundo que afirme tener una epistemología revelacional, a menos que sea un sistema completo y bíblico, no puede responder a las preguntas y satisfacer los requisitos que hemos discutido. Los problemas y desafíos lanzados contra estas religiones no cristianas son las mismas en tipo cuando se argumenta en contra de otras cosmovisiones no cristianas, aunque las palabras pueden variar en función del contexto del sistema del oponente y el contexto del debate. ¿En base a esta autoridad última  de esa religión no-cristiana, algún  conocimiento es posible? ¿Hay auto-contradicción inherente en el primer principio o en las proposiciones suplementarias de esta religión? ¿Hay premisas bíblicas prestadas? ¿Si la religión pretende reconocer o seguir el Antiguo y Nuevo Testamento, y su contenido, sin embargo, contradice los mismos?

Algunas religiones toman prestado o añaden algo al cristianismo, porque sus creencias contradicen el cristianismo, y puesto que el cristianismo afirma ser la única verdadera, eso significa que sestas son en realidad religiones no-cristianas, por lo que podemos argumentar en contra de ellos como tales. El cristianismo afirma ser la revelación final, de modo que no permite suplementos, revisiones o actualizaciones. Así que si una religión afirma adicionar revisar o actualizar el cristianismo, está en contradicción con el cristianismo y se convierte en una religión no-cristiana. A veces los “profetas” de estas religiones afirman ser los  nuevos y últimos  mensajero de Dios después de Cristo, incluso revisando y actualizando  las enseñanzas de Cristo. Sin embargo, puesto que Cristo es Dios, ningún profeta puede sustituirlo  o contradecir  – no puede haber un profeta superior  o mayor autoritativo que Cristo. Mientras que Dios ciertamente puede completar su propia revelación, él  no puede contradecir lo que dijo antes, con nuevas revelaciones. El Antiguo Testamento predice la nueva lianza, y Cristo vino a instituirla y confirmarla. Así que él comisionó a sus apóstoles directamente para completar la revelación divina de Dios para nosotros, y después de eso  el Nuevo Testamento desaprueba cualquier revelación adicional (Judas 3). Ya que la Escritura está completa, todas las religiones no cristianas no tienen derecho a reclamar apoyo bíblico.

Muchas personas que son ignorantes acerca de las religiones piensan que la mayoría  o todas  son muy similares. Sin duda, algunos de ellos deben saber más, sino porque ellos son estúpidos y más (Romanos 1), se niegan a ver las claras  diferencias entre el cristianismo y otras religiones. Por ejemplo, ellos pueden pensar que el cristianismo y el islam son muy similares, pero en realidad estos dos sistemas de pensamiento se contradicen entre sí en el nivel más fundamental. El cristianismo afirma la Trinidad, mas el Islamismo rechaza. Lo que el cristianismo afirma acerca de Dios permite  el conocimiento sobre Dios, pero lo que el islamismo afirma  sobre Dios lo hace una deidad  incognoscible.

Después de señalar las principales diferencias y esenciales, se puede continuar a realizar una crítica interna de esta religión. El Islam tiene una hermartología, o doctrina del pecado, por lo que es relevante discutir su soteriología o doctrina de la salvación. ¿El Islamismo  tiene una soteriología adecuada y coherente? O no, como el catolicismo, el mormonismo, el budismo y el Arminianismo? ¿Su soteriología es satisfactoria y responde a su hamartiología? ¿Su hamartiología es coherente con su antropología, o la doctrina del hombre? ¿Su antropología fluye de su teología correcta, o su punto de vista sobre Dios? El cristiano pronto descubre que el Islamismo  fracasa en cada punto, incluyendo todos los puntos de partida  importantes de la epistemología. Bajo investigación, fácilmente se derrumba así como todas las cosmovisiones no cristianas, ya sea secular o religiosa.

En este capítulo yo he esbozado una estrategia de la apologética bíblica en la que se puede utilizar cada proposición  y evento concebible como evidencia de la verdad del cristianismo y para demoler  cualquier cosmovisión no-cristiano. Muchas personas necesitan orientación y reflexión antes de aprender con rapidez y eficacia a demoler a todos los no-cristianos en algún debate.33 Sin embargo, este método de argumentación, después de haber sido derivado a partir  de un contenido y  autoridad de las Escrituras, incluso permite que un niño que ha sido enseñado teología cristiana, humille absolutamente a los más grandes científicos y filósofos no cristianos.

La Escritura llama a todos los no-cristiano estúpidos y malos, y realmente  nosotros también éramos así antes de ser convertidos por la gracia soberana de Dios. Pero incluso ahora que hemos sido iluminados por Dios, no nos enfrentamos a nuestros adversarios en el argumento de la sabiduría humana o elocuencia, mas es  el contenido es realmente superior de la fe cristiana, que triunfa sobre todas las cosmovisiones no-cristianas. Como dice Pablo: “¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el erudito? ¿Dónde está el cuestionador de eta era? ¿Acaso no ha enloquecido Dios la sabiduría de este mundo? … Porque la locura de Dios  es más sabia que la sabiduría humana, y la debilidad de Dios es más fuerte que la fuerza de los  hombres “(1 Corintios 1:20,25).

Cuando seguimos la estrategia bíblica para la apologética, nos enfrentamos al no-cristianos con la sabiduría de Dios y no con sabiduría meramente humana, y nuestra victoria es segura. Por lo tanto, el fracaso de las filosofías seculares es total; la derrota de las religiones no cristianas es completa.

33 mas sobre apologética bíblica, vea Vincent Cheung, Presuppositional Confrontations

 

Imagen

TRADUCCION : RAUL LOYOLA ROMAN

CAPÍTULO 1 – REVELACIÓN INESCAPABLE

ABSURDO INCOMPRENSIBLE

En Su Ensayo “The Ethics of Belief”” W. K. Clifford escribe: “Siempre es errado en cualquier lugar, y para cualquiera, creer en cualquier cosa con evidencia  insuficiente “. Para Muchas personas esa frecuente declaración parece expresar en esencia  el  buen sentido y  la racionalidad, sin embargo  en lo que sigue mostraremos que esta declaración  es ingenua y tonta.

Primero, debemos entender correctamente la afirmación de Clifford, notando  su universalidad. Decir que el principio se aplica “siempre” y “en Cualquier Lugar” indica que este trasciende  culturas  y  siglos,  y  Decir que se aplica a “cualquier forma ” Y “cualquier cosa”, elimina cualquier elección, por tanto el principio propuesto se aplica a toda creencia sin excepción. “.

Elproblema inmediato es que el principio falla en justificarse así mismo. Que evidencia tenemos de que “siempre es errado en cualquier lugar, y par cualquiera, creer en cualquier cosa con evidencia insuficiente” el propio principio es firmado ser una creencia verdadera, y así debemos satisfacer los requerimientos que el propone. A menos que tengamos evidencia suficiente para decir que debemos tener evidencia suficiente para creer en cualquier cosa, la declaración es auto-destructiva. ¿Además Clifford  que quiere decir con la  Palabra “errado”?  Él no puede querer Decir objetivamente errado, dado que una persona no puede creer en algo que es objetivamente correcto, igual por accidente, sin tener evidencia suficiente para la creencia. Dado que su ensayo discute las “éticas de la Creencia” debemos entender que por “errado” él quiere decir moralmente errado. Esto es, El  esta diciendo que es siempre  moralmente errado creer en cualquier cosa sin evidencia suficiente, más si él quiere decir que es moralmente errado creer en cualquier cosa sin evidencia suficiente, ¿entonces debemos examinar cual es la fuente de su definición de moralidad, y si existe evidencia suficiente  para el adoptar tal definición.¿ Entonces, amenos  que su definición de moralidad sea absoluta y universal, por cual autoridad el impone esa moralidad sobre todos?

¿Y la  palabra “evidencia”? ¿Cual es la definición de Clifford de evidencia  y por cual autoridad la usa e impone tal definición sobre el resto de la humanidad? Las personas están en desacuerdo sobre lo  que constituye una evidencia para apoyar una Creencia.  Durante el debate entre el apologista Cristiano Greg Banhnsen y el Ateo Gordon Stein,1  una pegunta

1 Na Universidade de Califórnia (Irvine); Covenant Media Foundation, 1985

Del el público echa a  Stein fue “¿Que es lo que usted personalmente constituye una evidencia adecuada de la existencia Dios?”. El DR. Stein respondió:

Si este estrado de repente súbditamente  se  levantase en el aire, mas un metro del suelo, permaneciendo  allí durante un minuto, y luego desciendo  de nuevo, yo diría que hubo evidencia de lo sobrenatural, ya que esto violaría todo lo que sabemos acerca de las leyes de la física y la química, asumiendo que no había debajo mecanismo, o un hilo atado a él, para hacer esas obvias exclusiones. Eso sería una  evidencia de una violación sobrenatural de las leyes… o podríamos llamarlo un milagro ante sus ojos. Esta sería una evidencia de que yo aceptaría, cualquier tipo de acontecimiento sobrenatural y los milagros que hacen que no podría ser situaciones mágicas, también sería una evidencia  que yo aceptaría.

¿La verdad? Cosas más extrañas han sucedido más allá de levitación inexplicable de objetos físicos. Los ateos no los llaman milagros, pero en consonancia con sus supuestos, asumen que los fenómenos naturales son explicables por causas naturales. Incluso si no puede encontrar inmediatamente las causas naturales de estos hechos, continúan asumiendo que las investigaciones futuras lo revelarán. Según ellos, los pueblos primitivos creían en acontecimientos sobrenaturales, que los científicos explican hoy por causas naturales – en la cosmovisión atea, los milagros son rechazados desde el principio.

La cosmovisión de Stein rechazaría el acontecimiento de algo sobrenatural como evidencia , para Dios o lo sobrenatural, dado que sus suposiciones  excluye la existencia de tales seres, sino que más bien, cada caso se explica sobre la suposición de que no existen tales seres. Por lo tanto, todas las apariciones sobrenaturales  son relegadas a alucinaciones de las pobres e ilusas victimas. La respuesta del Dr. Stein no sólo es poco profesional, mas  es una mentira. Jesús dice: “Si no oyen a Moisés ya los profetas, tampoco se persuadirán aunque alguno se levantare de los muertos” (Lucas 16:31).

Lo que alguien considera como prueba concluyente parece irrelevante a otra persona. Sobre la base de la declaración de Clifford, una persona debe tener evidencia suficiente para demostrar que una porción dada de evidencia, es relevante para la reclamación que se examina.

Ciertamente, la evidencia que respalda la evidencia también debe ser apoyada por la evidencia mostrando que ella es  relevante. Por otra parte, Clifford dice que no debemos creer nada basado en  evidencia “insuficiente”, por lo que si ignoramos  el regreso infinito insoluble arriba mencionado , todavía tenemos que definir qué tipo o cantidad de  evidencia es suficiente, lo que sin duda también debemos probar con evidencia suficientes anterior. Pero si “suficiente” no fue definido aún, y justificada con evidencia suficiente y anterior – también indefinida y sin soporte de evidencia suficiente  anterior – en virtud del principio de Clifford no podemos aceptar la evidencia que apoya su definición de “suficiente” en su principio.

¿Si yo prefiero creer que hay un unicornio rosado en mi patio trasero, con qué autoridad Clifford me puede impedir? ¿Por su propia autoridad? ¿Imponiendo su principio sobre  mi epistemología? Pero si yo rechazo este principio. ¿Qué haría  entonces? A menos que Clifford  pueda justificar su principio, yo  puedo de la misma forma  fácilmente decir: “Siempre es correcto, en cualquier lugar, y para cualquiera, creer en cualquier cosa sin evidencia suficiente” – ¡y realmente no tengo evidencia suficientes para justificar esta reivindicación! Por otro lado, Jesús dice que la Palabra de Dios es verdad (Juan 17:17). Puesto que Dios es la autoridad moral última, Él tiene el derecho exclusivo de definir lo cierto y errado, y dado que El  demanda que creamos en la verdad, que es su palabra, por tanto se torna moralmente correcto  creer en  la Escritura y moralmente errado no creer en ella. Además, Él  puede imponer sus preceptos y mandamientos, sobre todos, y  si se resisten a El, entonces se  arriesgan a  condenación eterna, y él tiene el poder de hacer cumplir esta demanda.

El cristianismo es  justificado por la autoridad de Dios, y ninguna autoridad está por encima o es más alta que la de Él. En mi cosmovisión, el Dios Todopoderoso fuerza el principio epistemológico que él prescribe, pero Clifford simplemente quieren que aceptemos su principio auto-destructivo.

¿Cuál es la naturaleza de una evidencia  relevante  y aceptable? ¿Es racionalista o empírica? Si es  racionalista, ¿cómo saber que no es arbitraria? ¿Qué evidencia  tenemos de que la evidencia debe ser racionalista? ¿Y qué tipo de evidencia sería legítima para nosotros mostrar que la evidencia debe ser racionalista? Si la evidencia es empírica, es inductiva  también, y si es  inductiva, entonces Clifford para demostrar su proposicion, él debe usarla para verificar cada proposición posible concebible  por una mente omnisciente, a fin de el afirmara sin falacia. Pero si él no ha demostrado que este principio es correcto por su propio principio, entonces ¿cómo él puede comprobar cualquier proposición por  el mismo principio? Así, el principio de Clifford se destruye a si mismo, generando un looping lógico  viciosamente circular.

Así que, antes de apelar a la autoridad bíblica, hemos demostrado que el principio de Clifford falla en ser la esencia de la racionalidad y el buen juicio. Por el contrario, no tiene sentido, es absolutamente absurdo. Por el contrario, la epistemología revelacional del cristianismo acepta las proposiciones infalibles dadas por Dios

2 Ciertamente, Clifford trata e justificar su principio en este ensayo, mas muy pronto el falla en responder las preguntas y las objeciones que  coloco aquí.

Todopoderoso omnisciente. Ninguna otra religión o filosofía puede legítimamente hacer esa reivindicación, ni el mismo islamismo. Contrariamente a lo que algunas personas  piensan, el concepto de Dios en el Islamismo  es muy diferente del concepto de Dios en el cristianismo. De hecho, el concepto de Dios en el Islamismo  es tal que si uno sigue sus implicaciones necesarias, haría que Dios sea incognoscible.

Como un escritor señala: “Si ellos pensasen de alguna forma profundamente, ellos se verían absolutamente incapaces de conocer a Dios….  . Así, el Islamismo lleva a agnosticismo”.3 Ciertamente, los no cristianos no piensan profundamente. En todo caso, el concepto de Dios en el Islamismo convierte  a  Dios incognoscible, esto sólo demuestra que el Islamismo es contradictorio en sí mismo, y por lo tanto autodestructivo .4 Otras religiones afirman un dios o dioses finitos. Además de señalar que los dioses politeístas frecuentemente argumentan y luchan entre ellos en la literatura, ¿como es que esos  dioses finitos saben lo que ellos saben? Ellos  enfrentan el mismo problema que Clifford  falla en responder.

Solamente  el concepto cristiano de Dios, revelado por Dios en las Escrituras, es consistente con un Dios que posee todo el conocimiento,  y al mimo tiempo hace el conocimiento posible al hombre. En Dios “están todos los tesoros de la sabiduría y del conocimiento” (Colosenses 2:3).

Puesto que Dios tiene todo el conocimiento, él no  requiere ninguno mayor –No existe ninguno mayor–para justificar sus conocimientos. Su soberanía absoluta implica que él quiere, o que él  sabe,  que él sabe lo que quiere, y que no hay error en su conocimiento.5 Al mismo tiempo ” las cosas reveladas pertenecen a nosotros ya nuestro hijos para siempre”, en palabras de la Escritura (Deuteronomio 29:29), y así tenemos conocimiento también. Dios tiene todo el conocimiento – su  conocimiento consiste en lo que él quiere – y nuestro conocimiento consiste en  lo que él desea revelar.

Además, dado que las religiones y las filosofías no cristianas no pueden producir una epistemología adecuada y defendible – por no decir infalible – sobre la base del pensamiento   no-cristiano, no puede haber ningún conocimiento de forma alguna. Si los sistemas de pensamiento no-cristianos no pueden servir de base para el conocimiento – si no pueden saber nada – así que ni siquiera pueden obtener o producir cualquier contenido. Si ellos no pueden comenzar o tener cualquier contenido, entonces ellos no  pueden poseer  ningún desafío para el cristianismo. Sin una epistemología adecuada y defendible – y así mismo infalible – es que

3 Norman L. Geisler, Baker Encyclopedia of Christian Apologetics; Grand Rapids, Michigan: Baker Books,

1999; p. 371.

4 Ciertamente, si nuestro propósito específico  fuese exponer el absurdo del islamismo, entonces argumentaríamos en mayor detalle, citando fuentes más relevantes.

5 Esto es, la voluntad de Deus determina todo, y dado que Él sabe perfectamente todo lo que el determina, el también conoce todo.  

ninguna proposición inteligible puede expresarse en base de las cosmovisiones no cristianas, sin fallar en las objeciones contra la fe cristiana. Algunas personas pueden malinterpretar lo que se ha dicho hasta ahora, entendiendo que el cristianismo rechaza el uso de la evidencia, o que el cristianismo no tiene ninguna evidencia para respaldar sus afirmaciones. Pero eso no es lo que queremos decir, por el contrario, se ha demostrado que alguien como Clifford no puede hacer un desafío coherente e inteligible contra el cristianismo, sobre la base del razonamiento a partir de la evidencia. Él puede fallar en defender el principio por el cual procura guiar el uso de la evidencia. Él puede tener una definición para evidencia, pero él falla en defender tal definición. O, él puede fallar en definirla la evidencia también, así. Cuando un no-cristiano dice que rechaza el cristianismo, porque él  tiene evidencia insuficiente a su favor, él no sabe lo que  está diciendo, su objeción es ininteligible. Del mismo modo, cuando el exige evidencia para la fe cristiana, el no sabe lo que está pidiendo. Sobre la base de su cosmovisión, su demanda – y realmente, cada declaración que el hace – es completamente absurda. Sin embargo, un estudio de la apologética clásica o evidencialista mostrara  que incluso sobre la base de presupoiciones no-cristianas, el cristianismo es la cosmovisión superior.6 Es decir, incluso si asumimos los principios de verificación asumidas por muchos incrédulos, la fe cristiana triunfará en el debate.

Ahora bien, como todos los principios no-cristianos  son injustificados y falsos, cuando el cristiano defiende su fe basado de estas presuposiciones, el esta solamente argumentando ad hominem. Por ad hominem no, nos referimos a la falacia de ataque personal irrelevante. Por  el contrario, este tipo de argumento ad hominem toma premisas expuestas por el oponente, y válidamente deduce a partir de las conclusiones contrarias a la  posición de él, o las conclusiones que serían embarazosas o desagradables para él.7  Usando las premisas no-cristianas, el apologista cristiano deduce conclusiones a favor de la cosmovisión bíblica y que refutan la cosmovisión no-bíblica. Sin embargo, como todas las premisas no cristianas son falsas e injustificadas, los  argumentos ad hominem  basados en estas premisas no prueban  el caso de un cristiano,  mas solamente destruye la posición de su oponente. Por ejemplo, aunque yo he mostrado en otro lugar que las presuposiciones y metodologías de la investigación científica se tornan, ante todo, imposible de descubrir cualquier cosa sobre la realidad, 8 hay realmente argumentos científicos a favor de la posición cristiana que sirven para silenciar y refutar las objeciones de incrédulos contra la cosmovisión bíblica. Sobre la base de supuestos científicos, el cristiano puede argumentar con éxito  que él es más racional al afirman que el universo fue hecho por un diseñador inteligente omnipotente. Sin embargo, puesto que la ciencia siempre es tentativa y falla en descubrir cualquier verdad, sobre la base de la ciencia, nadie puede construir un caso positivo para el Cristianismo, o cualquier otra cosmovisión. Esto es, a menos que la ciencia demuestra que el cristianismo es verdadero, no hay manera de probar que la ciencia puede descubrir la verdad;  falacias lógicas impregnan todos los procedimientos científicos, de modo que la ciencia nunca puede descubrir la verdad sobre cualquier cosa de forma alguna. Es decir, si la plausibilidad científica  es echa el padrón de la verdad, entonces podemos mostrar que el Cristianismo es superior, pero la plausibilidad científica no debe ser la norma de la verdad.

Veamos otro ejemplo de cómo el uso de la evidencia reivindica las demandas bíblicas, aunque las proposiciones no cristianas ni siquiera  pueden definir  evidencia o hacer que ella tenga sentido. El historiador C. Behan McCullagh escribe que la mejor explicación de un conjunto de hechos históricos debe cumplir con los seis requisitos siguientes:

1. Él debe tener un gran alcance explicativo.

2 º. Él debe tener un gran poder explicativo.

3 º. Él Debe ser plausible.

4 º. Él no debe ser  improvisado o inventado.

5 º. Él debe estar en conformidad con las creencias aceptadas.

6. Él es muy superior a cualquiera de sus teorías rivales en el cumplimiento de las condiciones anteriores. 9

William Lane Craig argumenta que la proposición “Dios resucitó a Jesús de entre los muertos” cumple las condiciones anteriores.10 Los detalles de su argumento no son pertinentes aquí. Si su argumento es correcto, parece reivindicar afirmaciones bíblicas acerca de la resurrección de Cristo, y refutar las objeciones de los incrédulos. Sin embargo, estamos con curiosidad por saber si estas pruebas son fiables, y si hay una explicación que satisfaga estas condiciones sea verdad. ¿En primer lugar, por lo que la autoridad McCullagh e impone estas explicaciones históricas? Sobre la base de estas pruebas, el argumento de Craig, no puede considerarse como prueba concluyente de la resurrección de Cristo, para estas propias pruebas no han sido concluyentemente justificadas. Sin embargo, si el argumento de Craig

9 C. Behan McCullagh, Justifying Historical Descriptions; Cambridge: Cambridge University Press, 1984;p. 19.

10 William Lane Craig, God, Are You There?; Norcross, Georgia: Ravi Zacharias International Ministries,1999; p. 48. 6 Vea Vincent Cheung, Evidential Apologetics.

7 eso es, um reductio ad absurdum.

8 Vea Vincent Cheung, Presuppositional Confrontations.

 

argumenta  con éxito a favor de la resurrección de Cristo con respecto a estas pruebas, su argumento es, el mejor de las hipótesis, un argumento ad hominem que rechaza todas las objeciones en contra de la resurrección de Cristo, sobre la base de estos principios  no-bíblicos. Así, sobre la base de los principios del historiador, nadie puede probar nada concluyente acerca de un evento histórico, y eso incluye la resurrección. Pero al mismo tiempo, en base a los mismos principios, no puede haber un buen argumento bueno en contra de la resurrección. Sin embargo, si el argumento de Craig tiene éxito en estas pruebas, entonces si alguien adopta estas pruebas como el estándar de la verdad con respecto a las cuestiones históricas, él  debe llegar a creer que Dios levantó a Jesús de entre los muertos.

Dado que todas cosmovisiones no cristianas (incluyendo todas las religiones y filosofías no cristianas) no tiene ninguna justificación última, 11 realmente no hay nada para evitar que se colapsen en el escepticismo total, pero nadie puede decir que él es un escéptico porque escepticismo es auto-destructivo – este  es auto-contradictorio en afirmar que sabemos que no podemos saber. Sólo el cristianismo rescata el intelecto del completo escepticismo, así que en lugar de depender de un fundamento no-Cristiano para construir un caso para la cosmovisión bíblica, el cristiano adopta la epistemología revelacional de infalibilidad bíblica. No es que los cristianos eviten  o rechacen  el uso de la evidencia – el problema es que las teorías no cristianas de evidencia son defectuosas. Dado que las teorías no cristianas de evidencia son completamente absurdas y dejan todo en un completo absurdo, cundo los no cristianos demandan evidencia a los cristianos ellos no saben lo que están pidiendo. A menos que alguien asegure la inteligibilidad de las prsuposiciones apropiadas, su demanda por evidencia es absurda y no puede ser lógicamente entendida.

 

Imagen

FILOSOFÍA

 Traducción :Raul Loyola Román

FILOSOFÍA

Mientras se preparaba la publicación de su libro, Fred Heeren organizó una reunión con los ejecutivos de varias compañías que eran expertos en el campo de las publicaciones religiosas. Él describió su experiencia de la siguiente manera:

“Las personas no se preocupan por las preguntas últimas de la vida”, dijo un vendedor experimentado. “La gente se preocupa por el dinero. Ellos se preocupan por su apariencia física. Ellos se preocupan como conseguir cada vez más tiempo libre, más comodidades físicas…”

Otro ejecutivo… me dijo que él personalmente no estaba interesado en el tema. “Yo no pienso en las últimas preguntas  de la vida”, él dijo. “Sus libros no son ningún atractivo para mí. Nadie va a comprar sus libros a menos que usted apele a algún interés universal, alguna necesidad básica. ¿Y es lo que las personas quieren? “

“¿La verdad?” yo Me atreví, sólo para ser decepcionado.

“No, no – la gente no quiere dominar a los demás. Ellas Quieren imitar o admirando ser admirados. Ellos quieren más poder, más popularidad, más confianza en sí mismo “, y continuó con otra lista, concluyendo:” usted necesita decir alas persona como  se harán mas ricos, más felices, mas satisfechas, como les dará elevación espiritual”.

Estas palabras no fueron pronunciadas descuidadamente. Los hombres antes me habían liado con éxito muchos libros para algunos de los mayores editores religiosos. Un ejecutivo se jactó de que su compañía rutinariamente empaquetaba libros  incluso antes de que fueran escritos, relegando el contenido  a una mera reflexión posterior. 34

Después de recuperarse de las náuseas, no tanto causada por la práctica empresarial descrita, sino más por la verdad de los ejecutivos dijeron sobre la audiencia lectora, nos damos cuenta de que nosotros  tenemos la fórmula para la predicación popular contemporánea. Es decir, la gente quiere escuchar un mensaje  que “apele a algunos interés propio  universal”.

34 Fred Heeren, Show Me God; Wheeling, Illinois: Day Star Productions, Inc., 2000; p. xx-xxi.

 

La verdad no es importante, siempre y cuando “les demos una elevación espiritual”. Este evangelio falso ha dado lugar a un número de lectores  espirituales en aquellos que se consideran cristianos, pero no lo son, y es a esos falsos conversos que la empresa de comercialización vende sus productos atractivamente envasados.

Sin embargo, nuestro asunto no es el asombroso número de falsos creyentes entre nosotros, sino que debemos tener en cuenta la observación: “Las personas no se preocupan por las preguntas últimas de la vida.” Por preguntas últimas, nos  referimos  a los asuntos  con respecto a las premisas y suposiciones que controlan cada área del pensamiento y de la vida.

Ir más allá de lo superficial, nos estamos centrando en las ideas fundamentales de las cuales derivamos nuestra cosmovisión. Por ejemplo, en el área de la ciencia, en lugar de llevar a cabo experimentos científicos para probar una hipótesis particular, estamos interesados ​​en teorías de prescribir el lugar y las limitaciones de la ciencia.

Algunas personas dicen que ellas examinaran  las  preguntas ultimas, cuando se hagan  más viejas, cuando se hagan ricas, o cuando se jubilen. Esta intención puede hacerlas un poco mejores que aquellos que nunca deciden  nunca considerar cualquier asunto de una manera más profunda más allá de las necesidades básicas animalistas, pero el efecto no es mejor. Para esperar obtener  respuestas a las  preguntas ultimas, hay que hacer la peligrosa suposición de que no necesita esas respuestas en cuanto a eso. Determinar primero alcanzar éxito financiero ya asume un  propósito dado en la vida, y una serie de prioridades. Esperar hasta la jubilación  supone que las respuestas a las últimas preguntas son irrelevantes para la vida diaria. Sin embargo, si las respuestas a las últimas  preguntas gobiernan todas las proposiciones  secundarias dentro de la cosmovisión de una persona, ¿entonces sobre cuales principios esas personas  operan hasta que ellas piensen sobre aquello? Alguien puede  planificar pensar  sobre en Dios, el pecado y la salvación más tarde, probablemente después de la jubilación, pero si hay un Dios, que responsabiliza a los hombres, y que castiga el adulterio y el robo, esa persona debe dejar de traicionar a su esposa y de robar ahora y no después.

Nadie puede vivir un día sin presuponer respuestas a las últimas preguntas. El hecho de que la gente retrase  el cuestionarse  sobre estas preguntas es equivalente a decidir que, incluso si sus presuposiciones son falsas, ellos todavía actúan de acuerdo con estas durante la mayor parte de sus vidas, y entonces considerar si estas  presuposiciones necesitan ser cambiadas.

Pero hasta entonces, ¿sobre qué base ellos  asumen que sus vidas no son siquiera dignas de  vivir? Los cristianos tienen una respuesta para eso, pero una visión  naturalista no tiene ninguna defensa y es una invitación al suicidio. ¿Porque la visión es digna de ser vivida sobre la base de los principios evolutivos? ¿Para propagarla? Pero ¿por qué la especie humana debe seguir existiendo? Para las teorías humanistas, la humanidad finalmente se extinguiría. A pesar de que no ocurre desde hace muchos años, sobre sus principios cada individuo vive solamente para  existir, y después dejará de existir. ¿Por qué él se preocuparía  con lo que le acontece a  la humanidad? Mas Génesis 1:28 dice: ” Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias que se mueven sobre la tierra.  “. El cristianismo nos enseña sobre una vida futura y un juzgamiento final.

Así que algunas personas dicen que debemos suspender el juicio sobre las preguntas ultimas, ya que no es posible determinar las respuestas para ellas en esta vida. Sin embargo, ellos creen que no hay ninguna vida futura, que ya es una suposición con respecto a las  preguntas ultimas , ellos sólo tendrán esta vida para responder a estas preguntas. Por otro lado, si creen lo contrario y afirman que hay una vida futura, entonces la próxima pregunta es si ellos necesitan prepararse para ella, y si es así, cómo deben prepararse para ella. Aquellos que dicen ser agnósticos sobre las preguntas últimas, sin embargo, asumen respuestas muy claras acerca de ellos, contradiciendo así su agnosticismo.

Otro ejemplo es el de la ética. Cuando nos enfrentamos a una situación en la que debemos  decidir si hay que decir una mentira, ¿cómo debemos decidir? Si decidimos que el efecto positivo esperado justifica la mentira, entonces hemos tomado una posición ética teológica que dice que el fin justifica los medios. Pero, sobre todo, por qué principio determinamos que el efecto previsto es positivo? Si la ética teológica es insostenible, entonces necesitamos de alguna otra autoridad o principio para justificar la mentira. Pero tal vez la mentira nunca sea justificada. ¿Cómo lo sabemos?

En cualquier caso, debemos saber, pues  nuestras presuposiciones últimas acerca de la ética determinan nuestras decisiones cotidianas. Pero una vez que nos preguntamos cómo podemos saber algo, entonces ya estamos hablando de nuestras presuposiciones ultimas ​​acerca del conocimiento, o epistemología. Y puesto que el conocimiento tiene que ver con lo que se conoce, o que puede ser conocido, y como conocemos, entonces ya estamos hablando de nuestras presuposiciones ultimas ​​sobre  la realidad, o la metafísica. De hecho, si miramos con suficiente profundidad, nos damos cuenta de que cada proposición simple que hablamos o cada acción que realizamos  presuponen una serie de principios últimos  inter-relacionados por las cuales percibimos  y respondemos a la realidad. Esta es nuestra cosmovisión.

Las últimas preguntas son inevitables, y aquellas personas que nunca las consideran deliberada y seriamente, sin embargo, necesariamente hacen innúmeras  suposiciones sobre ellas, y entonces  derivan sus posiciones sobre varios asuntos  secundarios  basados  sobre  sus suposiciones  sobre las preguntas  últimas. Operar por suposiciones falsas e injustificadas por la mayor parte  o toda  la vida de alguien, es arriesgarse a vivir en vano. Por lo tanto, no solamente  alguien debe establecer estas preguntas en su mente, sino la persona debería hacer de ellas su principal prioridad e inmediatamente comenzar a pensar sobre ellas.

Él no debe postergar hasta que el hay  pasado toda su vida y haya  hecho muchos planes inútiles basados ​​en presuposiciones injustificadas.

Entre otras cosas, los asuntos últimos incluyen metafísica,  epistemología,  teología,  antropología y la ética.35

En lo que sigue, vamos a discutir todos estos temas desde una perspectiva cristiana, principalmente a través de una exposición parcial del prólogo del Evangelio de Juan. El estudio de estas últimas preguntas será el equivalente a una introducción a la filosofía.

Ellas son apropiadamente  llamadas preguntas ultimas , ya que ellas son básicas para cualquier sistema de pensamiento, y nuestras respuestas a ellas afectan a nuestra visión de todos asunto en la vida. Si bien una concepción negligente de “última” puede incluir discusiones sobre los principios más amplios de política y la educación, nosotros no  podemos separar la política de ética, o separar educación de antropología.

Cuando se trata de ciencia, cualquier posición que tomaos  asume  algo sobre metafísica y epistemología.

 

Imagen

 DIOS, EL AUTOR

VINCENT CHEUNG   


 Traducción: Raul Loyola Román

 Pablo, apóstol de Cristo Jesús por la voluntad de Dios, según la promesa de vida que tenemos en Cristo Jesús, a mi querido hijo Timoteo: Que Dios el Padre y Cristo Jesús nuestro Señor te concedan gracia, misericordia y paz.. (2 Timoteo 1:1-2)


Dios es soberano – la voluntad de Dios es suprema. Esto significa no sólo que él puede controlar algo si quiere hacerlo, sino que significa que nada puede suceder a menos que El decida que esto suceda y luego hacer que esto suceda a través de un poder activo e invencible. La distinción es crucial. El hecho de no reconocerlo ha dado como resultado en absurdos e incoherencias, incluso en aquellos que se consideran defensores de la soberanía de Dios. Dios no sólo puede activa y directamente decidir y controlar todo – como si fuese posible a El metafísicamente dejar algunas cosas funcionar por sí mismas – mas   Dios  de echo  activa y directamente decide y controla todo, incluyendo todos los pensamientos y acciones humanas, ya sea buenas  o malas. Esto es verdadero  por necesidad lógica, pues Dios es único y universal poder metafísico que existe.

sin lugar a dudas, esto significaría que dios es el autor metafísico  del pecado y del mal. él fue aquel que creó a satanás bueno y perfecto, y luego inclinó su corazón al mal. El fue quien creó aAdán bueno yperfecto, y entonces hizo que satanás lo tentase (la Escritura dice que Dios no tienta a nadie, ya que tentar es persuadir a la practicar el error, y si Dios persuade directamente  a alguien a hacer algo se torna eso por definición un acto justo, por lo que es lógicamente imposible para Dios tentar a alguien directamente), e hizo a Adán sucumbir, e hizo que su corazón se  inclinase hacía al pecado.

Teólogos están horrorizados por esta idea, y con frecuencia tratan de alejar a Dios del pecado.

sin embargo, si distanciamos a  dios del mal metafísicamente, esto significa que hay otro poder metafísico que cause el mal. Y eso significa que Dios no está en control de todo, lo que a su vez significa que ese “dios” no es dios en cosa alguna. En otras palabras, contrariamente a la noción popular de que es una blasfemia sugerir que Dios es el autor del pecado y del mal, es una blasfemia decir que no lo es. Dios debe ser el autor del mal, o sino  el mal nunca jamás  podría haber  llegado a existir.

Dios debe ser el autor del pecado o el pecado nunca podría haber ocurrido.

Esto es muy diferente a decir que Dios es malo. Una cosa no implica la otra. Más bien, Dios es el que define el bien y el mal, y el mal es aquello que viola sus preceptos morales.

Aunque el mal ha llegado a existir, la Biblia también llama a Dios bueno. Esto necesariamente significa que Dios nunca impuso un precepto moral sobre sí mismo declarando que Él nunca  debe hacer que criaturas  violen sus preceptos morales. Por lo tanto, no es malo para  Dios hacer que sus  criaturas violen sus preceptos morales, pero es  malo para las criaturas, causadas ​​por Dios, violar estos preceptos morales.

Cuanto y por qué Dios crearia el mal, y hacer que sus criaturas violen sus preceptos, y entonces redimir algunas de ellas, es sorprendente que incluso aquellos  teólogos que se jactan de hacer referencia a la historia bíblica como “drama” de redención no pueden ver respuesta para esto. ¿Pregunte al escritor porqué hay tanta oposición al héroe en su propia historia. ¿O El escritor no tiene pleno control total sobre lo que acontece en su mundo? Si seguimos  las teorías absurdas de casi todos los teólogos tendríamos  que decir que los villanos aparecen y escriben espontáneamente sus propias líneas en el manuscrito del escritor, y ese tiene que  dirigir su héroe para vencerlos. O tal vez el escritor de alguna manera “permita” que los villanos aparezcan y causen  destrucción, o es que ellos  aparecen sin la participación directa del escritor escribiendo sobre ellos en la historia. Los villanos de la historia toman el control de la pluma para inscribirse en la historia, incluso antes de que existan en la historia! O, los personajes justos dentro  de la historia toman el control de la pluma y se insertan el mal en ellos, incluso antes de que haya cualquier mal dentro de ellos para moverlos a hacer eso! alguien puede preguntarse si los personajes son infinitamente más poderosos que el escritor. ¿Cuanta parte sobre el decreto  “pasivo”  de Dios y la  “permisión” del mal! En todo caso, si la Biblia registra el “drama” de  redención, y si Dios es el escritor y director, entonces la razón, propósito y significado de la existencia del mal en el mundo donde Dios tiene el control completo y directo es  automáticamente abordado, a excepción de aquellos que no tienen la comprensión del drama. Romanos 9 dice que Dios quiere  “dar a conocer las riquezas de su gloria” (vessiculo.23).

Supongamos que un escritor dice que es el momento de Richard, un personaje de su historia, muera. Él puede hacer que esto suceda en muchos aspectos. Él puede escribir, sin ninguna explicación “Richard murió”. Y Richard moriría. Él puede tirar una piedra desde el cielo y aplastar a Richard en el suelo. Él sólo puede simplemente dejar de mencionar Richard, y los lectores y otros personajes de la historia podrían no ser conscientes de ello, él estaría muerto en la mente del escritor. Pero ya que estamos en un drama, hagámoslo más interesante. El escritor puede introducir en la historia a Tom. El desea a la esposa de Richard, y durante una trama enrevesada e inverosímil, Tom da un disparo en la cabeza a Richard y lo mata.
Sería absurdo  distanciar “metafísicamente”, al escritor del mal en esta historia usando a Tom para explicar todo el asunto. El escritor es aquel que concibe a Tom en su propia mente y lo introduce en la historia. El escritor es aquel que hace  desear a  la mujer de Richard y entonces disparar a la cabeza de Richard. Así mismo, el escritor es aquel que hace a Richard morir.

Esta es la parte que muchos teólogos y filósofos olvidan cuando se trata de la metafísica. En verdad, no es Tom quien mata a Richard. En realidad, no es la bala que mata a Richard. En una historia donde el escritor tiene  poder omnipotente, Richard no tiene precisa morir simplemente porque alguien le había pegado un tiro en la cabeza. Y si Richard muere, el escritor puede resucitarlo de entre los muertos. De  hecho, el escritor puede resucitara  Richard de entre los muertos y hacerlo matar a Tom con sólo una mirada de desaprobación.

Por esta razón, las explicaciones metafísicas, las llamadas causas secundarias no tienen sentido. Cuando la discusión se limita a las relaciones dentro de la historia, entonces es aceptable decir que Tom mata a Richard. Pero cuando una explicación metafísica es necesaria, hay que decir que el escritor hace a Tom apretar el gatillo, hacer la bala sea lanzada del revólver, y hacer a  Richard morir. Estos eventos son metafísicamente independientes, y están relacionan solamente en el contexto de la historia. Es decir, la relación entre estas personas y los eventos existen solamente en la mente del escritor, y es entonces registrada en la historia. Cualquier evento ocurre solamente por causa directa del escritor. Un objeto dentro de la historia no  puede escribir sus propias líneas y entonces producir un efecto sobre otro objeto dentro de la historia.

Es verdad que el escritor mata a Richard usando a Tom, y es verdad que  Tom dispara voluntariamente  a Richard. Tom actúa sobre el deseo más fuerte del momento, y no está limitado por ningún otro factor dentro de  la historia. De hecho, él no está obligado ni siquiera por el escritor, pero eso no quiere decir que él tenga libre albedrío, y sería absurdo hablar de que su deseo y  acción son “compatibles” con el control de el escritor, pues  el escritor es aquel  que, en primer lugar inserta el deseo y la acción.

El Compatibilismo no sólo es falso sino también irrelevante, pues  no entiende la pregunta. Él no es obligado por el escritor, por que coerción requiere resistencia en aquel que es obligado, pero Tom no tiene ni siquiera la libertad de manifestar cualquier resistencia a la voluntad del escritor. Su deseo ha sido escrito en su mente por el escritor, y entonces  una acción que es consistente con este deseoes escrita en la historia. Decir que el deseo, elección y acción de Tom son  compatibles con la autoría del escritor es  decir nada más que el escritor es compatible con sigo mismo, o que el ejercicio de su control es compatible con su posesión de ese  control. Eso es irrelevante e inútil para  la agenda del, compatibilista.

A menos que el escritor sea libre del escritor, Tom no es libre en ningún sentido significativo del término. Él podría ser libre de otros personajes de la historia, pero incluso eso sólo es posible porque el escritor lo ha decidido así. Dentro de la historia, en efecto, hay una relación aparente entre la acción de Tom, la física del arma y la bala, y la muerte de Richard. Pero, repitiendo de nuevo, esto ocurre solamente porque el escritor lo hace realidad en esta ocasión particular. En otras palabras, no existe ninguna relación necesaria entre la acción de Tom o la bala, con la muerte de Richard.

La relación es establecida, aparentemente, si usted lo desea, para el propósito de la historia, o drama. En realidad, la voluntad del escritor es la única explicación para cualquier condición o evento en la novela.

Tom posee una libertad relativa –  él es libre del control o la interferencia de otros objetos y personajes de la historia en la medida en que el escritor decide que él sea libre de ellos. Esta libertad relativa no tiene nada que ver con la responsabilidad moral de Tom para con el  escritor. Si Tom es considerado responsable por algo, es porque el escritor decide mantenerlo responsable, no porque Tom tiene algún tipo de libertad. El escritor es capaz de mantenerlo responsable, precisamente, porque Tom no es libre. Si Tom fuese totalmente libre, incluso del escritor, entonces Tom no daría cuentas a nadie.La responsabilidad moral de Tom reside enteramente en la soberanía y  decisión del escritor.

De esa forma, el escritor puede expresar su desaprobación para con el adulterio el asesinato organizando un final extremadamente sangriento para Tom. Si desea introducir una dimensión espiritual, el escritor puede incluso  enviar a Tom directo al infierno en la historia.

Aunque el escritor sea la causa directa y activa de  el adulterio y el asesinato de Tom, difícilmente seria correcto acusar al escritor de esos crímenes, ya que el escritor mismo no comete adulterio y asesinato, y no existe ninguna ley en el mundo (fuera de la historia) de el escritor declarando que un escritor no puede narrar un adulterio y asesinato en su novela. Tom, sin embargo, cometió ambas cosas, dado que el mundo de la historia desaprueba  ambos y refuerza  leyes en contra de ambos.

Usted puede quejarse de que todo eso sea cierto cuando se trata de escribir una novela, mas nosotros no  somos meros personajes de una historia. Bueno, Dios no es hombre, y cuando escribe una historia, El no esta limitado  a tinta y papel. Sin embargo, si todavía se resiste a mi analogía, usted puede lidiar con aquella utilizada por Pablo en Romanos 9, donde somos  meros montones de barro. ¿Esto le ayuda de alguna manera, o nos comprometerá todavía más con mi visión?

Él dice que Dios introduce pecado, mal y conflicto contra sí mismo y su pueblo (v. 17- 18), porque Él  quiere “mostrar” (v. 22-23). Usted dice: “¿Qué? Todo eso para una demostración? ¿Por qué Dios entonces nos culpa? ¿Qué personaje puede resistir  la voluntad del escritor? “.Mas, ¿quién eres tú para cuestionar a Dios? ¿Acaso un personaje puede decirle al escritor: “¿Por qué me has hecho así?” (V. 20). El escritor tiene el derecho y el poder para demostrar sus valores y talentos de la forma como él desea (v. 21).

Le diré lo que aconteció a Pablo. Él escribe que él era un apóstol de Cristo Jesús “por la voluntad de Dios.” La frase en sí puede hacer referencia a un decreto o precepto de Dios. Esto es, puede referirse a la decisión eterna de Dios que Pablo seria un apóstol, o al mandamiento temporal de Dios que Pablo debería ser un apóstol. Parece que la frase en nuestro pasaje se refiere al decreto de Dios. Dios decreto todas las cosas antes de la creación del mundo, y El concibió Paulo y pre-ordeno que el seria un apóstol. Pablo escribe que fue separado desde el vientre de su madre (Gálatas 1:15), mas él no nació cristiano. Juan el Bautista fue lleno del Espíritu, mientras que todavía estaba  en el vientre de su madre, mas Pablo vivió una vida de crimen hasta que el Señor Jesús lo confronto a él. Ambos fueron ordenados por la voluntad de Dios, mas Dios decreto vidas diferentes para, ellos.

No es que Dios “permitió” a Pablo correr suelto

hasta Hechos 9. Dios tenía tanto el control de Saulo, el fariseo como de Juan el Bautista. Su plan demando que Pablo estuviera en el camino que estaba antes de su conversión. Y Pablo nos dice, al menos parte de la razón: ” Pero precisamente por eso Dios fue misericordioso conmigo, a fin de que en mí, el peor de los pecadores, pudiera Cristo Jesús mostrar su infinita bondad. Así vengo a ser ejemplo para los que, creyendo en él, recibirán la vida eterna. “(1 Timoteo 1:16).

El drama de la conversión de Pablo sirve al drama mayor de redención. Dios tenía pre – ordenado que Pablo se tornaría en ejemplo de un gran pecador que recibiría misericordia, de forma que “Cristo Jesús demostrase toda la grandeza de su paciencia.”

Repitiendo de nuevo, esto fue a favor de la demostración, del drama. Pero para que eso ocurra – para que Pablo se  tornara en un gran pecador que recibe misericordia – él debe primero que vivir como “el peor de los pecadores.” No fue un accidente que Pablo se convirtiera  en una demostración de la misericordia Divina, ni podemos explicar esto a través de alguna teoría ridícula de la concurrencia  o de compatibilismo.

Tampoco, que ese era su destino pre.ordenado. Dios planeo y Dios lo hizo posible – todo esto.

En el tiempo determinado,el Señor Jesús se apareció a Pablo y lo confronto. Pablo finalmente se dio cuenta que estaba equivocado todo el tiempo, y que Jesús era de echo el Cristo anunciado por los profetas. Entonces Cristo ordeno que el cambiase todo  el curso de su vida, y le comisiono a convertirse en un apóstol.

La voluntad de Dios era que él se convirtiese  en el representante más eficaz y más prolífico de la fe en la iglesia primitiva. Ahora, el escritor no tiene ninguna necesidad de Tom si desea matar a Richard, pero la historia es suya y Él puede escribir de la manera que desee.

Del mismo modo, Dios no necesita de ningún hombre para satisfacer sus deseos, pero le agrado en su plan, su “demostración” utilizar instrumentos humanos y ordenar relaciones humanas en este drama de la redención. Y cuando algo se dice que es “la voluntad de Dios” en el sentido del decreto de Dios, entonces esto será echo, pues su voluntad no puede ser frustrada  en la historia que El mismo escribe. Por tanto aunque que Pablo fue criticado, abandonado y encarcelado durante su ministerio, los propósitos de Dios en su vida fueron cumplidos. Él debería  ser el instrumento clave en el establecimiento de la presencia del evangelio de Cristo en la tierra, para asegurar su perpetuidad a través de amplias explicaciones por escrito de la fe. Así lo hizo, y así tenemos sus escritos hoy, pues la voluntad de Dios nunca falla.
Fuente: Reflexiones sobre la Segunda Epístola   a Timoteo

 

Imagen

 SALVACIÓN INFANTIL

 

VINCENT CHEUNG

                                                                                                                                                   Traducción: Raul LoyolaRomán

 

Hay evidencia bíblica de que algunos niños se salvan. Por ejemplo, David dijo que iría al encuentro de su hijo muerto, pero que este no retornaría con él. Juan el Bautista fue lleno del Espíritu Santo en el vientre de su madre. Sin embargo, no hay ninguna base bíblica de que todos los que mueren en la infancia irán al cielo. Es de hecho, algo posible, ya que la Biblia no proporciona ningún ejemplo de algunos bebés yendo al infierno. Pero decir que todos serán salvos no pasa de posibilidad.

 Cualquier niño que sea salvo debe ser en base de la elección de Dios y de la expiación de Cristo. La Biblia niega la existencia de cualquier otra base para la salvación. Esto significa que Dios puede crear algunas personas que mueren en la infancia, pero son salvas, y Cristo murió por ellos al ser crucificado. El hecho de que son demasiado pequeños para tener consciencia de pecado puede significar que no se requiere  fe en los niños. Su mente no alcanzo el estado en el cual  la creencia deliberada en la doctrina y el arrepentimiento de impiedad  son significativos. Sin embargo, esto no significa que todas las personas que no pueden ejercer la fe consciente son  salvos.

 Algunos cristianos se molestan cuando les decimos que algunos no necesitarían ejercer fe consciente, pero todos asumimos que el hijo de David y Juan el Bautista no ejercieron fe consciente para ser salvos. Hay una manera coherente de explicar esto sin comprometer el Evangelio. Recuerde que, incluso cuando se habla de la salvación por la fe, no estamos de hecho nosotros refiriéndonos a la fe como tal, sino a Jesucristo. La fe  en sí  no nos  salvasólo Cristo salva. Si alguien es salvo, esto se da por  Jesucristo.

 Por lo tanto, al afirmar que los bebés podrían salvarse aparte  de la fe, pero no parte de Cristo, el Evangelio no es comprometido. Cristo salva a los adultos en conjunción con una fe consciente, ma Cristo salva a algunos bebés – por lo menos dos! – aparte de una fe consciente. Yo no soy salvo por fe, sino por causa de Cristo. Mi fe es una manifestación de la salvación, la elección y la regeneración. Ella no es la causa de la salvación, pero es el efecto de la salvación. Es de esperar que una persona que recibe la salvación como niño,  y no muere, que manifestase esa  fe al crecer  u estuviese consiente de lo que es cierto o errado de pecado y arrepentimiento  y así sucesivamente. Eso es lo que  pasó a Juan el Bautista. Tal vez lo mismo se aplica a los retrasados ​​mentales, aunque aparentemente no hay ninguna evidencia bíblica para decir que algunas personas con retraso mental son salvos, porque no hay ejemplos equivalentes en las Escrituras. Su salvación es apenas una posibilidad. También es posible que todos los mentalmente retardados sean  condenados. En este caso, sería un error alegar que ellos son castigados por ser retrasados ​​mentales, sino más bien sobre la base de la doctrina de la reprobación, ellos habrían sido creados como personas condenadas en primer lugar. El punto es que no hay ningún problema teológico.

 Esto no se aplica a los niños, adolescentes y adultos mentalmente consciente que nunca oirán el evangelio – todos irán al infierno, sin duda (Incluso infantes porque, aunque nos referimos a los niños que podrían salvarse aparte de la fe, muchos se vuelven bien conscientes a una edad muy temprana, tal vez, completando dos, tres, o cuatro años de edad). La Biblia es clara al respecto. Hay quienes tratan de decir que algunos adultos pueden ser salvos fuera de la fe. Eso es una herejía. ¿Quién dice eso debe ser excomulgado. Tenemos que tratar con esta gente de la manera mas dura posible, porque todo el Evangelio y toda la obra de la predicación se vean comprometidos.

 Una posición popular de que todos los niños son  salvos es el pensamiento positivo, y persiste como tradición sin fundamento religioso. Los que afirman la doctrina de la elección jamas serán capases  de demostrar que todos los que mueren en la infancia son elegidos. Sus argumentos son forzado y falaciosos. Y los que rechazan la doctrina de la elección, fallan asi mismo al construir una doctrina de salvación infantil. La manera de consolar a los afligidos padres no es mintiendo, sino instruirlos a confiar en Dios. No importa lo que Dios decide, será siempre algo bueno y correcto. Esta verdad puede ser difícil debido al dolor y debilidad en este momento, pero si, al final, los padres no pueden aceptar eso, ellos están yendo al infierno y necesitan  convertirse en cristianos.

 En cuanto a por qué la Biblia no menciona quienes son exactamente lo que los salvos y quien pueden ser salvados aparte de la fe, si es que alguien puede serlo, —  el interés bíblico esta en  aparentemente enfocar en aquellos que necesitan de fe consiente para ser salvos. En otras palabras, todos aquellos que pueden entender el Evangelio deben creer que para ser salvos. Esto incluye todo niño, adolescente y adulto inteligente en todas partes de la tierra – tenga el acceso al evangelio o no. Si alguien muere sin haber oído el Evangelio, esto quiere decir que Dios decretó su condena de antemano. Aunque  que esta persona va a quemarse en el infierno, los castigos por el recibidos probablemente será menos extremos que los castigos sobre  la persona que escuchó y rechazó el Evangelio, pues la Biblia enseña que aquellos  que conocen el Evangelio, pero no le obedecen, sufrirán más. El destino de aquellos  que no pueden entender el evangelio – los fetos, bebés muy pequeños, personas mentalmente retrasadas, etc – están en las manos de Dios, y agradó a Dios no decirnos  lo que hara con esas persona. Más bien, debemos concentrarnos en nuestras propias vidas, examinarnos nosotros para ver si estamos en  fe, y confiar el resto a Dios