Archivos para el mes de: marzo, 2017

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER

8 DE MARZO DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER 

-UNA MENTIRA MÁS DEL FEMINISMO-

 

Una de las primeras publicaciones sobre el origen del 8 de marzo es el libro del investigador canadiense Renée Côté, 1984, sobre el “Día Internacional de la mujer”, nos dice que la fecha e historia creada por los movimientos feministas son pura ficción y derrumba un mito sostenido por las feministas que han luchado por afirmar este día como un día de lucha de “reivindicaciones de las mujeres”.

El hecho de que todo el movimiento feminista está relacionado al comunismo y es utilizado por este, “los idiotas útiles” los llamaba Lenin, tan es así que incluso la propuesta de la fecha es atribuida a una feminista dirigente del Partido Socialdemócrata Alemán, Clara Zetkin, quien 53 años después de la (supuesta) masacre, y durante la segunda conferencia de la mujer socialista en 1910 hubo determinado ella, el “homenaje” que hoy lo conocemos como “El día internacional de la Mujer” que se lo conmemora el 8 de marzo.

Esta mentira sobre el “día internacional de la mujer” es una mentira feminista más, creada por las izquierdistas de faldas.

La mayoría de nosotros han leído inclusive en los diarios nacionales de nuestros países, que el día internacional de la mujer que es celebrado el 8 de marzo, es en homenaje a un incendio que habría ocurrido en 1857 en New York y que había provocado la muerte de 129 trabajadoras de una industria textil. Escuelas colegios, radios y por supuesto feministas en el mundo, promueven homenajes el 8 de marzo basadas en la versión que narra una tragedia en que trabajadoras habrían sido quemadas como castigo por una grave protesta por mejores condiciones de trabajo. Un crimen terrible, que impresionaría a cualquiera, más una mentira que sirve en la lucha “por los derechos de las mujeres”, mentira como todo lo que viene del comunismo con el afán de manipular, pues tanto la fecha como la historia son falsas tal como sus sueños socialistas.

A pesar que los hechos históricos prueben que es un mito, respecto al incendio, la fecha y la masacre que nunca existió, el trabajo de desinformación socialista seguirá repitiéndose año a año; es la desinformación trabajando en pro de la ideología marxista, con el objeto de atraer en este caso mujeres consiente e inconscientemente, y “conquistarlas” mentalmente para servirse de ellas en sus propósitos de llegar al poder, aunque después si logran su objetivo serán las primeras en estar en peligro de muerte si se oponen a sus fines.

La falsa historia de la tragedia que envuelve a las mujeres trabajadoras de la fábrica Triangle Shirtwaist, fue forjada y usada para dar peso a las causas feministas que en esa época tenían fuerte influencia del socialismo soviético, el cual predico en su doctrina la “liberación de la mujer” a través del abandono del hogar por el trabajo operario. En los años 70, el mito de las mujeres quemadas vivas ya estaba consolidado, el movimiento feminista había posicionado la mentira de la tragedia y celebró como un triunfo político.

En 1975 la ONU declaro, de 1975 a 1985 como la “década de la mujer” y reconoció el 8 de marzo, la UNESCO en 1977 también reconoció oficialmente ese día, como el día internacional de la mujer en homenaje a “las 129 obreras quemadas vivas”. Una mentira ridículamente repetida hasta hoy.

El canadiense Rene Cotê investigo durante diez años en todos los archivos de Europa, USA y Canadá y no encontró ningún rastro de huelga o nada así en 1857, ni en los grandes periódicos de la época, ni en ninguna otra fuente de recuerdos de luchas obreras. ¿Cómo un hecho así, de la magnitud tal, en que son quemadas 129 mujeres en una fábrica, podía no haber sido registrado por los periódicos de ese tiempo? la respuesta es simple, jamás ocurrió.

La organización y propaganda de la agenda feminista corresponde a los ideales de la agenda comunista, ya a estas alturas es imposible esconder el “comadrazgo”. Los medios de comunicación, así como los (“agentes”) pedagogos educacionales de cada país están trabajando arduamente en la diseminación política izquierdista Gramsciana, con el objeto de volver a la mujer una esclava intelectual.

Nadie necesita del feminismo, ninguna mujer necesita del feminismo y ni fechas puestas para su homenaje. Muchas mujeres y también hombres creen que son mejores por el simple de hecho de haber nacido mujer u hombre, yo no creo en el “mérito del nacimiento”, esto es haber nacido blanco, negro, Latino, Europeo, Norteamericano, Africano, hombre mujer, rico, pobre, etc…

Creo como muchos de nosotros, que nuestro crédito es por nuestra inteligencia, valores humanos, convicciones, creencias Escriturales, en fin, por como pensamos como seres humanos.

 

 Raul C. Loyola Román

7 Marzo del 2017

DESCARGUE : ⇒ el-pensamiento-gramsciano-y-e-socialismo-del-siglo-veintiuno

 

EL PENSAMIENTO GRAMCIANO Y EL “SOCIALISMO DEL SIGLO XXI”

Agustín de Hipona dice:

 

Ya no se puede más esconderla o negarla, la verdad es hija del tiempo

Nada es fortuito, nada ocurre por azar o coincidencia, detrás de cada acto de gobierno aparentemente inconexo, está la agenda socialista gramsciana. La nueva estrategia del marxismo de hoy son las ideas de Antonio Gramsci fundador del partido comunista Italiano, esta es la “pócima venenosa” que contamina todos los estamentos  de la sociedad. Él es el nuevo estratega teórico de la izquierda comunista  de estos tiempos, en la toma del poder.

Al contrario de la teoría leninista de la toma violenta del poder a través de los golpes de estado y las armas , Gramsci defendía una revolución lenta psicológica, que primero alcance la mente de los hombres y así ir preparando  poco a poco  el terreno para la toma real del poder. Su objetivo era hacer que las personas pensasen y actuasen como comunistas antes de que vivieran en un verdadero estado comunista. Ese dominio metal sobre las personas Gramsci lo llamo de “hegemonía”, esto en el gramscismo no es otra cosa que primero conquistar la hegemonía para después conquistar el poder.  

Al contrario de la teoría leninista de la toma violenta del poder a través de los golpes de estado y las armas , Gramsci defendía una revolución lenta psicológica, que primero alcance la mente de los hombres y así ir preparando  poco a poco  el terreno para la toma real del poder

Esta hegemonía gramsciana significa el control total y absoluto de la sociedad, (universidades, escuelas, sindicatos, organizaciones,  medios de comunicación, justicia, policía, militares,  economía, religión,  grupos indigenistas, ambientalistas , feministas, etc.). en esta lucha por la conquista “hegemónica” Gramsci recomienda transformar el “sentido común” de los hombres . “Sentido común” para Gramsci son los hábitos, los gestos, los modos de hablar, as actitudes mentales consientes o inconscientes que son comunes a todos los hombres, gramsci pretende alterar ese “sentido común”, mas sentimental imaginativo que racional, y en ese papel de transformación fundamental de cambio mental de la población están los intelectuales. Gramsci afirma que todo individuo es un intelectual, pero para el propósito del cambio de la sociedad el divide los intelectuales en dos tipos: el intelectual tradicional u  inorgánico y el orgánico gramsciano este último es responsable por la mudanza del sentido común, mientras los primeros cumplen la tarea de organizadores de la sociedad, los dos tienen la misión y por tanto son los encargados y responsables de cambiar el sentido común a través de nuevos paradigmas , de nuevos símbolos, de imágenes  e ideas que moldeen la conciencia de las personas.

Pero esto no quiere decir que sus ideas son importantes en sí mismas, ya que, para Gramsci, la única importancia de una idea reside en el refuerzo que da o quita, la marcha de la revolución.

Gramsci transformo la estrategia comunista de una grosera amalgamada y fuerza bruta  en una delicada orquestación de influencias sutiles penetrantes, como la Programación neurolingüística y la más peligrosa a largo plazo,  que toda la artillería del ejército rojo comunista. Si Lenin fue el teórico de los golpes de estado, Gramsci fue el estratega de  la revolución psicológica que debe preceder y aplanar el camino para el golpe de Estado.

Si Lenin fue el teórico de los golpes de estado, Gramsci fue el estratega de  la revolución psicológica que debe preceder y aplanar el camino para el golpe de Estado.

Amaestrar al pueblo para el socialismo antes de hacer la revolución. Hacer que todas las personas sintiesen  y actuasen como miembros de un estado comunista aún que estén viviendo en un estado externo capitalista, (el sistema económico nuestro no es capitalista ni socialista, sino patrimonialista) así cuando viniese el comunismo, las resistencias posibles ya estarían neutralizadas de antemano y todo el mundo aceptaría de buena gana, el nuevo régimen con la mayor naturalidad.

Así cuando viniese el comunismo, las resistencias posibles ya estarían neutralizadas de antemano y todo el mundo aceptaría de buena gana, el nuevo régimen con la mayor naturalidad.

A través de periodistas, televisión, radio, educadores, artistas,  se va inoculando nuevas palabras, nuevos hábitos, que lentamente irán sustituyendo los antiguos valores y principios (con la consciencia tranquila de que están salvando la patria). Esto es lo más perverso del gramscismo , el hecho de querer trasformar el mundo sutilmente, sin ser notado, como si fuese un cambio natural.

Toda esa gente ayuda a elaborar y difundir la ideología de clase, y como elaborar y difundir a ideología de clase es la única tarea intelectual que existe, una vedette que mueva las caderas en un espectáculo de protesta o unas cuantas feministas que protestan con los pechos descubiertos, pueden ser más útiles que un intelectual  “inorgânico”. Por lo tanto Gramsci da relativamente poca importancia a la predicación revolucionaria abierta, pero enfatiza muchísimo el valor de penetración encubierta y sutil.

 

Esto es lo más perverso del gramscismo , el hecho de querer trasformar el mundo sutilmente, sin ser notado, como si fuese un cambio natural.

Para la revolución gramsciana es de menor valor un orador o  un agitador notorio, que un periodista que discretamente y sin tomar posición explícita, irá con cuidado cambiando el contenido y sentido  de las noticias. Periodistas, cineastas, músicos, psicólogos, pedagogos infantiles, maestros universitarios y consejeros familiares representan una tropa de elite del  ejército gramsciano. Su actuación informal penetra a fondo en las consciencias, sin ninguna instinto político declarado y casi ninguna resistencia, y deja en ellas las marcas de nuevos sentimientos, de novas reacciones, de novas actitudes morales que, en el momento propicio, se integraran harmoniosamente en  hegemonía comunista, así millones de personas se van sumando a la agenda socialista; las últimas elecciones aquí en nuestro país reflejan un apoyo al “socialismo del siglo XXI” de más de 3 millones, así poco a poco pretenden llegar a una mutación global aquí y en el mundo en general.

Penetra a fondo en las consciencias, sin ninguna instinto político declarado y casi ninguna resistencia, y deja en ellas las marcas de nuevos sentimientos, de novas reacciones, de novas actitudes morales que, en el momento propicio, se integraran harmoniosamente en  hegemonía comunista, así millones de personas se van sumando a la agenda socialista

Para Gramsci, las tradiciones filosóficas deben ser todas barridas de una sola vez, y junto con ellas la distinción entre “verdad” y “mentira”. Gramsci es, en suma, el profeta da imbecilidad, o guía de hordas de imbéciles para quien la verdad es la mentira y la mentira a verdad. El gramscismo es  un conjunto de actitudes mentales, que puede estar presente en quién jamás oyó hablar de Antonio Gramsci, y que coloca al individuo en una posición tal que pasa a colaborar con la estrategia  gramsciana incluso sin haber tenido la mínima consciencia. Nadie entenderá el gramscismo si no percibe que si nivel de actuación es mucho más que cualquier estrategia izquierdista concurrente

La pregunta es, como fue posible que una filosofía así cautivase las masas y convenza tan vasta audiencia a punto de inspirar a un partido político y de tal manera llegar a tomar el poder de un país, la respuesta debe considerar tres aspectos: primero la predisposición de los intelectuales, segundo, las condiciones del momento, y tercero  la naturaleza misma de esa filosofía.

El gramscismo es  un conjunto de actitudes mentales, que puede estar presente en quién jamás oyó hablar de Antonio Gramsci, y que coloca al individuo en una posición tal que pasa a colaborar con la estrategia  gramsciana incluso sin haber tenido la mínima consciencia.

La nueva izquierda (gramsciana) posee un objetivo similar al de los comunistas, mas no es idéntico: un estado socialista igualitario, dirigido totalmente por burócratas, intelectuales, tecnócratas, “terapeutas” y por la nueva clase iluminada (generalmente gente de edad muy joven), y en  colaboración con — y siempre siendo apoyada por —miembros de todos los tipos de grupos victimológicos, aquella personas que dicen ser perseguidas y que viven luchando por ” iguales derechos ”  — siendo que ‘iguales’ significa en verdad ‘superiores’.  Grupos estos , formados por negros, feministas, abortistas, gays, lésbicas, trans, índios, ambientalistas, animalistas , veganos, etc. van de la mano con la agenda gramsciana en detrimento del pensamiento clásico occidental.

Se trata en el más profundo sentido, de una guerra no solamente cultural y económica sino religiosa, “religiosa” porque la nueva izquierda gramsciana es una cosmovisión pasional, una “religión” en el más  profundo sentido, pues es guiada únicamente por fe, fe en la conquista de un mundo perfecto , un mundo socialista igualitario, un Reino de Dios en la tierra, el –dios Estado– , ya sea este dios “panteizado” (bajo la óptica de Hegel) o ateizado (bajo la óptica de  Marx). Esta cosmovisión debe ser combatida frenéticamente sin concesiones ni clemencia, ella debe ser combatida con cada fibra de nuestro ser, se trata de una batalla de vida o muerte por nosotros y el futuro de nuestros hijos.

Al socialismo del siglo XXI, le importa mucho no perder en las nuevas elecciones en nuestro país, mas si pierden como ocurrirá, dirán que son  simplemente reveses propios de la lucha, para regresar según ellos con más fuerza (violencia) algunos años de gobierno “opositor” o “conservador”, serán solamente como una reducción en el avance. Lo que realmente teme pavorosamente es que este nuevo gobierno, se vuelva   reacionário,  como ellos lo tildaran, y realmente haga retroceder o desmantele, algunas conquistas, “progresistas”, es eso lo que verdaderamente los asusta. Sino mire usted lo que sucede actualmente en Norte América   cuando son amenazados o terminados   “derechos” obtenidos por grupos de feministas, de abortistas, de gays, o de cualquier otra rama victimológica, la furia progresista amenaza hasta con derrocar al presidente actual.

La “nueva izquierda” afirma que la historia está marchando inexorablemente rumbo a cumplir sus  objetivos.  Una parte vital de este objetivo es la destruición de la familia tradicional, compuesta de padre y  madre, que debe ser sustituida por un sistema en que los niños son criados y educados per el estado y por la nueva clase de orientadores, tutores, terapeutas y demás “cuidadores” infantiles, la cadena” no debe romperse nunca, el adoctrinamiento marxista debe comenzaren los primeros años del niño y continuar día a día hasta la universidad donde ya el individuo saldrá absolutamente “tomado” por el pensamiento izquierdista. No hace falta ser un gran intelectual o un sociólogo para llegar a darse cuenta, a partir de un análisis de la situación actual, la educación se va tornando cada vez más gramsciana. Ejemplo de esto que decimos  son los folletos de educación sexual difundidos en varios países, así como la cuestión del género, según la cual los niños de ambos sexos deben tener entre sí un trato igualitario e indefinido sexualmente, libre de todo paradigma, y que  ellos puedan elegir libremente su propia sexualidad y la manera de vivirla.

Nuestra responsabilidad y tarea es denunciar por todos los medios posibles esta nuevo ataque de la agenda mundial marxista, esta conquista no armada sino mental. El objetivo tiene que ser la eliminación completa e irreversible de este monstruo ateo y sangriento que pretende entronizarse vendiendo la idea  de un mundo socializado dirigido por un dios estado, la gente debe ser “despertada” para que pueda percibir que en realidad su religión es maléfica.

 

Raul C. Loyola Román

Bibliografía:

EL pensamiento de Antoni Gramsci – R. V. Pantelimon

El jardín de las aflicciones – O. de Carvalho

La nueva era y la revolución cultural – O. de Carvalho

La filosofía de Antonio Gramsci Carlos Azambuja